Italia

Un ‘Falstaff’ para recordar

Anibal E. Cetrángolo
viernes, 2 de diciembre de 2022
Noble, Falstaff © 2022 by Michele Crosera Noble, Falstaff © 2022 by Michele Crosera
Venecia, jueves, 24 de noviembre de 2022. Falstaff, comedia lirica en tres actos de Arrigo Boito. Música de Giuseppe Verdi. Regisseur, Adrian Noble. Escenografía, Dick Bird. Vestuario, Clancy. Diseño de luces, Jean Kalman y Fabio Barettin. Regisseur asociado y movimientos coreográficos, Joanne Pearce. Personajes e intérpretes: Sir John Falstaff, Nicola Alaimo; Ford, Vladimir Stoyanov; Fenton, René Barbera; Dr. Cajus, Christian Collia; Bardolfo, Cristiano Olivieri; Pistola, Francesco Milanese; Mrs. Alice Ford, Selene Zanetti; Nannetta, Caterina Sala; Mrs. Quickly, Sara Mingardo; Mrs. Meg Page, Veronica Simeoni. Orquesta y Coro (Maestro del coro, Alfonso Caiani) del Teatro La Fenice dirigida por Myung-Whun Chung.
0,0008412

Con Falstaff, título de apertura de esta temporada de la Fenice, continúa el tan provechoso viaje que desde 2009 ha visto crecer un estilo entre el Maestro Chung, el teatro veneciano y Verdi. El año lírico continuará con una nueva producción del Satyricon de Bruno Maderna y un buen manojo de óperas del repertorio tradicional: Il Matrimonio segreto, Il Barbiere di Siviglia, Ernani e I due Foscari. Ernani será coproducida con el Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia e I due Foscari con el Maggio Musicale Fiorentino. Otras nuevas producciones será las de Der fliegende Holländer wagneriano y Cavalleria rusticana. Habrá títulos destinados al público de las escuelas como el Bach Haus de Michele dell’Ongaro -realizado en colaboración con el Conservatorio local-, y Acquaprofonda de Giovanni Solima.

Están previstas otras nuevas producciones de repertorio del siglo XVIII: un Orfeo ed Euridice de Gluck firmado por Pier Luigi Pizzi y Ottavio Dantone y la premier veneciana del Trionfo del tempo e del disinganno de Händel - la puesta será del gran coreógrafo Saburo Teshigawara. Se podrán ver otra vez viejos conocidos del público veneciano y así, después de cinco años de su gran éxito subirá a las escenas del teatro el Orlando furioso de Vivaldi en la puesta de Fabio Ceresa con la dirección musical de Diego Fasolis. No se debe olvidar el constante pedal en la programación de la Fenice: la famosa Traviata que firmó Robert Carsen en la reinauguración del teatro.

Falstaff, nacido de la pluma de Shakespeare, fue identificado por quien estudia estas cosas, como un loardo. Los loardos fueron un grupo religioso que nació en Amberes después de una epidemia; sus miembros se dedicaban a sepultar cadáveres de los apestados. Eran predicadores. Puede que el nombre derive del termino flamenco lollaerd, que indica a quien murmura y por eso la palabra en Inglaterra fue asociada peyorativamente con el chismoso. Algún estudioso supone, en cambio, que el término provenga del latín lolium que indica a la planta de la cizaña; un loardo seria sembrador de cizaña. Es decir que, ya sea por un lado que por otro, la etimología nos acerca un poco al Falstaff que conocemos. 

Dejando erudiciones de lado, y yendo a nuestra opera verdiana habrá que recordar que este producto genial es resultado de las artes diplomáticas de Giulio Ricordi, quien fue capaz de extirpar la cizaña de malentendidos y resquemores que habían crecido entre dos personajes centrales de la cultura italiana, un musico y un literato, lo que no es raro. Bien se sabe que, más allá del caso específico, ya desde la fundación del espectáculo operístico entre ambos tipos de profesionales las relaciones fueron hostiles. Desde la academia las acusaciones pedantes contra la gente de pentagrama fueron siempre arrogantes y densas y, para colmo, son los personajes de la pluma quienes ocupan las cátedras y escriben en los periódicos para opinar de musica desde donde habrán de pontificar sus seguras verdades.

Estas dinámicas contrapuestas, en los años que nos interesan, se encarnan perfectamente en la figura de un hijo de pobres campesinos que no es aceptado por el conservatorio, Giuseppe Verdi, y por el docto Arrigo Boito, nacido a la sombra de la antiquísima universidad de Padua. Boito había despreciado la ópera italiana en una oda -Alla salute dell'Arte Italiana- y es fácil suponer la antipatía que Verdi tenía por este sujeto. Gracias a Ricordi, en cambio, las relaciones de ambos fueron posibles y en tiempos de Falstaff la colaboración entre Verdi y Boito era ya muy robusta: ambos habían firmado juntos el exitoso Otello.

'Falstaff' de Verdi. Dirección de orquesta: Myung-Whun Chung. Puesta en escena: Adrian Noble. Venecia, La Fenice, noviembre de 2022. © 2022 by Michele Crosera.'Falstaff' de Verdi. Dirección de orquesta: Myung-Whun Chung. Puesta en escena: Adrian Noble. Venecia, La Fenice, noviembre de 2022. © 2022 by Michele Crosera.

Sobre la obra en sí, repito mi impresión de siempre: el vértigo que siento al pensar en la impresionante parábola que va desde las primeras óperas de Verdi a este fenómeno de modernidad. Más allá de lo que se sabe de la vida personal de Verdi considero a este artista como un ejemplo máximo de honestidad. El compositor, durante su larga carrera, destroza constantemente los esquemas que sabe que funcionan para innovar, para experimentar. Miremos para los costados pero no hagamos nombres; pensemos eso sí que después de 1860 Verdi bien habría podido componer otros Traviata, Trovatore y Rigoletto, tal vez con algún maquillaje que concediese algo a la modernidad pero no lo hizo. ¿No habría sido más fácil? ¿No habría sido más conveniente? Encuentro una parecida seriedad profesional en Monteverdi. No en muchos más.

Vamos a este Falstaff. Myung-Whun Chung es uno de los más famoso directores de nuestros días. Chung dirigió en Venecia, hasta el momento, siete operas verdianas y aquí es muy amado por el público. El maestro, hablando de Carlo Maria Giulini, de quien fue asistente durante muchísimos años, lo indica como la persona que más profundamente ha influido en su formación musical. Fue Chung quien dirigió en la Scala en el homenaje a Giulini a un año de su muerte.

'Falstaff' de Verdi. Dirección musical: Myung-Whun Chung. Puesta en escena: Adrian Noble. Venecia, La Fenice, noviembre de 2022. © 2022 by Michele Crosera.'Falstaff' de Verdi. Dirección musical: Myung-Whun Chung. Puesta en escena: Adrian Noble. Venecia, La Fenice, noviembre de 2022. © 2022 by Michele Crosera.

Por otro lado, a propósito de Falstaff es inevitable tener en cuenta a Giulini: una piedra de paragón imprescindible cuando se habla de esta ópera. Después de catorce años de autoexilio del escenario lirico, Giulini, que no toleraba la tacañería de los teatros que fijaban cada vez menos ensayos, volvió a dirigir ópera después de catorce años de autoexilio, recién cuando fueron aceptadas sus condiciones y pudo ensayar un mes con todo el elenco. Estamos en Los Ángeles en 1982. Resultó un Falstaff carísimo que costó más de un millón de dólares. Esa producción fue posible porque aunó las energías locales a las del Covent Garden de Londres y a las del Teatro Comunale de Florencia. Según el New York Times el resultado mostró que cada centavo había sido bien gastado y describió el caso como “un evento que ha recordado a quienes lo habían olvidado, que el ideal de trabajo en conjunto en la ópera es posible en este mundo … las comadres sonaban a veces como un cuarteto de arcos preparado con mucho cuidado. La interpretación de Giulini, memorable, fue personalísima en su sobriedad elegante, jamás caricatural". Aquella intensa y tan extensa colaboración de Chung con Giulini ha marcado indeleblemente la personalidad del maestro que dirigió este Falstaff. En el Falstaff de Chung todo fue intenso, vibrante y jamás excesivo. La nota nostálgica, melancólica no fue escondida. Fue una lectura situada en las antípodas del exhibicionismo.

La orquesta veneciana fue un instrumento muy dúctil, preciso, en manos del maestro coreano. El organismo de la Fenice resultó en ejemplo de amalgama y de calidez.

La puesta en escena de este Falstaff fue muy especial. El director escénico de la ocasión fue el británico Adrian Noble, quien durante muchos años estuvo al frente de la Royal Shakespeare. Ante todo sea dicho que Noble ha trabajado con detalle la gestualidad de todos los componentes de este complejo elenco. Este artista pretendió reproducir en el escenario de la Fenice el Globe shakesperiano. No solo eso, sino que una troupe mimó detrás de las actuaciones de los cantantes, escenas de Sueño de una noche de verano, valiéndose de la colaboración de Jeanne Pearce. En algún momento se vio al mismo Shakespeare aparecer en escena y entre escena y escena hubo algunos movimientos de niños figurantes que habría sido mejor evitar.

Las escenografías, hermosas, fueron de Dick Bird y el magnífico vestuario lo diseñó Clancy. Por cierto, resultó determinante para el éxito visual de esta puesta, el excelente trabajo sobre las luces de Jean Kalman y Fabio Berettin.

'Falstaff' de Verdi. Dirección musical: Myung-Whun Chung. Puesta en escena: Adrian Noble. Venecia, La Fenice, noviembre de 2022. © 2022 by Michele Crosera.'Falstaff' de Verdi. Dirección musical: Myung-Whun Chung. Puesta en escena: Adrian Noble. Venecia, La Fenice, noviembre de 2022. © 2022 by Michele Crosera.

El elenco vocal resultó de excelencia absoluta. Todo funcionó como un engranaje perfectamente aceitado. Sobresalieron de todas maneras los trabajos de los memorables Nicola Alaimo que fue Falstaff y Vladimir Stoyanov que cantó Ford.

Alaimo es uno de los grandes Falstaff de estos tiempos. El artista recibió un importante reconocimiento en 2016 gracias a un Falstaff y fue esta ópera que interpretó con éxito en 2021 en el Maggio Musicale Fiorentino. Su articulación es nítida, su voz es sonora y redonda. Su actuación absolutamente inmejorable. No cae jamás en lo chabacano, domina el escenario como pocos.

Stoyanov es también artista de importantísima trayectoria. Su voz es segura y su interpretación es cuidada al detalle mostrando un personaje más cercano a la melancolía que a la extroversión estridente. Un cantante muy seguro en la escena.

La Alice Ford de Selena Zanetti fue, como la difícil parte exige, cambiante entre lo lirico y lo categórico. Hermoso color de voz.

Caterina Sala es una joven artista que resultó ideal en la parte de Nannetta. Su voz resultó firme y cristalina. Sus agudos extensos y fijos, que se deben conjugar con el canto articulado de su amado Fenton, fueron de escuela. Admirable en su afinación.

Muy especial resulto la Mrs. Quickly que presentó otra artista muy conocida, Sara MIngardo. La cantante evita el standard caricatural del rol y muestra a una Quickly elegante, sagaz y nunca desmedida.

Pocas veces un rol como el de Meg, que no es central en el cast, encuentra una cantante del nivel de Veronica Simeoni. Un gran placer.

El Fenton de René Barbera nos mostró momentos de gran belleza gracias al timbre estupendo de este tenor. También su fraseo fue excelente. Su interpretación escénica fue sin duda, la menos convincente. Fue muy rígida.

Muy dignos el Dr. Cajus de Christian Collia, el Bardolfo de Cristiano Olivieri y el Pistola de Francesco Milanese

Fue estupendo el coro que preparó Alfonso Caiani.

En síntesis, un Falstaff para recordar. Esperemos que este comienzo marque el nivel de lo que seguirá en esta temporada veneciana. El teatro completo, con un público que festejo este espectáculo con fervor futbolístico. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.