Una jirafa en Copenhague

Entrevista Intrapersonal Confrontada: Omar Jerez con Joaquín Zapata

Omar Jerez
miércoles, 18 de mayo de 2022
Joaquín Zapata © 2022 by Joaquín Zapata Joaquín Zapata © 2022 by Joaquín Zapata
0,0008836

Cada vez que hablo con Joaquín Zapata sé que ese día, ya es garantía de alcanzar un estado ZEN acompañado de gratas noticias.

Joaquín Zapata tiene una sensibilidad extraordinaria, es tan incatalogable su forma de percibir el mundo que te hace entender que solo existe una narración en la vida: vivir.

En el silencio que caracteriza la humildad de la vida y obra de (nuestro protagonista de *EIC esta semana) Joaquín Zapata, se postula sin alzar la voz como uno de los pioneros de los NFT a nivel internacional.

No hay un día donde no busque el discernimiento entre la lectura, el arte y el ejercicio autobiográfico, llevando al artista a un estado de conocimiento y subliminidad.

Siempre busco personas que me faciliten las transacciones en proyectos piramidales y de difícil ejecución, pues con Joaquín Zapata el estar cómodo no es una frase predeterminada por medio del clásico cliché, es una realidad patente que han experimentado todos los que han colaborado con el artista.

¿Sabéis cuántas veces me ha dicho un creativo que su ego está cubierto y que se deja aconsejar sin que le genere un conflicto? Nunca, excepto Joaquín Zapata.

La humildad en tiempos de egos, son el nuevo paradigma de lo que deben enseñar en el sistema educativo, lo que conlleva a menos grados de frustración, asumiendo que es un estado pasajero, y no permanente.

¿Por qué no aprendemos de Joaquín Zapata?

Entrevista Intrapersonal Confrontada-Joaquín Zapata:

¿Edad de usted?

Cuarenta y ocho años y ocho meses. Mire usted mi DNI. En lugar de Zapata han puesto Zapato y en lugar de García, Gracia; pero aún se nota que soy yo. 

¿Le confunden habitualmente el apellido?

Peor, me confunden de persona, pero es largo de explicar. También tengo un libro dedicado a Lapata Gabriel.

¿Es usted rubio o moreno?

Era castaño.

¿Cuál es su peso?

Llego a los tres dígitos (báscula Toledo) antes y después de comer.

¿Estatura?

Un metro y setenta y cinco centímetros. Suficiente, si voy al teatro para no dejar ver el escenario al que está detrás y para ver sin ser molestado por el que está delante.

¿Es usted soltero?

Le ruego que no me pregunte tonterías. 

¿Qué opina usted del divorcio?

Que es algo bastante probable si te casas.

¿Qué opina usted del amor?

Nada, como todos los demás.

Pero, ¿su opinión íntima?

Que debe ser algo bonito cuando se consigue ofrecer.

¿Ha amado usted mucho?

Ya he contestado a esa pregunta.

¿Es que no ha encontrado mujeres interesantes?

Al contrario. La falta de méritos siempre ha sido siempre por mi parte.

¿De verdad?

Por supuesto que no.

¿Qué es lo que le pone de peor humor?

Ser incapaz de disfrutar del momento actual. Supone una gran habilidad, créame.

¿Qué es lo que más le apena?

El camino actual hacia la falta de libertad. Y darme cuenta de mis imperfecciones.

¿Por qué?

A lo segundo, porque soy muy consciente de que me va a costar mucho cambiarlas.

¿Y a lo primero?

Es evidente que nos encaminamos hacia un nuevo mundo repleto de formas de comunicar pero donde abunda la censura y lo que es peor, la autocensura con el objetivo de encajar.

¿No vivimos en un mundo libre?

¿Un mundo en el que priman los intereses establecidos por las organizaciones internacionales por encima de las constituciones de las naciones? Usted me dirá.

A pesar de eso, los que le conocen aseguran que es usted optimista de cara a los próximos 20 años. ¿Es eso cierto?

Sí. El futuro inmediato es plural e interconectado. El mundo se dividirá entre preparados y no preparados. Los preparados (que tendrán una oportunidad) lo disfrutarán y los no preparados, lo sufrirán. 

Antes de cambiar radicalmente de tema, descríbame el futuro en pocas palabras.

Será vital aprender a vivir con poco y a llevarse bien consigo mismo.

¿Oficio de usted?

Estudiante. Sobre los apuntes que voy tomando, principalmente a partir de las dudas, creo belleza y reflexión con cualquier medio artístico que pueda utilizar como prolongación de mí mismo. 

Sin excentricidades. Luego me alejo con toda la elegancia que puedo. Me refugio en mi mesa de trabajo y vuelta a empezar.

¿Pero deja usted algún tipo de mensaje?

Dejo una merma. A partir de ahí, lo que toma el resto es a voluntad.

Si va dejando mermas, al final se quedará sin nada.

Me alegra que lo comprenda. 

¿Por qué sus cuadros acrílicos llevan por nombre números en sucesión?

Por honestidad. 

Es evidente que después de mi seis viene siete, y que nueve tiene algo de cinco o tres. Me sorprende que no todo el mundo lo haga así, la verdad. 

La Gioconda sería mucho más enriquecedora si su título fuera cincuenta y tres, eso no me lo puede negar.

Para terminar. ¿Compra usted el periódico?

Ya no. Y si algún día lo hago, actúo en consecuencia y no lo leo.

¿Tiene usted buen carácter?

Yo digo que sí pero no lo tengo claro, la verdad.

¿Es usted melancólico?

Sí, especialmente los domingos por la tarde.

¿Es usted bueno?

Tiene usted la manía de redundar en las preguntas. Que lo sepa.

¿Es usted religioso?

No tanto como me gustaría, pero me esfuerzo bastante.

¿Y de política? ¿Qué opina?

Opino que ya va siendo hora de terminar.

*Entrevista Intrapersonal Confrontada (O cómo responder y después preguntar)

La entrevista es un género periodístico fundamental. De hecho, se podría considerar su piedra angular, porque permite al periodista confirmar, acceder y conocer los hechos de manera directa, sin intermediarios, hablando con la fuente y estableciendo un diálogo con los protagonistas.

Lamentablemente, y salvo honrosísimas excepciones, la entrevista, ese momento excepcional que combina conversación, reto y seducción, se ha convertido en un acto seco, forzado, en el que demasiado a menudo el entrevistado no quiere responder y al entrevistador le da lo mismo que no quiera. El momento sublime que permite al periodista ejercer su derecho a preguntar se transforma en un trámite, una penitencia o directamente un combate tosco y sin ningún vencedor.

En otras ocasiones, los entrevistados han tenido una clase por parte de sus asesores para evitar, rodear o directamente eliminar preguntas incómodas, que suelen ser precisamente las que el periodismo debe y puede hacer. El resultado, nuevamente, queda en un limbo de medias verdades y frases insulsas. Por no hablar de las entrevistas promocionales asociadas a algún producto cultural, tipo cine, literatura y música, donde la superficialidad es tan apabullante que se podrían mantener las preguntas hechas años antes y tendríamos la certeza de encontrar las mismas respuestas.

Ante este panorama, desolador y habitual en demasía, el artista y creador Omar Jerez propone una nueva fórmula, una nueva aproximación al género que exige una complicidad de ambas partes (tomando como inspiración las entrevistas noveladas que hizo durante años Milan Kundera) para generar un contenido atractivo, valiente, que enriquezca al lector y que suponga una aventura donde ni el camino ni el destino queda prefijado.

El nuevo concepto se llama Entrevista Intrapersonal Confrontada, (EIC), y tiene como cimiento inamovible la siguiente premisa: el entrevistado genera un discurso a priori, provocado y sugerido (o no) por el entrevistador, y posteriormente el periodista edita y da forma periodística a ese contenido. Se crea una arcilla pura que será moldeada por las manos expertas del entrevistador, a posteriori.

A continuación se exponen los 10 puntos que definirán cualquier EIC que se haga a partir de ahora, y que creemos supone una innegable revolución en este género. Es tan sencillo como invertir el orden para recuperar la pureza que nunca debió perder.

Decálogo para una Entrevista Intrapersonal Confrontada (EIC)
1- Cualquier persona, tenga o no relevancia pública, podrá solicitar a un periodista la realización de una EIC. Igualmente, cualquier periodista podrá solicitar la realización de una EIC a cualquier persona o personaje.
2-Cualquier EIC tiene como base fundamental la relación que se establece entre el periodista y el entrevistado, así como la reinterpretación del concepto de entrevista para el siglo XXI.
3- Una vez aceptada la realización de la EIC, se propondrá, por cualquiera de las partes, un tema sobre el que girará la narración, así como su extensión. Igualmente podrá ser de libre elección si así se decide de mutuo acuerdo.
4-El entrevistado construirá libremente una narración sobre la temática escogida, que podrá ser creada en cualquier formato: texto, audio, vídeo, ilustración, así como cualquier combinación entre estos. El periodista no intervendrá nunca en esta parte del proceso.
5-El periodista recibirá esa narración y a partir de ahí construirá una EIC en la que se compromete a mantener el sentido del texto original, y podrá modificar, eliminar, ampliar o extender la entrevista para tratar de llegar a la naturaleza real del entrevistado. Podrá solicitar más información al entrevistado, así como convertirla a otro formato.
6- Bajo ningún concepto el periodista podrá utilizar la información en bruto para difamar o menoscabar la figura o reputación del entrevistado.
7- El periodista deberá entregar una copia de la EIC antes de su difusión al entrevistado para que la confronte y certifique que se ha mantenido el sentido original, no entrando éste en consideraciones de estilo y forma.
8- El periodista puede declarar la EIC nula si percibe que está falseada o que el entrevistado se aleja del objetivo principal, que es un ejercicio de honestidad consigo mismo.
9- El espectador, para poder completar la experiencia, debería tener acceso al discurso en bruto enviado por el entrevistado y la EIC definitiva, para comparar y enriquecer la lectura/visionado/escucha del proceso.
10- Al contrario que en la entrevista clásica, en cualquier EIC la búsqueda de la verdad queda supeditada a la experiencia compartida, confrontada y colaborativa entre las dos partes.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.