Reportajes

Alexander von Zemlinsky: Sinfonía Lírica

Maika del Rosario

miércoles, 28 de junio de 2000
Pocos compositores como Zemlinsky contribuyeron tanto a la difusión de la música moderna en Europa. Cuñado y profesor de contrapunto de Arnold Schoenberg, fundan juntos en 1904 la Vereinigung Schaffender Tonkünstler, para promocionar la música contemporánea. No sólo a través de esta sociedad se llevó a cabo la acción, también posteriormente fundaron la Prague Verein für Musikalische Privataufführungen (1921-1924).Como dato curioso, hay que apuntar que la amistad con el atonalista vienés no fue obstáculo para la fidelidad que tuvo Zemlinsky durante toda su carrera a la tonalidad.La Sinfonía Lírica, compuesta entre 1922 y 1923 cuando el compositor contaba 52 años, es sin lugar a dudas la obra más célebre de Zemlinsky. La obra, con texto de Rabindranath Tagore, queda a caballo entre lo que puede ser una sinfonía y un lied orquestal del estilo de los de Gustav Mahler.Los movimientos en que está estructurada la obra son: 1. Ich bin friedlos. Langsam; 2. Mutter, der junge Prinz muss an unserer Tür vorkei kommen. Lebhaft; 3. Du bist die Abendwolken. Sehr rurig und mit innigen, ernstem Ausdruck; 4. Sprich zu mir Geliebter. Langsam; 5. Befrei mich von der Banden. Feurind und kraftvoll; 6. Vollende denn letze lieb. Sehr mässige Viertel; 7. Friede, mein Herz. Molto adagio.La composición orquestal es la siguiente Solistas: Soprano, Barítono, Coro, Orquesta: Flauta (4), Oboes (incluyendo corno inglés) (3), Clarinete (3), fagot (incluyendo contrafagot) (3), Trompa (4), Trompeta (3), Trombón (3), Tuba, Percusión, Armonio, Celesta, Arpa, Violines I and II, violas, cellos y contrabajos.Resulta bastante curioso que una obra que gusta tanto a los aficionados y que se programa con relativa frecuencia en las salas de concierto, haya recibido tan escasa atención por parte de los sellos discográficos. Alguna razón habrá para que sólo se disponga escasamente de cinco versiones. Yo por mi parte voy a descartar una y a concentrarme en cuatro.Riccardo ChaillyLa primera de ellas es la versión de Riccardo Chailly con la Royal Concertgebouw Orchestra, actuando como solistas Alessandra Marc (soprano) y Hakan Hagegard (barítono). Chailly ha sido un de los pocos directores que ha tomado elrepertorio orquestal de Zemlinsky y lo ha llevado al estudio de grabación, y además casi siempre lo ha hecho bien. En especial en este compacto, que en nuestra opinión se convierte en referencia de la obra en cuestión gracias a sus buenas maneras y a una orquesta en impecable forma. ¿Los solistas? En ningún otro compacto vamos a encontrar intérpretes más adecuados.El compacto se completa con la Symphonische Gesange, Op. 20 del mismo autor [Decca Entartete Musik 443 569-2DH (CD DDD), 65', 1993,Precio Alto].Giuseppe SinopoliLa siguiente en interés es una buena versión a cargo de la Orquesta Filarmónica de Vienabajo la batuta de Giuseppe Sinopoli, actuando como solistas Deborah Voigt (soprano) y Bryn Terfel (barítono). Es una versión interesantemente romántica y cuidada en todo detalle, con una elección convincente de ambos solistas que aportan a la obra el equilibrio entre la ligereza que el propio compositor requirió y la intimidad y fundamento que los propios versos requieren.Particularmente Terfel tiene una sobresaliente actuación. [DG 449 179-2GH (CD DDD), 1995 en vivo, 49', Precio Alto].Claus Peter FlorOtra versión, quizás menos interesante, pero también aceptable es la de Claus Peter Flor con la Orquesta Sinfónica del Norte de Alemania, actuando como solistas Luba Orgonasova (soprano) y Bo Skovhus (barítono).La interpretación es igualmente cuidada aunque algo menos que la de Sinopoli, pero Organosova quizás luce más en este compacto que Voigt en el anterior. Además la RCA es más generosa que DG, al completar el CD con algunos lieder del compositor [RCA Victor red Seal 09026 68111-2 (CD DDD), 64', 1995, Precio Alto].Michael Gielen¿Y quién no quiera realizar una gran inversión económica en esta obra pero desea tenerla en su discoteca?. Pues hay suerte gracias a la versión de Michael Gielen con la South West Geman Radio Symphony Orchestra, actuando como solistas Vlatka Orsanic (soprano) y James Johnson (barítono). Los solistas dan la talla en todo momento, aunque la orquesta y la dirección orquestal pierden un poquito respecto a la versión de Chailly.Con todo es una magnífica oferta que no debería perderse de vista [Arte Nova 74321 27768-2 (CD DDD), 67', 1997, Precio Bajo].

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.