Reportajes

Cambio climático

LIV. Thomas Piketty: luchar contra el racismo y la discriminación

Juan Carlos Tellechea
lunes, 5 de diciembre de 2022
Rassismus messen, Diskriminierung bekämpfen © 2022 by C. H. Beck Rassismus messen, Diskriminierung bekämpfen © 2022 by C. H. Beck
0,0007554

El cambio climático, que comienza ya a avanzar a una tasa de crecimiento geométrica, es la madre de todos los males en nuestro planeta. El economista Thomas Piketty, en el cénit de su carrera literaria como representante igualitario de un ''socialismo participativo y descentralizado'', advierte al mundo capitalista occidental contra una política que se obsesiona con el origen y olvida los verdaderos problemas. En su nuevo libro Mesurer le racisme, vaincre les discriminations (Medir el racismo, vencer las discriminaciones), publicado en alemán por la prestigiosa editorial C. H. Beck, de Múnich, Piketty afirma que no se trata de identidad, sino de justicia social.*

Desde la perspectiva de una sociedad de bienestar como la alemana, es fácil subestimar lo francesas que son las condiciones que Thomas Piketty aborda en su último libro. "La identidad en todas partes y la justicia en ninguna": incluso el suspiro inicial suena como una advertencia a una izquierda fragmentada para que no se enrede en debates culturalistas, a menudo puramente reivindicativos. Sin embargo, Piketty se dirige exclusivamente a una derecha que suscita el temor a la infiltración extranjera con palabras combativas como el "Gran Intercambio" (Renaud Camus).

La unilateralidad sistemática de su perspectiva, que incluye también al gobierno de Emmanuel Macron con sus polémicas contra el "islamogauchismo", la supuesta alianza de izquierdistas e islamistas, no debe, sin embargo, impedir apreciar la preocupación de fondo de su ensayo por encontrar "salidas al impasse identitario" como una ayuda.

En síntesis, un poco de Karl Marx y mucho dinero: Thomas Piketty quiere volver a hacer del mundo un lugar mejor. Con menos propiedad privada y propiedad incondicional de la tierra. La desigualdad es el tema central de la vida de Thomas Piketty. Ahora el economista francés ha escrito un libro sobre La igualdad (publicado asimismo por la editorial C. H. Beck). Quiere más. Y sabe exactamente cómo lograrlo. Mientras no haya igualdad entre las personas, no puede haber justicia, y si no hay justicia no puede haber democracia.

Causas y efectos

El aumento de la frecuencia de los incendios forestales, la pesca excesiva en los mares y la deforestación para uso agrícola están provocando la extinción de especies, porque están cambiando los hábitats de los animales, las plantas y los seres humanos. Además, se liberan a la atmósfera más gases de efecto invernadero. Además, hay otros peligros agudos, como los residuos de plástico en el medio ambiente. Mitigar estos riesgos es crucial para la preservación de nuestro planeta y al mismo tiempo representa una oportunidad de inversión para los inversores con un horizonte de inversión a largo plazo.

La pérdida de biodiversidad es un riesgo sistémico y amenaza la estabilidad de muchas empresas. Los costes para la economía mundial asociados a la destrucción de los ecosistemas se estiman actualmente en más de cinco billones de dólares anuales. Esto le cuesta a la economía mundial alrededor del diez por ciento de su producto interno bruto cada año.

Los altos costes para la economía, la naturaleza y la sociedad exigen resultados en la Conferencia Mundial sobre la Naturaleza (COP15) que se celebra desde el 7 al 19 de diciembre en Montreal (Canadá).

Cuando se destruyen nuestros ecosistemas y nuestra biodiversidad, los precios de las materias primas suben y bajan. Esto afecta a las empresas que dependen de ellas. A esto se suman las interrupciones de la producción y los cuellos de botella en el suministro. Además, la destrucción de los recursos naturales supone un riesgo para la sociedad. Se intensifican los problemas sociales como la violación de los derechos humanos, las malas condiciones de trabajo, el consumo irresponsable, el aumento de la injusticia social y las oleadas de emigración asociadas.

La lucha contra la extinción de las especies está aún en pañales. En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Biodiversidad (COP15) de este año se van a elaborar directrices marco para la protección y restauración de la biodiversidad de nuestro planeta.

El borrador ya disponible contiene objetivos a corto y largo plazo, entre ellos el compromiso de proteger al menos el 30% de la superficie terrestre y marina de la Tierra para 2030. La biodiversidad debe conservarse, estabilizarse y restaurarse para 2050. Según el proyecto, los actores financieros también deberían contribuir a ello alineando los flujos de capital con los objetivos del acuerdo. La cuestión es si hay suficiente voluntad de hacerlo en todo el mundo y si los objetivos son suficientemente ambiciosos.

Modelo universalista

Pero volviendo a los libros que nos ocupan y que ponen en evidencia un caso muy concreto de negligencia crónica que lleva ya varias décadas en Francia: Piketty quiere crear un modelo de política que aborde el racismo y la discriminación de una manera nueva. O, al menos, proporcionar el inicio de una política de este tipo. A saber, un modelo universalista que "sitúa la política antidiscriminatoria en el marco de una política social y económica que persigue la igualdad y la universalidad". Para Piketty, esto significa trazar un mapa de la realidad del racismo y la discriminación, medirlos y equilibrarlos, pero sin fijar las identidades que son demasiado diversas y demasiado individuales para ser fijadas políticamente.

Miedo al gran cambio

Esto es lo que falla en la discusión política, dice Piketty, ya sea en Europa, en Estados Unidos o en Brasil: que se convierte en "histeria de origen y obsesión de origen" y así no consigue lo que debería. No contribuye a mejorar las condiciones de vida de las personas que viven en circunstancias económicas y sociales precarias.

Ya no puede hacerlo, dice Piketty, porque la política, sobre todo en Francia, está dominada por tribunas de derecha y extrema derecha que "agitan incansablemente el odio a los migrantes y el 'miedo al gran intercambio'", es decir, el miedo a que los musulmanes y los inmigrantes no blancos planeen secretamente desplazar a la sociedad mayoritaria francesa y crear un estado de Dios musulmán, como lo describió Michel Houellebecq en su novela Sumisión (2015).

Ahí radica el primer problema del libro de Piketty: para él, los inmigrantes son prácticamente sinónimo de musulmanes. Esto se debe a su punto de vista. Piketty vive y enseña en París. Cuando habla de racismo, se refiere a lo que a menudo se denomina distorsionadamente islamofobia. Un término difuso que insinúa el prejuicio contra los musulmanes en general y lo mezcla con algo totalmente distinto: la posición defensiva contra el islamismo radical y político, que ha costado cientos de vidas en Francia en los últimos años.

Las tácticas de los traficantes de odio

Piketty también tiene que reconocerlo, al menos en una pequeña proporción. Pero lo hace con palpable fastidio por el hecho de que "los que fomentan el odio" puedan apoyarse en el temor fundado al terror yihadista, para "estigmatizar a millones de personas que no tienen nada que ver con él". Así, se ha creado un clima de desconfianza. Pues a los "más cínicos entre los responsables políticos" se les había ocurrido la "brillante idea" de sospechar "no solo de la complicidad con los terroristas de todo investigador interesado en cuestiones de discriminación o en la historia del colonialismo, sino también de todas las personas de fe musulmana que compran halal, llevan leggings en la playa o pañuelos en la calle durante las excursiones escolares".

Piketty escribe contra una imagen del enemigo que, por desgracia, es bastante real. Éric Zemmour está construyendo su campaña presidencial de forma tan inteligente como mendaz sobre los prejuicios antimusulmanes, con la esperanza de apelar a los votantes para los que Marine Le Pen habla ahora demasiado poco claro en la batalla por el electorado de centro. Al hacerlo, pone a Le Pen bajo la presión de ofrecer ocasionalmente algo a la clientela que amenaza con migrar de la derecha a la extrema derecha. Sin embargo, Thomas Piketty ve el principal problema en el gobierno de Macron. Ha contribuido a "hacer aceptable la repugnante retórica del 'cáncer islamista de izquierdas en la universidad'".

El propio Macron no se ve afectado por esta acusación. Se ha expresado claramente en varias ocasiones tras los atentados. "He puesto nombre al mal", dijo tras el asesinato del profesor Samuel Paty a manos de un islamista. Pero este mal estaba claramente perfilado: No es el Islam, sino el islamismo, lo que conduce al terrorismo. Con esto, sin embargo, Macron tocó un tabú que la izquierda, no solo en Francia, ha tenido miedo de nombrar durante años.

Una cuestión de derecho

Por temor a suscitar prejuicios, le gusta restar importancia a los peligros que plantea el islamismo. Y a veces, en su afán por no ser considerado racista, expresa una asombrosa comprensión hacia los criminales islamistas violentos. En una espeluznante distorsión de toda razón, se dice que estos últimos perciben la libertad de expresión, no del todo incomprensiblemente, como un instrumento de opresión. Se sienten abrumados por una sociedad basada en la libertad, la igualdad y la tolerancia.

Este punto ciego de la izquierda no es digno de mención para Piketty. Para él, la política de identidad es un fenómeno exclusivo de la derecha. Eso es cierto si uno se remonta a sus orígenes. Pero no reconoce que la izquierda hace tiempo que tomó el control. El hecho de que las sensibilidades de los grupos individuales sean ahora más importantes en las discusiones políticas que los intereses de la sociedad en su conjunto, que el color de la piel de una persona, el género, la religión o la orientación sexual tengan más peso que lo que esa persona es, puede ser o quiere ser independientemente de estos determinantes: es el logro de una política de izquierdas que prefiere perderse en debates sobre la ascendencia y los genes en lugar de trabajar por lo que una vez se fijó como objetivo: Prosperidad y seguridad para todos.

En realidad, Thomas Piketty quiere exactamente eso. En definitiva, se trata de la igualdad de derechos y oportunidades. Y eso para todos. Se trata de que los jóvenes reciban una buena educación, independientemente de su color de piel, su origen y la posición social de sus padres, y de que haya suficientes puestos de trabajo y de aprendizaje.

Cuando el dinero se redistribuye, las oportunidades se distribuyen automáticamente y la discriminación desaparece: Thomas Piketty está convencido de ello. Sin embargo, para asegurar esto, la política debe decir adiós a las mentiras de la vida, afirma el autor del libro. Por ejemplo, de la "discriminación positiva", que es un puro mito. El objetivo del gobierno francés de "dar más a los que tienen menos" se incumple flagrantemente, según demuestra Piketty con la ayuda de datos estadísticos.

Más dinero, más burocracia

En los colegios públicos de la zona de París, el número de profesores mal formados e inexpertos en los distritos más ricos ronda el diez por ciento, escribe. En cambio, en las regiones socialmente desfavorecidas, cerca de la mitad de los alumnos reciben clases de profesores que no tienen la cualificación necesaria para ocupar un puesto fijo en una escuela pública. Antes de poder hablar de discriminación positiva, dice Piketty, hay que evitar la discriminación negativa. Eso significa poner a disposición más dinero. Pero esto puede no ser suficiente, ya que el sistema educativo francés sufre otras dificultades mucho más difíciles de resolver: el elitismo, por ejemplo.

La receta de Piketty también es sencilla cuando se trata de la situación del empleo. Según los estudios, que cita abundantemente como es habitual, los candidatos con nombres y apellidos que suenan a magrebíes tienen entre un treinta y un cuarenta por ciento menos de posibilidades de ser contratados que los que tienen nombres franceses. Para remediarlo, Piketty propone un observatorio nacional que registre y documente sistemáticamente la discriminación en las empresas.

Más dinero, más burocracia y más intervención del Estado, en otras palabras. Por más que el objetivo sea proporcionar a los niños desfavorecidos una buena educación y a los inmigrantes mejores oportunidades de trabajo, los medios que propone Piketty para lograrlo son dudosos. Son, en definitiva, las recetas que desarrolló en sus libros sobre El capital en el siglo XXI y El capital y la ideología. Detrás de ellos está la creencia de que si se redistribuye el dinero, automáticamente se redistribuyen las oportunidades y desaparece la discriminación. Piketty parece estar convencido de ello. El gran redistribuidor ha entregado un poco de la retórica de la última campaña electoral. Pero no ha presentado una nueva política antidiscriminatoria.

Patas socioeconómicas

En definitiva, Piketty, quiere hacer que el veneno del racismo pase de una cabeza cegada a sus patas socioeconómicas. En lugar de los prejuicios individuales y las aflicciones personales, recomienda objetivar la "injusticia basada en el origen" en el sistema escolar o en los procedimientos de solicitud de empleo y desarrollar un modelo universalista de desventaja. Con la realización de pruebas masivas anuales, un Observatorio Nacional debe desarrollar indicadores del tipo y el alcance de la discriminación racista.

Sin embargo, a diferencia de Estados Unidos o Gran Bretaña, no quiere centrarse en criterios étnicos "raciales" que giren en torno a los polos de blanco y negro, sino simplemente en el país de nacimiento de los padres.

Con este enfoque de base empírica, Piketty añade un importante capítulo a su opus magnum de 1.300 páginas El capital y la ideología: en 2019, esbozó una historia global de los regímenes de desigualdad desde el surgimiento de las sociedades de clases. Al mismo tiempo, presentaba un escrito de intervención en plena campaña electoral francesa, si es que la pesadez académica de su estilo no le pusiera límites, que seguramente superará como orador burbujeante.

Entre la economía y la política, un mapa mundial de la desigualdad

Piketty hace una serie de sugerencias prácticas, como la creación de nuevas formas de neutralidad religiosa. Al fin y al cabo, fue precisamente en la Francia laica donde las iglesias cristianas se beneficiaron más de los privilegios fiscales, que a su vez condujeron a la guetificación de las escuelas confesionales, especialmente las católicas. Esto también podría arrojar luz sobre la financiación opaca de las instituciones musulmanas.

Todo esto no es fácilmente transferible a otros países, pero identifica los campos críticos. La única cuestión es si un observatorio nacional no crearía un monstruo tecnocrático que no pondría en peligro la diversidad que pretende por la gran imagen que crea, muy alejada de los casos individuales. De todas maneras, no cabe duda de que la seguridad social es la mejor prevención de las crisis. La pandemia lo ha demostrado. Y eso también se aplica a la lucha contra las crisis climáticas.

Notas

Thomas Piketty, «Rassismus messen, Diskriminierung bekämpfen», Bonn: C. H. Beck, 76 Seiten. ISBN 978-3-406-78875-8

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.