Alemania

Bailando con Truman Capote

Juan Carlos Tellechea
viernes, 5 de abril de 2024
The Bystanders © 2024 by Daniel Senzek The Bystanders © 2024 by Daniel Senzek
Düsseldorf, jueves, 7 de marzo de 2024. Ópera de Düsseldorf. Ballett am Rhein, dirigido por Demis Volpi. «True Crime» velada de ballet (estreno mundial). "Chalk", coreografía de Andrey Kaydanovskiy (estreno mundial); "The Bystanders", de Hege Haagenrud (estreno mundial), con diseño sonoro de Christoph Kirschfink; y "Non Fiction Études", de Demis Volpi (estreno mundial) con música de Serguei Rajmaninov (Études-tableaux op 33 / 1, 2, 3, 5, y op 39 / 1,2, 4, 5, 9) y diseño sonoro de Christoph Kirschfink. Escenografía Sebastian Hannak. Vestuario Bregje van Balen. Iluminación Christian Kass. Dramaturgia Julia Schinke. 100% del aforo
0,0034921

Demis Volpi estrenó mundialmente este jueves en la Ópera de Düsseldorf su más reciente y sensacional coreografía al frente del Ballett am Rhein: Non-Fiction Études (Estudios de no ficción), con música de Serguei Rajmaninov, mucha acción, suspense y un final inesperado. Lo hizo en el marco de una extraordinaria velada de ballet titulada True Crime (por el género basado en hechos reales) e inspirada en la novela A sangre fría de Truman Capote, autor también, entre otras, de Desayuno en Tiffany's, ambas llevadas al cine. Otros dos coreógrafos estrenaron también mundialmente, y con la misma reflexión, sendas interesantes piezas esta tarde: Chalk (Tiza), de Andrey Kaydanovskiy; y The Bystanders (Los testigos), de Hege Haagenrud.

Paso a paso, Demis Volpi, director y coreógrafo jefe del Ballett am Rhein (Düsseldorf / Duisburgo) se está despidiendo de su público, antes de pasar a la dirección del Ballet de Hamburgo para suceder al consagrado coreógrafo John Neumeier al inicio de la próxima temporada 2024/2025. El 18 de marzo Volpi ofreció su primera conferencia de prensa en Hamburgo para presentar el programa de este primer período al frente de su nueva compañía. El público de Düsseldorf todavía podrá admirar la gran creatividad de Volpi en su novísimo ballet, titulado 

Surrogate Cities, con música de Heiner Goebbels, cuyo estreno mundial, en este mismo escenario de la ópera alemana a orillas del Rin, tendrá lugar el viernes 26 de abril próximo. A partir de la próxima temporada estarán al frente del Ballett am Rhein la celebrada Bridget Breiner, como coreógrafa jefa, y Raphaël Coumes-Marquet, como director de la compañía.

Non-Fiction Études*

«Non Fiction Études», coreografía de Demis Volpi. © 2024 by Daniel Senzek.«Non Fiction Études», coreografía de Demis Volpi. © 2024 by Daniel Senzek.

En esta velada, Demis Volpi Volpi se embarca en la búsqueda del mito de Truman Capote, quien escribió sus primeras novelas basadas en hechos reales en el decenio de 1960. Aquí la cuestión está muy clara: ¿dónde está el límite entre la realidad y la interpretación artística?

El pianista Aleksandr Ivanov, trajeado como Capote, entregó una excelente interpretación de los Études-tableaux de Rachmaninov en un Steinway de media cola instalado en una especie de jaula sobre el escenario. Al son de esta música, el director y coreógrafo jefe del Ballett am Rhein dibuja el retablo del excéntrico novelista estadounidense, que se vio envuelto en numerosos amoríos y escándalos.

Truman Capote, conocido también por sus excesos de alcohol y drogas (que pondrían fin a su vida en 1984), admitió y vivió abiertamente su homosexualidad en una sociedad neoyorquina floreciente en aquella época, con decenas de bares y clubes de gais y lesbianas. Volpi hace que los personajes (todos vistiendo con camisetas rojas transparentes) se metan en el papel de Capote. Nelson López Garlo lo encarna de manera impresionante. Levita suavemente por ese cosmos, haciendo sus rondas con el torso extremadamente curvado y un coqueteo muy majo con todos los que se le cruzan por el camino. Al final de la velada se ganó entusiastas y muy merecidos aplausos de la platea.

Al revés que Hitchcock

En True crime, cada uno de los tres coreógrafos, con su respectivo lenguaje dancístico, aborda el tratamiento de casos criminales irresueltos en una amplia variedad de formas mediáticas. Ya sea en libros, filmes, reportajes televisados y en todas sus modernas formas, la preocupación por el asesinato, los abismos humanos y la propia muerte están omnipresentes, y llaman a la meditación. Pero al contrario de las películas del genial Alfred Hitchcock, aquí no se conoce de antemano al autor del crimen y su modus operandi.

«Chalk», coreografía de Andrey Kaydanovskiy. © 2024 by Daniel Senzek.«Chalk», coreografía de Andrey Kaydanovskiy. © 2024 by Daniel Senzek.

El resultado son tres piezas independientes que, sin embargo, se entrelazan a través del espacio escénico, el vestuario y el diseño sonoro. Las averiguaciones de Andrey Kaydanovskiy en Chalk,* por la marca de tiza que rodea la posición del cuerpo del occiso en el lugar del crimen, siguen a cuatro investigadores que a veces se meten en el papel de la víctima o en el del autor del crimen. Sin embargo, en su intento por reconstruir el hecho de sangre, tanto desde el punto de vista forense, como el de los interrogatorios, como el del objetivo del autor o los autores del crimen, así como desde la perspectiva del muerto, parecen surgir más preguntas que respuestas en esta ardua búsqueda de la verdad.

Los testigos

Los documentos sonoros procedentes del amplio campo del tratamiento y la explotación comercial de los crímenes reales que pueden escucharse en la coreografía The Bystanders* de Hege Haagenrud, son traducidos con virtuosismo por los intérpretes, llevándolos al lenguaje de los signos. Esos testimonios son percibidos como si estuvieran más lejos de lo que realmente están; cuando en realidad ocurre todo lo contrario, están mucho más cerca de la vida cotidiana de lo que piensa el público.

Lotte James en «The Bystanders», coreografía de Hege Haagenrud. © 2024 by Daniel Senzek.Lotte James en «The Bystanders», coreografía de Hege Haagenrud. © 2024 by Daniel Senzek.

Los miembros de la compañía están ataviados por igual con hermosos y amplios trajes del Barroco, que solo permiten ver el movimiento de sus brazos. Además sus cabezas están cubiertas con pelucas de la época, por lo que no se puede distinguir si se trata de bailarinas o de bailarines los que se desplazan con gran agilidad (como si patinaran sobre ruedas) sobre el escenario. La colección, entre extraña y chocante, de los testimonios que se oyen, tanto de testigos como de reconstrucciones de crímenes, ha quedado inmortalizada en diversos medios de divulgación y soportes.

Marginación

Al igual que en las películas de suspense o de misterio, los formatos del género True Crime también trabajan con el deseo de atemorizar y sitúan los temas existenciales de la muerte y el morir en el centro de la vida de todos. Sin embargo, lo que suena a cine y a formatos de streaming no es un fenómeno nuevo. Las historias de crímenes ya se difundían a través de panfletos o de periódicos dedicados exclusivamente a la ''crónica roja'', a principios de la Edad Moderna.

El consumo de tales historias -ya sean verdaderas o ficticias- enfrenta al lector o al espectador a su propia mortalidad, desencadenando tal vez miedo, repugnancia, represión o incluso identificación, ya que el tema afecta directamente a todos. Lo que es diferente en la sociedad actual en comparación con la de hace varios cientos de años es la marginación o represión deliberada de la muerte en la esfera pública y la vida cotidiana.

El ADN

Gracias a los avances de la medicina y la higiene y a un cambio en la forma de tratar a los pacientes en estado terminal, cada vez se tiene menos contacto con la muerte, encarnada en el cadáver. Se habla de una nueva visibilidad medializada de la muerte: la sociedad experimenta el complejo de temas cada vez menos de forma primaria, por ejemplo en su propio hogar, sino sobre todo de forma secundaria, es decir, mediada a través de experiencias mediáticas, por ejemplo.

Con las posibilidades actuales del análisis genético de ADN, la resolución de crímenes sumidos en el más impenetrable de los misterios termina por impactar a la opinión pública. A través de esas investigaciones se ha llegado incluso a descubrir a autores de delitos que, para gran sorpresa de las autoridades policiales y judiciales, no figuraban siquiera en la lista de posibles sospechosos. Y en no pocos casos se ha podido constatar que personas acusadas, encarceladas y hasta ejecutadas con la pena de muerte no eran realmente los criminales buscados por las autoridades. Errare humánum est. La verdad existe, pero no necesariamente es desentrañable para los seres humanos.

Notas

«Non Fiction Études» Intérpretes: Paula Alves, Maria Luisa Castillo Yoshida, Lara Delfino, Futaba Ishizaki, Norma Magalhães, Ako Sago, Courtney Skalnik, Daniele Bonelli, Philip Handschin, Samuel Legaspi, Nelson López Garlo, Damián Torío, Long Zou. Maestro de ballet: Brent Parolin«Chalk» Intérpretes: Orazio Di Bella, Elisabeth Vincenti, Miquel Martínez Pedro, Clara Nougué-Cazenave, Jack Bruce, Emilia Peredo Aguirre. Maestra de ballet: Natasha Lagunas

«The Bystanders» Intérpretes: Camilla Agraso, Marta Andreitsiv, Lotte James, Imogen Walters, Joaquin Angelucci, Evan L'Hirondelle, Pedro Maricato. Maestros de ballet: Uwe Schröter, Damiano Pettenella

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.