España - Castilla-La Mancha

Fuenteovejuna y la realeza en el Teatro-Circo de Albacete

Emilia Patier

lunes, 16 de septiembre de 2002
Albacete, lunes, 9 de septiembre de 2002. Teatro-Circo de Albacete. Fuenteovejuna. Adaptación de la obra homónima de Lope de Vega de J.M. Caballero Bonald y Antonio Gades. Coreografía, dirección e iluminación de Antonio Gades. Arreglos y selección musical de Faustino Núñez; música de Antón García Abril, Mussorgsky, música barroca, Gades, Antonio Solera y F. Núñez. Asesor de ballet folklórico, Juanjo Linares. Ambientación y vestuario, Pedro Moreno. Asistente del director en iluminación y sonido, Jacques Ynedjian. Frida Madeo (Laurencia), Christian Lozano (Frondoso), Francisco Velasco (Comendador), Juan Mata (Alcalde). Ballet Nacional de España. Directora artística, Elvira Andrés. Ballet dedicado a la memoria de Celia Sánchez Manduley por el coreógrafo. Ocupación: 100%.
---
La rehabilitación del Teatro-Circo de Albacete ha culminado con su reinauguración con la Fuenteovejuna de Antonio Gades, interpretada por el Ballet Nacional de España. La noche tuvo como testigo de excepción a S.M. doña Sofía, que disfrutó de la representación y saludó a su término a todos los integrantes de la compañía.El Teatro-Circo, que levantó por primera vez el telón el 7 de septiembre de 1887 con la zarzuela El diablo al poder, fue reformado en varias ocasiones, por lo que vio transformada su tradicional estructura cirquense en un teatro a la italiana. Por su escenario han pasado desde las compañías de Margarita Xirgu o María Guerrero, a la voz de Concha Piquer, y hacia la década de los 60, su uso se centra en el cine y los conciertos. Con la última reforma de 1993, el teatro ha doblado su capacidad escénica y recuperado su antigua condición de circo al poder sustituir el patio de butacas por el hemiciclo original. Aunque los arcos que se han respetado, y que bordean la herradura del teatro, incomodan la visibilidad de la escena, hay que decir que la acústica de la sala es sorprendentemente buena.El BNE ha llevado a Albacete la Fuenteovejuna que este verano ha paseado por varias capitales españolas y que continuará representando a lo largo del otoño, hasta terminar el año en el Teatro de la Zarzuela de Madrid. La pareja formada por Christian Lozano como ‘Frondoso’ y Frida Madeo como ‘Laurencia’, aunque no tuvieron una de sus mejores noches, llenó el escenario - aún virgen - de pasión, miedo, desengaño, traición y venganza como solamente Gades sabe contarlo. Arropados por Francisco Velasco (‘Comendador’) y Juan Mata (‘el Alcalde’), fueron capaces de levantar al público de las butacas gracias a una obra que siempre encuentra la misma respuesta de entrega absoluta, porque es capaz de englobar el espíritu solidario del drama de Lope y llevarlo a su cima más alta. El protagonista real del ballet, el pueblo, sí estuvo a la altura de la emotividad que enmarcaba la noche, y el BNE y su directora Elvira Andrés – que apareció en el escenario con muletas a consecuencia de una inoportuna caída – recibieron las felicitaciones de las fuerzas vivas de la localidad, que ocupaban las butacas envueltas en brillos y trajes largos.La presencia de doña Sofía en el escenario una vez terminada la representación fue sencilla, natural y de auténtica admiración por el trabajo realizado. Sólo había una ausencia que ocupaba la mente de todos, la del coreógrafo, que se encontraba en otra capital cercana ocupado con otro estreno. Eso es lo que tiene ser un genio bajo forma humana, que no se puede uno desdoblar. Pero tranquilo, que en eso está perdonado.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.