Reportajes

Cambio climático

XLVIII El océano Ártico se acidificará también en verano

Juan Carlos Tellechea
lunes, 17 de octubre de 2022
Olas en el Océano Austral © 2022 by Mario Hoppmann Olas en el Océano Austral © 2022 by Mario Hoppmann
0,0005421

Un nuevo estudio científico sugiere que el cambio climático podría desplazar e intensificar la acidificación estacional del océano Ártico, con consecuencias para el ecosistema. En los últimos 200 años, los océanos de nuestro planeta han absorbido más de una cuarta parte del dióxido de carbono producido por el hombre en la atmósfera. Como resultado, se han vuelto casi un 30% más ácidos desde el comienzo de la Revolución Industrial.

El valor del pH del agua no es siempre el mismo, varía según la estación y la región. Los valores más bajos se dan naturalmente en invierno. Pero esto podría cambiar, porque con el cambio climático, este valor puede desplazarse al verano, como ha podido demostrar ahora un equipo de investigación internacional con la participación del Instituto Alfred Wegener. Con consecuencias de gran alcance para la vida en el océano, como describen en la revista científica Nature.

La actividad biológica de los organismos marinos es máxima en verano, cuando las condiciones suelen ser óptimas para la vida, la alimentación y la reproducción. Sin embargo, el cambio climático está amenazando esta situación inicial porque está desplazando la época del pH más bajo del invierno al verano, como han descubierto ahora los investigadores del Instituto Alfred Wegener, el Centro Helmholtz de Investigación Polar y Marina (AWI) y el Laboratorio Francés de Ciencias del Clima y del Medio Ambiente (CEA), LOCEAN - Laboratorio de Oceanografía e Investigación Climática y el Instituto Pierre-Simon Laplace (IPSL).

En un estudio reciente, los científicos de ambas instituciones concluyen que la acidificación del verano podría aumentar en una cuarta parte antes de que termine este siglo. Algunos organismos del Océano Ártico sentirían claramente este cambio y serían menos tolerantes al aumento del calentamiento en verano.

Mares tormentosos

Los "Roaring Forties" abarcan el área de la zona de vientos del oeste entre los grados 40 y 50 de latitud sur y designan una de las regiones más tormentosas de nuestro planeta. © 2022 by Frank Rödel.Los "Roaring Forties" abarcan el área de la zona de vientos del oeste entre los grados 40 y 50 de latitud sur y designan una de las regiones más tormentosas de nuestro planeta. © 2022 by Frank Rödel.

Este cambio estacional se debe al aumento del CO2 en el agua calentada. En verano, la temperatura del aire en el Ártico aumenta, se derrite más hielo marino y las aguas superficiales del Ártico se calientan. Este calentamiento es tan fuerte en verano que la acidificación del agua del mar aumenta mucho más y ya no se compensa con la fotosíntesis de las algas en el océano.

El coautor del estudio, profesor Dr Otto Pörtner, biólogo e investigador del clima en el AWI:

Estos resultados empeoran las perspectivas de algunos peces del Ártico, como el bacalao polar, que ya están amenazados por el cambio climático. Las temperaturas máximas previstas llevan a las criaturas del Ártico a sus límites térmicos e incluso los superan, esto es especialmente cierto para sus etapas vitales sensibles.

El autor principal del trabajo, Dr James Orr, director de investigación del LSCE y del IPSL, añade:

Quién iba a pensar que el cambio climático podría desplazar la acidificación máxima en seis meses, mientras que los estudios sobre los ritmos biológicos estacionales han mostrado desplazamientos de solo un mes aproximadamente.

 El Dr Lester Kwiatkowski, coautor de la investigación de LOCEAN e IPSLl:

Lo fascinante de este estudio es que los inviernos químicos se están convirtiendo en veranos químicos.

El bacalao polar Boreogadus. © 2022 by Hauke ​​Flores.El bacalao polar Boreogadus. © 2022 by Hauke ​​Flores.

En su estudio, los investigadores analizaron simulaciones de 27 modelos del sistema terrestre y elaboraron escenarios climáticos futuros. Al hacerlo, evaluaron por primera vez el potencial de los cambios estacionales de la acidificación, con todas las variables implicadas.

Esto se debe a que la acidificación no está determinada por un único factor, sino por una sensible interacción de procesos físicos y biológicos, influidos por el mayor calentamiento de las aguas superficiales en verano. Estos cambios fueron mayores en los escenarios con emisiones de gases de efecto invernadero medias y altas y significativamente menores con emisiones bajas.

Para los investigadores, esto es un rayo de esperanza de que los elementos clave del ecosistema del Océano Ártico pueden ser preservados si el calentamiento global promedio puede mantenerse por debajo de 2 °C.

Publicación original
James C. Orr, Lester Kwiatkowski y Hans-Otto Pörtner: El máximo anual de pCO2 en el Océano Ártico podría pasar del invierno al verano. Naturaleza (2022). DOI: 10.1038/s41586-022-05205-y
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.