Reportajes

Ucrania

Rusia, Corea del Norte, China, la OTAN y el futuro de la guerra con Inteligencia Artificial I

Juan Carlos Tellechea
miércoles, 27 de septiembre de 2023
Guerra e Inteligencia Artificial © 2022 by MIT SMR Guerra e Inteligencia Artificial © 2022 by MIT SMR
0,0199945

Hasta ahora, las maniobras de la OTAN se han desarrollado en un mundo de fantasía. En el futuro, los soldados practicarán la defensa contra un ataque de Rusia en un escenario realista. A un plazo no muy lejano los ejercicios militares deberán involucrar a la Inteligencia Artificial cada vez en mayor medida.

La mayor maniobra de la OTAN se denomina Steadfast Defender y tiene lugar cada tres años. El último ejercicio, en 2021, tuvo que reducirse bastante debido a la pandemia. El próximo, en la primavera de 2024, será aún mayor: con 40.000 soldados del ejército, más de cincuenta buques de guerra y varias escuadrillas de aviones de combate.

No ha habido nada igual desde las maniobras Reforger (Return Forces to Germany) durante la Guerra Fría. Y no es la única novedad: los soldados pondrán a prueba los planes de defensa de la alianza, que acaban de aprobarse, según escenarios realistas.

Los próximos meses serán duros, muy duros en la guerra en Ucrania. El tema principal de los 50 países que apoyan a Kiev contra la bárbara agresión de Rusia reunidos por 15º vez en la base aérea estadounidense de Ramstein, en Alemania, ha sido la defensa de Ucrania contra los ataques aéros rusos. Estados Unidos, Alemania, Francia, el Reino Unido y otros países seguirán respaldando a Ucrania, especialmente en otoño e invierno que serán muy fríos y embarrados (encharcados). Hasta ahora las diversas ayudas a Ucrania de este medio centenar de países han sumado más de 76.000 millones de dólares.

Disuasión

El secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, confirmó la voluntad de Washington de ayudar a Ucrania contra los ataques aéreos rusos. La defensa antiaérea salva vidas, subrayó Austin, quien también ratificó que el apoyo a Ucrania será de largo plazo:

Ucrania necesita modernizarse no solo para ganar la guerra contra Rusia, sino también para disuadir a Moscú de futuros ataques.

Las 50 naciones reunidas en Ramstein representan la determinación de los socios de Ucrania de continuar su apoyo, dijo el secretario de Defensa de Estados Unidos:

El tiempo no está del lado de Putin. Nunca está del lado de los dictadores que inician guerras imperiales.

Avances

La ofensiva ucraniana avanza lentamente, según Austin:

Los valientes soldados ucranianos están rompiendo las líneas fuertemente aseguradas del ejército agresor de Rusia.

Austin anunció que la entrega de carros de combate principales Abrams prometida por Estados Unidos estará llegando pronto a Ucrania. Además, Estados Unidos participaría en la formación de pilotos para los aviones de combate F-16 prometida por varios Estados. Esto tendrá lugar en Estados Unidos.

Para el nuevo ministro de Defensa ucraniano, Rustem Umerov, era la primera reunión en el formato Ramstein. Al término de las conversaciones, expresó su gratitud por el apoyo de la Coalición. Entre otras cosas, su país había concluido un acuerdo con otros Estados con el objetivo de proporcionar una infraestructura técnica segura para las fuerzas armadas. Pero también hubo otras nuevas promesas de apoyo por parte de los socios, informó.

Una de estas promesas procedía de la República Checa, los Países Bajos y Dinamarca. Durante la conferencia, los representantes de los tres países firmaron un acuerdo para una nueva iniciativa de donación. "Entregaremos armas, vehículos blindados, sistemas de defensa antiaérea y munición" a Ucrania en los próximos meses, según un comunicado de prensa. El equipo está listo para su uso. Se trata de "armamento checo moderno y equipos reacondicionados ya utilizados por el ejército ucraniano". En primer lugar, Kiev recibirá 15 carros de combate principales T-72 EA (de la era soviética) modernizados.

Operaciones comando

El Reino Unido, entre otras múltiples medidas, está entrenando a centenares de marinos ucranianos para que desarrollen operaciones de comando especiales en el Mar Negro y en la península de Crimea. Alemania decidió reunir otro paquete para Ucrania por valor de 400 millones de euros para suministrar munición adicional, munición explosiva, munición de mortero y cohetes antiminas. El paquete incluirá además vehículos blindados y sistemas de limpieza de minas, así como equipos para que los soldados ucranianos puedan resistir la próxima estación fría: ropa y calefactores.

Alemania se ha concentrado principalmente en la entrega de sistemas de defensa antiaérea. Ucrania ha recibido los modernos sistemas IRIS-T SLM, pero también 46 carros de combate antiaéreos Gepard que ya habían sido retirados del servicio por las Fuerzas Armadas Federales (Bundeswehr). Tras problemas para encontrar munición para ellos, ya que su producción ya se había interrumpido, el ministerio alemán de Defensa anunció a principios de mes que había llegado a Ucrania la primera munición de producción posterior. Se había encargado en febrero a la empresa armamentística Rheinmetall y se había puesto en marcha "rápidamente y sin burocracia", según un comunicado ministerial.

Las autoridades alemanas siguen examinando la posibilidad de entregar a Ucrania misiles de crucero Taurus, armas que el gobierno de Kiev lleva meses solicitando al de Berlín. Los proyectiles tienen un alcance de 500 kilómetros y podrían alcanzar objetivo en Rusia, muy por detrás de la línea del frente. El ministro alemán de Defensa, Boris Pistorius, justificó la duración del examen por la complejidad del asunto. Esto implica una multitud de aspectos políticos, jurídicos, militares y técnicos que, se aguarda, pueden ser resueltos en un horizonte temporal de una o dos semanas.

Crimea

En particular, Ucrania podría utilizar los misiles Taurus para atacar las líneas y rutas de suministro rusas en Crimea. Sin embargo, el Gobierno alemán teme que Ucrania pueda atacar también objetivos en suelo ruso y proporcionar así a Moscú un pretexto para una mayor escalada de la situación. En las últimas semanas se ha hablado también de una reducción técnica del alcance de estos proyectiles. En cambio, el ministro alemán de Defensa subrayó que la cuestión de cómo se utilizarán los sistemas de armas que se entreguen se resolvería contractualmente con Kiev. Según fuentes gubernamentales alemanas se desea esperar con la entrega hasta que Estados Unidos acepte llevar misiles balísticos de corto alcance del tipo ATACMS a Ucrania, aunque los británicos y los franceses ya están entregando misiles de crucero.

Rusia, Corea del Norte y China

Politólogos y analistas de los gabinetes estratégicos como la Fundación Ciencia y Política (SWP) que asesora al gobierno y al parlamento de Alemania, han analizado el reciente encuentro del presidente ruso, Vladimir Putin, con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, en el cosmódromo de Vostochny, en el extremo oriental de la región rusa de Amur. Cada vez llegan más noticias sobre el desarrollo de una asociación entre Rusia, China y Corea del Norte. Éste país envía proyectiles de artillería y otros suministros militares a Rusia, mientras China proporciona tecnología y componentes de doble uso a Rusia. Moscú propone además ejercicios militares combinados con China y Corea del Norte.

Buena parte del mundo ha aislado a Rusia por su invasión de Ucrania. Los constantes ataques de Moscú contra civiles y sus claras violaciones del derecho internacional humanitario no han hecho sino exacerbar este aislamiento. Al quedarse sin municiones y otros suministros militares, Rusia ha buscado ayuda en países con historiales comparables de violaciones de los derechos humanos: Corea del Norte y China, en lo que se denomina una asociación imperialista trilateral. El presidente Putin pretende conquistar a Ucrania y convertirla en parte de un Imperio Ruso restaurado. El presidente de China, Xi Jinping, busca el dominio regional, si no mundial, para 2049. Kim, de Corea del Norte, busca la unificación coreana bajo control norcoreano.

Rusia y China miran al futuro de la guerra

La visión rusa de la guerra futura se centra en el concepto de "superioridad de gestión" y en la importancia del dominio de la información, afirman politólogos y analistas del Instituto de Estudios sobre la Guerra (ISW), en Washington. Los pensadores militares rusos hacen hincapié en la necesidad de tomar decisiones mejores y más rápidas que los adversarios y de moldear las acciones del adversario dentro de un marco de decisión ruso. Los teóricos rusos creen que la superioridad informativa es crucial para el éxito de las operaciones cinéticas, contrariamente al concepto convencional estadounidense de operaciones informativas.

Los militares rusos ven la guerra híbrida como un esfuerzo por moldear la gobernanza y la orientación geopolítica de un Estado objetivo, combinando campañas de información con acciones militares convencionales. Los dirigentes rusos consideraron la invasión de Ucrania en 2022 como la culminación de una guerra híbrida, pero el conflicto puso al descubierto fallos estratégicos y operativos de su planificación militar. Rusia había observado valiosas lecciones de su experiencia en Siria y desarrolló conceptos como las "acciones limitadas" y las operaciones de coalición para futuros conflictos.

Sin embargo, la guerra de Ucrania reveló las limitaciones de Rusia y su incapacidad para cerrar la brecha en capacidades de mando y control con los ejércitos occidentales. A pesar de ello, Rusia pretende preparar a sus fuerzas armadas convencionales para una guerra convencional a gran escala en el futuro, al tiempo que sigue dando prioridad al dominio de la información en los conflictos. Los esfuerzos de modernización militar de China se dirigen a lograr el dominio de las decisiones mediante un triple enfoque: transformación doctrinal y rigor ideológico; explotación de la tecnología avanzada para modelar el carácter de los conflictos modernos; e innovación de sus métodos de entrenamiento para compensar la falta de experiencia en combates bélicos.

Inteligencia artificial

China ha modernizado sus fuerzas armadas desde 1993 para reducir la diferencia de capacidades con Estados Unidos, con el objetivo de alcanzar la paridad o incluso la superioridad en 2049. El pensamiento doctrinal de la RPC hace hincapié en la "guerra de sistemas", que implica contiendas globales entre sistemas altamente integrados, como logística, vigilancia y comunicaciones. El objetivo es establecer un dominio de los sistemas de información y decisión sobre los aéreos, marítimos y otros enfoques centrados en el dominio.

La guerra cognitiva, que incluye la manipulación de la información y las operaciones subversivas contra los líderes adversarios y la población, se considera crucial para configurar el campo de batalla antes y durante los conflictos. Además, China está explorando el concepto de guerra híbrida y su relación con la guerra de sistemas. El fortalecimiento de la ortodoxia, la lealtad y el control del Estado por parte del Partido Comunista Chino han sido temas centrales para el presidente Xi Jinping desde 2012, incluido el refuerzo del papel del comisario político en la cadena de mando del EPL y la reactivación del concepto maoísta de "guerra popular".

Lograr la "informatización" y la "inteligentización" también ha guiado la modernización tecnológica del EPL en las últimas décadas. La informatización se centra en la tecnología de la información para ayudar a la precisión de los objetivos e interrumpir los sistemas de mando y control del adversario, mientras que la "inteligentización" implica la integración de la inteligencia artificial (IA), las armas autónomas y las armas controladas por el cerebro para aumentar la velocidad y la complejidad de la guerra.

Objetivos

China y Corea del Norte aún no han lanzado grandes guerras para alcanzar sus objetivos. Pero ambos tienen activas campañas de información, y China ha tomado medidas económicas agresivas para extender su influencia por todo el mundo. La Iniciativa de la Franja y la Ruta de la Seda muestra los esfuerzos de Pekín por asegurarse una influencia económica. El nivel de comercio que China ha establecido con Corea del Sur, Australia y muchos otros países es otro ejemplo de ese impulso.

La naturaleza de la influencia china quedó clara cuando Pekín ejerció la coerción económica en 123 ocasiones entre 2010 y 2022, incluido su esfuerzo por obligar a Australia a poner fin a su búsqueda de los orígenes del COVID-19, y su presión contra la República de Corea para detener su despliegue del sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud.

Rusia se ha mostrado más agresiva, en parte porque la caída de la Unión Soviética supuso un gran golpe psicológico para los rusos. Ese colapso redujo a Rusia de una superpotencia a un estado mucho menor. Después de tratar de reconstruir el poder ruso, Putin se apoderó de partes de Ucrania en 2014 y supervisó una guerra por poderes en Ucrania durante años. Luego, Putin aparentemente perdió la paciencia y ejecutó una invasión completa de Ucrania el año pasado.

Formación

Por último, el hecho de que el EPL no haya participado en grandes conflictos desde la guerra chino-vietnamita de 1979 supone un importante reto para la formación y el desarrollo del capital humano. China estudia los éxitos y fracasos militares de Estados Unidos y Rusia desde el final de la Guerra Fría. El EPL ensaya posibles escenarios de conflicto con Estados Unidos y Taiwán empleando fuerzas de oposición realistas (OPFOR) en los entrenamientos, realizando ejercicios contra fuerzas estadounidenses y aliadas que operan en la región, y llevando a cabo juegos de guerra informatizados con IA que integran la experiencia de empresas tecnológicas y comunidades de jugadores civiles.

La comparación de las experiencias militares y los esfuerzos de modernización recientes de Rusia y China revela varias oportunidades estratégicas para Estados Unidos y sus aliados:

El esfuerzo de modernización de la RPC es más amplio y complejo que el de Rusia. Sin embargo, el EPL carece de las pruebas y el perfeccionamiento que proporciona el combate en el mundo real. En consecuencia, los conceptos y la ejecución de la guerra futura china son menos coherentes en su conjunto y requieren mayores evaluaciones especulativas.

Las deficiencias militares estratégicas y operativas de Rusia durante la campaña de Ucrania pusieron de manifiesto debilidades sistémicas en la formación, el personal y el liderazgo. Las lecciones aprendidas de las campañas en Siria no han transformado de forma efectiva el pensamiento militar ruso y la experiencia en Siria dentro del cuerpo de oficiales rusos se ha visto mermada debido a las bajas y degradaciones sufridas durante la guerra de Ucrania. Los esfuerzos rusos por centralizar el control militar y mejorar la implementación de los sistemas de mando y control también se han visto obstaculizados por problemas como la microgestión y la cultura del miedo entre los oficiales.

Limitaciones

Las limitaciones ideológicas de la RPC y el exceso de confianza en su capacidad para integrar la IA y otras tecnologías modernas en la toma de decisiones militares y solucionar los problemas de gestión del capital humano a largo plazo inhibirán el nivel de claridad que busca en la estrategia y las operaciones en tiempo de guerra.

Los posteriores fracasos militares rusos tras la campaña estadounidense de revelaciones selectivas de inteligencia antes de la invasión de Ucrania iluminan el efecto de la excesiva dependencia de la guerra de la información en la doctrina rusa. El enfoque más equilibrado de China, que emplea la información y las operaciones militares convencionales en la doctrina de la guerra cognitiva e híbrida, resultará probablemente más difícil para Estados Unidos que para Rusia.

La experiencia rusa en Siria se centró en operaciones de coalición preestructuradas y operaciones expedicionarias. Los conceptos chinos de guerra expedicionaria están aún en fase de desarrollo.

El programa de modernización del Ejército Popular de Liberación se basa en una sólida industria de defensa y tecnología, pero la ralentización de las reformas económicas y el cambio de prioridades en el control estatal de la industria bajo la presidencia de Xi Jinping pueden limitar los recursos y la innovación.

Combates urbanos

En general, las fuerzas rusas han tenido dificultades en los intensos combates urbanos en Ucrania, pero están avanzando en las tácticas de vigilancia y de vehículos aéreos no tripulados en entornos urbanos. El Ejército Popular de Liberación puede enfrentarse a importantes retos en la futura guerra urbana debido a su excesiva dependencia de los drones, a su reticencia a permitir la autonomía de las pequeñas unidades y a una interpretación errónea del entorno político y de la percepción pública en las zonas de operaciones.

Es probable que China haya superado a Estados Unidos en el empleo de modelos, simulaciones y OPFOR. Sin embargo, cuanto más recurra el EPL a juegos y simulaciones, mayores serán las posibilidades de que conceptos estratégicos y operativos erróneos se integren en la doctrina del EPL. Explotar las vulnerabilidades del adversario y aprovechar los puntos fuertes relativos será crucial para que Estados Unidos tenga éxito en su competición militar a largo plazo con China y Rusia. A nivel operativo y táctico, Estados Unidos cuenta con fuerzas probadas en combate y con una amplia experiencia adquirida en conflictos recientes.

Imbecilidades

Las fuerzas rusas hicieron grandes avances al principio, en parte debido a su pura brutalidad y en parte porque las respuestas occidentales fueron silenciadas por las amenazas rusas de una escalada nuclear. Pero, para sorpresa de muchos, las fuerzas ucranianas fueron capaces de detener muchas de las ofensivas rusas y hacerlas retroceder significativamente. Estos fracasos se debieron a la deficiente planificación militar y logística rusa, a la escasa preparación para el combate y a otras imbecilidades que fueron sorpresas para muchos, incluido al parecer Putin.

El conflicto de Ucrania constituye un reto importante para Estados Unidos y sus aliados y socios. Si no se detiene a las fuerzas de Putin, éste podría esforzarse por seguir expandiendo su Imperio ruso. Pero un claro fracaso ruso en Ucrania podría provocar la caída de Vladímir Putin, y éste podría estar dispuesto a intensificar sustancialmente el conflicto para evitar tal desenlace.

Ahora intenta superar sus fracasos, o al menos evitar fracasos mayores, buscando la ayuda de China y Corea del Norte.

Los riesgos de esta asociación imperialista trilateral

Hay al menos cuatro riesgos principales que plantea esta asociación imperialista trilateral en desarrollo.

Una ayuda sustancial de Corea del Norte y China a Rusia podría prolongar la guerra en Ucrania y aumentar sustancialmente los daños infligidos y los costes de la guerra, afirma el Dr Bruce W. Bennett, principal analista e investigador internacional y de defensa en la Corporación RAND, de Washington. Los ataques deliberados de Rusia contra civiles e infraestructuras civiles son crímenes de guerra con costes humanitarios que son inaceptables y deben cesar. Además, cuanto más tiempo necesiten los países occidentales para apoyar a Kiev, más agotarán sus propios equipos y suministros militares, enviándolos a Ucrania.

En segundo lugar, China y Corea del Norte podrían hacer algo más que enviar equipos y suministros a Ucrania. También podrían enviar personal militar e incluso expertos técnicos. De este modo, Ucrania se convertiría en un laboratorio Rusia-China-Corea del Norte para examinar y mejorar diversas armas y tácticas en una guerra real. Esto no es muy distinto de lo que ocurrió con la Guerra Civil española antes de la Segunda Guerra Mundial. El resultado será probablemente una mejora de las capacidades militares de los tres países, que los hará más letales en futuros conflictos.

En tercer lugar, como los tres miembros de esta asociación imperialista trilateral pretenden controlar territorio más allá de sus fronteras actuales, puede que en algún momento decidan iniciar guerras simultáneamente. Al atacar al mismo tiempo, ejercerían la máxima presión sobre las fuerzas militares de sus oponentes, de forma parecida a lo que hicieron las potencias del Eje a principios de la Segunda Guerra Mundial.

Tres teatros de guerra

Preocupado por la posibilidad de guerras múltiples, durante décadas Estados Unidos dimensionó sus fuerzas militares para poder responder simultáneamente a dos grandes teatros de guerra. En la administración de George W. Bush, este requisito se había ajustado para ganar en un teatro y resistir en otro. Pero Estados Unidos no ha mantenido estas capacidades durante muchos años. La perspectiva de luchar simultáneamente en tres grandes teatros de guerra parece estar muy por encima de las capacidades militares actuales de Estados Unidos, especialmente con sus agotadas existencias de material y suministros militares.

Por último, dado que estos tres socios poseen armas nucleares, cualquier guerra de envergadura que lancen tiene muchas posibilidades de implicar el uso de armas nucleares. Aunque la integración convencional-nuclear formó parte de la planificación militar de Estados Unidos en los años ochenta, desde el final de la Guerra Fría no se ha perseguido muy seriamente. Si Estados Unidos no está preparado para este tipo de guerra, existen grandes posibilidades de que un intercambio nuclear provoque una catástrofe nuclear mundial.

¿Cómo pueden responder Estados Unidos y sus aliados?

No hay formas fáciles de contrarrestar el desarrollo de la alianza Rusia-China-Corea del Norte. Después de todo, los ataques militares contra los suministros militares norcoreanos y chinos en ruta hacia Rusia podrían intensificar esta guerra ya de por sí muy seria.

Sin embargo, hay opciones que considerar y medidas que tomar.

El primer paso es que Estados Unidos y sus aliados se esfuercen por comprender mejor el futuro de la guerra, incluidas las enormes incertidumbres que encierra. Estos países no podrán prepararse adecuadamente para una guerra futura ni disuadirla si antes no pueden caracterizarla.

El reto está claro. ¿Cuántos expertos predijeron con exactitud la guerra en Ucrania, con el avance ruso detenido y Ucrania lanzando una importante contraofensiva? ¿Cuántos previeron las armas utilizadas, incluidas las más recientes, como los drones suicidas? ¿Cuántos detectaron vulnerabilidades clave? ¿Quién vio claramente el papel de la sombra nuclear rusa en la limitación de la ayuda exterior, especialmente al principio? ¿Pensaron muchos que el conflicto duraría tanto?

 Todos estos factores son esenciales para definir los requisitos militares, y es necesario comprenderlos. Aunque se están realizando estudios y aprendiendo lecciones, está justificado un mayor nivel de esfuerzo, especialmente en lo que se refiere a la integración convencional-nuclear.

Es mejor prevenir

Estados Unidos necesita seguir desarrollando nuevas capacidades militares que le permitan hacer frente a Rusia, China y Corea del Norte a un precio que pueda permitirse. La recién anunciada iniciativa del Replicante (Replicator iniciative) es un ejemplo de una capacidad que explota las fortalezas culturales militares de Estados Unidos, como la alta tecnología, así como el uso de una fuerte iniciativa por parte del personal militar estadounidense. Obsérvese que tales capacidades no son solo nueva tecnología. También incluyen la estrategia, la táctica y el arte operacional necesarios para hacer frente a las amenazas potenciales.

En tercer lugar, Estados Unidos debe considerar el desarrollo de nuevas necesidades de fuerzas militares que respondan a las amenazas en desarrollo. Washington debe determinar las fuerzas estadounidenses necesarias para hacer frente a cualquier conflicto bélico iniciado por la alianza Rusia-China-Corea del Norte. Por supuesto, Estados Unidos se ha mostrado reacio a establecer tales requisitos, reconociendo lo costosos que resultarían.

Pero como aprendió en Ucrania, mientras que un presupuesto de defensa adecuado es difícil de costear antes de una guerra, el coste de un presupuesto de defensa inadecuado puede ser mucho mayor si no se disuade a un adversario de iniciar una conflagración bélica. Y el precio que está pagando Ucrania no es nada comparado con lo que el mundo podría tener que pagar si una futura guerra implica el uso de armas nucleares. Estados Unidos no puede permitirse que una apariencia de capacidades militares inadecuadas le arrastre a una guerra de ese tipo.

Cómplices de crímenes de guerra

En cuarto lugar, Estados Unidos y sus aliados podrían desarrollar operaciones económicas y de información para contrarrestar los suministros norcoreanos y chinos enviados a Ucrania. Las empresas norcoreanas implicadas y las instituciones financieras que las apoyan deberían ser objeto de sanciones económicas. Debería ejercerse una presión internacional sustancial sobre China y Corea del Norte para interrumpir la transferencia de proyectiles de artillería y otros artículos.

Hay indicios de que la denuncia y advertencia a Corea del Norte sobre el envío de proyectiles de artillería a Rusia ha minimizado lo que Pyongyang ha enviado hasta ahora. Pyongyang podría responder a la presión internacional si se demuestra que se han utilizado proyectiles de artillería norcoreanos para matar a propósito a civiles en Ucrania, convirtiendo así a Corea del Norte en cómplice de los crímenes de guerra de Rusia.

Pésima calidad

Otra posibilidad es que, si finalmente se dispara artillería norcoreana contra Ucrania, resulte ser de muy mala calidad, lo que supondría una gran vergüenza para la imagen interna del régimen de Kim una vez que esa información se filtre en el Norte. No se sabe mucho sobre la calidad de la artillería norcoreana más allá de su actuación contra la isla de Yeonpyeong en 2010. En el caso de marras, es probable que el Norte intentara disparar entre 300 y 400 proyectiles de artillería y cohetes contra la isla. Pero solo 170 se vieron en el aire, y solo 80 impactaron en la gran isla, 20 de los cuales fueron fallidos.

Es posible que la calidad haya mejorado desde entonces, pero si no es así, esa actuación increíblemente pobre debería convertirse en el centro de las operaciones de información. Sería importante proporcionar una amplia cobertura pública de los fallos de la artillería norcoreana, aumentando la probabilidad de que la información se filtre a Corea del Norte. Tales historias también pueden llevar a los soldados rusos a insistir en que no quieren utilizar proyectiles de artillería y cohetes norcoreanos.

Explotar debilidades

En quinto lugar, Estados Unidos y Corea del Sur podrían aprovechar la presencia de personal norcoreano en Ucrania para enviar mensajes a la élite norcoreana. Es casi seguro que ese personal procedería de familias de élite, ya que Corea del Norte solo querría enviar personal fiable con pocas probabilidades de desertar. Ese mismo personal tiene tendencia a consumir todo el K-pop y los K-dramas que pueda adquirir, lo que sugiere la utilidad de dispersar unidades USB en las zonas donde opera el personal norcoreano.

Mientras que algunos miembros del personal de seguridad norcoreano podrían intentar recoger y destruir este material, otros podrían disfrutarlo. Si Kim sigue enviando artillería a Rusia, Estados Unidos también podría amenazar con entregar esas unidades USB a Pyongyang. Kim considera que este tipo de material es un cáncer vicioso que podría provocar el colapso de su régimen, por lo que este enfoque poco ortodoxo podría hacerle reflexionar.

Aunque en muchos aspectos Rusia, China y Corea del Norte parecen aliados naturales, hay fisuras en sus relaciones que pueden explotarse. Por ejemplo, China publicó recientemente un mapa que incluye parte del territorio ruso como parte de China. Las potencias occidentales deberían centrar la atención mundial en esta cuestión y pedir regularmente explicaciones a China.

Más operaciones de información

Alternativamente, Rusia puede descubrir que Corea del Norte quiere más a cambio de sus proyectiles de artillería de lo que Rusia está dispuesta a proporcionar. Tras duras negociaciones, si la artillería norcoreana resulta ser de mala calidad, o si alguna de las tecnologías proporcionadas a Corea del Norte por Rusia no funciona, esto presentaría oportunidades para operaciones de información.

En última instancia, los designios chinos de dominación regional y global incluirían la dominación de Rusia. Si China proporciona a Rusia equipos y suministros, cabe esperar que exija reconocimiento y pago por esa contribución. De hecho, es probable que muchos militares chinos perciban que son los socios principales en esta relación, y exigirían ser tratados como tales. Los esfuerzos de Estados Unidos y sus aliados por caracterizar adecuadamente los objetivos y exigencias chinos podrían socavar la relación China-Rusia. La conclusión es que esta asociación podría ser más frágil de lo que sugieren las primeras apariencias. Ninguna de estas acciones es una bala de plata para contrarrestar la asociación imperialista trilateral. Pero Estados Unidos y sus aliados y socios deben tomarse en serio la amenaza que se está gestando y trabajar contra ella paso a paso.

(Seguirá)
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.