Reportajes

Tomás Luis de Victoria: Biografía para un Aniversario

Emilio Cano Molina

miércoles, 7 de julio de 1999
La obra de Victoria va estrechamente ligada a sus vivencias personales y sobre estas se han trazado a veces oscuros trazos más cargados de fantasía que de hechos documentados. Lo innegable es lo siguiente. Tomás Luis de Victoria nació en Avila en 1548, siendo el séptimo hijo de los once que tendrían Francisca Suárez de la Concha y Francisco Luis de Victoria, quien murió cuando el compositor tenía tan solo 9 años. Casi al año siguiente se convirtió en niño cantor de la catedral de Avila. Desde 1594, año de su fundación, Victoria asistió al colegio jesuita de San Gil, un colegio que fue alabado por su ambiente de paz e ilustración por Santa Teresa.Cuando Victoria cambió la voz, fue enviado al Collegium Germanicum en Roma, un colegio también jesuita. Ningún compositor español vivió desde tan joven un ambiente tan cosmopolita. Este colegio recibió desde su fundación los mimos y desvelos de dos auténticos titanes del mecenazgo renacentista: Felipe II de España y el cardenal-arzobispo de Augsburgo Otto von Truchsess von Waldburg, gran benefactor de Victoria y objeto de la dedicatoria de su libro De Motecta publicado en Venecia en 1572. Victoria se integró pronto en la vida romana.Con seguridad, en 1568 se convirtió en maestro de capilla de su benefactor, el cardenal-arzobispo de Augsburgo Otto von Truchsess von Waldburg, ocupando este cargo casi hasta la muerte del mecenas.En enero de 1569, Victoria fue contratado como cantor y sonador del órgano en la iglesia aragonesa de Santa Maria di Monserrato, en Roma. Este puesto incluía sin duda el de maestro de capilla, ya que en Roma existía la tradición de denominar como cantor al ocupante de estos puestos. En 1573 comenzó a cantar, al menos ocasionalmente, en otra iglesia española en Roma, la de San Giacomo degli Spagnoli (parroquia de Santiago) donde se le pagaban sumas en concepto de la mvsica que componía y los cantantes que junto a él traía para determinadas ocasiones, como el Corpus y otros servicios y oficios de relieve.En 1571 es contratado como profesor en su alma mater, el Collegium Germanicum y en 1572 publica su primer libro de motetes en Venecia. En 1573 Victoria ocupó casi sucesivamente los cargos de profesor de canto llano (gregoriano) y de maestro de capilla, al tiempo que, con sólo veinticinco años, sucedía a Palestrina como maestro de capilla del Seminario Romano.En 1575, sus cada vez más numerosas obligaciones en el Collegium le llevaron a abandonar su cargo de maestro de capilla en la iglesia de Santa Maria di Monserrato. En ese mismo año, y en el plazo de seis meses, Victoria tomó órdenes menores (lector y exorcista) y acabó siendo ordenado sacerdote el 28 de agosto. Aproximadamente en febrero de 1578 dejó el Collegium Germanicum, aunque a Victoria le gustaba volver a él en ocasiones especiales, como la Epifanía de 1585.Cubierto de fama y de honores, Victoria empezó a pensar en asegurarse unas mínimas rentas para disfrutar del resto de su vida en su tierra, España. En 1587, con sólo treinta y nueve años, Victoria se jubiló de su vida romana y volvió a España.Desde 1587 hasta la muerte, en 1603, de la viuda Emperatriz María que vivía retirada en el Real Convento de las Clarisas Descalzas en Madrid, Victoria fue su capellán y maestro del coro de los sacerdotes y mozos del convento. Durante ese periodo, fue reclamado en vano por importantes catedrales españolas para ocupar su maestría de capilla, Sevilla y la Seo de Zaragoza. Pero estas ofertas no inquietaron a Victoria, quien se encontraba a gusto en Madrid. Victoria siguió desde allí con su proceso de divulgación de su obra, vendiendo varios libros de motetes y misas a diversas iglesias y catedrales; también éstas le llamaban con frecuencia para dirimir los concursos que se convocaban para cubrir los más importantes puestos mvsicales.Desde 1604 hasta su propia muerte en 1611 Victoria ocupó en este mismo convento sólo el cargo de organista. Victoria utilizó en 1611 su influencia con el rey para que nombrara a Bernardo Pérez de Medrano su sucesor a su muerte. El nombramiento fue firmado por Felipe III el 2 de julio de 1611; el 27 de agosto, sábado, ocho semanas más tarde, murió Victoria.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.