Opinión

Premio o castigo

Rudesindo Soutelo

miércoles, 11 de febrero de 2004
---
El protocolo de los certámenes de creación es poco considerado con los autores que concurren, pero en el caso de los concursos de composición musical convocados en Galicia, la cosa puede llegar a convertirse en un castigo -económico o esclavista-. La verdad es que después de leer sus draconianas bases, tienes que estar muy desesperado para participar.Premio 'Cantata Torre de Hércules': 12.000 €. Obra para solistas, coro y orquesta sinfónica con duración máxima de 40 minutos. Premio Internacional 'Auditorio de Galicia': 12.000 €. Obra para orquesta sinfónica con duración mínima de 10 min. Premio 'Andrés Gaos': 6.050 €. Obra para orquesta sinfónica pudiendo emplear coro, solistas o electro-acústica (no indica duración).En las bases de estos tres concursos figura que el organizador "podrá estrenar la obra premiada sin ningún tipo de compensación económica adicional para el autor", y más adelante establece la obligación del compositor de entregar gratuitamente los materiales para la ejecución de la obra.Seguramente no observan nada extraño. Hasta incluso los compositores noveles pueden considerarlo una buena oportunidad. Alguno incluso pensará que tiene una alta dotación económica. Pero, ¿cual es el precio de esa inocente cláusula?La partitura de orquesta que se presenta al concurso es el manuscrito de autor definitivo y legible, aunque algunos autores emplean ordenadores en este proceso no deja de ser un manuscrito. Es lo mismo que entregará a la editora para iniciar el proceso de publicación. A partir de ahí los copistas preparan las partituras de ejecución, de estudio, y las partes para cada miembro de la orquesta, coro y solistas. Los copistas son profesionales altamente cualificados para garantizar unos materiales que eviten perder tiempo en las escasas horas de ensayo que tienen las orquestas. Soy editor de música y sé que una obra sinfónica de veinte minutos supera los 12.000 € de inversión.La burla es aún más cruel en el caso del Premio 'Auditorio de Galicia', porque dice que el material, además de gratuito, "quedará en poder del Auditorio" y, aún más, "se reserva el derecho a establecer las condiciones para la difusión y reproducción". Realmente estas bases conculcan la ley en diversas cláusulas.Si el autor premiado no tiene ahorros, para cumplir las obligaciones del premio tendrá que esclavizarse durante meses para hacer los materiales, pero, al no ser copista, de seguro tendrá deficiencias. Eso incomoda a los músicos y pueden boicotear la obra.Bastaría un poco menos de prepotencia al redactar las bases para evitar esa humillación a los compositores. Y negociando previamente con una editorial profesional de música la publicación de la obra ganadora, pueden disponer de los materiales por un precio razonable y pactado. El concurso es una herramienta promocional muy importante para los convocadores, pero si no cuidan las formas se convierte en un desprestigio esperpéntico.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.