Entrevistas

'La vulnerabilidad de Fausto radica en su falta de fe', afirma Richard Leech

Darío Fernández

viernes, 14 de febrero de 2003
---
Hace tiempo que viene afirmándose que el panorama actual de la lírica no invita al entusiasmo, pero por suerte seguimos contando con voces excepcionales que contribuyen a animar el cotarro. Una de ellas es, sin duda, la del tenor Richard Leech (Hollywood, 1957), que estos días se presenta en el Teatro Real de Madrid con Fausto. La diligencia de la oficina de prensa y la amabilidad del propio cantante permitieron a Mundoclasico.com recabar sus opiniones al término de la primera representación, una función que, dicho sea de paso, concluyó con una prolongada ovación para el cantante norteamericano.El encuentro tuvo lugar en su camerino una vez que el cantante hubo atendido su compromiso con el público que acudió a saludarle; en la cercanía, se aprecia que Leech tiene buena planta y su fisonomía robusta deja entrever que nos encontramos ante el portador de una voz de enorme poderío. Por lo demás, sin abandonar nunca la corrección en el trato, Leech se muestra como un hombre sencillo, desenfadado y cordial.En atención a las circunstancias, las preguntas son pocas y directas y así, tras las obligadas felicitaciones, el tenor recuerda sus anteriores visitas a España: “Estuve en Bilbao, donde hice Rigoletto y Lucia y en Barcelona y en Sevilla, donde canté el Réquiem de Verdi con la compañía de la Scala y Riccardo Muti”. Ahora, en el Teatro Real, se encuentra muy a gusto; este teatro me parece fantástico por lo acogedor del ambiente y de la acústica. Siempre es agradable trabajar con gente que está tan feliz como lo está en España...”(risas) además, se come tan bien aquí...”Para su debut en el Real, Leech ha escogido uno de sus títulos fetiche, Faust, cuyo papel protagonista se ajusta como un guante a sus condiciones de tenor lírico: su brillante timbre posee un metal de extraordinaria potencia en el registro agudo, la proyección es perfecta y la homogeneidad entre los distintos registros, asombrosa.Para Leech, “Fausto es un personaje complejo y profundamente débil; en él encontramos el típico defecto de los héroes trágicos-Fausto es un hombre sabio y viejo del que se supone que debería saberlo todo; sin embargo, es incapaz de comprender la premisa básica, que es la fe, y no se da cuenta de que hay cosas que sólo se pueden creer: ahí radica su vulnerabilidad. A la hora de la caracterización, ofrece una gran gama de posibilidades, pues a veces requiere un canto suave, otras íntimo y lírico y otras, más fuerte.En este sentido, Leech cree que Fausto guarda cierto parentesco con Hoffmann: “En él también encontramos una evolución y un contraste entre lo que es, lo que ha sido y cómo sus vivencias le han ido cambiando. Personalmente, me parece un papel muy interesante como actor, pero Fausto me sigue pareciendo más interesante como cantante.”En este momento, Leech recuerda sus otros personajes preferidos: “Me encanta Gounod, así que en primer lugar tendría que citar Romeo, pero también están Don José, que lo he añadido a mi repertorio recientemente y ahora lo canto siempre que puedo, el Riccardo de Un ballo in maschera, Pinkerton, Cavaradossi e incluso Nemorino, que desde el punto de vista dramático, me parece muy divertido”, palabra ésta que aparece en casi todas sus intervenciones, hasta el punto de hacernos partícipes del evidente entusiasmo con que vive su profesión.Leech no tiene pensado expandir su repertorio y prefiere profundizar en la interpretación de unos pocos papeles. “Me siento más a gusto trabajando sobre ciertos papeles: llevo cantando Rodolfo veinte años y me sigo maravillando con todas las posibilidades que ofrece. La cuestión de abordar nuevos personajes es muy personal; hay ciertos cantantes que pueden permitirse repertorios muy amplios, como Plácido Domingo, que coge un nuevo papel y lo hace suyo en un tiempo récord y nos deja a todos boquiabiertos y preguntándonos cómo lo consigue, pero [risas] uno no es Plácido.•Lo que resulta indudable es que Richard Leech es el prototipo del “tenor hecho a sí mismo”: nada de concienzudos estudios universitarios, ni de trampolines en forma de concursos. Leech siempre apostó por el trabajo duro sobre el escenario como la mejor instrucción posible y desechó buenas oportunidades de formación y proyección en el convencimiento de que nada podría reportarle más ni mejores enseñanzas que su trabajo en la modesta compañía Tri-Cities Opera, donde, guiándose de su propia intuición y los consejos de sus mentores Carmen Savoca y Peyton Hibbitt, fue aprendiendo el mestiere y con la que batió sus primeras armas como profesional.Desde aquellos años hasta hoy, Leech ha puesto siempre de manifiesto un estilo comunicativo, un desempeño escénico muy convincente y una indiscutible querencia por los personajes puccinianos, “pero no los más pesados, porque quiero seguir cantando el repertorio más lírico mientras pueda”. El público del Liceo podrá comprobarlo en 2005, cuando Leech regrese a Barcelona para encarnar una vez más su aplaudido Pinkerton.DiscografíaBerlioz: La Damnation de Faust. F. Pollet, G. Cachemaille. Orchestre Symphonique de Montréal/Dutoit. London/Decca 444 812-2 (2 CDs)Berlioz: Hymne des Marseillaises. Baltimore Symphony Orchestra/Zinman. Telarc 80164 (1 CD)Donizetti: Dom Sébastien. K. Takacs, L. Miller, S. Koptchak. Opera Orchestra of New York/Queler. Legato LCD 190-2 (2 CDs)Gounod: Faust. C. Studer, T. Hampson, J. van Dam. Capitole de Toulouse/Plasson. EMI CDCC 54228 (3 CDs)Mahler: Sinfonía Nº 8 en Mi bemol (Sinfonía de los Mil). S. Sweet, P. Coburn, F. Quivar, B. Fassbänder, S. Nimsgern, S. Estes. Filarmónica de Viena y Coro de la Staatsoper/Maazel. Sony S2K 45754 (2 CDs)Meyerbeer: Les Huguenots. F. Pollet, G. Raphanel, D. Borst, G. Cachemaille, B. Martinovic, N. Ghiuselev. Orchestre Philharmonique de Montpellier y Choeurs de L'Opéra de Montpellier/Diedrich. Erato 2292-45027-2 (4 CDs)Puccini: La Bohème. K. Te Kanawa, N. Gustafson, A. Titus, G. Quilico, R. Scandiuzzi. Sinfónica de Londres y The Ambrosian Singers/Nagano. Erato 0630-10699-2 (2 CDs)Strauss, J.: Die Fledermaus. K. Te Kanawa, E. Gruberova, B. Fassbänder, W. Brendel, O. Bär, T. Krause. Filarmónica de Viena y Coro de la Staatsoper/Previn. Philips 432 157-2 (2 CDs) 438 503-2 (1 CD - extractos)Strauss, R: Der Rosenkavalier. K. Te Kanawa, B. Hendricks, A. S. von Otter, K. Rydl. Staatskapelle Dresden y Coro de la Staatsoper/Haitink. Emi CDCC 54259 (3 CDs)Strauss, R: Salome. J. Norman, K. Witt, W. Raffeiner, J. Morris. Staatskapelle Dresden/Ozawa. Philips ZDC 54493 (1 CD - extractos)Varios: From the Herat. Arias de óperas de Cilea, Donizetti, Puccini y Verdi y napolitanas de De Curtis, Di Capua, Leoncavallo y Tosti. Sinfónica de Londres/Fiore. Telarc CD-80432 (1 CD)Verdi: Un ballo in maschera. M. Crider, M. Bayo, E. Zaremba, V. Chernov. Chorus and Orchestra of the Welsh National Opera/Rizzi. Teldec 4509-98408-2 (2 CDs)Verdi: I Lombardi alla Prima cruciata. J. Anderson, L. Pavarotti, S. Ramey. Metropolitan de Nueva York/Levine. London/Decca 455 287-2Verdi: Rigoletto. L. Vaduva, J. Larmore, A. Agache, A. Miles, S. Ramey. Chorus and Orchestra of the Welsh National Opera/Rizzi. Teldec 4509-90851-2 (2 CDs) 97508-2 (1 CD - extractos)

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.