Reportajes

Ucrania

Ucrania, la OTAN y Rusia debilitada

Juan Carlos Tellechea
viernes, 7 de julio de 2023
Vladimir Putin en una cacería (2007) © Dominio público Vladimir Putin en una cacería (2007) © Dominio público
0,0016005

Aún cuando la amenaza inmediata del grupo Wagner de Yevgeny Prigozhin (aún en paradero desconocido) parece haber terminado, la insurgencia de corta duración sugiere que la posición de Putin en el poder es la más débil desde que asumió el cargo hace más de dos décadas. El grupo fue considerado la fuerza rusa más efectiva en el campo de batalla, pero dado que su líder aparentemente se exilió en Bielorrusia y el Ministerio de Defensa ruso se hizo cargo de sus tropas, es posible que ya no sean la feroz unidad de combate que solían ser. Desafortunadamente para Ucrania, el levantamiento de Prigozhin terminó antes de que mayores contingentes de tropas rusas fueran retirados de las líneas del frente para proteger a Moscú.

Un psicópata y un mafioso

Mas lo que sucedió representa una explosión en la sala de máquinas del poder: Vladimir Putin nunca ha vivido una crisis importante. Sus compatriotas deben de darse cuenta ahora que su aventura bélica en Ucrania se está volviendo contra la propia Rusia. Prigozhin ha dicho lo que muchos rusos sospechan desde hace mucho tiempo: la guerra en Ucrania va mal, hay muchos más muertos de los que se declaran oficialmente, las decisiones militares fueron catastróficas y la dirección del ejército es corrupta.

Putin está cayendo ahora en su propia forma de gobierno. Estableció un sistema en el que las facciones luchan entre sí mientras él solo observa. Pero ahora Prigozhin ha demostrado que el Emperador está desnudo. Es poco probable que éste perdone alguna vez a una persona que le apuntó con un arma. La situación de Putin no es desesperada, para él la cuestión ahora no es mostrar fuerza, sino controlar a la fuerza Wagner para calmar las tensiones y la insurgencia en el país. Es importante para Putin ganar tiempo.

Esta demostración de la debilidad de Rusia solo subraya la importancia de continuar apoyando a Ucrania. La afirmación de que Rusia no puede ser derrotada y, por tanto, es mejor no intentarlo y que, en cambio, una "solución negociada" es el único camino a seguir ha sido completamente torpedeada por estas disputas internas. El desafío de Prigozhin a Moscú fue una confrontación entre un psicópata que lidera una banda de criminales y asesinos y un jefe de la mafia que se sienta en el Kremlin y divide la riqueza de Rusia entre sus compinches. En última instancia, sin embargo, una Rusia debilitada es una buena noticia para todos los demás.

Ucrania y la OTAN

Sin embargo, la cuestión de la adhesión de Ucrania a la OTAN es controvertida, y los Estados Unidos en particular se muestran reacios a hacerlo. Pero, pese a los riesgos asociados para la Unión Europea y los estados de la OTAN, la adhesión de Ucrania a la Alianza Atlántica ofrece las mejores oportunidades para garantizar la seguridad de Ucrania y Europa a largo plazo, de manera confiable y rentable. Una Ucrania segura es de interés para la OTAN, la UE y sus estados miembros, sostienen las politólogas Dras Claudia Major y Margarete Klein, de la Fundación Ciencia y Política (SWP), gabinete estratégico que asesora al gobierno y al parlamento federal de Alemania.

Para Ucrania, que se está defendiendo desde el 14 de febrero de 2022 de otra guerra de agresión, esta vez a gran escala, por parte de Rusia, unirse a la OTAN es la mejor opción posible y hay pasos intermedios prácticos para configurar de manera concreta y confiable el camino, desde el apoyo de seguridad actual hasta la membresía a largo plazo.

Apoyo a largo término

Ahora que se han implementado las medidas para apoyar directamente a Ucrania (militares, diplomáticas, financieras y humanitarias), es el momento de planificar la seguridad del país a largo plazo. Los compromisos de seguridad deben incluir pilares políticos, económicos y militares. La pertenencia a la OTAN sería clave. Es de interés geoestratégico y normativo de la OTAN, incluso si su implementación es arriesgada y difícil. Los Aliados deberían establecer pasos prácticos para la adhesión de Ucrania en la cumbre de julio para definir la transición de los compromisos de seguridad a las garantías.

La renovada invasión rusa ha dado nueva urgencia al tema de las garantías de seguridad internacional para Ucrania. Bajo extrema presión militar, el presidente Zelensky ofreció neutralidad en marzo de 2022 de su país y abandonar el objetivo de unirse a la OTAN si Ucrania recibiera garantías de seguridad de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) y de otros socios.

Sin embargo, la exposición de las masacres rusas en Bucha e Irpin y los éxitos militares de Ucrania significaron que esta idea ahora está obsoleta, principalmente porque se ha destruido la confianza en cualquier promesa de seguridad hecha por Rusia. En cambio, en septiembre de 2022, Zelensky solicitó el ingreso en la OTAN en modo de “vía rápida”. La gran mayoría de la población apoya este curso.

Debate

En los países occidentales, por otro lado, existe un acalorado debate sobre cómo se puede garantizar la seguridad de Ucrania a largo plazo. Las propuestas van desde la neutralidad a través de compromisos de seguridad bilaterales, mini y multilaterales hasta la membresía en la OTAN.

El "Pacto de Seguridad de Kiev" de septiembre de 2022, redactado por Ucrania, por ejemplo, aboga por pasos detallados de apoyo militar, económico y político, con procesos fijos de consulta y toma de decisiones y agrupados en un documento marco multilateral.

Intereses ucranianos y europeos

Desde el punto de vista de Ucrania, son necesarios compromisos de seguridad fiables porque los enfoques anteriores han fracasado: ni el Memorándum de Budapest (1994) ni el apoyo político de los estados occidentales pudieron evitar la anexión de Crimea y la desestabilización del Donbas a partir de 2014, ni el ataque de febrero de 2022.

Con el Memorándum de Budapest, por el que Ucrania entregó las armas nucleares estacionadas en su territorio, Rusia, Gran Bretaña y EE. UU. se comprometieron a respetar la soberanía y la integridad territorial de Ucrania. Sin embargo, no se previeron compromisos específicos de seguridad, solo la obligación de asesorar y apelar al Consejo de Seguridad de la ONU en caso de conflicto.

Rusia violó el Memorándum de Budapest al anexar Crimea en 2014. Por lo tanto, en mayo de 2022, Zelensky exigió que los compromisos renovados no deberían ser declaraciones de intenciones.', sino que tendría que contener 'garantías concretas' de 'qué exactamente está garantizado y por quién'.

La suposición detrás de esto es que la seguridad de Ucrania sería frágil no solo en el caso de que continuaran las hostilidades o un alto el fuego, sino incluso si pudiera liberar todo su territorio. Porque las intenciones de Rusia seguirán siendo agresivas. Mientras lo sean, como afirmó el presidente Putin en ensayos históricos revisionistas, cuestiona la integridad territorial, la soberanía estatal y la identidad nacional de Ucrania y ve la guerra como un medio legítimo y eficaz para promover sus intereses.

Objetivo ruso

Además, en septiembre de 2022 Rusia proclamó la anexión de cuatro regiones ucranianas más (Donetsk, Luhansk, Zaporizhya, Cherson). Según la constitución rusa, al igual que Crimea, no pueden ser devueltos. Por lo tanto, su conquista e integración completas siguen siendo un objetivo del estado ruso. La ausencia o disminución temporal de las operaciones militares contra Ucrania, por lo tanto, solo se debe a la falta de capacidades o consideraciones tácticas por parte de Rusia, pero no al abandono de los objetivos máximos, mientras los líderes rusos se adhieran a su enfoque neoimperial y agresivo.

Medidas

Sin embargo, también es de interés para Alemania, los miembros de la Unión Europea (UE) y la OTAN garantizar la seguridad de Ucrania a largo plazo. En primer lugar, si Ucrania estuviera total o parcialmente ocupada por Rusia, la situación de seguridad en Europa se deterioraría enormemente. El estacionamiento de tropas rusas en territorio ucraniano, junto con el desarrollo de Bielorrusia en un puesto militar avanzado, podría mejorar las capacidades de proyección de poder de Rusia frente a la UE y la OTAN. Un éxito ruso reforzaría la convicción en Moscú de que los intereses de la política exterior se pueden hacer cumplir con la fuerza militar. Los dos pilares de la militarización de la política exterior rusa - capacidades e intenciones - solo pueden romperse.

Estab1ilidad

En segundo lugar, el apoyo militar a Ucrania ya está ayudando a defender el orden basado en normas y, por tanto, también a la seguridad, la estabilidad y la prosperidad de Alemania. Después de todo, el ataque de Moscú no solo tiene como objetivo Ucrania, sino también una reorganización del orden de seguridad europeo a favor de Rusia. 

Así lo demuestran, por ejemplo, los borradores de contratos presentados por Moscú en diciembre de 2021 para los EE.UU. y la OTAN. En él, Moscú pide el fin de la "política de puertas abiertas" de la alianza y la retirada de todas las tropas y armas estacionadas en sus nuevos países miembros desde 1997. Moscú no propuso pasos recíprocos creíbles para Rusia. Esto subraya su objetivo de establecer una zona de amortiguamiento en el este de la OTAN, mientras considera el espacio postsoviético como una zona de influencia exclusiva, en la que rechaza la soberanía de los estados en el sentido de su dominio hegemónico. Por lo tanto, garantizar la seguridad y la soberanía de Ucrania es también una medida de seguridad para la UE y la OTAN.

Supervisar seguridad

En tercer lugar, la situación de seguridad en Europa sería más estable si uno de los ejércitos más fuertes y probados en combate de Europa se integrara en la OTAN después de la guerra. Si las fuerzas ucranianas permanecieran fuera, los europeos tendrían menos oportunidades de supervisar su alineación, lo que podría tener consecuencias desestabilizadoras.

Cuarto, la reconstrucción económica y de infraestructura de Ucrania requiere seguridad externa. En febrero de 2023, el Banco Mundial estimó el costo de la reconstrucción en 411 mil millones de dólares estadounidenses. Un compromiso tan enorme, que requiere inversiones estatales y privadas, requiere condiciones-marco seguras. Si la reconstrucción falla o se tambalea, esto podría exacerbar la situación de seguridad y ralentizar los procesos de reforma democrática.

Adhesión a la UE

Por último, pero no menos importante, debe garantizarse la adhesión de Ucrania a la UE. El país tiene estatus de candidato desde junio de 2022. Según el artículo 42, apartado 7, del Tratado de la UE, los miembros se deben ayudar mutuamente en caso de ataque armado. Sin embargo, sin las capacidades de EE. UU., los países de la UE ya no pueden defender a la UE.

Tres opciones pueden garantizar la seguridad de Ucrania tanto como sea posible, de manera confiable y permanente.

Tres opciones de garantías de seguridad

La primera opción es desmilitarizar Rusia. Esto requeriría una reducción de las fuerzas armadas y de la industria armamentística a un nivel que permitiera la autodefensa pero no las operaciones ofensivas. Esto tendría que estar flanqueado por una desmilitarización de la cultura estratégica. Sin embargo, esto solo cambia a través de procesos de socialización a largo plazo o choques externos. Para este último, sería necesaria una clara derrota de Ucrania, y el liderazgo y el pueblo rusos tendrían que renunciar a su comprensión neoimperial de su papel. Para ello es imprescindible un cambio de régimen y un enfrentamiento social con el pasado hegemónico. Pero incluso entonces, Ucrania solo podría sentirse segura si las capacidades militares de Rusia fueran desnuclearizadas al mismo tiempo.

La segunda opción es que Ucrania fortalezca su potencial de disuasión a través de la nuclearización unilateral, es decir, que construya un arsenal nuclear o cree presión a través de un anuncio. Después de todo, el principio de disuasión nuclear actualmente protege tanto a Rusia como a la OTAN. Es cierto que el camino hacia las armas nucleares sería un proyecto muy complejo y prolongado que tendría pocas posibilidades de éxito sin el apoyo y la aprobación de Occidente, solo traería ganancias de seguridad a largo plazo y dañaría la reputación de Ucrania.

Sin embargo, el ejemplo de Corea del Sur en marzo de 2023 muestra que la amenaza por sí sola puede ayudar a obtener garantías de seguridad estadounidenses. Si Ucrania eligiera este camino, se acercaría más al modelo israelí, basado en fuerzas armadas fuertes, armas nucleares y acuerdos bilaterales. Sin embargo, este modelo solo puede transferirse a Ucrania de forma limitada, especialmente porque Rusia está amenazada con la energía nuclear.

Realismo

La desmilitarización es actualmente poco realista, y la renuclearización no es deseable porque pesaría mucho sobre el orden de seguridad europeo y el régimen global de no proliferación y ciertamente provocaría reacciones rusas.

Por lo tanto, la integración de Ucrania en los sistemas bilaterales o multilaterales de defensa colectiva sigue siendo una tercera opción. Una alianza bilateral con garantías de asistencia de EE.UU. y / o una red de alianzas bilaterales con estados militarmente fuertes, preferiblemente potencias nucleares, podría garantizar su seguridad.

Sin embargo, esto no parece muy realista, ya que casi ningún Estado querría correr el riesgo de una confrontación militar con Rusia por su cuenta. Debido a que EE. UU. tiene un enfoque a largo plazo en la región del Indo-Pacífico, es poco probable que acepte tales compromisos. Para los europeos, que tienen un interés propio en la seguridad de Ucrania, eso tampoco sería deseable.

Más bien, el efecto disuasorio más efectivo contra Moscú podría lograrse a través de la membresía de Ucrania en la OTAN. Si los aliados no le muestran esta perspectiva, podría intentar otras formas de garantizar su seguridad, como la renuclearización.

Cualquier opción fuera de estas tres ofrece menos protección y debería llamarse más apropiadamente "promesas de seguridad".

Riesgos y objetivos contradictorios

No hay consenso en la OTAN sobre cuándo y bajo qué condiciones puede unirse Ucrania. En 2008 ofreció la perspectiva de la afiliación, pero sin especificar los pasos individuales para afiliarse. Por lo tanto, Ucrania permaneció en una zona gris de política de seguridad. Desde la invasión rusa de 2014, la OTAN ha aumentado su apoyo práctico, como los fondos fiduciarios y el Paquete Integral de Asistencia . Desde la redada de 2022, la alianza ha ofrecido un apoyo extenso pero solo no letal, como equipo médico.

Desde el ataque en 2022, el secretario general Jens Stoltenberg ha enfatizado repetidamente que el lugar de Ucrania está en la OTAN, pero que la adhesión solo puede tener lugar después del final de la guerra. Ucrania, por su parte, insiste en su compromiso de adhesión o de apoyo concreto en la fase de transición hasta su admisión.

Preadhesión

Algunos Aliados están a favor de la adhesión oportuna de Ucrania y piden compromisos claros en la cumbre de julio (Polonia, los estados bálticos), por ejemplo en forma de instrumento de preadhesión del Plan de Acción de Membresía (MAP) o una invitación para unirse. Otros son escépticos (EE. UU., Alemania), pero serían política y militarmente centrales para salvaguardar la promesa de seguridad. De hecho, existen numerosos riesgos con respecto a la entrada de Ucrania en la OTAN, relacionados con cuatro aspectos: riesgo de escalada, oportunidad, alcance territorial y capacidad de acción de la OTAN.

Riesgos

1. Los aliados deben sopesar el objetivo de seguridad a largo plazo en Ucrania frente al riesgo de escalada, que es difícil de calcular. Este último incluye el riesgo de que la guerra se extienda dentro de Ucrania y más allá. Sin embargo, las posibles "líneas rojas" de Rusia son difíciles de leer. En su comprensión de la amenaza, el liderazgo ruso subsume la seguridad nacional bajo la seguridad del régimen. Los riesgos se ponderan de acuerdo con la forma en que ponen en peligro la estabilidad del sistema autoritario de gobierno. Desde el tercer mandato de Putin en el cargo (a partir de 2012), la legitimidad del régimen ha cambiado: de la promesa de prosperidad económica a los recursos inmateriales de legitimidad. Estos incluyen la demostración de grandeza al mundo exterior, la "reunión de tierras rusas", el enfrentamiento con Occidente. En este contexto, la adhesión de Ucrania a la OTAN sería un signo visible de debilitamiento y, junto con una derrota militar, podría desestabilizar el régimen de Putin. Tal desarrollo político interno podría tentar a Putin a intensificar aún más la guerra en Ucrania, aunque existen dudas razonables sobre si todavía está en condiciones de hacerlo.

Reacciones

Se pueden imaginar reacciones rusas que van desde una mayor movilización hasta la puesta en escena de un incidente nuclear; tampoco se puede descartar el uso de armas nucleares tácticas. Hasta el momento, no se pueden probar pasos concretos para una escalada más allá de Ucrania. Pero no son completamente impensables en vista de la propia dinámica del régimen autoritario ruso y sus procesos de toma de decisiones poco transparentes, que aumentan el riesgo de errores de cálculo.

También se esperaría un mayor aumento en las amenazas híbridas.. El Kremlin podría utilizar las diferencias de opinión dentro de la OTAN sobre la adhesión de Ucrania para debilitar la unidad de la OTAN y la UE y, por lo tanto, su capacidad de acción. Rusia podría utilizar la propaganda para influir en un polémico debate de adhesión, retratar la admisión de Ucrania como una escalada para avivar los temores occidentales (por ejemplo, a través de amenazas nucleares) y hacer que se reduzca el apoyo al país. También es concebible que Moscú utilice la membresía de Ucrania en la OTAN a nivel internacional, por ejemplo en África, como prueba de un Occidente hegemónico. La puesta en escena de la imprevisibilidad es uno de los mecanismos de manipulación rusos para desestabilizar las sociedades e instituciones occidentales. El año 2024 ofrece algunos puntos de ataque para esto.

En segundo y tercer lugar

2. También existen riesgos con respecto al momento de la adhesión de Ucrania a la OTAN. Según el secretario general Stoltenberg, esto solo sería posible después de la guerra, aunque no se ha aclarado si requiere un alto el fuego o un acuerdo de paz. Si bien dicho condicionamiento reduce el riesgo de que la OTAN se vea involucrada en la guerra, puede aumentar el incentivo del lado ruso para continuarla a fin de evitar la adhesión.

3. Existe un dilema similar con respecto a qué área deben aplicarse los compromisos de seguridad. Ucrania cumple uno de los criterios de adhesión especificados por la OTAN en 1995: la ausencia de conflictos territoriales (los otros criterios exigen, entre otras cosas, una democracia y una economía de mercado que funcionen, trato justo a las minorías, control democrático de las fuerzas armadas). Si la OTAN hace que la adhesión dependa de la resolución de conflictos territoriales, podría alentar a Rusia a mantener deliberadamente en ebullición el conflicto con Ucrania para evitar su adhesión. 

Para permitir que Ucrania elija libremente su alianza, sería de interés para los Aliados desarrollar flexibilidad en el cumplimiento de este criterio, por ejemplo, a través de la aplicabilidad geográfica temporalmente limitada de compromisos de defensa y acuerdos adicionales. El ejemplo de Alemania Occidental, que se incorporó a la OTAN en 1955 con la condición de que no promovería la unificación alemana de forma unilateral por medios militares, ofrece puntos de partida históricos.

Para Ucrania, sería concebible que las áreas libres se unieran a la OTAN, junto con la promesa de extender la protección de la OTAN a las áreas que aún están ocupadas después de su liberación. Además, habría consultas obligatorias para Ucrania para operaciones militares y una condición del artículo 5 en caso de acción unilateral. También serían necesarias consecuencias claras si Ucrania no tuviera en cuenta estas condiciones.

En cuarto lugar

4. Además, la adhesión de Ucrania podría socavar la unidad de la OTAN, que es un requisito previo para su capacidad de actuar como una alianza defensiva. El debate de adhesión ya pesa sobre la alianza. No se puede descartar el fracaso, especialmente porque Hungría y Turquía están bloqueando actualmente la adhesión menos controvertida de Suecia. Otro bloqueo dañaría la credibilidad de la alianza.

Consecuencias

A algunos aliados les preocupa que la adhesión de Ucrania pueda traer conflictos bilaterales a la alianza, dado que las relaciones de antes de la guerra de Ucrania con algunos de sus vecinos eran, y siguen siendo, difíciles, como Hungría. Otros temen centrarse demasiado en Rusia a expensas de las otras amenazas que enumera el Concepto Estratégico 2022, como la inestabilidad en el flanco sur de la OTAN o China.

Además, muchos aliados temen verse arrastrados a la guerra, por ejemplo, si Rusia provocara una acción en una posible línea de contacto o frontera después de la adhesión de Ucrania y la OTAN tuviera que reaccionar, o si Kiev decidiera unilateralmente liberar militarmente las áreas ocupadas después de la adhesión. Incluso la toma de decisiones en la OTAN en tal caso podría conducir a divisiones, que Rusia probablemente sabría cómo explotar. Un ataque ruso tras la adhesión, ante el que la alianza reaccionara divididamente, declararía la quiebra de la OTAN y un riesgo para Ucrania.

De hecho, existe una compensación entre los beneficios de la integración a largo plazo de Ucrania en las instituciones occidentales y el riesgo a corto plazo de que el debate asociado debilite la cohesión interna precisamente de estas instituciones, poniendo así en peligro el apoyo al país.

Dado que la pertenencia a la OTAN solo será realista a largo plazo, estas cuestiones pueden posponerse. Una guerra exitosa en Ucrania puede resultar en nuevas soluciones. Independientemente de esto, la OTAN debería pensar en enfoques flexibles que permitan la expansión gradual de los compromisos de seguridad o condicionen los compromisos de defensa.

Ajustes

Militarmente, la adhesión requeriría un ajuste de los planes y estructuras de defensa de la OTAN para permitir que los Aliados defiendan el territorio extendido de la OTAN e integren las fuerzas ucranianas en los esfuerzos de defensa. Para subrayar la credibilidad de los compromisos de la OTAN, sería aconsejable el estacionamiento de tropas, especialmente con la participación de grandes estados como Alemania y las potencias nucleares EE.UU., Francia y Gran Bretaña.

Pero el mayor escepticismo proviene de Washington y Berlín. Mientras Estados Unidos, el garante de seguridad más importante, no apoye la adhesión, ésta no se llevará a cabo. Además, en vista de la disminución del interés de los EE. UU. en los problemas de seguridad europeos, los europeos en particular tendrían que hacer un esfuerzo adicional.

Sin embargo, estos últimos tienen dificultades para implementar la reorganización de la OTAN lanzada en 2019. Solo siete de los 30 aliados cumplieron el "Compromiso de inversión en defensa" en 2022, es decir, la obligación de invertir el dos por ciento de su poder económico en defensa. Si bien muchos presupuestos de defensa están aumentando, no está claro qué tan permanentes son los aumentos y cuándo mejorarán la capacidad operativa.

Respaldo militar

Pero un compromiso político de la OTAN que no esté respaldado militarmente no le sirve ni a Ucrania ni a la propia alianza, al contrario, daña su credibilidad y la seguridad y estabilidad de Europa. Por lo tanto, la adhesión solo debería tener lugar si Ucrania cumple las condiciones o si se han acordado alternativas y si la OTAN puede hacer una promesa de defensa creíble.

En la cumbre de la OTAN en Vilnius (Lituania) en julio, los Aliados quieren marcar el rumbo de sus futuras relaciones con Ucrania. Dado que la adhesión rápida parece poco realista, se necesitan pasos intermedios para aumentar de forma sustancial y fiable la seguridad de Ucrania incluso antes de la adhesión.

Discusión

Actualmente se están discutiendo propuestas que definen los compromisos de seguridad como un sustituto de la pertenencia a la OTAN, así como aquellas que lo ven como un paso previo (De las Prendas de Seguridad a las Garantías: Un «Pacto de Seguridad, Reconstrucción y Paz»). Dada la importancia central del resultado de la guerra para la seguridad europea, las medidas deben diseñarse en preparación para la adhesión. Para evitar decepciones y malentendidos, debe aclararse al mismo tiempo que la ayuda del artículo 5 queda excluida hasta la adhesión.

No obstante, estas medidas ofrecen un valor añadido frente al mero apoyo ad hoc si son permanentes y están orientadas a un objetivo específico (la seguridad de Ucrania y la adhesión a la OTAN) y son fiables. Esto requiere compromisos vinculantes y un proceso de consulta y toma de decisiones.

Enfoque

Para garantizar la seguridad de Ucrania en su camino hacia la adhesión a la OTAN, se necesita un enfoque integral y en red que proteja al país de manera más efectiva y escalable. Porque los elementos militares, políticos y económicos son mutuamente dependientes y se refuerzan recíprocamente: un marco seguro es el requisito previo para la reconstrucción económica y, a su vez, un repunte económico permite inversiones en seguridad.

Las medidas de refuerzo mutuo en las que participan los diversos actores (UE, OTAN, G7, formato Ramstein) tendrían sentido: un "Pacto de seguridad, reconstrucción y paz" integral. El objetivo es anclar irrevocablemente a Ucrania en las estructuras euroatlánticas y dejar claro a Rusia y a los Estados de la UE y la OTAN que pertenece allí y no está en un limbo o zona gris. El enfoque aquí está en el pilar de la política de seguridad.

El pilar

Los compromisos de seguridad deben definir el camino hacia las garantías de seguridad en forma de membresía en la OTAN. El objetivo sería entrenar a Ucrania y mejorar su seguridad de tal manera que estuviera lista para unirse a la OTAN si hubiera una oportunidad política. Dicho paquete debe contener tres elementos: fortalecer la capacidad de autodefensa de Ucrania y su mayor anclaje en la OTAN, el debilitamiento militar de Rusia, el fortalecimiento de su propia resiliencia (UE, OTAN), disuasión y defensa.

Primero

Para la primera área, el Pacto de Seguridad de Kiev ya menciona pasos concretos, pero se enfoca en formatos bilaterales. Sería recomendable una conexión multilateral con la OTAN, ya que los acuerdos bilaterales pueden no ser percibidos como atractivos por los estados involucrados. Por ejemplo, la OTAN podría lanzar un nuevo plan de defensa y disuasión para Ucrania y complementarlo con acuerdos bilaterales, como se propone en el Pacto de Kiev.

Dicho plan agruparía las medidas existentes, las expandiría y las aseguraría por un período de tiempo más largo a través de financiamiento plurianual. El enfoque inicialmente estaría en el apoyo militar sistemático a largo plazo para que Ucrania pueda poner fin al conflicto en interés de sus propios objetivos. Al mismo tiempo, habría que continuar con la integración en las estructuras de la OTAN y habría que promover el desarrollo de un potencial de disuasión. Es importante dejar claro a Rusia que el apoyo occidental es permanente, pero que el juego de Rusia por el tiempo no es prometedor.

Sería necesaria la estabilización, intensificación y financiación a largo plazo de las entregas de armas (incluidas municiones, mantenimiento, logística, sustitución de equipos destruidos); Programas de formación y educación (bilaterales, UE, OTAN); Inversiones y cooperación con la industria de defensa de Ucrania; Asociaciones tecnológicas, la expansión de la cooperación de inteligencia.

Mecanismos

Hasta ahora, el apoyo letal a Ucrania se ha llevado a cabo deliberadamente fuera de la OTAN a través del formato Ramstein y de forma bilateral para evitar que la OTAN participe en la guerra. Por lo tanto, los acuerdos bilaterales o minilaterales diseñados individualmente, pero coordinados con mecanismos de toma de decisiones (obligación de consultar, decisiones preparadas), son un complemento central del pilar de la OTAN.

Los compromisos que Suecia y Finlandia recibieron en el período entre la solicitud y la adhesión y los del Pacto de Kiev podrían servir como modelo. Algunos aliados están considerando crear tales "coaliciones de los dispuestos" para brindar apoyo militar a Ucrania y relevar a sus fuerzas armadas de ciertas tareas, como en el sector médico.

La participación de socios no europeos, como del G7, aumentaría la legitimidad. Vincular a Ucrania a formatos europeos regionales, como la Fuerza Expedicionaria Conjunta liderada por los británicos, también señalaría su anclaje en la alianza occidental. Al mismo tiempo, los Aliados deben asegurarse de que los formatos minilaterales no perjudiquen la cohesión de la alianza.

Por supuesto, los recursos humanos de Ucrania son limitados durante la guerra, por ejemplo, para participar en los ejercicios de la OTAN. Los estados ya han agotado muchas posibilidades de apoyo. Pero incluso una participación mínima de Ucrania en tales formatos y fusionarlos bajo un nuevo techo sería una señal fuerte.

Aliados

Además, los Aliados deben apoyar los lazos políticos y militares de Ucrania con la OTAN con todos los medios disponibles según el Artículo 5. Estos incluyen pasos simbólicos con beneficios prácticos: los Aliados podrían invitarlos a reuniones seleccionadas del Consejo de la OTAN; la mejora planificada de la Comisión OTAN-Ucrania en un Consejo OTAN-Ucrania le daría a Kiev más herramientas, por ejemplo, para señalar los desarrollos y permitir que los aliados aprendan de la experiencia de combate de Ucrania.

Después de todo, los Aliados deberían respaldar de manera creíble la perspectiva de adhesión en la próxima cumbre con un proyecto y un plan de trabajo concreto hasta la próxima cumbre de la OTAN en Washington en 2024. Un MAP sería una diferencia tangible con respecto a la cumbre de 2008 en Bucarest, que señaló una falta de voluntad para unirse sin un MAP. Aún mejor, sin embargo, sería romper con la lógica y el simbolismo del MAP para tener en cuenta la situación específica de Ucrania y acordar un nuevo programa adaptado a Ucrania, con sus propios criterios de adhesión, cronograma y contenido. El nuevo Consejo OTAN-Ucrania podría acompañar la implementación.

En segundo término

El segundo eje apunta a avanzar en la desmilitarización de Rusia mientras persista en sus políticas neoimperiales agresivas. El objetivo es debilitar la capacidad de Rusia para compensar las pérdidas en sus fuerzas armadas o para modernizarlas. Las sanciones adicionales que afectan a la industria armamentista rusa y el presupuesto, y la lucha contra la elusión de las sanciones, son ideales para esto. También debe evitarse la transferencia de tecnologías de terceros a Rusia.

Tercero

La tercera línea de trabajo se trata de fortalecer la resiliencia, la defensa y la disuasión de los estados de la UE y la OTAN y asegurar el apoyo a largo plazo para Ucrania. La alianza también debe prepararse para las posibles consecuencias desestabilizadoras que podrían acompañar a un debilitamiento del régimen ruso, por ejemplo, a través de la escalada de las luchas por el poder, como en junio de 2023 con las tropas "Wagner".

Se puede suponer que Rusia explotará la propaganda de un compromiso de la OTAN con Ucrania como una amenaza, especialmente porque esta visión es compatible con los discursos pro-rusos (y críticos con Estados Unidos) en Alemania. A esto se suma el potencial disruptivo de Rusia en los Balcanes y en África. Por lo tanto, el fortalecimiento permanente de Ucrania debe ir necesariamente de la mano con el fortalecimiento de su propia resiliencia.

Visión ante la cumbre de la OTAN

Las demandas de Ucrania son comprensibles, pero actualmente no se pueden cumplir en su totalidad. Mas una "no reacción" de los Aliados en la cumbre de la OTAN de julio podría tener consecuencias fatales en la situación bélica, porque enviaría una señal de debilidad y duda a Ucrania y Rusia. En lugar de posponer la cuestión de la adhesión, los Aliados deberían proponer pasos intermedios prácticos que beneficien directamente a Ucrania y les proporcionen una seguridad fiable en interés de la OTAN (y la UE).

El progreso hacia la adhesión presupone éxitos militares de Ucrania; el apoyo militar sistemático y a largo plazo de Ucrania es un requisito previo para todos los debates en la alianza. Cuanto más éxito tiene en la guerra, más realista se vuelve la adhesión a la OTAN como una contribución estructural a la estabilidad y seguridad de Europa y de sí misma. Si Vilnius se convierte en un pico de indecisión mientras las ofensivas ucranianas tienen lugar en un año potencialmente decisivo de la guerra, Rusia podría ser un signo de la debilidad de Occidente y un estímulo para continuar la agresión en Ucrania.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.