Reino Unido

Pasiones estentóreas e irresistibles

Agustín Blanco Bazán
martes, 28 de junio de 2022
Braham y Boyd, Macbeth © 2022 by Simon Annand Braham y Boyd, Macbeth © 2022 by Simon Annand
The Grange, Hampshire, viernes, 17 de junio de 2022. The Grange. Macbeth, ópera en cuatro actos con libreto de Francesco Maria Piave y Andrea Maffei y música de Giuseppe Verdi. Escena: Maxime Braham y Madeleine Boyd. Macbeth: Gezim Myshketa. Lady Macbeth: Judith Howarth. Banquo: Jonathan Lemalu. Macduff: Samuel Sakker. Coro del Grange Festival y Orquesta Sinfónica de Bournemouth dirigida por Francesco Cillufo. Grange Festival Opera.
0,0003261

El veraniego Grange Festival, ubicado en medio de un paisaje de lagos y colinas de belleza única en la campiña inglesa de Hampshire, acaba de presentar esta nueva producción de Macbeth. Ello siempre en medio de una atmósfera donde la magia del teatro parece extenderse a los espectadores, de gala y merendando en picnics sobre el césped, en carpas, pabellones o un restaurante dentro de una mansión palaciega y semiderruida. Alguna vez he pensado ir sin entradas, al menos para tomarme un buen té y después … ¡nada de ópera!, sino simplemente caminar entre los ciervos del bosque y sentarme frente a un lago plagado de patos curiosos e irreverentes. Pero ocurre que el viaje en auto desde Londres es de dos horas. Y, después de todo, las producciones de ópera en el teatro construido en la Orangerie, sin elevarse a la internacionalidad que se ha ganado Glyndebourne, siempre vienen cargadas de contagiosa energía y entusiasmo. 

La receta para Macbeth fue, en este sentido, típicamente preparada con la ayuda de jóvenes cantantes alrededor de alguna figura importante que, hacia el final de su carrera, tiene tiempo para ensayar durante varias semanas en este solar de campo. La puesta en escena para este teatro de alrededor de cuatrocientos espectadores es mas bien práctica y modesta. El este caso, una galería circular en dos pisos reminiscentes de la decoración única que ofrecían los teatros isabelinos en la época de Shakespeare, es en la parte superior una biblioteca atestada de libros. Junto a ellos van y vienen durante toda la función las brujas: como sacerdotisas de un oráculo griego manipularán a los personajes a través de acertijos tendientes a demostrarles que más que un destino por encima de sus ambiciones, son estas últimas las que determinan el futuro de su propia destrucción.

‘Macbeth’ de Giuseppe Verdi. Escena: Maxime Braham y Madeleine Boyd. Dirección musical: Francesco Cillufo. Grange Festival Opera, junio de 2022. © 2022 by Simon Annand.‘Macbeth’ de Giuseppe Verdi. Escena: Maxime Braham y Madeleine Boyd. Dirección musical: Francesco Cillufo. Grange Festival Opera, junio de 2022. © 2022 by Simon Annand.

La directora de escena Maxime Braham viene del mundo del ballet y tal ver por ello la constante danza de brujas resultó a veces un poco reiterativa y machacona. Pero hay momentos de palpitante significado: en la primera escena y después de la partida de Macbeth y Banquo las brujas actuaron su coro de cierre (S'allontanarono!) como un aquelarre, deshojando y dejando caer como una lluvia las hojas de los libros de los estantes superiores. Una de esas hojas es la fatídica carta que Lady Macbeth barajará en el aire. 

La distinguida Judith Howard sobreactúa este papel, pero lo hace con el talento de siempre, porque es difícil encontrar una villana capaz de apoderarse de todo y todos con un desparpajo similar. Su registro está ahora sujeto a inseguridades de afinación en los agudos pero no por ello dejan estos de ser lacerantes y de una intensidad de vendaval. Y el fraseo es de una maldad siempre regocijante, un feroz mangoneo para un marido que no deja de pelearla en esta contienda matrimonial sin concesiones de paz o aceptación.

‘Macbeth’ de Giuseppe Verdi. Escena: Maxime Braham y Madeleine Boyd. Dirección musical: Francesco Cillufo. Grange Festival Opera, junio de 2022. © 2022 by Simon Annand.‘Macbeth’ de Giuseppe Verdi. Escena: Maxime Braham y Madeleine Boyd. Dirección musical: Francesco Cillufo. Grange Festival Opera, junio de 2022. © 2022 by Simon Annand.

Porque Gezim Myshketa, un joven barítono albanés, no se queda atrás gracias a una voz de poderosa proyección y, algo que los cantantes albaneses pueden mejor que los ingleses, un fraseo intensamente articulado y en este caso declamado con acertada intención dramática: cuando este Macbeth se sienta sobre la pila de libros que cubre la casilla del apuntador con sus patitas pendiendo sobre el foso y cuenta sus desdichas y su desesperación, al público no le queda mas remedio que pegar su espalda a la butaca para resistir un aluvión de emotividad.

Y solo agarrados a la butaca es posible resistir la mezcla de dolor y patriotismo del aria de Macduff proclamada por Samuel Sakker y el coro final. O la bien expresada angustia del Banquo de Jonathan Lemalu. Y aquí agrego un perceptivo detalle de regie: Durante el asesinato de Banquo es una de las brujas la que ayuda a su hijo a huir tomándolo en sus brazos: “¡así no vale!”, me sentí tentado de gritarles. 

‘Macbeth’ de Giuseppe Verdi. Escena: Maxime Braham y Madeleine Boyd. Dirección musical: Francesco Cillufo. Grange Festival Opera, junio de 2022. © 2022 by Simon Annand.‘Macbeth’ de Giuseppe Verdi. Escena: Maxime Braham y Madeleine Boyd. Dirección musical: Francesco Cillufo. Grange Festival Opera, junio de 2022. © 2022 by Simon Annand.

La vociferante energía de los solistas fue encausada por una asertiva exposición de tiempos rápidos, melodías soberbiamente intensas y percusión efectivamente enfática instruida por Francesco Cillufo a la excelente orquesta de Bournemouth. Decididamente, esta no fue una interpretación sutil, pero uno se imagina a Verdi retrucando con ese lugar común de “¿sutilezas?, ¿a mí?” Porque lo cierto es que encerrados en este pequeño teatro y con artistas dispuestos a darlo todo, fue imposible escapar a un entusiasmo que no admitía término medio.

Salir del teatro y caminar en un parque casi en penumbra en una maravillosa noche de luna fue como escapar de una batalla de brujas patriotas y asesinos para apreciar sus pasiones en medio de un bucolismo reparador. Fueron pasiones que precisamente por cabalgar sobre imperfecciones vocales o rusticidades escénicas brillaron con el histrionismo digno de una obra maestra. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.