México

Beethoven en Aguascalientes

Arturo Soria Eneck

jueves, 24 de abril de 2003
Aguascalientes, viernes, 4 de abril de 2003. Teatro Aguascalientes. Trío Morelia (Ludwig, Adriana, y Laura Carrasco Curíntzita). Manuel Delaflor, piano. Coro Monumental de Aguascalientes. Orquesta Sinfónica de Aguascalientes. Enrique Barrio, director. Ludwig van Beethoven: Marcha de 'Las ruinas de Atenas', '8ª Sinfonía en fa mayor' Op. 93, 'Triple concierto para piano, violin, cello, y orquesta' Op. 56 y 'Fantasía coral' Op. 80. Aforo: 1.300 localidades. Asistencia: 95 %
---
La ciudad de Aguascalientes (Mexico) ha tenido un desarrollo muy importante en materia cultural en los ultimos años. Este desarrollo se ve fielmente reflejado con la creciente reputación y calidad de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes (OSA) dirigida actualmente por el Maestro Enrique Barrios. La orquesta realiza temporadas de conciertos en Aguascalientes y recientemente ha iniciado una serie de grabaciones para el sello discográfico NAXOS; el éxito que ha recibido su disco de Silvestre Revueltas es ejemplo de lo que se puede lograr con talento y buena organización.El maestro Barrios, conocido por su trabajo al frente de orquestas mexicanas y extranjeras, tomó la dirección de la OSA hace apenas un par de años, pero en este corto tiempo ya se han podido cosechar los frutos del trabajo. Se tiene a una orquesta sumamente disciplinada, con capacidad de abordar los estilos musicales más variados, con virtuosos dentro de sus filas, y con una gran energía interpretativa. La OSA recién terminó su primera temporada 2003, la cual se tituló "Absolutamente Beethoven" la que incluyó una buena parte de la obra orquestal del genio alemán.De entre los conciertos llamó la atención el octavo programa de dicha serie. El concierto se efectuó el día 4 de Abril a las 21 horas en el Teatro Aguascalientes. El programa incluyo, para orquesta sola, la Marcha Turca de Las ruinas de Atenas, obra corta y delicada, y la hermosa 8ª Sinfonía. Con técnica elegante, precisa, y llena de energía Barrios nos ofreció una versión digna de recordar; desde los contrapuntos sutiles a las secciones maás contrastantes pudimos disfrutar de una version fresca e interesante. Realmente impresionante el desarrollo que ha logrado esta orquesta en cuestión interpretativa.También se incluía el Triple Concierto que trajo en sus solistas una de las sorpresas más gratas de la temporada. Gran acierto del Barrios en equilibrar su alineación de solistas entre gente reconocida (como los pianistas Eva Ma. Zuk, Jean-L. Steuerman, Jean Francois Heisser, Fritz Steinegger) con gente joven pero ya profesional y con una trayectoria envidiable. Para el concierto Triple fueron invitados el Trio Morelia, compuesto por los hermanos Ludwig, Adriana, y Laura Carrasco Curíntzita; estos jóvenes cuentan con formación y experiencia en México, los Estados Unidos, Asia, y Europa y se han presentado como solistas en los EUA y Mexico. Con una seguridad apabullante mostraron un sonido y musicalidad excepcional en todos los momentos de la obra, destacandose la belleza del segundo movimiento y en especial la participación de la cellista del trío dada la extrema dificultad del concierto. Solistas y director fueron recompensados por el público que los llamó al escenario en cuatro ocasiones. Esperemos ver mucho más de estos jóvenes en el futuro próximo ya que están para "grandes ligas" y que seguramente ayudaran a llenar el vacío que existe en nuestro país de grupos de cámara.Para concluir el programa tuvimos la Fantasía coral en las manos del distinguido pianista Manuel Delaflor. Experimentado solista con orquestas latinoamericanas, europeas, y norteamericanas nos propuso una version magistral de una obra que requiere un gran dominio técnico e interpretativo. Los solistas vocales y el Coro Monumental (conformado por varios coros de la ciudad) estuvieron a la altura del concierto de la velada musical. Hay que hacer notar que en esta obra fueron homenajeados los musicos (algunos de los cuales incluso tocaron esta noche) que sirvieron a forjar las bases de lo que hoy es la OSA, músicos que sin su esfuerzo no sería posible tener una orquesta de este nivel ni las condiciones musicales actuales en Aguascalientes.En resumen, un reconocimiento por los múltiples triunfos musicales (y extramusicales): al director por su atinada visión y capacidad que lleva por buen camino a la OSA, a los solistas por su alto nivel de musicalidad y profesionalismo, a la OSA por haberse consolidado ya como una embajadora cultural de México, a las autoridades y patrocinadores por apoyar y demostrar que la cultura es algo que vale la pena, y sobre todo al público de Aguascalientes que como ya es tradición llena casi al tope el teatro y que gracias a el tenemos una verdadera joya musical en casa.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.