Ópera y Teatro musical

La producción escénica de Isaac Albéniz (2)

Jacinto Torres Mulas

lunes, 8 de noviembre de 1999
Guerra De Las Rosas, LaVer Henry CliffordUn recorte de octubre de 1893 del diario barcelonés El Noticiero que hemos podido consultar da la noticia de que "en Tiana [residencia veraniega de Albéniz, próxima a Barcelona] se ha celebrado una notable fiesta artística. El citado maestro ha dado a conocer a varios de sus amigos y admiradores algunos fragmentos de su nueva obra La Guerra de Las Rosas [...] que se estrenará el próximo invierno en el Prince of Walles de Londres. [...] Mostró también los figurines siendo todos ellos muy vistosos y de sumo gusto."Fue éste uno de los títulos alternativos de Henry Clifford. Otros nombres aparecen referidos en el comentario a The Brown Maid (ver).Henry CliffordOpera en tres actos, primera de las que Albéniz compuso sobre libreto de Francis Burdett Money Coutts y primera también en subir al escenario.En 1893, tras haber estrenado en Londres su opereta The Magic Ring y los números musicales para Poor Jonathan, empezó a trabajar Albéniz en este libreto que tiene como trasfondo un episodio de la Guerra de Las Rosas (ver), a cuyo preludio dio fin en Tiana en octubre de ese mismo año. Son sus personajes: Henry Clifford, Sir John St. John, Lady St. John, Colin, Annie, Lady Clifford, Agnetta, un mensajero, un heraldo, niños, hombres, mujeres.El material más completo y homogéneo que ha llegado hasta nosotros está constituido por los tres libros con la versión original manuscrita para canto y piano, que contienen respectivamente los tres actos de que consta la obra. Según las notas autógrafas de Albéniz, la redacción definitiva del primer acto se finalizó en París en 1895, mientras que el segundo ya estaba listo en Barcelona en enero del año anterior, y el acto tercero quedaba ultimado en París en septiembre de 1894.La aparente incongruencia de fechas relativa al acto primero se debe sin duda a las modificaciones que hubo de introducir durante el proceso de creación de la ópera, a las no serían ajenas las dudas y vacilaciones del autor del libreto que, constantemente, introducía cambios en el mismo y, hasta más de un año después de su inicio no llegó a decidirse por un título. Así, en el primer volumen del manuscrito musical encontramos en la pág. 86 "Henry Clifford / Fin de l'Acte 1er. / Paris 1894-1895 / Albeniz" [firma], mientras que en el volumen segundo, fol.2r.: "The Shepherd Lord / Acte 2nd. / Original"; fol.3r.: "The Nutbrown Maid / Shepherd Lord / 2nd. Acte / Dureè 35 minutes / Albeniz" [firma]; fol.30v.: "Fin du second acte du Shepherd Lord / Barcelona Enero 1894 / Albeniz" [rúbrica'. Y en el tercero de los volúmenes, p. 1: "The Shepherd Lord"; p.61 "Fin de l'Opera / Paris 7bre [sic] 1894 / I. Albeniz" [rúbrica]. Algunas aclaraciones al respecto se encuentran en el comentario correspondiente a "The Brown Maid" (ver).Después de veinticuatro ensayos, se produjo su estreno en el Teatro del Liceo de Barcelona el día 8 de mayo de 1895, en versión italiana traducida por José María Arteaga y Pereira, con el título también italianizado de Enrico Clifford (ver). En: MANFERRARI, Umberto: Dicionario Universale delle Opere Melodrammatiche.- Firenze: Sanisoni Antiquariato, 1954. se afirma que el estreno tuvo lugar en el Teatro Prince of Wales' de Londres en la primavera de 1894, con sólo dos actos. Ciertamente, en esa fecha ya estaban compuestos los dos primeros actos de la ópera (no así el tercero, que no estaría listo hasta finales del verano) pero no hemos hallado hasta la fecha ningún testimonio contemporáneo que pueda confirmar ese estreno, imposible de pasar inadvertido en la prensa del momento. Más bien nos inclinamos a pensar en una interpretación errónea de anuncios como el que se recoge en nuestro comentario a La Guerra de Las Rosas (ver).Algunas danzas llegaron a formar una pequeña suite orquestal (aunque no hayamos localizado material alguno, que obviamente tampoco se publicó), como queda documentado en la carta que Morera escribe a Albéniz el 12 de febrero de 1899 solicitando su envío. Tampoco hemos tenido ocasión de verificar su posible inclusión en alguno de los conciertos de sus amigos franceses.Illustre Servante, LaVer Folie Espagnole, La.IncognitaVer Oh Horror! Horror!.Juan JoséA diferencia de otros títulos de obras escénicas que jamás llegaron a realizarse, o que incluso ni siquiera llegaron a despertar un interés real por parte de Albéniz, resulta curioso comprobar cómo en este caso fue él mismo quien tomó la iniciativa. Así lo expresa sin lugar a dudas el propio Joaquín Dicenta, autor del célebre drama, que en carta dirigida a Albéniz el 19 de diciembre de 1895 le da plena autorización para poner música a su Juan José, mostrándose sumamente satisfecho de que un compositor de su reputación haya elegido una obra suya "para convertirla en drama lírico".No nos ha acompañado la fortuna hasta el momento a la hora de hallar el menor vestigio de cualquier material musical referido a esta obra, siquiera sean fragmentos, meros apuntes o bocetos. Muchos años después, fue precisamente Pablo Sorozábal, el mismo compositor que revisó San Antonio de La Florida y rehizo Pepita Jiménez, quien finalmente escribiera una ópera sobre Juan José que, hasta la fecha, no ha sido estrenada.King ArthurEs el nombre de la trilogía que escribió F. Money Coutts inspirándose en las leyendas del ciclo artúrico y que, según el contrato establecido entre ambos, habrían de ser convertidas en sendas óperas por Albéniz.A finales de 1897 se publicó en Londres el texto completo de las tres óperas, cuya descripción bibliográfica es la siguiente: COUTTS-NEVILL, Francis Burdett Thomas: King Arthur. A trilogy of lyrical dramas founded on the Morte d'Arthur of Sir Thomas Malory, by F. B. Money Coutts.- [London]: John Lane, 1897.- XII, 2 h., 100 p.; 22 x 15,5 cm. Se trataba de una edición privada de M. Coutts y limitada a 200 ejemplares, en cuyas páginas 5-6 figura una dedicatoria impresa ("To Señor I. Albéniz") en términos sumamente afectivos. Contiene los libretos de Merlin (p.1-34), Launcelot (p.35-67) y Guenevere (p.69-96).Albéniz completó la partitura orquestal de Merlin y, al menos, los dos primeros actos de Launcelot.La trilogía aparece con el nombre de La Table Ronde en el programa que se hizo en Bruselas con motivo de la presentación de Merlin en 1905, en versión de canto y piano no escenificada. Le roi Arthus es el título en francés que aparece en la partitura de Merlin para canto y piano publicada en París por Édition Mutuelle en 1906.LauncelotSegundo de los tres dramas líricos que integran King Arthur (ver), cuyos personajes son Arthur, Genevere, Launcelot, Morgan, Mordred, Percival, Elaine, The Assembly, Monks, Knights.El 15 de enero de 1897 comunicaba Money Coutts a Albéniz la terminación del libreto de Launcelot y once días después ya estaba mecanografiado. Sin embargo, no parece que Albéniz se aplicase inmediatamente a la composición de la partitura; de hecho, ni siquiera el libreto anterior, Merlin, había sido llevado al pentagrama todavía.Aún hubieron de pasar casi cinco años hasta que, en septiembre de 1902, estampa Albéniz su rúbrica al final de las ochenta páginas del manuscrito del primer acto de Launcelot en su primera redacción para canto y piano.Aunque otros son más cautos, afirman varios de sus biógrafos que la ópera llegó a completarse, siquiera en su versión para canto y piano. Bien quisiéramos poder compartir tal afirmación con la certeza de su prueba documental, pero no nos es posible hacerlo todavía. Como nuestra investigación sigue en marcha, tal vez tengamos aún la jubilosa posibilidad de rectificar, pero por el momento sólo nos es conocido este primer acto en versión de voces y piano y la orquestación completa del segundo acto.La composición de este último es, obviamente, posterior al artículo que publicó Rafael Mitjana sobre "La trilogía del «Rey Artus»" en la Revista Musical de Bilbao, en octubre de 1902, en cuyas páginas afirma conocer sólo "la primera parte íntegra, denominada Merlin, y un acto entero de la segunda que lleva el título de Lanzarote". De hecho, en la carta que Higinio Anglés, responsable entonces del departamento de música en la Biblioteca de Cataluña, dirige el 4 de julio de 1927 a la viuda de Albéniz acusando recibo de algunos documentos del compositor, adjunta una nota donde se alude a la existencia de fragmentos orquestados del segundo acto de Launcelot; unos días antes, al registrar las obras en el "Llibre Registre / Reserva de Música", anota en la línea 24 del fol. 15v.: "Launcelot 2on acte. Orquestra. Incomplet (1903)".Aunque sólo sea por alimentar una esperanza que ójala veamos pronto realizada, no desesperamos de hallar nuevo material, y acaso de imprenta. Nos basamos para ello en la anotación que existe en la primera hoja del manuscrito original del primer acto: un sello estampillado en rojo con la palabra "GRAVÉ" y otro con la misma tinta que dice "F. SARAZIN / Gravure de musique / [ilegible] / PARIS". Al dorso de esa hoja, de la mano de Albéniz, una nota con el mismo lápiz azul que sirvió para numerar las páginas: "Noms et indications tels que pour Merlin" y en lápiz marrón: "Note pour le graveur: / Chaque fois qu'il y a des indications en anglais / laisser de l'espace pour mettre la traduction / en français au dessous (subrayado en lápiz azul) / Faire de mettre au dessus du texte anglais / qui se trouve sous la musique."Existe, en efecto, una partitura para canto y piano de Merlin publicada en 1906 en París por la Édition Mutuelle, con el texto inglés de Money Coutts y versión francesa de Maurice Kufferath. Dejemos por el momento abierta la posibilidad de que Albéniz llegase a completar su Launcelot y lo mandara grabar. En cualquier caso, queda la evidencia de que, cuando menos, ese primer acto de Launcelot sí quedó grabado.Légendes BibliquesVer Poèmes D'amour.Música incidental para los recitados de poemas de Armand Silvestre. Según Collet, tras el estreno de Poor Jonathan (15 de junio de 1893) Albéniz "décora les Légendes bibliques d'Armand Silvestre (que Sarah Bernhardt récita à Londres) de douze numéros de musique —préludes et mélodies— commandés un lundi et remis aux interprètes, par l'auteur, le jeudi suivant…". Con preocupante conformidad, todos los que desde entonces acá —y hace ya casi siglo— se han ocupado de la biografía y la obra albeniciana han venido repitiendo tal afirmación, adornándola en algún caso con algunas fantaseadas variantes. Raros son lo que omiten el dato (como Laplane), sin que sepamos si atribuirlo a cautela o ignorancia. Pero ninguno lo pone en tela de juicio. Sin embargo, nuestras averiguaciones nos permiten dudar de tales representaciones recitadas de Sarah Bernhardt en 1893. Pero vayamos por partes:Sirviéndonos de la excelente edición de Dan H. Laurence —y por mediación de nuestra muy querida amiga Marta Falces, con la que hemos contraido nueva deuda de gratitud— hemos registrado el minucioso compendio de la actividad musical londinense en aquella época: BERNARD Shaw's Music, The complete musical criticism of Bernard Shaw (1876-1950).- Londres: The Bodley Head, 1981. 3 vol. Por lo que a la Bernhardt concierne, encontramos allí la referencia a su interpretación de La Favorita, como Doña Sol, reseñada en The World del 2 de noviembre de de 1892. Y también una vaga referencia a unos recitados en el Albert Hall, en The Musical Courier de septiembre de 1894. Pero, por desgracia, ninguna a esas Légendes de 1893. Podría ser, claro está, que Shaw no las recogiese en sus crónicas, aunque parece poco probable que dejase pasar por alto un evento tal. Podría también tratarse de un error de Collet y que, acaso, los recitados se hiciesen en París y no en Londres; pero difícilmente podrían entonces haber sido encargados un lunes y enviados, ya compuestos, el jueves de esa misma semana.Lo cierto es que, en efecto, Albéniz escribió algunos números de música incidental para ilustrar los poemas de Armand Silvestre. Pero, como tantas otras cosas en su biografía, es pura fábula el asunto del lunes y el jueves. No tardó cuatro días, sino catorce; y no sucedió en 1893, sino un año antes. Todo se debió, como apunta Arbós, a un capricho del empresario teatral Henry Lowenfeld (patrono entonces de Isaac Albéniz) que quiso representar algunos cuadros con música incidental para Sarah Bernhardt, en una función dada en el londonense Lyric Club de Barnes el 20 de junio de 1892.Por último, en cuanto a la denominación de Légendes bibliques, no hemos hallado semejante denominación en las fuentes documentales originales o contemporáneas, sino la de Poèmes d'Amour que el propio Albéniz escribe de su puño y letra en las partituras. A tal epígrafe remitimos al lector para el correspondiente comentario.Lo Mejor del TesoroEn la correspondencia cruzada entre Juan Valera e Isaac Albéniz con motivo de la adaptación operística de Pepita Jiménez, trató numerosas veces el novelista de disuadir al compositor de tal empeño por considerar que el asunto era muy poco o nada apto por su falta de acción escénica. A cambio insistió en diversas ocasiones en la idoneidad de "un libreto de zarzuela de magia" en tres actos que escribió para Arrieta sin que, finalmente, éste llegara a componer nada. "Lo mejor del tesoro tiene bonitos versos, y es divertido. El argumento está tomado de un cuento de las Mil y una noches, bordado y arreglado por mí", según expresa en carta del 12 de junio de 1895.No tuvo inconveniente Albéniz en mostrarse dispuesto a componer música para tal libreto, y así parece habérselo transmitido a Valera a juzgar por lo que éste le escribe el 7 de agosto: "Allá veremos, ya que Vd. se decide a escribir la música para Lo mejor del tesoro. Confieso que esto me lisonja y me encanta." Dos años después, el buen Valera seguía ofreciendo su libreto a un Albéniz que, por lo visto, no volvió a acordarse de él.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.