Estados Unidos

Una apuesta ganada

Jorge Binaghi
viernes, 15 de diciembre de 2023
Zimmerman, Florencia en el Amazonas © 2023 by Ken Howard / Met Opera Zimmerman, Florencia en el Amazonas © 2023 by Ken Howard / Met Opera
New York, sábado, 2 de diciembre de 2023. Metropolitan Opera at Lincoln Center. Florencia en el Amazonas, (Houston, Grand Opera, 25 de octubre de 1996). Libreto de Marcela Fuentes-Berain y música de Daniel Catán. Dirección escénica: Mary Zimmerman. Escenografía: Ricardo Hernández. Vestuario: Ana Kuzmanic. Iluminación: T. J. Gerckens. Coreografía: Alex Sánchez. Intérpretes: Ailyn Pérez (Florencia Grimildi), Gabriela Reyes (Rosalba), Mattia Olivieri (Riolobo), Mario Chang (Arcadio), Nancy Fabiola Herrera (Paula), Michael Chioldi (Alvaro), y Greer Grimsley (Capitán). Orquesta y coro (maestro preparador: David Moody) del Teatro. Director: Yannick Nézet-Séguin.
0,000945

Después de Goyescas (1916) y La vida breve (1926) no se había estrenado ningún título en lengua castellana en el Met, pese a ser la segunda en la nación del Norte. Esta tercera es la de Daniel Catán, un mexicano ya fallecido, autor de otros títulos, sobre la base de un texto de una alumna, Marcela Fuentes-Berain, del inolvidable Nobel García Márquez (tan distinto en su actitud vital de algún otro posterior naturalizado español). Se ha dicho que se inspiraba en la famosa y hermosa novela El amor en los tiempos del cólera del colombiano. Tras una lectura atenta del libreto se puede hablar de una lejana inspiración (por lo del cólera sobre todo, y por el tema del amor), pero no de adaptación o filiación directa. Como literatura no está a la altura de lo mejor de Gabo, pero es un buen libreto con frases algo banales sobre un tema como el amor, pero sin duda ciertas y eficaces.

El realismo mágico que también se imputa a la obra no va mucho más allá de algunos efectos escénicos y de un personaje, Riolobo, que es tanto el segundo de a bordo del barco Eldorado que lleva a los viajeros hacia Manaus y su célebre teatro lírico en medio de la jungla como un ser fantástico por su vestimenta y su función ‘chamánica’ de aplacar a los dioses y amazonas que tienen poder sobre el río del mismo nombre.

Ailyn Pérez (Florencia Grimaldi) en ‘Florencia en el Amazonas’ de Catán. Director musical: Yannick Nézet-Séguin. Dirección escénica: Mary Zimmerman. Nueva York, Metropolitan Opera at Lincoln Center, diciembre de 2023. © 2023 by Paola Kudacki / Met Opera.Ailyn Pérez (Florencia Grimaldi) en ‘Florencia en el Amazonas’ de Catán. Director musical: Yannick Nézet-Séguin. Dirección escénica: Mary Zimmerman. Nueva York, Metropolitan Opera at Lincoln Center, diciembre de 2023. © 2023 by Paola Kudacki / Met Opera.

También puede ser que el final, abierto, en que la diva que ha renunciado a cantar en la Scala para volver a su país de origen no sólo a cantar sino a reencontrarse (o intentar hacerlo) con su primer y único verdadero gran amor no lo encuentra pero lo siente cerca, vivo o muerto, y se dirige en su busca convirtiéndose en mariposa.

Por lo demás, en un viaje iniciático y probablemente sin retorno (los viajeros no pueden finalmente desembarcar en Manaus tras las vicisitudes de un naufragio por la epidemia de cólera) se estudian tres tipos de situaciones amorosas: el ya indicado de final incierto, el de una joven pareja que traba conocimiento en el barco (ella, una periodista que escribe una biografía de la artista, y él alguien que no desea navegar sino volar) y casi a su pesar decide investigar si pueden, juntos, conseguir lo que querían ‘libres’, solos e independientes, y el intento de reconciliación (casi desesperada y negada, pero finalmente lograda) de una pareja de mediana edad que realiza el viaje con el pretexto de ver y oír a la diva. Al mando de la nave hay un capitán sin nombre, enamorado de su navío y de su profesión, y tío del joven que no desea seguirlo sino cambiar.

Creo que es menester contar algo del argumento ya que la obra es poco o nada conocida en nuestro medio.

Ailyn Pérez (Florencia), Mattia Olivieri (Riolobo), y Greer Grimsley (Captain) en ‘Florencia en el Amazonas’ de Catán. Director musical: Yannick Nézet-Séguin. Dirección escénica: Mary Zimmerman. Nueva York, Metropolitan Opera at Lincoln Center, diciembre de 2023. © 2023 by Ken Howard / Met Opera.Ailyn Pérez (Florencia), Mattia Olivieri (Riolobo), y Greer Grimsley (Captain) en ‘Florencia en el Amazonas’ de Catán. Director musical: Yannick Nézet-Séguin. Dirección escénica: Mary Zimmerman. Nueva York, Metropolitan Opera at Lincoln Center, diciembre de 2023. © 2023 by Ken Howard / Met Opera.

La música que se sirve de esta historia es interesante, melódica, con influencias más o menos reconocibles (Puccini, Debussy, Richard Strauss, Britten, Stravinsky) más el agregado de vivaces ritmos caribeños, que se adapta bien a la situación y los personajes, es de duración moderada, escasas dos horas, y parece haber interesado al público ya que el teatro sino lleno hasta los bordes presentaba una muy buena entrada, con mucho joven y mucho público ‘latino’. Parece pues una apuesta ganada, sobre todo cuando en el intervalo entre las dos partes o actos se escucha a algunas personas silbar uno de los motivos de la ópera. El caso es que la estructura es tradicional, con arias o ariosos, dúos, concertantes, una orquesta rica y una participación muy breve y acotada del coro (que lo hizo bien).

La orquesta del Met no necesita presentación ni elogio y estuvo a la altura de su fama. El director musical de la casa, Nézet-Séguin, es muy buen maestro pero, como hace nueve años en Rusalka, parece más inclinado a lo sinfónico, y a veces se deja engolosinar por la orquestación importante y no cuida del todo el equilibrio con las voces.

Nancy Fabiola Herrera (Paula) en ‘Florencia en el Amazonas’ de Catán. Director musical: Yannick Nézet-Séguin. Dirección escénica: Mary Zimmerman. Nueva York, Metropolitan Opera at Lincoln Center, diciembre de 2023. © 2023 by Ken Howard / Met Opera.Nancy Fabiola Herrera (Paula) en ‘Florencia en el Amazonas’ de Catán. Director musical: Yannick Nézet-Séguin. Dirección escénica: Mary Zimmerman. Nueva York, Metropolitan Opera at Lincoln Center, diciembre de 2023. © 2023 by Ken Howard / Met Opera.

El reparto ha sido muy bien elegido. Es la vez que más y mejor he apreciado la labor de Pérez en un papel de soprano lírico puro, que es a lo que debería atenerse, con una escritura nada fácil, llena de medias voces, pianísimos en agudo y agudos plenos (algunos un tanto metálicos), que muestra bien la dualidad de la diva de incógnito, reservada y distante, y la mujer apasionada que desea recuperar su amor. Su gran escena final, con coadelantado en su entrada sin palabras (como era frecuente con las grandes figuras del Met en otros tiempos) y en su primera gran escena individual (la segunda, con ser tal vez la más íntima, pasó algo desapercibida por la continuidad de la música).

Frente a ella otra soprano lírica, Reyes, la periodista Rosaura, de medios importantes aunque algo ásperos en agudo, realizó una excelente labor, lo mismo que, incluso mejor, el tenor Chang en el papel del enamorado pero rebelde Arcadio: un timbre bello y brillante sin temor a los agudos en su solo y su dúo. En el cuarteto ‘esta es la diferencia’ entre las dos parejas pudo notarse el buen hacer de Chioldi (con un buen castellano) y sobre todo de Fabiola Herrera, que en su solo tras el naufragio obtuvo un legítimo éxito.

Grimsley, otrora un Wotan más que respetable, tuvo a su cargo la parte más ingrata del Capitán, privado de un solo, pero con frases intensas e interesantes a lo largo de la obra, sobre todo en su primer encuentro con Florencia y en sus dos escenas con su sobrino Arcadio.

Griffin Massey (Heron) y Mattia Olivieri (Riolobo) en ‘Florencia en el Amazonas’ de Catán. Director musical: Yannick Nézet-Séguin. Dirección escénica: Mary Zimmerman. Nueva York, Metropolitan Opera at Lincoln Center, diciembre de 2023. © 2023 by Ken Howard / Met Opera.Griffin Massey (Heron) y Mattia Olivieri (Riolobo) en ‘Florencia en el Amazonas’ de Catán. Director musical: Yannick Nézet-Séguin. Dirección escénica: Mary Zimmerman. Nueva York, Metropolitan Opera at Lincoln Center, diciembre de 2023. © 2023 by Ken Howard / Met Opera.

Único debutante en el elenco, el Riolobo de Olivieri se convirtió en un sólido elemento del éxito de la función. La parte es importante, bien escrita, y le permitió lucir tanto su soltura y simpatía naturales como sus excelentes dotes vocales con una voz sin fisuras a lo largo de todo el registro, un agudo incisivo, buenos graves y algunas medias voces más que notables. Tiene dos grandes escenas: la inicial cuando, en calidad de narrador, va presentando a los demás, la del ser misterioso que invoca la salvación a las divinidades del río en el momento del naufragio y también algunas frases, especialmente las dos últimas que dice con notable poder expresivo: ‘la muerte flota sobre el río’ y ‘el último abrazo’ con un ligero temblor de gran poder sobre la audiencia.

Sobre la producción, vivaz, colorida pero a la vez sobria de Zimmerman (elementos realísticos en forma de fauna y flora locales representados por mimos, bailarines y títeres, y un escenario que sugería un barco sin detallarlo y hacía ver a la distancia el teatro de Manaus), con buenas luces y vestuario más que adecuado, diré que es la mejor que recuerdo de la directora de escena (a la que había visto una más bien discutible versión de la Armida rossiniana que malogró un tanto un reparto notable en conjunto liderado por Fleming, Brownlee y Osborn).

La gente sonrió, rio y aplaudió, y también se conmovió, con intensidad y gran participación. No estaremos ante una obra maestra, pero sí ante una que puede dignamente figurar en el repertorio de un teatro y aspirar a formar parte permanente de él. Bravo 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.