Países Bajos

Currentzis deconstruye Mahler

Agustín Blanco Bazán
lunes, 13 de febrero de 2023
Teodor Currentzis © 2022 by Olya Runyova Teodor Currentzis © 2022 by Olya Runyova
Ámsterdam, sábado, 4 de febrero de 2023. Concertgebow. Gustav Mahler, Sinfonía nº 4. Christiane Karg, soprano. Orquesta del Concertgebow. Dirección musical: Teodor Currentzis.
0,0004613

Essentials es un ciclo de mini-conciertos de la orquesta del Concertgebow, dedicado exclusivamente a una obra de fondo interpretada junto a otras en veladas más extendidas. En este caso, y en tres días consecutivos anteriores, la orquesta, bajo la dirección de Teodor Currentzis había incluido la Cuarta de Mahler después del Concierto nº 2 para piano de Shostakovich. Como despedida, Currentzis repitió solamente la Cuarta de Mahler en este concierto Essentials de sábado a las nueve de la noche.

La obra fue precedida por una explicación ilustrada con un show interactivo donde Mahler aparecía mezclado con mensajes de texto en Smartphone, una canasta con tomates, unas fotos de Mengelberg y afiches viejos, y alguna que otra cautivante diapositiva con flores y puestas de sol. Siento no haber podido entender al orador, que habló en la lengua local. Aparentemente estuvo muy gracioso, porque algunos entre la audiencia se rieron con ganas.

Fue en medio de este jolgorio que comencé a preguntarme cómo vería a Currentzis después de mi último cruce con él, antes de la Pandemia, en Salzburgo, cuando todavía exhibía su energía punk al frente de Musica Aeterna, la orquesta que lo hizo famoso y … ¡cuánta agua ha corrido bajo el puente desde aquél entonces!

Currentzis dirigiendo a la Koninklijk Concertgebouworkest en la 'Sinfonía nº 4' de Mahler el pasado 4 de febrero. © 2023 by Concertgebouworkest.Currentzis dirigiendo a la Koninklijk Concertgebouworkest en la 'Sinfonía nº 4' de Mahler el pasado 4 de febrero. © 2023 by Concertgebouworkest.

Para esta ocasión el ex enfant-terrible se presentó de camisa blanca encorsetada con corbata, pantalón y chaqueta negras. Esta formalización burguesa no obstaculizó su proverbial agitación de brazos y piernas, siempre dirigidas a una orquesta sobre la cual pareciera querer abalanzarse mientras dialoga con sus instrumentos.

En la larga historia de experiencias mahlerianas de la Concertgebow, no creo que la orquesta haya debido enfrentarse desde los días de Mengelberg a una experiencia más idiosincrática con la Cuarta sinfonía que la propuesta por Currentzis. Como Mengelberg, Currentzis vivisecciona la obra hasta el punto de ponerla en el límite de lo aceptable para que la música fluya. Lo cual coloca al oyente en una posición esencialmente incómoda porque es imposible “dejarse llevar”. ¡Y esto nada menos que con Mahler!

Aquí fue imposible para mí no compararlo con Abbado, en mi opinión el mejor para la Cuarta sinfonía por el balance y equilibrio entre el detalle instrumental y la espontaneidad de desarrollo de la masa orquestal. Abbado iluminaba esta partitura con emociones nunca sobreenfatizadas como lo hacía Bernstein, pero con la suficiente sensibilidad para conmover, un plus en este último sentido sobre Karajan, que se limitaba a una belleza de sonido redonda pero algo fría.

Currentzis, como Mengelberg, se preocupa más bien por cincelarlo todo. Solo que con una gran diferencia: mientras Mengelberg era asertivo en el marcado, Currentzis trató en esta oportunidad de introducir, del principio al fin, un toque camerístico, con fraseo elegante y verdaderamente no agitado (nicht eilen, pide Mahler) en el primer movimiento y dinámicas mas afines con el mezzopiano que con el forte. Arbitrario siempre, pero ¡qué talento!

Porque este Señor Don Original no es de los que busca ser original para sorprendernos, sino que, inevitablemente, nos saca de nuestra zona de confort para señalarnos algo que no habíamos oído antes. Por ejemplo, el desarrollo del primer movimiento sin culminaciones espectaculares insufló ya a partir del comienzo una vena schubertiana que pareció venir a las mil maravillas a la obra.

Por lo menos al principio ... porque muchos habrán extrañado el pathos de otras versiones en el disonante en fortísimo que, en el primer movimiento precede la fanfarria de trompeta que Mahler denominaba “el pequeño llamado”, algo tal vez mejor traducible como la pequeña conminación o toque de atención para congregar fuerza dramática antes de un ulterior desarrollo hacia un final que en este caso fue una coda apacible pero demasiado lenta.

También faltó esa elevación que corta el hipo en el “gran llamado,” ese estático fortissimo en mi mayor que abre la coda del tercer movimiento, ¡pero qué claridad y diferenciación entre las cuerdas, tímbales, trompas y trompetas en esta lluvia sonora que Currentzis precipitó sobre nosotros más bien suavemente, sin aristas de excesivo dramatismo! ¡Y con qué nitidez y soltura salió el cantabile final del movimiento!

Para el movimiento final Currentzis tuvo la mala idea de ubicar a la excelente soprano Christiane Karg en medio de la orquesta, y fue casi imposible oírla por lo menos desde mi asiento en la fila 16 de la platea. Fue así que el lied "Das himmlische Leben" desapareció dentro de un comentario orquestal que pareció perder sentido al no poder contrapuntear dinámicamente la expresividad dominante de la voz humana.

La orquesta contrarrestó los altibajos de Currentzis con atento e implacable virtuosismo: no hubo una propuesta desde el podio que no fuera respondida hasta las últimas consecuencias. Y gracias a ello, esta idiosincrática versión logró alcanzar momentos memorables, por ejemplo la coherencia y sensibilidad de las frases de chelos del tercer movimiento. Como frecuentemente ocurre con Currentzis, ésta no fue una interpretación unitaria y coherente sino una fragmentada colección de ocurrencias, algunas buenas y otras no tanto. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.