España - Cataluña

Cuando la orquesta así lo quiere, hasta Mozart es aburrido

Francesc Borràs

jueves, 10 de octubre de 2002
Barcelona, jueves, 26 de septiembre de 2002. Auditorio de Barcelona. Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya (OBC). Christian Zacharias, director y solista. Programa: Michael Haydn, ‘Sinfonía en sol mayor’ P.16; Mozart, ‘24 º Concierto para piano y orquesta en do menor’ K. 491 Joseph Haydn, ‘99º Sinfonía en mi bemol mayor’. Festival Mozart. Programa núm. 2. Ocupación: 90%.
---
Dentro del Festival Mozart que en los últimos quince días nos ha aportado más de diez conciertos, entre formaciones de cuarteto y orquesta, Christian Zacharias, director del Festival, fue el encargado de dirigir la OBC, a la vez que también ejerció las funciones de solista. La primera parte la integraban dos obras bien contrapuestas: la Sinfonía en sol mayor P.16 de M. Haydn y el Concierto para piano y orquesta en do menor de su amigo y admirador Mozart. Tal como nos avisaba el programa, "la inventiva no era la característica principal del Haydn de Salzburg", y esta sinfonía es una buena muestra. Si a esto le sumamos una interpretación pobre, el resultado no fue demasiado entusiasmante.Quizás el aspecto más desafortunado fue el desequilibrio entre las diferentes familias de la orquesta, sobre todo en los movimientos extremos, en los cuales la madera quedaba tapada por la cuerda, a la vez que ésta era constantemente ahogada por las trompas. En el Andante sostenuto se hizo patente la divergencia entre director y orquesta, especialmente con respecto al discurso musical: en muchos momentos los músicos no supo responder a las insistentes demandas de Zacharias (cambios de registro e intensidades), a excepción de la flauta, capaz de transmitir con toda naturalidad y elegancia las peticiones musicales del director.El problema de desequilibrios entre los diferentes bloques orquestales quedó más difuminado en el concierto para piano, gracias, en buena parte, a la ampliación de la cuerda y a la mayor presencia de instrumentos de viento madera que la obra de Mozart comportaba. El divorcio entre orquesta y director se hizo más evidente que en la interpretación anterior pues el director actuaba también como solista.Como tal, Christian Zacharias, acertó a desgranar con toda espontaneidad el complejo entramado de ideas que se esconden bajo la aparente simplicidad de la música de Mozart. La brillante manera de materializar las ideas musicales, los interesantes contrastes o la inteligente intencionalidad de cada nota no encontraron su correspondencia en la OBC. Otro aspecto que no ayudó a crear el diálogo necesario entre solista y orquesta fueron los ataques en los tuttis (tal como sucedió en la entrada de orquesta tras la interesante introducción del piano del segundo movimiento).La segunda parte del concierto, con la atractiva Sinfonía en mi bemol mayor de J. Haydn, siguió la tónica general de la primera: falta de contrastes, intencionalidad y uniformidad del discurso musical. Defectos que, a pesar de las brillantes intervenciones de la flauta y el primero clarinete, provocaron en algunos momentos, y de forma paradójica, una notable sensación de aburrimiento.El Festival Mozart ha demostrado tener mucho buena acogida, tanto por el numeroso público asistente como por su entusiasta respuesta. Desde el punto de vista comercial este Festival parece ser, pues, una buena fórmula por captar nuevos abonados para la temporada, puesto que el vocablo Mozart atrae a mucho público; pero desde el punto de vista artístico y musical no hay que incurrir en el error de pensar que la música del clasicismo vienés es fácil de interpretar. Su simplicidad y transparencia aparentes, sólo se consiguen transmitir cuando detrás hay un minucioso trabajo, por otra parte difícil de alcanzar cuando se programan tantos conciertos dentro de este Festival en tan poco tiempo. Teniendo en cuenta la excelente trayectoria de la orquesta en los últimos años, el concierto del pasado jueves no puede ser considerado ilustrativo del buen momento musical que vive la OBC.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.