Argentina

Una vuelta humilde

Gustavo Gabriel Otero
viernes, 1 de abril de 2022
Trispidi, La Bohème © 2022 by Máximo Parpagnoli Trispidi, La Bohème © 2022 by Máximo Parpagnoli
Buenos Aires, sábado, 26 de marzo de 2022. Teatro Colón. Giacomo Puccini: La Bohème. Ópera en cuatro cuadros. Libreto de Giuseppe Giacosa y Luigi Illica, basado en ‘Scènes de la vie de bohème’ de Henri Murger. Stefano Trispidi, dirección escénica. Enrique Bordolini, escenografía e iluminación. Imme Möller, vestuario. Verónica Cangemi (Mimí), Saimir Pirgu (Rodolfo), Giuliana Gianfaldoni (Musetta), (Alfonso Mujica Marcello), Juan Font (Schaunard), Fernando Radó (Colline), Luis Gaeta (Benoit), Emiliano Bulacios (Alcindoro), Sergio Spina (Parpignol), Claudio Rotella y Leonardo Fontana (Aduaneros). Orquesta, Coro de Niños y Coro Estables del Teatro Colón. Director del Coro: Miguel Martínez. Director del Coro de Niños: César Bustamante. Dirección musical: Alain Guingal.
0,0003916

Como primer título de la Temporada 2022 el Teatro Colón de Buenos Aires repuso la puesta de La Bohéme que presentó originalmente en 2018. Luego de 2020 sin actividad y un 2021 con solo un espectáculo verdaderamente operístico en diciembre (La finta giardiniera), la vuelta a la vida de la ópera en la sala de la calle Libertad es más que bienvenida, aunque el espectáculo no tenga la calidad que el historial del teatro reclama.

La versión fue a todas luces correcta, sin logar transmitir la emoción que la obra suele provocar en el público y en la que sobresalieron únicamente el Rodolfo de Saimir Pirgu y el Colline de Fernando Radó.

Desde 1995 La Bohéme se vio en el Teatro Colón en cinco temporadas (1995, 1999, 2006, 2010 y 2018) en cuatro de ellas la producción escénica fue nueva y no volvió a utilizarse otra vez; y aunque creemos que quizás la mejor puesta en escena de los últimos años fuera la de 2006, es bienvenida la reposición para no dilapidar recursos públicos aunque hubiese sido deseable utilizar también presupuesto para mejorar el cuadro de cantantes que resultó desparejo e irregular.

Giacomo Puccini: La Bohème. Stefano Trispidi, dirección escénica. Alain Guinga, dirección musical. Buenos Aires, Teatro Colón, marzo de 2022. © 2022 by Arnaldo Colombaroli.Giacomo Puccini: La Bohème. Stefano Trispidi, dirección escénica. Alain Guinga, dirección musical. Buenos Aires, Teatro Colón, marzo de 2022. © 2022 by Arnaldo Colombaroli.

Stefano Trespidi diseñó un movimiento teatral de corte tradicional y sin grandes sorpresas, pero con un minucioso trabajo de marcación. Quizás hubo demasiado movimiento en el primer acto como si los bohemios no pudieran dejar de zarandearse de un lado al otro y no pareció eficaz la brutalidad de los aduaneros en la Barrière d’Enfer.

La escenografía de Enrique Bordolini -quien ubica la acción más cerca de finales del siglo XIX- es a la par bella, bien diseñada y funcional. La iluminación del propio Bordolini refuerza el concepto escenográfico y el vestuario de Imme Möller es atractivo, como todo el concepto visual.

El maestro Alain Guingal condujo con pericia a la Orquesta Estable que tuvo buena respuesta. La versión musical resultó prolija y equilibrada pero no fue mucho más allá, faltó vuelo y emoción.

El discreto elenco vocal femenino fue encabezado por la soprano argentina Verónica Cangemi (Mimí) y por la italiana Giuliana Gianfaldoni (Musetta). Ninguna de las dos logró convencer y aportar algún matiz interesante a los roles que asumieron. No se les puede negar profesionalidad pero ambas estuvieron lejos de descollar. Mimí parece estar lejos de las posibilidades actuales de Cangemi y Gianfaldoni solo fue muy buena en su Musetta en el momento solista del segundo acto.

Giacomo Puccini: La Bohème. Stefano Trispidi, dirección escénica. Alain Guinga, dirección musical. Buenos Aires, Teatro Colón, marzo de 2022. © 2022 by Máximo Parpagnoli.Giacomo Puccini: La Bohème. Stefano Trispidi, dirección escénica. Alain Guinga, dirección musical. Buenos Aires, Teatro Colón, marzo de 2022. © 2022 by Máximo Parpagnoli.

Impecable el Rodolfo de Saimir Pirgu: Belleza vocal, agudos de acero y en tono, fraseo perfecto y presencia escénica fueron su marca de excelencia.

El Marcello de Alfonso Mujica fue creíble y bien cantado, mientras que fue correcto el Schaunard de Juan Font aunque su caudal parezca escaso para la sala del Colón. Fernando Radó como Colline fue el otro vértice de excelencia dentro del elenco masculino,

El resto del elenco cumplió en sus breves roles y los coros, muy bien preparados por César Bustamante (niños) y Miguel Martínez (adultos), dieron calidad al segundo acto.

En suma: la felicidad de volver a una Temporada en el Colón aunque sea con una Bohème rutinaria y sin brillo.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.