Artes visuales y exposiciones

Matisse, Derain y sus amigos

Juan Carlos Tellechea
martes, 8 de agosto de 2023
Matisse, Derain und ihre Freunde © 2023 by Deutscher Kunstverlag Matisse, Derain und ihre Freunde © 2023 by Deutscher Kunstverlag
0,0026972

Cuando Henri Matisse y André Derain se reunieron en el verano de 1905 en Collioure, un pueblo de pescadores del sur de Francia, los dos artistas, deslumbrados por la luz del Mediterráneo, hicieron estallar los códigos pictóricos, revolucionando la pintura con fuegos artificiales de color. Así nacieron las estrategias pictóricas que dieron lugar al nombre de Les Fauves (las fieras, los fovistas).

Una magnífica mirada retrospectiva a este movimiento artístico, titulada Matisse, Derain und ihre Freunde. Die Pariser Avantgarte 1904 - 1908 (Matisse, Derain y sus amigos. La vanguardia parisina 1904 – 1908) tiene lugar desde el 2 de septiembre al 21 de enero de 2024 en el Museo de Arte de Basilea (Suiza).

La muestra, comisariada por los historiadores del arte Josef Helfenstein, director del museo, Arthur Fink, conservador asistente, y Claudine Grammont, es acompañada de un catálogo publicado por la editorial Deutscher Kunstverlag, de Berlín, con contribuciones de los especialistas Maureen Murphy, Pascal Rousseau, Peter Kropmanns y Gabrielle Houbre, así como la comisaria Grammont.*

Derain, pintor salvaje y colorista

Maurice de Vlaminck, «André Derain», 1906. © 2023 by ProLitteris, Zurich.Maurice de Vlaminck, «André Derain», 1906. © 2023 by ProLitteris, Zurich.

Inspirado por los colores tahitianos de Paul Gauguin, las perspectivas irreales de Paul Cézanne y los estridentes contrastes del visionario Vincent Van Gogh, el joven André Derain comenzó a experimentar con el fovismo en 1904 a orillas del Sena con su amigo Maurice de Vlaminck. Se preparaba un espectáculo de fuegos artificiales al que se unirían los pintores Henri Matisse, Charles Camoin, Henri Manguin, Albert Marquet, Raoul Dufy y Othon Friesz, entre otros.

El fovismo se caracteriza por sus grandes superficies planas de colores vivos, cuyos estridentes contrastes orquestan composiciones alegres y espontáneas. 

Henri Matisse, «Intérieur avec une jeune fille (Fille lisant)», 1905-06. © 2023 by ProLitteris, Zurich.Henri Matisse, «Intérieur avec une jeune fille (Fille lisant)», 1905-06. © 2023 by ProLitteris, Zurich.

Trastocando los códigos del realismo y la perspectiva, los fovistas no dudaron en pintar cabellos anaranjados sobre pieles verdes, carreteras de un azul intenso, cielos amarillo limón y árboles bermellón. Invitado por Matisse, Derain realizaría con su anfitrión en Collioure una serie de lienzos seminales, deslumbrantes vistas marítimas que combinan campanarios anaranjados, baterías de mástiles y arena roja.

La jaula de las fieras

Calificadas de "bariolages informes" e incluso anarquistas, las obras multicolores de Derain, Matisse y sus amigos, expuestas en el Salón de Otoño de 1905 del Grand Palais, en una sala apodada "la Cage aux fauves" (la jaula de las fieras), provocaron tal escándalo que el Presidente de la República, a la sazón Émile Loubet, decidió boicotear el evento y no inaugurarlo oficialmente.

André Derain, «La Femme en chemise (La danseuse)», 1906. © 2023 by SMK / Jakob Skou-Hansen.André Derain, «La Femme en chemise (La danseuse)», 1906. © 2023 by SMK / Jakob Skou-Hansen.

¿De qué tenía miedo el jefe de Estado de un gran imperio en su apogeo? A un puñado de pintores que el crítico de arte Louis Vauxcelles calificó de "fauves", 39 cuadros de colores estridentes en la Sala VII, firmados por Matisse, Camoin, Derain, Manguin, Marquet y VlaminckFue un gran revuelo durante la Belle Epoque. Sin redes sociales, pero gracias al boca a boca, la fórmula caló hondo en la jungla parisina. La crítica vociferaba: "una lata de pintura arrojada a la cara del público", "pinceles delirantes", "una mezcla de cera de botella y plumas de loro". La Mujer con sombrero de Matisse (no incluida en esta exposición) fue el blanco número uno de los ataques, provocando el escalofrío del público.

Pagarán tu precio

Este cuadro tiene toda una historia. Henri Matisse, de 35 años, que había empezado tarde y aún no había despuntado, sin un céntimo a su nombre, apostaba fuerte por sí mismo en este Salón. Hipnotizado por los abucheos, volvía de incógnito y con regularidad a la célebre Sala VII, hasta el punto de que su mujer, Amélie Parayre-Matisse, que había sido la modelo de la obra mostrada al público, le dijo: "¿Por qué vas a torturarte?

El hombre que se convertiría, con Pablo Picasso, en uno de los dos grandes genios del siglo XX, salía de una crisis sin precedentes. Intentaba orientarse entre el Puntillismo de moda -los pequeños puntos que estructuraban el lienzo- y lo que aún no era el Fovismo. Matisse, perdido, recurrió a su madre, en quien tenía una confianza inquebrantable, para que juzgara un cuadro de su estilo anterior, que le había llevado meses. La señora mamá no estaba convencida, y el hijo rajó el lienzo con un cuchillo. Fue entonces cuando nació la Mujer con sombrero, radicalmente diferente. Una especie de obra increíble.

Hoy sería fácil ridiculizar a los críticos y al público que se rieron de esta mujer con un sombrero de colores y una estatura extraña, antítesis del tocado burgués de los impresionistas. "La Femme au chapeau" encontró comprador, pero solo estaba dispuesto a pagar 300 francos, 200 menos que el precio de venta. Matisse, desesperado, se conforma con eso. No su mujer, quien, mientras se burla de ella, le dice que no ceda: 

Los compradores pagarán tu precio. La diferencia servirá para comprar ropa de invierno para (la hija) Margot.

La joven madre tenía razón. Los coleccionistas aceptaron el precio de Matisse. Ellos también se harían famosos: los hermanos Leo y Gertrude Stein, ella pronto escritora de culto, y un ojo de águila. L'Aventure des Stein, una exposición dedicada a los tesoros de su colección, se presentó en el Grand Palais en 2011-2012, en el mismo lugar de la Cage aux fauves, un siglo después.

Quien ríe el último, ríe más y mejor. La publicidad benefició a Matisse: 

Francamente, fue admirable. El nombre de 'fauve' no habría podido convenir mejor a nuestro temperamento,

 confesaría más tarde al escritor Francis Carco. Sobre el cuadro que cambió su vida, Hilary Spurling, biógrafa del pintor, escribió: 

La Femme au chapeau es, en efecto, el retrato de Amélie, el retrato de su coraje, de su determinación, de su fe absoluta en su marido pintor. 

Mme Matisse confió al final de su vida, recordando el episodio: "Soy buena cuando la casa está en llamas''. Derrière le Fauve, cherchez la lionne.

A las andadas

En 1907, Derain volvería a las andadas con una serie de explosivos paisajes londinenses. Pero no se desarrolló ninguna teoría de grupo y los fovistas se pasaron a otros estilos: a pesar de un círculo de admiradores, el movimiento se extinguió por sí solo en 1910.

André Derain, «Le vieil arbre», 1904. © 2023 by  ProLitteris, Zurich.André Derain, «Le vieil arbre», 1904. © 2023 by ProLitteris, Zurich.

La exposición especial de Basilea, dedicada al primer movimiento vanguardista del siglo XX, se centra en los experimentos cromáticos de Matisse, Derain y sus amigos en aquellos años. A través de unas 160 obras de primer orden, muchas de las cuales nunca fueron expuestas hasta ahora en Suiza, se arroja luz además sobre el papel de los críticos y el mercado del arte en el surgimiento y establecimiento de este movimiento artístico, al que siguió directamente el Cubismo.

Caso difícil

No está de más aclarar aquí que André Derain es, lo que se dice, un caso difícil. No se sabe muy bien cómo definirlo, pese a que participó en dos de las principales vanguardias del siglo XX, el Fovismo y el Cubismo, es inencasillable; estuvo en el origen del primero, junto con Matisse. Entre 1904 y 1914, su mejor época, su pintura cambia cada dos o tres años y, cada vez, afirma esta orientación en un gran lienzo.

George Braque, «Le Golfe des Lecques ( La baie de Saint-Cyr-sur-Mer)», 1907. © 2023 by ProLitteris, Zurich.George Braque, «Le Golfe des Lecques ( La baie de Saint-Cyr-sur-Mer)», 1907. © 2023 by ProLitteris, Zurich.

La relación de Derain con el cubismo también fue estrecha. Vecino y amigo de Picasso en Montmartre, era tan cercano que en el verano de 1914 Braque, Derain y Picasso se alojaron juntos cerca de Avignon. Fue en la estación de Avignon donde Picasso, que no podía alistarse en el ejército francés por ser español, acompañó a sus dos amigos cuando se marcharon a sus cuarteles en la Primera Guerra Mundial (1914 – 1918). La Gran Guerra los separaría definitivamente.

En los años veinte, Derain se convirtió en el paladín de un realismo que incluía la pintura holandesa del siglo XVII, Gustave Courbet, Jean-Baptiste-Camille Corot y otras reminiscencias; Braque retomó su cubismo donde lo había dejado y lo convirtió en un estilo noble; Matisse estaba en Niza con sus odaliscas; Picasso era Picasso, siempre imprevisible.

Hoy, y desde hace mucho tiempo, Derain es uno de los cuatro cuya reputación está menos asegurada, sobre todo porque su conducta durante la ocupación nazi de Francia -y su calamitoso viaje a Berlín en 1941- no ayuda para nada. Se lo muestra con mucha menos frecuencia que a los otros tres.

La crítica

Auguste Chabaud, «Le Moulin Rouge, la nuit», 1907. © 2023 by Studio Monique Bernaz, Geneva.Auguste Chabaud, «Le Moulin Rouge, la nuit», 1907. © 2023 by Studio Monique Bernaz, Geneva.

El Fovismo dio forma a los discursos pictóricos del modernismo y más allá. Con la invención del término fauves, el crítico Louis Vauxcelles se refería en su célebre reseña de la exposición del Salon d'Automne 1905 a la expresiva aplicación de la pintura y a las inusuales combinaciones de colores, que de forma revolucionaria contrariaban las convenciones de la pintura de la época.

Los cuadros, que le parecían chillones y chocantes al público contemporáneo, también tenían referencias motívicas a la pintura naïf de Francia y tomaban préstamos formales del arte no occidental y las tradiciones pictóricas medievales. El término fauves representaba el descrédito de la pintura progresista en general por parte de la alta burguesía parisina, culturalmente conservadora.

El grupo de artistas que rodeaba a Matisse y Derain adoptó inmediatamente la denominación despectiva y aprovechó el escándalo. Tras la ruptura con la pintura académica que supuso el Impresionismo, seguido del Puntillismo y el Simbolismo, el Fovismo respondió a la necesidad de encontrar una nueva forma de libertad artística, más radical e instintiva.

Sin agenda

La exposición Matisse, Derain y sus amigos muestra cómo los fovistas se establecieron en el mundo del arte, entonces en rápida evolución. Los pintores no tenían una agenda estética clara en forma de programas o manifiestos, y procedían de medios sociales y artísticos heterogéneos. Su interés común era la pintura de los postimpresionistas y neoimpresionistas Georges Seurat, Vincent van Gogh, Paul Cézanne y Paul Gauguin.

Su pintura se caracteriza por la renuncia a una reproducción imitativa de los colores y de los matices de claroscuro. La atención se centra en el contenido emocional del tema, que debía transmitirse a través de colores puros, sin mezclas.

Raoul Dufy, «Les Passants», 1906-07. © 2023 by ProLitteris, Zurich.Raoul Dufy, «Les Passants», 1906-07. © 2023 by ProLitteris, Zurich.

Los fovistas rompen con los principios de composición establecidos. En sus cuadros no suele haber ni un centro identificable ni un primer plano ni un fondo. Se las arreglan sin imprimación ni dibujo previo, y como nunca antes en la historia de la pintura, el color puede experimentarse como un material concreto.

El proceso de aplicación de la pintura es comprensible, y las pinceladas tienen una cualidad háptica. Desde el punto de vista temático, los artistas eran muy diversos. Sus motivos van desde vistas de puertos y calles hasta retratos familiares íntimos y escenas de la vida nocturna desenfrenada, pasando por temas de la cultura de consumo.

Tras el escándalo del Salón de Otoño de 1905, en el que los jóvenes artistas fueron calificados momentáneamente de "salvajes", artistas de Le Havre se unieron a los fovistas, en concreto Dufy, Braque y Friesz. Desarrollaron su pintura en confrontación crítica con el Impresionismo y buscaron repetidamente lugares y paisajes que habían sido pintados por la generación anterior de artistas, incluyendo Normandía y pueblos del sur de Francia como L'Estaque y La Ciotat. Aprovecharon para ello la moderna infraestructura turística y la red ferroviaria en expansión.

El fauvismo en su contexto

Émilie Charmy, «Berthe Weill», 1910-14. © 2023 by Galerie Bernard Bouche, Paris.Émilie Charmy, «Berthe Weill», 1910-14. © 2023 by Galerie Bernard Bouche, Paris.

La connotación viril del término fauves sugiere la exclusión de las mujeres artistas. Sin embargo, la exposición ''Matisse, Derain y sus amigos'' del Museo de Arte de Basilea hace visibles a aquellas mujeres que desempeñaron un papel importante, pero raramente tematizado en el fovismo. Entre ellas se encuentra Amélie, cuyos diseños textiles proporcionaron la base económica para el arte de su marido, y la marchante Berthe Weill, quien prestó un importante apoyo a los fovistas en sus comienzos y organizó una importante exposición poco después del escándalo del salón en octubre de 1905.

Marie Laurencin, «Diane à la chasse», 1908. © 2023 by Nachlass der Künstlerin.Marie Laurencin, «Diane à la chasse», 1908. © 2023 by Nachlass der Künstlerin.

Weill fue una de las pocas personas que apoyó también a las mujeres artistas y expuso desde el principio obras de Émilie Charmy y Marie Laurencin, ambas vinculadas al arte fovista. De Laurencin, a la que también llamaban "la biche (cierva) parmi les fauves" o "la fauvette", el Kunstmuseum de Basilea expone un retrato de Alice Derain, esposa de André Derain. Compañera de estudios de Georges Braque y de Guillaume Apollinaire, Laurencin formó parte del círculo vanguardista, pero fue relegada por el sector masculino.

La exposición también presenta el fauvismo en el contexto de la historia contemporánea: Los fenómenos de la sociedad de consumo se reflejan en los cuadros, ciertos artistas eran al mismo tiempo caricaturistas y se interesaban por la publicidad emergente y las industrias del ocio y el turismo, en rápida expansión.

Históricas fotografías de escenas callejeras permiten conocer la vida urbana cotidiana y la moda de la Belle Époque. En colaboración con la historiadora parisina Gabrielle Houbre, el Kunstmuseum Basel muestra fuentes históricas sobre la realidad social de las trabajadoras del sexo, que fueron tomadas como modelos por los fauves para sus pinturas.

Préstamos de primera clase

Matisse, Derain y sus amigos exhibe unas 160 obras de Georges Braque, Charles Camoin, Émilie Charmy, Sonia y Robert Delaunay, André Derain, Kees van Dongen, Raoul Dufy, Othon Friesz, Marie Laurencin, Henri Charles Manguin, Albert Marquet, Henri Matisse, Jean Puy, Maurice de Vlaminck y otros artistas relacionados con los fauves: Dentro de colecciones públicas y privadas internacionales, como el Centro Pompidou de París, el Museo de Arte Moderno y el Museo Metropolitano de Nueva York, el Museo Matisse de Niza, la National Gallery of Art de Washington, el Statens Museum for Kunst de Copenhague, la Staatsgalerie de Stuttgart, la Tate Modern de Londres y la Kunsthaus Zürich.

Henri Matisse, «Intérieur à Collioure. (La sieste)» 1905. © 2023 by ProLitteris, Zurich.Henri Matisse, «Intérieur à Collioure. (La sieste)» 1905. © 2023 by ProLitteris, Zurich.

La exposición presenta varias obras importantes de Henri Matisse, como Luxe, Calme et Volupté (1904), La Gitane (1905), Le Tapis Rouge y La Sieste (ambas de 1906). Destaca también el grupo de sus importantes esculturas tempranas del Museo Matisse de Niza. 

En su tratado Notas de un pintor (1908), la fuente teórico-artística más importante sobre el fauvismo, Matisse escribe que siempre fue la representación de la figura lo que más le impulsó artísticamente. 

André Derain, «La danse», 1906. © 2023 by ProLitteris, Zurich.André Derain, «La danse», 1906. © 2023 by ProLitteris, Zurich.

Entre las obras expuestas se encuentran cuadros de André Derain de la destacada serie de Cuadros de Londres, así como la monumental La Danse (todos de 1906), considerada su primera gran obra, uno de sus hitos. Muchas de las obras presentadas no se habían expuesto al público desde hacía décadas.

Notas

Arthur Fink, Claudine Grammont, Josef Helfenstein (ed.) «Matisse, Derain und ihre Freunde. Die Pariser Avantgarde 1904–1908», Berlin, Deutscher Kunstverlag, 2023, 352 Seiten, 200 Farbabbildungen. ISBN 978-3-422-80118-9. Hardback. 58 €

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.