España - Valencia

Frescos y no jóvenes compositores

Enrique Sacau
jueves, 10 de octubre de 2002
--- ---
Alicante, domingo, 6 de octubre de 2002. Auditorio de la Caja de Ahorros del Mediterráneo. Ensemble Aleph. Stefano Bonilauri, Quartetto IV "Atti spettri"; Carsten Hennig, Kadenzes; Asko Hyvärinen, Obscure Contours; Tiziano Manca, Deux épigrammes amoureuses et une intimation; Robert Paterson, Quintus; Annette Schlünz, aufgelöst (verschlungen); Claire-Mélanie Sinnhuber, a...h; Luca Vanneschi, Sin título; Richard Whalley, Twisted Variations.
6,76E-05 Por desgracia, hoy se llama joven a cualquier autor. Hace pocos meses, en El País apareció un artículo de Ruiz Mantilla calificando como jóvenes a compositores de cincuenta años y la pasada semana, el ciclo de Jóvenes Intérpretes de la revista Scherzo programó a Paul Lewis, que tiene treinta años, una sólida discografía y sobre el que Mundoclasico.com ha hablado en numerosas ocasiones.El Ensemble Aleph, grupo francés de música contemporánea de probada calidad, trajo un programa con obras estrenadas en verano de 2002 de un grupo de compositores geográficamente diverso (Finlandia, Italia, Alemania, Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos) que no se caracterizaban por su juventud, puesto que habían nacido entre 1962 y 1972. Es decir, el más joven tenía treinta años.Sin embargo, disfrutamos de un programa variado e interesante, a la cabeza del cual se situó la aplaudidísima obra de Robert Paterson Quintus. ¿Quién dijo que estaba muerto el minimalismo? Aparece por todas partes, sin que uno necesite buscarlo aunque, por fortuna, lejos de su inicial rigidez. Paterson lo usa como un elemento de base sobre el que construye una pieza animada y colorista.Lo más parecido que escuchamos esa noche fue Twisted variations de Richard Whalley. Aunque la palabra esté muy manida, escuchamos una obra multi-cultural, nada extraño en un autor inglés, que permitió disfrutar de un estilo bien diferente al del continente.Éste nos ofreció autores alemanes e italianos, en mi opinión, más aferrados a tiempos pasados, aunque recientemente, que no han de volver.Las interpretaciones del Aleph estuvieron entre el notable y el sobresaliente y merecerá la pena acercarse a Madrid en diciembre para disfrutar de nuevo de su actuación en el Centro de Arte Reina Sofía.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.