España - Cataluña

Estreno de Mestres Quadreny en soberbia compañía

Francesc Borràs

viernes, 13 de diciembre de 2002
Barcelona, jueves, 5 de diciembre de 2002. L’Auditori. Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya. Saschko Gawriloff, violín; Arturo Tamayo, director. György Ligeti: ‘Concierto para violín y orquesta’; Josep Maria Mestres Quadreny: ‘Cuarta sinfonía’; Pierre Boulez: ‘Notations pour orchestre I, IV, III, II’. 9è Festival de Músiques Contemporànies de Barcelona. Ocupación: 80 %
---
Las expectativas creadas alrededor del concierto con el que se cerraba la novena edición del Festival de Músiques Contemporánies de Barcelona eran considerables, tanto por el interesante programa del concierto, como por la implicación de la orquesta de la ciudad en el Festival (la OBC ha protagonizado dos de los trece conciertos del ciclo).Antes de entrar en consideraciones estrictamente musicales quiero destacar dos aspectos del concierto: uno claramente positivo y otro de negativo.El positivo fue el numeroso público que asistió al concierto y que llenó más de tres cuartas partes del Auditori. A pesar del gran número de entradas que se repartieron entre estudiantes (práctica poco frecuente y que creo que seria importante generalizar no sólo en ciclos de música contemporánea), la considerable presencia de público demostraba un verdadero interés por la propuesta planteada.La otra cara de la moneda fue la supresión de la obra que, según el programa de mano, abría el concierto. Se trataba de Hopscotch de Francisco Lara (ganadora del premio AEOS) y que ‘por problemas técnicos’, según se nos informó en la media parte, no se interpretó. Sólo un motivo de fuerza mayor exculpa la anulación de una obra anunciada, y me permito cuestionar los ‘problemas técnicos’ a los que la organización hacía referencia. Esperamos, pues, que se repare esta impericia y podamos escuchar pronto la obra de Francisco Lara en el Auditori.La obra, pues, que inició el programa fue el Concierto para violín y orquesta de Ligeti, dedicado a Saschko Gawriloff que, a la vez, era el solista del concierto del jueves. Esta es una práctica habitual entre los compositores contemporáneos: la obra se dedica a un intérprete que, después, se encarga de su difusión. La parte positiva de esta práctica es que, como sucedió, el intérprete conoce perfectamente el concierto y las intenciones del compositor, y así lo transmite al público. El peligro recae en que la orquesta no esté a la altura del intérprete. Este no fue el caso de la OBC que supo acompañar el solista, cosa nada fácil si tenemos en cuenta sus largas y densas intervenciones. A destacar el difícil y comprometido papel de las trompas, así como la correcta utilización de timbres no convencionales (ocarinas y flautas dulces) que Ligeti, en una sutil e inteligente instrumentación, requiere.No es demasiado habitual que un compositor actual y del país pueda asistir al estreno de su Cuarta sinfonía. Este hecho, por si solo, ya es motivo de satisfacción. La obra de Mestres Quadreny, pero, fue la obra menos lustrada por la orquesta y así quedó demostrado en el concierto (un claro ejemplo lo encontramos en los desajustes rítmicos de la última sección).Notations, de Pierre Boulez, fue lo mejor del concierto. Se trata de una excelente obra de gran complejidad y que requiere una espectacular formación orquestal en el escenario. El director, Arturo Tamayo, la conoce a la perfección y así lo transmitió a los miembros de la orquesta que, a la vez, supieron responder a las dificultades que una partitura de estas características conlleva. Consecuentemente, el resultado fue más que satisfactorio y así lo supo reconocer el público.Ofrecer un concierto de estas características es un reto arriesgado puesto que se presentan obras que no acostumbran a estar en los repertorios habituales de las orquestas y que, en muchos casos, requieren una notable ampliación de la plantilla orquestal con los riesgos y sacrificios que esto comporta. Conciertos como los del pasado jueves son necesarios y ayudan a normalizar la vida musical de nuestro país.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.