España - Andalucía

Diálogos de Carmelitas a la española

José Amador Morales
martes, 5 de julio de 2022
Moreno, Dialogues des Carmelites © 2022 by J. Fergo Moreno, Dialogues des Carmelites © 2022 by J. Fergo
Jerez de la Frontera, viernes, 24 de junio de 2022. Teatro Villamarta. Francis Poulenc: Dialogues des Carmelites, ópera en tres actos con libreto del propio compositor y Emmet Lavery, basado en la obra de teatro homónima de Georges Bernanos. Francisco López, dirección escénica. Ainhoa Arteta (Blanche de La Force), Nicola Beller Carbone (Madame de Croissy), Nuria Garcia Arres (Sœur Constance de Saint-Denis), María Luisa Corbacho (Mère Marie de L'incarnation), Ángeles Blancas Gulín (Madame Lidoine), Beatriz Lanza (Mère Jeanne de l'Enfant-Jésus), Andrea Ramirez (Sœur Mathilde), Rodrigo Esteves (Marquis de la Force), David Alegret (Chevalier de La Force), Luis Pacetti (Capellán del convento), Luis López (Thierry/Un oficial), Manuel Sanlés (M. Javelinot), José Manuel Montero (Primer comisario), José Manuel Díaz (Segundo comisario). Coro del Teatro Villamarta (José Ramón Hernández, director del coro). Orquesta Filarmónica de Málaga. José Luis Moreno, dirección musical. Nueva producción del Teatro Villamarta de Jerez
0,0006194

La apuesta por un repertorio a priori poco popular y por producciones propias de gran calidad y -también a priori- a la vanguardia del diseño escénico por parte de un teatro como el Teatro Villamarta de Jerez, fuera del circuito de “los grandes” (Real, Liceu, Les Arts, Maestranza, Euskalduna…) es, desde cualquier punto de vista, encomiable. Lo fue con aquella versión francesa del Orfeo ed Euridice de Gluck firmada por Rafael Villalobos, lo ha sido con la Manon de Massenet que en enero presentó Alfonso Romero y lo es ahora con estos impactantes Dialogues des Carmelitas de Poulenc que han coronado la temporada del vigésimo quinto aniversario del coliseo jerezano tras su reapertura.

El trabajo de Francisco López, gran conocedor del escenario del Villamarta pués, además de haber sido su director general durante más de seis años ha desarrollado para el mismo numerosas propuestas escénicas del repertorio lírico, es puro teatro. La concisión de la trama reducida a sus elementos esenciales -y, por ende, universales- proporciona una claridad a la historia al mismo tiempo que una condensación dramática impresionante. 

‘Dialogues des Carmelites’ de Poulenc. José Luis Moreno, dirección musical. Francisco López, dirección escénica. Jerez de la Frontera, Teatro Vallamarta, junio de 2022. © 2022 by J. Fergo - Teatro Vilamarta.‘Dialogues des Carmelites’ de Poulenc. José Luis Moreno, dirección musical. Francisco López, dirección escénica. Jerez de la Frontera, Teatro Vallamarta, junio de 2022. © 2022 by J. Fergo - Teatro Vilamarta.

Sobre una escena amplia, dotada únicamente con los elementos esenciales y atrezzo indispensable, esta queda liberada para un tan analítico como natural movimiento de los personajes, que es el epicentro de la recreación de López. Desde el primer minuto, uno queda inmerso en el drama y en la conmoción de estos “diálogos” sobre conceptos tan universales como la vida, la muerte, el sufrimiento, el dolor, la esperanza, la justicia, la coherencia que el director de escena cordobés enfatiza con unas dosificadas proyecciones de frases e imágenes, bien que con el recurso tal vez algo ya reiterado de vincularlos con las épocas terribles del nazismo y fascismo.

En el apartado musical estos Dialogues des Carmelites, cuyo estreno originalmente previsto se vio postergado con motivo de la pandemia, han brillado gracias un extraordinario trabajo grupal de cantantes españolas que han dado lo mejor de sí, también en el aspecto actoral. Prueba de ello fue la prestación descomunal de Ángeles Blancas en una encarnación arrebatadora de la Madame Lidoine, más en lo expresivo que en lo meramente vocal -con ese registro agudo cada vez más raspado- por más que volviera a lucir su impecable dicción francesa. 

Su antecesora en la ficción, Nicola Beller Carbone también rubricó una Madame de Croissy de gran calado expresivo como suele ser habitual en esta fantástica cantante-actriz que en esta temporada también nos ha regalado una inolvidable creación de la otra obra de Poulenc, La voix humaine, en Córdoba, Sevilla y Bilbao. En esta ocasión, su registro medio-grave, penumbroso y opaco, le permitió cincelar una agonía y muerte de gran impacto.

‘Dialogues des Carmelites’ de Poulenc. José Luis Moreno, dirección musical. Francisco López, dirección escénica. Jerez de la Frontera, Teatro Vallamarta, junio de 2022. © 2022 by J. Fergo - Teatro Vilamarta.‘Dialogues des Carmelites’ de Poulenc. José Luis Moreno, dirección musical. Francisco López, dirección escénica. Jerez de la Frontera, Teatro Vallamarta, junio de 2022. © 2022 by J. Fergo - Teatro Vilamarta.

Por su parte, Ainhoa Arteta ha firmado una de sus mejores caracterizaciones con esta estupenda Blanche de la Force, que tan bien encaja en las posibilidades actuales de su voz de lírica ancha y a la que ha desnudado de sobreactuaciones y afectaciones de las que antaño tanto abusaba. Además en esta función no advertimos para nada ese vibrato descontrolado de anteriores apariciones y sí mucha sobriedad expresiva, amén de un timbre que se proyectaba a placer por el escenario jerezano. 

Nuria García-Arrés compuso una ardiente al tiempo que contenida Sor Costance, bastante alejada de las ñoñerías que muchas acostumbran en su acercamiento al personaje, y con una impecable línea de canto. Bastante convincente el resto del reparto, en especial la caracterización de Luis Pacetti como Capellán, el competente Rodrigo Esteves como Marqués y el acertadamente sobreactuado Comisario de José Manuel Montero.

Con José María Moreno, al igual que sucedía con Manuel Hernández Silva, la Filarmónica de Málaga encuentra tal vez el revulsivo que a otros les es negado. Así, bajo la batuta del director mallorquín, la orquesta malagueña sonó como pocas veces en el Teatro Villamarta de Jerez, regalando una lectura preciosista, en cuanto a puro sonido, de la partitura de Poulenc. La agilidad de los tempi y la complicidad con la puesta en escena fueron otras de los aciertos de la lectura orquestal. Un refinamiento tímbrico y una sintonía teatral que Moreno, no obstante, no llegó a coronar en el aspecto meramente comunicativo de la música. Y es que Moreno se dejó demasiadas posibilidades dramáticas por el camino, con no pocos momentos en los que pareció pasar de puntillas en este sentido, tomando cierta distancia con el drama y acusando cierta irregularidad en cuanto a intensidad expresiva. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.