Ópera y Teatro musical

Algo más sobre la 'Aida' de Verona

Jorge Binaghi
lunes, 25 de julio de 2022
Grace Bumbry © 2009 by U.S. federal government Grace Bumbry © 2009 by U.S. federal government
0,0002261

Cuando escribí mi reseña sobre un espectáculo que me resultó discreto -aunque yo esperaba más de algunos elementos- lejos estaba de saber que había asistido a una función ‘histórica’ por el jaleo que se montó a posteriori.

Supongo que los lectores (muchos) de Mundo Clásico saben que una soprano ‘de color’ (cuando escribíamos o hablábamos así lo hacíamos por cortesía, creo yo, no por condescendencia humillante) canceló su participación en una próxima Traviata (de la que pasa por especialista, como cinco o seis de la actualidad, y me quedo corto: ahí es nada, durante épocas no ha habido más que muy pocas Violettas de real rango y ahora nos encontramos con una pléyade…) en protesta ante la ‘revelación’ de que la señora Netrebko se había oscurecido la piel para interpretar a la protagonista. 

Pieza enlazada

Por supuesto que lo hizo a remolque del conocido movimiento que ahora encuentra que teñir de oscuro a personajes que requieren esa pigmentación de piel es un sacrilegio y un insulto. No sé entonces si los personajes blancos, amarillos o lo que sean tienen que ser siempre de esos colores, o de la región o país o continente de origen (vamos que La fanciulla del West tiene que tener protagonistas puramente ‘wasps’: Minnie y Rance, más varios comprimarios, un mejicano americanizado -Ramérez o Ramírez- y una pareja de indios -que o lo son ellos o no podrán ir pintados de tales, supongo, porque sería una ofensa aunque no al color negro. 

Por otro lado, en esos días un cantante de color americano se teñía en parte de verde por exigencias de la producción y nadie protestó. Nadie protestó cuando Ludmyla Monastirska hizo lo mismo que Netrebko en el mismo sitio. Y nadie se enteró de que dos semanas antes del ‘delito’, Kunde y Aronica se teñían para cantar Otello (por suerte en el Covent Garden el protagonista ya tenía el color -aunque no sé si cantaba por eso mejor que los otros dos colegas-).

Porque de eso se trata: de cantar y actuar bien. De no salir atropellando contra unos artistas (pero no otros) por algo que los demás hacen aún y muchos han hecho hasta ahora sin considerar que se degrada a una colectividad. Al fin y al cabo una princesa etíope no sé de qué color debe ser, un moro de Venecia tampoco. ¿Alguien pidió a Jessye Norman cantar Ariadna o Siglinda teñida de color blanco? ¿Y si se hubiera pedido, cuál habría sido la respuesta? La respuesta definitiva la dio en un ya célebre comentario en Facebook la señora Grace Bumbry (menos mal que de color también ella, y en un momento de la carrera en que todavía no era del todo fácil llegar a algunos lugares y papeles). Entre otras cosas ganó fama -justa- por ser ‘la Venus negra de Bayreuth’, pero eso no fue una ventaja o un epíteto ‘infamante’ sino un detalle en aquel momento muy importante (también para la causa de las personas de color, o negras), y por supuesto que actuó y cantó como debía y se esperaba de ella. Remito a quien no lo haya leído que lo busque; yo no voy a resumirlo porque hay que leerlo hasta la última coma. 

Mensaje de Grace Bumbry a Angel Blue en Facebook. © 2022 by Facebook.Mensaje de Grace Bumbry a Angel Blue en Facebook. © 2022 by Facebook.

Y ya que estamos, lo mismo ocurre con ciertos textos de los libretos de ópera, que no se pueden descontextualizar. Si Ulrica es negra, teñida o no, eso hace que el juez racista diga ‘dell’immondo sangre dei negri’ y no soluciones estúpidas como se oyen últimamente. Preziosilla canta ‘guerra ai Tedeschi’ y no ‘ai nemici’. ¿Era Verdi racista, misógino, belicista y fomentaba la discordia entre estados vecinos? ¿Pero de qué época era, cuándo y por qué aceptó escribir música sobre esas palabras? Esta infantil o interesada visión de lo políticamente correcto acabará por erradicar muchas obras de arte (pensemos en Shakespeare, en Quevedo) sin poner nada nuevo ni mejor en su lugar, pero eso sí, en el país donde estos y otros movimientos ‘igualitarios’ han comenzado y/o tomado impulso se siguen matando negros, sanidad y educación no son algo garantizado por igual para todos, el aborto acaba de ser ilegalizado y ahora parece que quieren ir a por las parejas del mismo sexo y las minorías sexuales. 

¿Y hay tiempo y ganas para protestar por una tintura de piel para un personaje que desde siempre ha sido visto así, porque así nació? En mi país de origen se dice (o decía) que este tipo de actitudes era/es ‘gastar pólvora en chimangos’

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.