Reportajes

Ucrania

Guerra en Ucrania II

Juan Carlos Tellechea
sábado, 26 de febrero de 2022
Fronteras de Ucrania © 2022 by Foro Burbuja Fronteras de Ucrania © 2022 by Foro Burbuja
0,0024088

La agresión rusa a Ucrania tendrá graves consecuencias para la seguridad euroatlántica más allá del conflicto militar. En un primer análisis multiperspectivo de la situación, la Fundación Ciencia y Política (Stiftung Wissenschaft und Politik, SWP), el mayor gabinete de estudios estratégicos de la Unión Europea, examina la política interna rusa, la situación en Ucrania, las sanciones occidentales y la respuesta de la OTAN, el papel de China y el derecho internacional. La SWP es un amplio e importante laboratorio de ideas que asesora de forma permanente al gobierno y al parlamento federal de Alemania.

Potencial de escalada más allá de Ucrania

La decisión de atacar abierta y masivamente a Ucrania culmina la tendencia a largo plazo hacia la militarización de la política exterior rusa. La novedad es que esta vez el despliegue de las fuerzas armadas no es limitado, sino mucho más amplio, y que los dirigentes rusos están dispuestos a asumir riesgos militares y a aceptar los costes (por ejemplo, las bajas). (Margarete Klein, SWP9

Dr. phil. Margarete Klein. © 2022 by SWP.Dr. phil. Margarete Klein. © 2022 by SWP.

Esto apunta a un cambio fundamental en el cálculo de costes y beneficios por parte del Kremlin. Las pérdidas económicas (sanciones) ya no juegan un papel importante; la preocupación por la identidad nacional y la proyección de poder en política exterior son los principios rectores. Esto se refleja en la argumentación pseudohistórica con la que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, niega a Ucrania el derecho a existir como Estado soberano, así como en las máximas exigencias que plantea a Ucrania y a la OTAN, agrega la experta.

Agentes secretos rusos, especialistas en operaciones encubiertas, han desembarcado en Kiev con el objetivo de encontrar al presidente ucraniano Volodimir Zelenski para quitarlo del poder, secuestrándolo o asesinándolo. Zelenski se propone permanecer en el territorio de Ucrania para encabezar hasta las últimas consecuencias la defensa de la soberanía del país contra el pérfido ataque ruso.

El llamamiento de Putin a la desmilitarización de Ucrania demuestra que ya no considera que una Ucrania libre de alianzas sea un objetivo suficiente; en cambio, le preocupa crear un vasallo que ya no sea capaz de defenderse. La exigencia de una desnazificación de Ucrania demuestra que la sustitución militar de los dirigentes políticos por un gobierno títere prorruso es un subobjetivo integral de la operación militar.

Independientemente de los planes que los dirigentes rusos persigan para después de la invasión (estado vasallo, incorporación a un estado de unión con Bielorrusia, partición): el control de Ucrania se considera un requisito previo para establecer una zona de influencia en el espacio postsoviético y remodelar indirectamente el orden de seguridad euroatlántico a su favor.

Los proyectos de acuerdo presentados a Estados Unidos y a la OTAN en diciembre de 2021 muestran que Moscú no está interesado en una zona tampón motivada por la seguridad en el espacio postsoviético; los territorios de los miembros orientales de la OTAN son el objetivo, de los que la Alianza debe retirarse militarmente, subraya la politóloga Margarete Klein.

Con la invasión de Ucrania, las conversaciones con Rusia sobre cuestiones del orden de seguridad euroatlántico han quedado obsoletas por el momento. La OTAN y la UE deben prepararse para nuevas provocaciones rusas y la posibilidad de una escalada más allá del territorio de Ucrania. Putin amenaza implícitamente con una escalada nuclear si los Estados occidentales interfieren en el conflicto; los enfrentamientos en el mar y en el aire también tienen potencial de escalada.

Sobre todo, los Estados de la Unión Europea y la OTAN deben darse cuenta de que hace tiempo que forman parte de la guerra rusa: En el pensamiento militar ruso, las guerras modernas ya no se declaran formalmente. Más bien, se presentan como una realidad de hecho y también se llevan a cabo por medios no militares. La desinformación es parte integrante de una "guerra mental" en la que hay que ganar la soberanía interpretativa del conflicto. Paralelamente a los ciberataques, cabe esperar una expansión de las actividades de subversión e inteligencia.

Una demostración de poder en la política exterior e interior

La agresión de Moscú contra Ucrania no está motivada por la política interna. No se trata de repetir el efecto de movilización de la anexión de Crimea. Se trata más bien de alcanzar objetivos neoimperialistas y revisionistas. No cabe esperar una resistencia significativa de la sociedad rusa a corto plazo. El Estado ha conseguido dos objetivos con su represión sistemática: ha intimidado a la creciente minoría del país que está dispuesta a protestar. Y ha aplastado las estructuras de oposición que aún existían a nivel político y en la sociedad civil. 

Afirma por su parte la especialista en asuntos de política exterior y de seguridad de Rusia, Sabine Fischer, quien explica que

Concentraciones más grandes como las que se produjeron contra la anexión de Crimea y la guerra en el Donbás en 2014 y 2015 son difíciles de imaginar hoy en día. El asesinato de Boris Nemtsov en febrero de 2015, uno de los líderes de las protestas de entonces, parece en retrospectiva un sombrío presagio de la situación actual.

Dr. phil. Sabine Fischer. © 2022 by SWP.Dr. phil. Sabine Fischer. © 2022 by SWP.

Por otra parte, esta guerra no tendrá un efecto movilizador. En la sociedad rusa siguen presentes los traumas de las dos guerras chechenas, la guerra afgana y la Segunda Guerra Mundial. En particular, el recuerdo de esta última se ha incorporado sistemáticamente a una narrativa propagandística defensiva, que también se utiliza ahora de forma selectiva. El objetivo de la operación especial rusa, según Putin, es la desnazificación de Ucrania.

Rusia se defendía de una banda fascista (y de drogadictos, dice ahora el moralista Putin) controlada por Occidente. Sin esta narrativa, será difícil ganarse a la población rusa para la campaña a largo plazo. Si hay grandes bajas del ejército ruso en las próximas semanas, esto se encubrirá en el interior del país, algo similar al número de bajas en el Donbás en 2014 y 2015.

La represión seguirá aumentando. Así lo demuestra la represión de las pocas personas que salieron a la calle en Moscú y otras ciudades el primer día de la agresión. Pero la estricta censura y la persecución de los medios de comunicación independientes también seguirán aumentando. La reunión del Consejo de Seguridad Nacional sobre el reconocimiento de las "repúblicas populares", retransmitida a nivel nacional el 21 de febrero, fue una demostración de la omnipotencia de Putin frente a la cúpula del gobierno, el parlamento y los servicios de seguridad.

Al mismo tiempo, el presidente ruso responsabilizó colectivamente de la guerra de agresión a los miembros del Consejo de Seguridad, algunos de los cuales parecían muy inquietos, así como al presidente de Bielorrusia Aleksandr Lukashenko, que finalmente solo es un instrumento voluntario de la política rusa.

La guerra contra Ucrania podría tener un efecto desestabilizador sobre la autocracia rusa a medio plazo. Sin embargo, a corto plazo, esto no es de esperar. Por lo tanto, puede estar justificado el discurso sobre el principio del fin del gobierno de Putin, que ya se puede escuchar en varias ocasiones. Sin embargo, no salvará a Ucrania, que actualmente está siendo invadida por los tanques rusos.

Evitar la guerra rusa contra la población civil

Con el ataque ruso a toda Ucrania, se ha hecho realidad el peor escenario imaginable en la actual crisis rusa. A pesar de la superioridad militar de Rusia, en la actualidad no está claro qué curso tomará la guerra en los próximos días. En vista de la feroz resistencia ucraniana, cabe esperar una dramática expansión de los ataques aéreos rusos, que se cobrarán numerosas víctimas civiles en Ucrania. 
Hasta ahora, la estrategia de Occidente ha sido sancionar de forma escalonada para permitir al presidente ruso salir de la escalada. Tres argumentos hablan ahora a favor de la introducción de sanciones máximas sin demora. 

Dr. Janis Kluge. © 2022 by SWP.Dr. Janis Kluge. © 2022 by SWP.

Afirma por su parte el economista Janis Kluge, de la misma fundación SWP. En primer lugar, no se puede descartar que las sanciones más duras puedan seguir influyendo en el resultado de la guerra.

En segundo lugar, con la amenaza de sanciones de las últimas semanas, Occidente ha puesto en juego toda su credibilidad para evitar una guerra contra Ucrania. Si se queda en medidas selectivas, no solo se dañará la credibilidad de la política de sanciones, sino también la de cualquier política exterior costosa. En tercer lugar, la guerra contra Ucrania es un precedente del que probablemente Pekín también extraiga sus propias lecciones.

El factor decisivo para las medidas de emergencia es que su efecto es inmediato. Esto es especialmente cierto en el caso de las sanciones financieras. La Unión Europea, junto con Estados Unidos, debería cortar a todos los grandes bancos rusos de los pagos internacionales. Aunque la exclusión de SWIFT no aportaría mucho, este paso debería darse ahora para crear unidad en Occidente. 
Al congelar las reservas del banco central de Rusia, casi la mitad de las cuales están en manos de jurisdicciones occidentales, se puede reducir el margen de maniobra financiera del régimen ruso. El cierre de los programas informáticos y los servicios en línea de las empresas estatales rusas también puede tener un efecto inmediato. (Jnis Kluge)

Estas sanciones serán costosas para Occidente. Rusia responderá a las sanciones, pero su repertorio es más limitado. Además, en la mayoría de las contrasanciones, los costes para Moscú son al menos tan elevados como los de los Estados occidentales. Por ejemplo, Rusia podría limitar la exportación de ciertas materias primas.

Para Alemania, una interrupción de los suministros de gas natural sería especialmente problemática a medio plazo. Por lo tanto, se necesita urgentemente un plan de emergencia europeo para el invierno de 2022/2023. En un escenario extremo, Moscú también podría expropiar a los inversores occidentales en Rusia. El stock de inversiones directas alemanas en Rusia asciende actualmente a unos 20.000 millones de dólares. Sin embargo, los inversores rusos también están expuestos a nivel internacional, por lo que una medida de este tipo estaría cargada asimismo de grandes riesgos para Moscú.

La invasión a gran escala como el peor caso para Ucrania

Hasta el día de la invasión rusa, los dirigentes ucranianos intentaron por todos los medios evitar el pánico en el país, no dar a Rusia ningún motivo para una nueva intervención y poner en marcha nuevas iniciativas diplomáticas. Además, el presidente Selenskyj ha hecho grandes esfuerzos para paliar las consecuencias económicas de la crisis mediante recortes fiscales y la proclamación del patriotismo económico

Dr. phil. André Härtel. © 2022 by SWP.Dr. phil. André Härtel. © 2022 by SWP.

Analiza el politólogo André Härtel, especialista en relaciones internacionales con el este de Europa del mismo gabinete de estudios estratégicos SWP, según el cual se observa una nueva unidad en el espectro político ucraniano, que también es necesaria ante la amenaza y el ataque de Rusia que se ha producido. Todas las facciones parlamentarias que anunciaron una "coalición de defensa", pero también el presidente de Ucrania, Zelenski, y su predecesor, Petro Poroshenko, han unido sus fuerzas. Será interesante ver si se suman los oligarcas más importantes de Ucrania, por ejemplo Rinat Akhmetov e Ihor Kolomoiski, quieren y son capaces de desempeñar un papel importante en la defensa del país, como hicieron en 2014. Las fuerzas prorrusas en Ucrania se ven ahora obligadas a tomar una posición clara; además, es evidente que se han convertido en un factor marginal desde 2014, apunta Härtel.

Hasta el ataque (el pasado jueves 24 de febrero), el ejército albergaba la esperanza optimista de que Rusia solo atacaría en el este de Ucrania. Esto fue un error de apreciación. Ahora, como se teme en los peores escenarios, las fuerzas armadas deben defenderse de una invasión a gran escala desde varias direcciones. A pesar de la modernización del ejército ucraniano, de su mejor entrenamiento y de sus ocho años de experiencia bélica, es de temer que Ucrania no pueda resistir mucho tiempo la presión del ejército ruso.

Esto deja a los dirigentes ucranianos con dos opciones realistas principales: retrasar la derrota haciendo retroceder al enemigo durante días, frustrando así el cálculo de Rusia de una victoria rápida. Esto causaría un gran daño a los dirigentes rusos en términos de política exterior y también interna, y contrarrestaría la narrativa rusa de una operación especial (como cínicamente denominan) muy corta. Pero esta opción conlleva el riesgo de un gran número de víctimas y de destrucción en Ucrania. Otra opción sería pedir a Moscú que entrara rápidamente en negociaciones, para lo cual también la resistencia militar sostenida y sobre todo exitosa sería la clave para al menos disuadir a Rusia de exigencias máximas como un cambio de gobierno o el despliegue de tropas rusas.

Prueba de esfuerzo para la OTAN

La OTAN insiste en que no intervendrá militarmente en Ucrania. Su tarea es proteger a sus aliados, y sus medidas de disuasión y defensa son de carácter defensivo ("preventivas, proporcionadas y sin escaladas"). Al mismo tiempo, no se puede descartar la posibilidad de que la acción militar se extienda al territorio de la Alianza debido a una acción rusa involuntaria o planificada. 

Dr. Claudia Major. © 2022 by SWP.Dr. Claudia Major. © 2022 by SWP.

Advierte la experta en política de seguridad de la SWP, Claudia Major, para quien la Alianza debe ahora pensar cada vez más en escenarios convencionales, híbridos y nucleares. Las referencias de Putin a "consecuencias [...] que nunca habéis experimentado en vuestra historia" pueden entenderse como una (velada) amenaza nuclear. Implícitamente, Rusia ya ha subrayado esto mediante ejercicios con misiles con capacidad nuclear llevados a cabo el 19 de febrero.

En las últimas semanas, la Alianza Atlántica ya ha elevado el nivel de alerta, ha intensificado la vigilancia en el espacio marítimo y aéreo, se ha preparado para nuevos escenarios con misiones de prueba y ha adoptado nuevos planes, como el despliegue de nuevas fuerzas de combate multinacionales en Rumanía.

Estas medidas se reforzaron con las decisiones de la Sesión Especial de la OTAN del 24 de febrero de 2022: se activaron los planes de defensa de la OTAN, se pusieron en mayor alerta las fuerzas terrestres, marítimas y aéreas adicionales a lo largo de la frontera oriental de la zona de la Alianza, y se ajustaron las líneas de mando para que el Comandante Supremo Aliado de la OTAN en Europa (SACEUR) tenga ahora más poder de decisión sobre las tropas bajo su mando.

Están previstas además otras medidas. En la sesión extraordinaria de la OTAN del 25 de febrero de 2022 estaba previsto derogar el Acta Fundacional de la OTAN y Rusia. Entre otras cosas, se hacía hincapié en principios básicos como la integridad territorial, pero también se preveía la renuncia al estacionamiento permanente de fuerzas de combate importantes en los nuevos Estados miembros. Aparte del mensaje político, tal renuncia daría a la OTAN la oportunidad de estacionar formaciones más amplias en los territorios de los aliados más expuestos: en el noreste (Estados Bálticos, Polonia) y en el sureste (Rumanía, Bulgaria), agrega Claudia Major.

Además de la gestión de la crisis aguda, ya se ha planteado la cuestión a largo plazo de cómo tratará la OTAN a Rusia en un futuro orden de seguridad de confrontación en Europa y qué ajustes serán necesarios en las esferas política, económica y también de política de defensa. La sustitución de un orden cooperativo-integrativo por un orden de confrontación en el que Rusia utiliza medios militares para hacer valer sus intereses requiere una mayor atención a la disuasión y a la defensa de los aliados. Esto incluye, por ejemplo, un ajuste de la planificación de la defensa en vista del cambio en el despliegue de tropas rusas y sus intenciones, y esto a su vez requiere contribuciones adicionales de los Estados individuales.

La prueba de fuego para la Unión Europea

El ataque ruso a Ucrania ha puesto en entredicho los fundamentos mismos de la Unión Europea: como proyecto de paz, como defensora de un orden mundial multilateral, en su responsabilidad por la seguridad de sus miembros y en su orden económico 
Como primera reacción, la UE -en estrecha coordinación con Estados Unidos, pero también con el ex miembro Gran Bretaña- ha impuesto sanciones de gran alcance contra Rusia. La Unión Europea, con su mercado único y como mayor socio comercial de Rusia, es el marco central para aplicar estas sanciones. Pero también es un vehículo para mantener la unidad de Occidente.
Por paradójico que parezca, la tan denostada regla de la unanimidad no ha impedido que la Unión Europea imponga sanciones a Rusia dos veces seguidas en menos de 48 horas. También ha hecho que incluso Estados con estrechos vínculos con Rusia, como Hungría, se sumen al curso común.

Dr. Nicolai von Ondarza. © 2022 by SWP.Dr. Nicolai von Ondarza. © 2022 by SWP.

Observa el sociólogo Nicolai von Ondarza, especialista en temas europeos de la Fundación Ciencia y Política (SWP). Sin embargo, muchos Estados de Europa Central y Oriental también critican a Alemania por su rechazo a las sanciones en el sector energético o al acuerdo SWIFT. Al mismo tiempo, la Unión Europea intentará -mientras sea posible- apoyar económicamente a Ucrania. Aparte de apoyar a Ucrania en la ciberdefensa, la Unión Europea no desempeñará previsiblemente un papel militar.

Un segundo reto inmediato para la Unión Europea será hacer frente a los efectos secundarios de la guerra. Muchas personas de Ucrania buscarán protección en la UE. Lo que se necesita es una ayuda humanitaria rápida, el desarrollo de las capacidades de acogida y, a medio plazo, una regulación de la distribución de estas personas dentro de la UE. Al mismo tiempo, la UE debe prepararse para las consecuencias que la guerra, pero también la política de sanciones, tendrá para su propia economía.

El impacto masivo que se espera en los precios del gas y del petróleo impulsará aún más la ya elevada inflación, con el riesgo de desestabilizar la Eurozona. Si el suministro de energía se interrumpe, los Estados de la UE deben trabajar juntos para asegurar un suministro alternativo, si es posible con su poder de mercado combinado.

A medio y largo plazo, es importante reducir masivamente la dependencia de las fuentes de energía rusas y, por tanto, la vulnerabilidad. Esto refuerza la agenda del Green Deal a largo plazo, pero también el esfuerzo por encontrar fuentes alternativas de importación. Por otro lado, la Unión Europea debe amortiguar el aumento de la dependencia de Estados Unidos en materia de seguridad con un refuerzo significativo de las capacidades militares europeas. Esto requiere una coordinación lo más estrecha posible con la OTAN, pero también espacio en los presupuestos nacionales para realizar las inversiones necesarias.

Estados Unidos: Comprometido y estrechamente coordinado con Europa

Estados Unidos vuelve a estar en el centro de la seguridad europea, pese a su pretendido giro hacia Asia. Para ellos y sus aliados, ahora hay que demostrar la eficacia de sus instrumentos de política económica y de seguridad frente a Rusia y el gran apoyo político interno para su uso.

Dr. Laura von Daniels. © 2022 by SWP.Dr. Laura von Daniels. © 2022 by SWP.

Sostienen por su parte los politólogos Laura von Daniels, Marco Overhaus y Johannes Thimm, especialistas en asuntos relacionados con Estados Unidos, de la SWP.

Tal y como se anunció en los últimos días, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, ha vuelto a endurecer las sanciones financieras y económicas, tras la invasión rusa de Ucrania, en estrecha coordinación con la Unión Europea y los demás países del G7.

Las nuevas sanciones de Estados Unidos se dirigen a un mayor número de miembros del círculo de dirigentes de Putin y a las principales instituciones financieras privadas, tras la sanción a los bancos estatales de desarrollo y el bloqueo de la negociación de los bonos del Estado ruso en los mercados primarios y secundarios.

Las medidas harán comprender a amplios sectores de la población rusa el coste de la guerra. La prohibición de las exportaciones de tecnología tendrá consecuencias especialmente devastadoras para la economía rusa a largo plazo. Sin embargo, a corto plazo se necesitan más medidas. De momento, Biden se mantiene al margen de excluir a Rusia del acuerdo SWIFT por consideración a Europa. Sin embargo, en Estados Unidos crece la presión política para ceder a las correspondientes demandas ucranianas.

Aunque Ucrania no es miembro de la OTAN, Estados Unidos ha invertido un considerable capital político y de seguridad en el país desde 2014, entre otras cosas mediante declaraciones de solidaridad y entregas de armas. En caso de que la guerra en Ucrania se prolongue o se traduzca en una "agotadora ocupación" (según el presidente estadounidense Biden), Washington se enfrentaría a la cuestión de si mantener su actual apoyo militar al gobierno ucraniano. En su caso, esto podría servir para influir en un posible "orden de posguerra".

En las últimas semanas, Washington ya ha aumentado considerablemente sus contribuciones militares a la protección de la OTAN. Un riesgo para el gobierno estadounidense sigue siendo que China aproveche las tensiones en Europa del Este, por ejemplo, para aumentar la presión sobre Taiwán, temen los analistas políticos de la fundación SWP.

En el ámbito nacional, la administración Biden tiene actualmente cierto margen de maniobra. Importantes voces de ambos partidos apremian a aumentar aún más la presión sobre Rusia, pero en la crisis la iniciativa corresponde al presidente. En la minoría están los republicanos populistas-conservadores que argumentan que la guerra en Ucrania no afecta a los intereses estadounidenses y no merece la pena el coste económico. Sin embargo, la mayoría de la población estadounidense rechaza hasta ahora un papel activo de Estados Unidos en Ucrania. El aumento de los precios de la energía y la gasolina podría hacer que las críticas a la participación estadounidense se convirtieran en un punto de discordia en las elecciones de mitad de mandato y erosionaran la unidad actual.

Hora de intercambiar con China

No es fácil evaluar en este momento cómo valora China el ataque ruso a Ucrania. Hasta el momento, no hay una declaración clara por parte de la dirección del Estado y del partido chinos, solo se han repetido posiciones conocidas: China se toma en serio las preocupaciones de seguridad de todos los países -incluida Rusia-; Estados Unidos se está comportando como un belicista; la soberanía nacional y la integridad territorial de todos los países -incluida Ucrania- deben ser preservadas, según Pekín.

Dr. phil. Nadine Godehardt. © 2022 by SWP.Dr. phil. Nadine Godehardt. © 2022 by SWP.

Afirman por su parte los politólogos y especialistas en asuntos asiáticos Nadine Godehardt y Hanns Günther Hilpert, de la Stiftung Wissenschaft und PolitikLos funcionarios subrayan explícitamente que Ucrania no puede compararse con Taiwán. A diferencia de Ucrania, que se considera un estado independiente, Taiwán es una parte histórica de China. En este contexto, el ataque ruso a Ucrania puede ser un interesante "caso modelo" para las aspiraciones chinas de Taiwán sobre ciertas fuerzas. Pero estas voces son minoritarias y no representan la opinión oficial de Pekín.

Por ello, para no potenciar innecesariamente esta posición minoritaria china, las voces alemanas y europeas deberían evitar construir una conexión sustantiva-lógica entre Ucrania y Taiwán. Incluso antes del ataque ruso, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying, formuló el estricto rechazo de China a las sanciones internacionales contra Rusia.

Por el momento, queda abierto hasta qué punto China proporcionará apoyo económico a Rusia más allá de lo ya acordado. En cualquier caso, el apoyo adicional de Moscú supondría una tensión duradera en las relaciones entre la Unión Europea y China.

Hasta ahora, Pekín parece haberse decantado por aceptar las acciones de Rusia y no condenarlas, al tiempo que sigue de cerca la situación en Ucrania y las reacciones de Estados Unidos y Europa. Dado que el círculo de liderazgo interno del Partido Comunista Chino (PCC) no parece haber establecido aún una directriz clara, este es un momento oportuno para que los actores de la política exterior de Alemania y Europa busquen un intercambio directo con Pekín, recomiendan Godehardt y Hilpert.

Así, el gobierno alemán podría, por un lado, transmitir directamente su posición sobre el ataque ruso a Ucrania y, por otro, pedir a Pekín que le apoye en su postura frente a Rusia. Alemania no debería subestimar su influencia política frente a China, especialmente a la luz de la decisión de detener el proceso de autorización del Nord Stream 2 por el momento. Esta decisión puede haber sido una sorpresa para Pekín, según los expertos de la SWP.

Argumentación de Rusia según el derecho internacional

El ataque armado de Rusia a Ucrania constituye una grave violación de la prohibición del uso de la fuerza según el derecho internacional, de acuerdo con el artículo 2(4) de la Carta de la ONU. Rusia ya había violado el derecho internacional al reconocer las autoproclamadas "repúblicas populares" de Luhansk y Donetsk. 

Opina el jurista Christian Schaller, especialista en derecho internacional, de la referida fundación. Para los dirigentes de Moscú, las consideraciones de derecho internacional no parecen desempeñar ningún papel como criterio para la toma de decisiones. Sin embargo, el Kremlin utiliza el lenguaje del derecho internacional para dar legitimidad a sus acciones. Los discursos del presidente del 21 y 24 de febrero reflejan este esfuerzo. Se pueden distinguir cuatro líneas argumentales parcialmente interconectadas, indica Schaller.

En primer lugar, el presidente Putin afirma que era necesario detener las atrocidades y el genocidio de millones de personas en el Donbás. El hecho de que Rusia reclame el derecho a proteger a sus propios ciudadanos y compatriotas en el extranjero forma parte, entre otras cosas, de la doctrina militar rusa. Sin embargo, a este respecto, Moscú no se basa en normas y principios internacionales, como el concepto de la Responsabilidad de Proteger, sino en su propia constitución.

En segundo lugar, Rusia invoca los acuerdos de cooperación con las dos "repúblicas populares" del 21 de febrero. Esta justificación equivale a afirmar que el despliegue de tropas rusas en las zonas en cuestión del este de Ucrania se llevó a cabo a petición y con el consentimiento de las autoridades del lugar.

En tercer lugar, el Kremlin construye un caso de autodefensa colectiva, es decir, la defensa de las dos "repúblicas populares" contra un ataque armado de Ucrania. La declaración del presidente Putin de que Rusia desmilitarizará y desnazificará a Ucrania también encaja en este contexto.

En cuarto lugar, el presidente Putin habla de una amenaza fundamental para Rusia por parte de Occidente, sobre todo en forma de expansión de la OTAN hacia el este, con la participación del "régimen" de Kiev. La argumentación sobre este punto es la más preocupante. Tras el colapso de la Unión Soviética, Estados Unidos y sus socios occidentales intentaron inmediatamente "acabar y destruir" a Rusia.

Para Rusia, es "una cuestión de vida o muerte". Hay una amenaza muy real para la existencia del Estado ruso, y Occidente ha cruzado ahora la línea roja. Por lo tanto, Rusia había tomado la decisión de iniciar una acción militar de acuerdo con el artículo 51 de la Carta de la ONU, es decir, en el ejercicio del derecho de autodefensa según el derecho internacional. Independientemente del hecho de que la justificación del uso de este derecho carece de fundamento fáctico, está claro que Rusia está siguiendo una interpretación extremadamente amplia de la autodefensa preventiva que no está en absoluto contemplada en el derecho internacional, concluye Christian Schaller.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.