España - Andalucía

Fiesta y tragedia

Pedro Coco
jueves, 3 de marzo de 2022
El gato montés, producción de Raúl Vázquez © 2022 by Teatro de la Maestranza El gato montés, producción de Raúl Vázquez © 2022 by Teatro de la Maestranza
Sevilla, sábado, 19 de febrero de 2022. Teatro de la Maestranza. Manuel Penella: El gato montés. Ópera en tres actos con libreto del compositor. Raúl Vázquez, dirección escénica; Carlos Santos, escenografía; Massimo Carlotto, vestuario; Eduardo Bravo, iluminación; Alberto Ferrero, coreografía. Juan Jesús Rodríguez (Juanillo), Mariola Cantarero (Soleá), Antonio Gandia (Rafael), Simón Orfila (Padre Antón), Sandra Ferrández (Gitana), Fernando Campero (Hormigón), María Rodríguez (Frasquita), Julio Ramírez (Caireles), Andrés Merino (Pezuño), Fran Gordillo (Recalcao), Soraya Méncid (Pastorcillo), Juan José Almonte (Vendedor), Javier Banea (Alguacilillo), Moisés Molina, Javier Ruiz, José Ángel Florido (Peones). Coro Teatro de la Maestranza; Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Director: Óliver Díaz. Producción de la Ópera de Tenerife.
0,000429

Un título como El gato montés, que no es desconocido para el aficionado fiel al Maestranza pues se pudo ver incluso en la gran temporada inaugural de la Expo, cubrió esta vez la cuota de lírica española con unos estupendos resultados en líneas generales. En el curso actual, se ha decidido programar un espectáculo que, procedente no del habitual Teatro de la Zarzuela sino de la Ópera de Tenerife, viaja de nuevo a la península en la funcional y muy bien resuelta puesta en escena de Raúl Vázquez; en ella se aprecia una estudiada esencialidad y mucho —algo de agradecer— dinamismo. 

Vázquez, junto a Carlos Santos plantea elementos fijos como el fondo proyectable, una gran puerta central que se convierte en narradora asimismo y una plataforma giratoria que vertebra los diferentes cuadros; hay de otro lado momentos de gran efecto y acierto, como el del final de segundo acto, cuando se permite al espectador introducirse en la mente del protagonista mientras torea y así descubrir los motivos de su funesto desenlace.

Una orquesta muy implicada y de virtuoso empaste —algo que asimismo se podría decir del espléndido coro— se lució a las órdenes del algo impulsivo Óliver Díaz, que se centró en maravillar desde el foso opacando en cierta medida el brillo de las voces femeninas en la escena. 

Mariola Cantarero y Juan Jesús Rodríguez. © 2022 by Teatro de la Maestranza.Mariola Cantarero y Juan Jesús Rodríguez. © 2022 by Teatro de la Maestranza.

Entre ellas, Mariola Cantarero se enfrentaba a un pesado rol protagónico, el de Soleá, algo alejado de lo que suelen requerir sus mimbres, pero no se puede dejar de alabar su atención al matiz y el juego dinámico que tanto la caracterizan; además, supo echar mano con sabiduría de un registro de pecho muy acorde con el verismo de la obra y escénicamente se mostró desenvuelta y pasional, algo que podría decirse también de María Rodríguez como Frasquita. La gitana de Sandra Ferrández supuso un buen contrapunto grave.

Antonio Gandía y Mariola Cantarero. © 2022 by Teatro de la Maestranza.Antonio Gandía y Mariola Cantarero. © 2022 by Teatro de la Maestranza.

Por su parte, las voces masculinas convencieron por el buen hacer y la entrega, especialmente en el caso de un cada vez más redondo Juan Jesús Rodríguez: es un todo un placer disfrutarle ese afianzarse de su instrumento baritonal privilegiado. Su impecable línea de canto, el buen gusto y esa madurez en la intención dramática lo hacen un verdadero valor que deberían tener en cuenta desde el Maestranza para hacerlo más asiduo; su gesto en los saludos finales demuestra además el afecto por esas tablas. Antonio Gandía, tenor rival protagonista en la obra, fue un Macareno de igual modo ideal, por valentía —muy bien resuelta y aplaudida con entusiasmo la breve plegaria— y belleza y frescura de medios.

Para finalizar, sin olvidar a los muy respetables comprimarios, el simpático Antón de Simón Orfila, cuyo bagaje en roles bufos del belcanto le confieren esa soltura vocal y escénica con que abordó —y bordó— su personaje.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.