Alemania

Tres refinadas joyas de tres grandes orfebres

Juan Carlos Tellechea
jueves, 26 de octubre de 2023
George Balanchine, Rubíes © 2013 by Roman Novitzky George Balanchine, Rubíes © 2013 by Roman Novitzky
Düsseldorf, sábado, 14 de octubre de 2023. Opernhaus Düsseldorf. Ballett am Rhein Düsseldorf/Duisburgo, dirigido por Demis Volpi. Drei Meister, drei Werke, velada de ballet con obras de George Balanchine, Hans van Manen y William Forsythe. Dramaturgia Juliane Schunke. Orquesta Düssedorfer Symphoniker. Director Christoph Stöcker. 90% del aforo.
0,0014252

En realidad, el título de esta velada de ballet, Drei Meister, drei Werke (Tres maestros, tres obras), debiera ser "Tres grandes orfebres, tres refinadas joyas", porque de esto realmente es de lo que se trata: George Balanchine, con Rubíes,* la segunda parte de su coreografía Jewels, estrenada en 1967 en Nueva York; Hans van Manen, con la fugacidad de sus Visions Fugitives,* de 1990 en Amsterdam; y William Forsythe con Enemy in the Figure,* de 1989 en Fráncfort del Meno. 

Las tres piezas fueron interpretadas magistralmente por las bailarinas y los bailarines del Ballett am Rhein, que dirige Demis Volpi, y finalmente aclamados a viva voz por el público.

Con su atrevido cortejo a los millonarios de Nueva York, el ballet sin trama Jewels (Joyas), en tres actos (1. Esmeraldas, 2. Rubíes, 3. Diamantes) de George Balanchine fue visto inicialmente como de mal gusto. Pero su mágica síntesis de la historia del ballet perdura hasta hoy. No es de extrañar que el ballet completo o alguna de sus tres partes sean incorporados frecuentemente en funciones de ballet, como la presente.

Con el mundo urbano estadounidense modernista y rojo de alta energía de Rubíes comienza sensacionalmente la velada con una tensa tiara grupal semicircular. Las mujeres estiran una pierna y ambos brazos hacia arriba en líneas que sugieren la refracción de la luz de una joya, Al ritmo de jazz (con cierto tufillo de tango de la 'guardia vieja') del Capriccio para piano y orquesta de Stravinski, Balanchine no se hace pasar por otro período más que el suyo. El maestro coreografía este acto como un neoyorquino naturalizado de mediados del siglo XX, plenamente cómodo con la estridencia de la ciudad, sus tensiones sexuales y su competitividad.

Ingenio

«Rubíes» Coreografía de George Balanchine. © 2023 by Roman Novitzky.«Rubíes» Coreografía de George Balanchine. © 2023 by Roman Novitzky.

El dúo central no es tanto un cortejo como un duelo de ingenio y voluntad. Un hombre (Daniele Bonelli) y una mujer (Futaba Ishizaki) ponen a prueba su fuerza y resistencia el uno contra el otro, mientras que la solitaria bailarina (Charlotte Kragh), una de las figuras recurrentes y favoritas de Balanchine, es una dominatriz bromista y experta, con las piernas cortando las cabezas de sus admiradores masculinos y sus caderas girando con una ironía ostentosa.

En 1967, el coreógrafo y su compañía, el New York City Ballet , acababan de mudarse al desafiante gran espacio del Lincoln Center y necesitaban atraer a una multitud más grande y adinerada. Al establecer su presencia con una obra como Jewels (y acreditar a los joyeros de la Quinta Avenida, Van Kleef & Arpels, como su inspiración), Balanchine se estaba descarando sobre el tipo de audiencia y clientes que quería atrapar.

De almanaque

«Rubíes» Coreografía de George Balanchine. © 2023 by Roman Novitzky.«Rubíes» Coreografía de George Balanchine. © 2023 by Roman Novitzky.

Daniele Bonelli se adapta igualmente bien a la figura del bufón engreído que marca el ritmo de Rubíes. Su suprema confianza en sí mismo, está aquí perfectamente entonada, tanto cuando incita a los otros hombres en el escenario a rivalizar con su velocidad y flotabilidad como cuando participa en un coqueteo competitivo con su bailarina Futaba Ishizaki (magnífica). Su compostura perfectamente bella y serenamente inteligente hace doblemente sorprendente la audacia con la que se sumerge en un arriesgado arabesco, y añade un toque perversamente satírico a la descarada coquetería de sus poses de pin-up. Lo que Balanchine le ha dado al repertorio son coreografía y música pura y adulta, y en Rubíes nos parece volver a los teatros de Broadway de las décadas de 1950 y 1960.

Un aspecto a destacar, es un movimiento particular de adelante hacia atrás de los brazos y de toda la parte superior del cuerpo (grand port de bras). Aquí tiene la cualidad de un proceso ritual y vital a la vez, como si un extraño impulso hiciera que los bailarines primero doblaran el torso, la cabeza y los brazos hacia adelante para formar una forma cóncava (las manos se juntan como un pico o una proa), y luego, al mismo impulso, se transforman enderezando y arqueando la espalda, con los brazos ahora extendidos hacia atrás y hacia afuera, como alas. A medida que todo el tórax pasa de una posición cerrada a una audazmente expuesta, cada bailarín parece ceremonioso y motivado.

Un tercer eslabón es la incorporación a la coreografía del movimiento peatonal: correr o trotar; y así la pareja entra trotando alegremente, los dos juntos, al escenario. El pas de deux tiene configuraciones que sugieren que el hombre es un cazador que ha encontrado una criatura fantástica que lo elude incluso mientras la atrapa.

Visions Fugitives

«Visions Fugitives» Coreografía de Hans van Manen. © 2023 by Roman Novitzky.«Visions Fugitives» Coreografía de Hans van Manen. © 2023 by Roman Novitzky.

Del clásico moderno Hans van Manen tenemos la oportunidad de admirar su coreografía en 15 miniaturas, con música de Visions fugitives, op 22 de Sergei Prokofiev. La pieza pertenece a su fase de producción más "turbia", la de la década de 1990. Van Manen, nacido en 1932 en Nieuwer Amstel (Países Bajos) y cofundador del Nederlands Dans Theatre, ha condensado sus coreografías, que nunca duran más de 30 minutos, en su más absoluta y concisa esencia: el encuentro entre hombres y mujeres en la danza clásica contemporánea.

«Visions Fugitives» Coreografía de Hans van Manen. © 2023 by Roman Novitzky.«Visions Fugitives» Coreografía de Hans van Manen. © 2023 by Roman Novitzky.

Lo que presenciamos ahora es ballet clásico en estado puro; sin tutú ni chichi ni bobadas, sin la armadura simétrica de Petipa, sin los gestos extravagantes de la danza expresionista alemana, sin la eterna adoración de Balanchine por la bailarina, sin la frenética deconstrucción de Forsythe. Moderno, atemporal, familiar, siempre nuevo, ese es van Manen; un revolucionario y un conservacionista; un conocedor de la historia de la danza y un amante de sus bailarinas y bailarines. Sus obras siguen siendo hoy más demandadas que nunca.

Todo esto se dice rápido. Pero qué difícil parece ser encontrarle sucesores. Muchos retozan en el estanque de epígonos y talentos eternos. Casi nadie nada libremente. Hoy la danza busca otras orillas. ¿Pero quién sigue desarrollando los clásicos? ¿O se acabó ya la creatividad? Preguntas que seguramente se seguirá haciéndose alguien tan alerta como Hans van Manen.

El color azul domina el vestuario y la iluminación en "Vision Fugitives". Prokofiev lo inspiró para crear estas breves interpretraciones de tres mujeres y tres hombres. Van Manen ha reducido la danza a lo esencial, sin florituras y sin sacrificar la variedad del cojunto. Los intérpretes bailan pas seul, pas de deux y pas de trois. Llama la atención la colocación de las manos sobre los muslos, las piernas flexionadas y los pies separados en la elevación. Los movimientos son a menudo como suaves flotadores deslizantes. Ni bien comienza, la secuencia ya ha terminado ante nuestros ojos. Tan fugaces como un sueño, estas miniaturas ponen al espectador en vilo y en permanente estado de asombro.

Utopismos

«Enemy in the Figure» Coreografía de William Forsythe. © 2023 by Roman Novitzky.«Enemy in the Figure» Coreografía de William Forsythe. © 2023 by Roman Novitzky.

La tarde cierra con el factor sorpresa de velocidad y sonido de William Forsythe, con música del compositor neerlandés Thom Willems. Enemy in the Figure es una elegante meditación sobre la estructura y el desorden. 

Forsythe se inspiró en los bocetos utopistas del arquitecto Daniel Libeskind para su coreografía, que juega con el término "deconstructivismo". Es una pieza vertiginosa cuando se la interpreta correctamente como lo hacen las seis bailarinas y los cinco bailarines de la compañía Ballett am Rhein.

Corrientes de resaca

El público de Düsseldorf y de Duisburgo está desde hace años completamente familiarizado con estas audaces explosiones de sintaxis de ballet moderno. Pero en Enemy in the Figure hay todavía algo mucho más impresionante con sus movimientos giratorios, tambaleantes y en espiral. La forma en que Forsythe domina la arquitectura del espacio está llena de sorpresas, y los bailarines, con una gracia elegante e inconexa, entran y salen de los rincones del escenario como si giraran entre corrientes de resaca.

La siniestra y vibrante partitura de Thom Willems une la apremiante escena. Enemy in the Figure es un desafío inquebrantable, con su velocidad de movimientos, con el rimbombante sonido, sus cambiantes decorados e iluminación, así como sus extenuantes exigencias técnicas. Es un rompecabezas de piezas en constante ajetreo, bailarines que saltan para esquivar una gruesa cuerda que ondula por el escenario o atrapar el resplandor de un foco de luz rodante.

¿Cómo es que al final todas sus piezas, aparentemente fragmentadas, encajan como un rompecabezas completado con éxito? En “Enemy”, luces y decorados en movimiento trabajan juntos para ocultar y revelar a los bailarines que acechan en sombras y fragmentos de oscuridad.

Dechado de compromiso

«Enemy in the Figure» Coreografía de William Forsythe. © 2023 by Roman Novitzky.«Enemy in the Figure» Coreografía de William Forsythe. © 2023 by Roman Novitzky.

Los intérpretes proyectan sombras dinámicas contra una mampara ondulada de madera, se empujan contra ella, bailan detrás de ella, mostrando solo sus extremidades, trotan en una esquina o forman parejas para imitar el movimiento deslizante de un patinador, y a veces, desaparecen en la oscuridad. Este frenesí de intrincado diseño tiene el misterio y la emoción del cine negro, abstraído en arte conceptual.

Lo que más llama la atención es que esta pieza sigue siendo percibida como vanguardista. El misterio en la danza de Forsythe revela su maestría para impartir emociones (oscuras, insistentes, juguetonas) a través de movimientos finamente detallados; con ello surge la sensación de que los bailarines están viviendo sus propios mundos dentro de un cuadro más grande.

La puesta en escena de una pieza tan impresionantemente difícil denota el excelente estado físico e intelectual de la compañía. También indica que sus integrantes están ansiosos por avanzar: son un dechado de energía, audacia, ambición y, sobre todo, compromiso.

Notas

1. «Rubíes» Coreografía George Balanchine. Música Igor Stravinski. Escenografía Pepe Leal. Vestuario Karinska. Preparación coreográfica Nanette Glushak. Piano Alina Berceu. Maestros de ballet Natasha Lagunas, Damiano Pettenella. Intérpretes: Futaba Ishizaki, Daniele Bonelli. Charlotte Kragh. Joaquin Angelucci, Jack Bruce, Samuel López Legaspi, Long Zou. Paula Alves, Sara Giovanelli, Neshama Nashman, Clara Nougué-Cazenave, Rose Nougué-Cazenave, Emilia Peredo Aguirre, Courtney Skalnik, Elisabeth Vincenti.

2. «Visions Fugitives» Coreografía Hans van Manen. Música Sergei Prokofiev. Escenografía / Vestuario Keso Dekker. Iluminación Joop Caboort. Preparación coreográfica Nancy Euverink. Maestro de ballet Uwe Schröter. Intérpretes: Svetlana Bednenko, Vinicius Vieira. Sara Giovanelli. Nelson López Garlo. Elisabeth Vincenti, Samuel López Legaspi.

3. «Enemy in the Figure» Coreografía William Forsythe. Música Thom Willems. Escenografía / Vestuario / Iluminación William Forsythe. Supervisora de escenografía e iluminación Tanja Rühl. Preparación coreográfica Thomas McManus, Ana Catalina Román. Maestros de ballet Brent Parolin, Mariana Dias. Intérpretes: Paula Alves, Simone Messmer, Rose Nougué-Cazenave, Clara Nougué-Cazenave, Emilia Peredo Aguirre, Futaba Ishizaki. Evan L'Hirondelle, Damián Torío, Niklas Jendrics, Vinicius Vieira, Pedro Maricato.

----------------------

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.