Reportajes

La ópera en la escuela

Waldia Alegría Justet

lunes, 7 de abril de 2003
---
La sección de Bruselas de Música Esperanza Bélgica puso en marcha durante este año escolar un proyecto de 'Iniciación a la Opera'. Este proyecto que contó con el apoyo del Servicio Educativo del Teatro Real de La Moneda, se llevó a cabo en una escuela de un barrio pobre de la ciudad de Bruselas. Este barrio y la escuela, en particular, se caracterizan por poseer un número importante de habitantes provenientes de diferentes países de Europa, África y América Latina, muchos de ellos en situación irregular en Bélgica.La población infantil de la escuela enfrenta grandes dificultades escolares debido al hecho de que la mayor parte de los niños que ingresan en la escuela - y no sólo a partir de las clases pre-escolares, sino también en los cursos primarios- no hablan francés. En la escuela hay niños de 30 nacionalidades diferentes. Desde hace cinco años, Música Esperanza desarrolla en esta escuela una iniciación musical bajo la forma de talleres musicales que tienen lugar una vez por semana, a partir del primer año de preescolar (niños de 2 años y medio) hasta el tercer año primario (chicos de 9 y 10 años). El objetivo de estos talleres, es permitir a esos niños acceder a una educación musical de la cual la mayor parte de ellos están excluidos por razones socio-económicas, y al mismo tiempo por intermedio de la música facilitarles el aprendizaje del francés, lengua de alfabetización del país que los recibe.Como estos talleres musicales terminan en el tercer año de primaria, este año el equipo de benefactores de Música Esperanza, a cargo de los talleres en esta escuela, redactó un proyecto en el cual se beneficiaban los alumnos de 5º y 6º grado primario de esta escuela. La iniciativa fue premiada por un organismo público de la comunidad francófona de Bruselas.El proyecto consistió en trabajar, tanto desde el punto de vista de los temas desarrollados en esta ópera como desde el punto de vista musical haendeliano, Agrippina, la ópera de Händel que estaba prevista en la programación del Teatro de La Moneda.Gracias al apoyo magnífico y la competencia profesional de una animadora del Servicio Educativo de la Moneda, los chicos y los maestros concibieron y realizaron un espectáculo musical, una mini-ópera podríamos llamarla, cuyo título fue Los niños perdidos. El libreto cuenta la historia de dos grupos de niños: unos acaban de perderse en un bosque, tienen miedo, lloran por volver a sus hogares. El segundo grupo constituido por niños que se han perdido también, pero se han adaptado a la vida en el bosque, lejos de los padres, saborean la libertad que eso les aporta. Rápidamente problemas de liderazgo aparecen entre los dos grupos y después de varias tentativas por resolverlos a través de medios violentos, la aparición de un peligro común -la presencia de un dragón- crea entre todos los niños un sentimiento de solidaridad y deciden volver a sus hogares.El argumento es simple, refleja la fantasmagoría de los niños, pero al mismo tiempo ponen en evidencia los temas tratados en la opera Agrippina: el deseo de poder, la intriga, la violencia, etc. Pero sobre todo, ver 40 niños sobre el escenario, cantando, declamando y moviéndose en la escena como los profesionales de la Opera, y más aún interpretando un libreto que ellos mismos imaginaron, es algo que no se ve todos los días.Otra cosa que queremos poner en relieve es que el escenario, así como los trajes, se hicieron con un mínimo de gastos: ramas de árboles y arbustos cortados en un jardín figuraban el bosque, camisetas blancas y rojas y blue-jeans para vestir a los niños. Los niños y las maestras habían confeccionado la cabeza de un monstruo con una estructura de alambre fino recubierta de papier mach y pintada. Fue una magnífica fiesta en la cual chicos y grandes participaron al servicio de nuestra gran amiga, la Música. ¡Y creo que no la olvidaran jamás! Queremos hacer resaltar el hecho de que la mayor parte de los niños que intervinieron en esta aventura operística, habían asistido a los talleres musicales de Música Esperanza, a partir del primer año pre-escolar.La animadora de la Opera estaba asombrada el primer día que trabajo con ellos y nos dijo: "es la primera vez en 10 años de trabajo con niños, que al cabo de una hora de trabajo, los niños son capaces de cantar un canon de Mozart a 3 voces. Hay en ellos una musicalidad y una calidad de oído (qualit d'écoute) que sin lugar a dudas han adquirido en los talleres musicales previos a esta experiencia". Otro aspecto fuerte de este proyecto es que los niños asistieron a un ensayo general de "Agripina" en el teatro real de La Moneda, un lugar prestigioso del mundo musical belga. Fue para ellos uno más de los inolvidables momentos que vivieron en esta aventura.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.