Actas de congresos

El Arte Público en Buenos Aires. Imágenes urbanas para un proyecto civilizatorio

Raúl E. Piccioni

viernes, 10 de septiembre de 2004
---

Entre finales del siglo XIX y los primeros años del siglo XX, década de la celebración del Centenario de la Revolución de Mayo, dos pintores -Eduardo Schiaffino y Ernesto de la Cárcova- elaboraron un proyecto que buscaba convertir a la Nación, mediante la educación artística, en un pueblo altamente civilizado. El mismo, si bien nunca fue explicitado como tal, y que podemos develarlo a través de una nueva lectura de los debates, discursos y acciones de estos dos artistas, tenía su eje principal en la educación del gusto de la población.

En una primera etapa, anterior a la década del Centenario, esta propuesta, sustentada teóricamente en el pensamiento de Hipólito Taine, había sido diseñada para el ámbito más restringido de los museos, los salones y las exposiciones, tal como lo demostró Laura Malosetti1. Pero, a comienzos del siglo XX, la misma fue reformulada y se hizo extensiva al espacio urbano, incorporando como herramientas pedagógicas a la arquitectura y el urbanismo, tratando de convertir a la ciudad en un gran espacio educativo.

Este proyecto civilizatorio tenía numerosos puntos de contacto con un grupo de asociaciones defensoras del arte público, surgidas en Europa en aquellos años. Si bien, tampoco esta relación nunca se hizo explícita, las similitudes en el pensamiento, en los objetivos y las formas de acción, nos permitió establecer que había estrechas relaciones entre uno y otro movimiento. Sin embargo, encontramos importantes diferencias entre el desarrollo producido en territorio europeo y en el medio local.

Por un lado, las formas de organización fueron diferentes en un lado y en el otro. En los países europeos, estos grupos conformaron una sólida organización, que contaba con la participación de profesionales, funcionarios e intelectuales de importante prestigio, no sólo en las ciudades importantes como Bruselas o París, sino también, en regiones más marginales, como la ciudad de Bordeaux. Por otro lado, estas agrupaciones utilizaron, con gran habilidad, los medios de difusión para desplegar sus ideas. Publicaron sus propias revistas o boletines, dedicados específicamente al tema, escribieron tratados, contaron con espacios en importantes revistas de arquitectura y urbanismo, organizaron congresos para debatir y publicitarlo y formaron institutos de enseñanza especializados.

En cambio, en nuestro medio, el arte público se desarrolló de manera bastante diferente, ya que no hubo un tipo de organización similar, ni un despliegue publicitario de la magnitud del europeo. Tampoco participaron del movimiento una cantidad y variedad de personas, que pudiese compararse.

La defensa del arte público, fue llevada adelante, principalmente, por Schiaffino y De la Cárcova. Estos, no contaron con más aval que el de su propio prestigio y el apoyo de las instituciones que nucleaban a los artistas, como el Museo Nacional de Bellas Artes y la Sociedad Estímulo de Bellas Artes, que ellos mismos habían formado, y que integraban o dirigían.

Pese a estas limitaciones, ambos artistas lograron no sólo ampliar el espacio de debate en torno a la estética pública, sino que también pudieron incorporar a los artistas al mismo, ámbito que hasta ese momento estaba reservado únicamente a los arquitectos y técnicos urbanos. Esos logros fueron el producto de la implementación de un proyecto estratégicamente diseñado y llevado adelante, de manera particular, por cada uno de ellos. Ese plan, tenía como eje principal la educación del gusto, que a su vez, permitiría desarrollar un arte nacional y elevar a la Nación a un grado superior de civilización.

Para cumplimentar este proyecto, que no fue sólo una formulación teórica, sino que se implementó parcialmente, apelaron cada uno a los medios en los que eran más idóneos. Schiaffino se encargó de la propaganda y la enseñanza a través del debate público y De la Cárcova a la redacción de ordenanzas que permitirían aplicar esas ideas.

Eduardo Schiaffino desplegó una persistente campaña propagandística, a través de conferencias y artículos publicados en periódicos. Las enseñanzas de los principios universales del arte llevadas al espacio público, estaban destinadas a una población muy amplia y heterogénea, y fueron acompañadas por una serie de ejemplos específicos, que marcaban los criterios ideales que debían ser seguidos por los lectores.

Es importante remarcar que Schiaffino no iniciaba los debates, sino que se incorporaba al que ya estaba instaurado, como fueron la discusión sobre la Plaza de Mayo en 1884 y la de la Plaza del Congreso en 1899. Para integrarse a los mismos, escribía artículos que luego aparecían publicados en distintos periódicos, en especial en La Nación. En ellos, además de plantear sus críticas a las propuestas oficiales o de otros profesionales, iba incorporando sus enseñanzas. Con las ideas y los ejemplos concretos pretendía alertar a las autoridades gubernamentales sobre los errores que se podían cometer si no se respetaban las reglas prescriptas para la buena estética pública, que él mismo inculcaba. Su idea era la de mejorar la calidad estética en el público en general y a las autoridades políticas en particular.

Su interés por lo educativo queda especialmente ejemplificado con su proyecto para la Plaza del Congreso. Al analizar las diferencias entre su propuesta y las de los demás profesionales y funcionarios, veremos que sus ideas superan la búsqueda de soluciones prácticas a los problemas de la ciudad moderna, como eran los conflictos de la circulación y de la higiene que tanto preocupaban a los técnicos urbanistas. En su esquema, se priorizarán los símbolos identitarios, pues más que por el espacio público o la monumentalidad, se interesaba por dotar, en un lugar significativo de la ciudad, de edificios para albergar el Museo Nacional de Bellas Artes, el Museo de Historia Natural y la Biblioteca Nacional, símbolos de la cultura, que ayudan al crecimiento espiritual de la población y por lo tanto a su crecimiento como civilización.

Por lo tanto, lo más importante de los artículos publicados por Schiaffino, en especial los que tienen que ver con el arte público, es la pertenencia de estos a una campaña pedagógica, destinada a educar el gusto, tanto de los artistas como de la elite y de una gran parte de la población letrada. Estos artículos no son un producto totalmente original y no son obra de un estudioso o un teórico, sino más bien de una persona 'culta' y 'educada', versado en los debates internacionales en torno a la estética pública, que en sus escritos sintetiza, condensa y traduce en un lenguaje periodístico.

Esta campaña o cruzada, para llamarla de alguna manera, comenzó en 1883 con la aparición en El Diario, de una serie de notas que llevan el nombre de "Apuntes sobre el arte en Buenos Aires". En ellos expuso, por primera vez, la necesidad de la educación del gusto. En esas primeras notas, Schiaffino se dedicó más específicamente, a debatir sobre los problemas generales del arte en Buenos Aires.

Los textos dedicados específicamente a los problemas de la estética urbana, se editaron recién entre los años 1894 y 1897, con una frecuencia semestral, siendo algunos de ellos, la trascripción de conferencias dictadas por él en El Ateneo. El primero de ellos se titula justamente "Estética de la Capital" (del 19 de enero de 1894), y el segundo "La Plaza de Mayo y las estatuas históricas" (del 1 de febrero de 1894). El resto de las notas, publicadas hasta febrero de 1897 no tratan necesariamente temas referidos a lo urbano, sino aparecen discusiones de arte en general o descripciones de distintos lugares del país. En estos artículos ya aparecerán sus principales preocupaciones u obsesiones sobre la ciudad, que lo acompañarán el resto de su vida.

Ya en su primera nota "La estética de la Capital" de 1894, este pintor se preocupó por las plazas y su contexto arquitectónico, planteando, desde el comienzo, sus diferencias con las propuestas que el gobierno municipal proyectaba sobre la plaza de Mayo y su entorno. Comenzó criticando la arquitectura de los edificios públicos que la rodeaban, desde la Casa de Gobierno, pasando por el renovado Teatro Colón, para finalizar en la Intendencia. Sólo se salvaba de su lapidario juicio, el edificio de la Curia Metropolitana. Aquí ya dejó planteado uno de sus principios, que mantendrá a lo largo de su carrera y es el de que la plaza debe estar rodeada de edificios públicos que tienen que tener una unidad de estilo arquitectónico. Aprovechando lo inacabado del entorno arquitectónico de ese momento Schiaffino escribía que era una ocasión especial para "decidir de una vez qué reparticiones públicas conviene ubicar allí, de manera que los arquitectos nacionales puedan estudiar un proyecto de conjunto que englobe nuestra plaza principal toda entera, proyecto que una vez aprobado, se ejecutaría paulatinamente, edificio por edificio, obedeciendo siempre a una armonía general preestablecida, que nos diera unidad arquitectónica de efecto grandioso por sobrias que fueran las construcciones"2. Además de la necesidad de planificar la ubicación de edificios públicos alrededor de esa plaza y la necesidad de que todos estos y las restantes construcciones tengan una misma unidad arquitectónica, Schiaffino introdujo el criterio de que la grandiosidad no se lograba recurriendo a la copia de modelos de la antigüedad, y le asignó al carácter, también un término que identifica su formación sobre la base de los principios del clasicismo, un rol decisivo en su pensamiento arquitectónico.

Dos años más tarde, en enero de 1899, escribió un artículo referido a la Plaza del Congreso. Schiaffino se incorporó a una discusión pública llevada a cabo mediante artículos publicados en diferentes diarios, iniciada por políticos y arquitectos e impulsada en realidad por la prensa local, que trataba el tema de las características que debía tener la plaza que presidiría al edificio del Congreso Nacional -que se estaba construyendo-, problema que en esos momentos discutía el cuerpo legislativo. En esa fecha escribió una sola nota presentando un proyecto, pero la discusión en torno de ella será continuada -con variantes- en 1918 y en 1926.

Fue sin duda, el tema de las plazas a lo que Schiaffino dedicó más espacio y desarrollo en sus trabajos. En sus escritos habló tanto del entorno arquitectónico que las enmarcaban como de las especies vegetales que se debían plantar en ellas así como de los monumentos escultóricos que allí se ubicarían. Este interés por las plazas coincide también con las preocupaciones que en esos momentos había en el campo del urbanismo por estos espacios públicos. Tanto Camillo Sitte como Charles Buls dedicaron gran parte de sus tratados a este tema.

Pero los criterios con que estos autores encararon este problema y la manera de hacerlo por parte de Schiaffino son diferentes. En ese sentido, la distancia entre su propuesta y la del resto de los técnicos, se dirime en su interés sustantivo en la educación por sobre los problemas urbanos. Esto se puede verificar al examinar en detalle la propuesta de la creación de la Plaza del Congreso, ya que vemos que sólo le interesaba ese espacio urbano en la medida que podía ubicar allí dos edificios fundamentales para su campaña pedagógica en pro de la educación estética.

El debate surgido unos años después, en torno a la Plaza del Congreso3, que se hicieron públicos a través de varios diarios, como La Nación, La Prensa y La Tribuna, constituye un ejemplo claro de su forma de actuar. En las notas aparecidas en los mismos, se publicaron las opiniones, tanto de técnicos como de funcionarios y algunos cronistas -no totalmente identificados- y se extendieron a largo de los primeros meses del año 1899.

Un tiempo antes del inicio de este debate sobre la plaza del Congreso, el jefe del departamento de Obras Públicas de la Municipalidad, ingeniero Carlos María Morales y el personal técnico de la misma, habían elaborado un Plan de Mejoras para el municipio. En este Plan, se incluía una propuesta, elevada por la Comisión Consultiva de Paseos, integrada por J. A. Buschiazzo, Castex Olivera, Girondo, C. M. Morales y Chales Thays, para la construcción de la plaza entre las calles Lorea, Entre Ríos, H. Yrigoyen (Victoria) y Rivadavia.

Un año después, se desató un fuerte debate público sobre las formas y dimensiones de la futura plaza, que se canalizó a través de los principales diarios capitalinos, con los títulos de "La plaza del Congreso" o "El parque del Congreso".

El origen del proyecto que se discutió a través del medio periodístico, hay que buscarlo en la confrontación entre dos posturas urbanísticas diferentes. Una, más tradicional, proponía la creación de una gran plaza frente al edificio, acentuando la percepción perspectívica del mismo. Esa configuración era defendida por el mismo autor del edificio, el arquitecto Víctor Meano y había sido presentada a la Comisión Municipal y aceptada por la comisión de embellecimiento de la ciudad.

La otra postura, contrapuesta a la oficial -defendida por el Director de Paseos de la Capital, Carlos Thays- se inspiraba en la experiencia haussmanniana y proponía aislar al Congreso en el centro de una gran carrefour de circulación. Se buscaba, de esta manera, resaltar el carácter monumental del edificio y su entorno.

Sin embargo, en medio de un consenso ya casi generalizado, aparecieron dos voces disidentes que enriquecieron aún más el debate. Una era la de Eduardo Schiaffino y la otra, la del arquitecto Víctor Jaeschké.

Por último, en el artículo del 30 de enero, el arquitecto Víctor Jaeschké introducía ideas muy diferentes hasta las aquí presentadas. Por otro lado, su propuesta se alejaba del concepto de espacio monumental. No discutía sobre la necesidad de mejorar los alrededores del edificio, tal como lo proponía B. G. unos días atrás, pero lo criticó duramente a Schiaffino por "intentar rodear al palacio del congreso de puros monumentos públicos". Él proponía uno menos oneroso, pero alejado del pensamiento estético del campo profesional local. Su intención era que el edificio legislativo no estuviese rodeado de grandes espacios abiertos, sino de un gran parque público cerrado y no fuera "un sitio de desahogo para el tráfico y de estacionamiento de vehículos"4. Por lo tanto proponía expropiar las manzanas enteras que lo rodeaban entre Alsina, Sarandí, Ayacucho, Piedad, Callao y Entre Ríos, que se unirían formando un gran jardín cerrado cuya fachada principal era el Congreso. Éste no se ubicaría en el centro del jardín, con lo cual estaríamos en una variante de las ideas de sus antecesores en la disputa, sino en uno de los lados. Esta propuesta de Jaeschké, inspirada en las ideas pintoresquistas de Camillo Sitte, no fue, sin embargo, discutida por sus colegas.

Schiaffino, en cambio, el 9 de enero hizo sentir su opinión y en una primera instancia apoyaba las ideas del proyecto que defendían Thays, B.G y más tarde Bouvard. Ya había alertado sobre la necesidad de expropiar la manzana posterior al edificio, para que "la cúpula pudiera ser enfilada también desde Río Bamba y Pozos, lo mismo que desde la Avenida de Mayo". A su vez decía que "la lógica indica que un monumento construido por cuatro frentes debe estar aislado por los cuatro costados, en vez de prodigar los jardines en un sólo frente mientras los otros tres quedan encerrados sin motivo"5. Pero, en párrafos siguientes, manifestaba sus diferencias y dejaba claros sus objetivos finales.

Tanto Jaeschké como Schiaffino, aprovecharon el momento del debate, para impulsar sus propias ideas sobre los problemas urbanos. La excusa de la expropiación le sirvió a Eduardo Schiaffino de oportunidad para desplegar su proyecto educativo, pues haciendo hincapié en lo costoso del emprendimiento (expropiar manzanas para plazas), proponía reducir parte del espacio verde para ubicar en los terrenos que rodeaban, los futuros edificios culturales (Biblioteca Nacional, el Museo de Ciencias Naturales y el Museo de Bellas Artes), pilares fundamentales de un pueblo civilizado.

Dado que el museo de Bellas Artes no tenía sede propia intenta sacar partido de la necesidad de la expropiación de los terrenos necesarios para las plazas previstas (entre la de Lorea y el Congreso), para sugerir que en ellos se construyan edificios para la Biblioteca Nacional, el Museo de Ciencias Naturales y por supuesto el Museo, que él dirigía. Con esta propuesta buscaba crear un centro cultural entre los dos polos de gobierno (ejecutivo y legislativo) Esta idea, así planteada, no era para nada descabellada, si tenemos en cuenta que contemporáneamente para Río de Janeiro en esos años en uno de los proyectos para una nueva avenida, se estaba planteando algo similar6.

Como decía Schiaffino, en su artículo: "si desde la plaza de Lorea hasta el Congreso lo tenemos del estado, sería imprudente malgastar el todo en jardines; si pertenecen a particulares y el gobierno debe expropiarlos, con el mismo gasto podría ser mucho más previsor, salvaguardar los intereses de la higiene, aquello de la estética y otros igualmente importantes, construyendo, ahora o después- lo que hoy importa es conservar la posibilidad de situar al paso de las gentes ciertos edificios públicos para construir, cuyo olvido se lamentaría antes de diez años [...] la casa propia y adecuada para estas instituciones de carácter nacional, que todavía se albergan tan impropiamente en reducidas, sombrías y vetustas construcciones, como la biblioteca nacional [...] el museo nacional de historia natural [...] y el museo nacional de bellas artes [...]."7

En realidad, lo que Schiaffino está superponiendo a los principios clásicos del urbanismo (circulación, higiene y estética) es la necesidad práctica y personal de levantar los edificios públicos de carácter cultural, sobre los cuales tiene un interés personal, pues resultan ser fundamentales para llevar adelante su proyecto civilizador. Su idea es que estos edificios, que considera fundamentales, se ubiquen en un lugar estratégico "no deben estar lejos del centro para poder ser visitados lo más cómodamente posible"8.

Es interesante ver como fue justificando su proyecto mediante argumentos que procuraban tener una raíz lógica, pero que a la larga resultan forzadas para convencer a sus contrincantes y a la opinión pública en general: "La parte edificada de la Avenida no es tan extensa como para que no se desmerezca su conjunto entregando cuatro manzanas a la jardinería, y en el rigor del invierno y del verano el trecho resultaría muy largo para llegar al congreso recorriendo un jardín interminable"9.

Es interesante ver que Schiaffino, a diferencia de los otros artículos escritos en esos meses de 1899 por los otros cronistas, no planteaba como importante el problema de la circulación. Es más, cuando menciona los principios básicos del urbanismo en esos años: circulación, higiene y estética, el sólo menciona dos: “los intereses de la higiene, aquellos de la estética y otros igualmente importantes”10. ¿Uno de estos criterios, igualmente importantes, sería realmente la circulación?

Mientras que los proyectos como el de Jaeschké y el de la Municipalidad además de las formas y dimensiones de la plaza, ubican al edificio del Congreso como el centro de un sistema de avenidas diagonales, o se preocupan por la circulación alrededor del edificio, Schiaffino solo se interesa por el aspecto visual del conjunto y de la plaza en tanto que eran “funciones estéticas e higiénicas”.

Justamente en su artículo, Víctor Jaeschké presentaba su propuesta y en un párrafo respondía negativamente al proyecto presentado por nuestro pintor, no en términos de conveniencia sino en cuanto a valores económicos, a los cuales el artista no prestaba atención en función del valor cultural que le asignaba a los mismos: "siempre que se prefiera no seguir el consejo del Sr. Schiaffino, de rodear al palacio del congreso de puros monumentos públicos, lo que a no dudar sería lo más conveniente, si bien es cierto lo más costoso"11. Esta es la visión de los problemas del costo (que hace realizable una obra) por parte de un técnico y diferente a la idea del artista.

Como hemos podido ver, nuestro pintor tenía ideas y objetivos bastante diferentes, respecto del resto de los profesionales y gobernantes. Él sólo aprovechó este debate iniciado por otros, para dejar planteadas sus propias ideas, ajenas al problema del urbanismo técnico, pues, por un lado reafirma sus criterios de monumentalidad, propios de las Bellas Artes.

Si bien, como hemos visto, la difusión del proyecto civilizatorio, estuvo principalmente a cargo de Eduardo Schiaffino, las acciones que conducían a la materialización del proyecto fueron, principalmente, llevadas a cabo por Ernesto de la Cárcova.

Lo que nos interesa, en este caso, es precisar su actividad como legislador, pues es ésta la que nos permite visualizar su participación en el proyecto civilizador que mencionamos y que se inició con su nombramiento como miembro del Concejo Municipal de la Ciudad de Buenos Aires. La mayor actividad en procura de una ciudad más bella, la desarrolló en los cinco años en que integró esta institución.

A esa función llegó a fines del año 1901, luego de una fuerte crisis que suscitó la renuncia de todos los miembros del Concejo Municipal, y el nombramiento, por parte de las autoridades nacionales de un nuevo grupo de personalidades para ocupar dichos cargos de representantes comunales, entre las cuales se encontraba él.

Si bien participó en las discusiones y presentaciones de los proyectos relacionados con los más diversos aspectos de las obras públicas urbanas, como eran los transportes, los reglamentos de seguridad y construcción edilicia, entre otros, sus preocupaciones personales se inclinaron por la resolución de problemas relacionados con la estética pública.

De los cuatro proyectos presentados por Ernesto de la Cárcova durante su gestión en la Comisión Municipal, uno de ellos, un plan general para el control del crecimiento urbano, estaba más dedicado a resolver los problemas de la higiene y la circulación. En cambio los otros tres, los premios de fachada, la pintura de las fachadas y la escultura decorativa, son propuestas de estética pública, que se inscriben dentro del plan civilizatorio que estamos examinando.

Este primer proyecto de ordenanza redactado por De la Cárcova fue presentado el 27 de junio de 1902. Con él, buscaba "fomentar la edificación privada de carácter arquitectónico" mediante el otorgamiento de un premio anual a los arquitectos e ingenieros autores de los proyectos que se destacaran por el "mejor carácter arquitectónico y ornamental de su fachada"12. La retribución asignada consistía en la exención en el pago de los derechos de delineación, niveles y edificación correspondientes a la propiedad.

Para De la Cárcova dicho incentivo no estaba pensado para otorgarse a todas las partes de la ciudad, pues el proyecto de ordenanza, limitaba el perímetro del mismo a las Avenidas Colón, Paseo de Julio (hoy Leandro N. Alem), ribera del Río de la Plata, las calles Canning, Rivadavia, Rioja y Caseros. En realidad, ponderaba la superficie de la ciudad de Buenos Aires previa a la incorporación de los nuevos territorios realizada en 1887, dejando de lado los antiguos partidos de Flores y Belgrano.

La propuesta también indicaba la necesidad de la formación del jurado idóneo para otorgar dicho premio. El mismo estaría integrado por el Intendente Municipal, el Presidente de la subcomisión de Obras Públicas de la Comisión Municipal, el Decano de la Facultad de Ingeniería, el Director del Departamento de Obras Públicas de la Municipalidad y el Director del Museo de Bellas Artes. En la conformación del jurado, De la Cárcova introducía por primera vez a una institución que tenían que ver con el arte, al incorporar al director del museo como integrante de la misma -que en esos momentos era su amigo, el pintor Eduardo Schiaffino.

Pero el 28 de julio de 1903, se debió debatir en el recinto de la Comisión Municipal la solicitud presentada por la Sociedad Central de Arquitectos de participar del jurado de dicho premio. Esta sociedad, que nucleaba a los más renombrados arquitectos del país, había sido, a partir de la participación de algunos de sus miembros como Víctor Jaeschké y Enrique Chanourdie, una de las principales protagonistas del debate urbanístico y defensora del rol del arquitecto como director de orquesta de la nueva disciplina. Es más, algunos de sus socios fundadores, como el arquitecto Juan A. Buschiazzo habían tenido una importante función a cargo de oficinas técnicas municipales y habían intervenido en la confección de planes urbanos -como el de 1895- propuestos por el municipio. Ante esta presión, De la Cárcova no tuvo más remedio que incorporar a un delegado de la Sociedad Central de Arquitectos, pero quizás para neutralizar su influencia y para acentuar más la importancia de las instituciones de arte, aprovechó la ocasión para incorporar también a la Sociedad Estímulo de Bellas Artes, entidad que nucleaba a los artistas y de la cual él era uno de sus miembros más destacados. De esta manera se aseguraba su participación en las decisiones más allá de la permanencia en su cargo de concejal, legitimando al mismo tiempo, para las instituciones del arte, un espacio en la toma de decisiones.

En la justificación a su proyecto de ordenanza presentado en el año 1902, se empeñaba en señalar, al igual que lo hiciera Eduardo Schiaffino en sus escritos de 1894, la importancia del momento en que estas normativas se debían realizar. En esta insistencia sobre la oportunidad que se presentaba a la ciudad para aplicar esta propuesta, se nota la influencia del pensamiento de Hipólito Taine. Para ambos, la ciudad, y el país en general, estaban pasando por una de las etapas más fructíferas y veían con optimismo el progreso físico y social de la ciudad: "Pocas ciudades del mundo se han de encontrar en circunstancias más favorables que la nuestra para el desarrollo de su arquitectura; todo está por hacerse; la edificación pública en vísperas de surgir; la edificación privada se modifica y reconstruye diariamente para adaptarla a nuevas necesidades"13. Está claro que este progreso, según De la Cárcova, se manifestaba en el crecimiento edilicio público y privado, en la apertura de grandes avenidas y en la construcción de edificios monumentales como los que se habían levantado en la Avenida de Mayo. Es también evidente en su pensamiento urbanístico, que una de las herramientas para ese crecimiento lo constituía la estética urbana, a la que se asociaba también la higiene.

Otro de los principales motores de su propuesta, lo constituía la búsqueda de un arte con carácter nacional, es decir una arquitectura con rasgos propios: "Se abren de la noche a la mañana grandes avenidas; factores éstos de los que venga a surgir un tipo de arquitectura propia, y que sería de desear estuviera dentro de esa fórmula sancionada hoy por todos los pueblos más cultos de la íntima unión de lo útil y lo bello"14.

La ordenanza de De la Cárcova, como él mismo menciona en la defensa de su proyecto, se inspiró en prácticas y reglamentos llevados a cabo en algunas de las ciudades culturalmente más importantes de Europa. En su escrito, sin embargo, sólo citó como antecedente a la ciudad de París. En ella, desde 1893 se venían produciendo grandes cambios en la decoración de las fachadas, que culminaría con el reglamento del año 1902, "producto de la reflexión del urbanista Eugène Henard y del arquitecto Louis Bonnier", en "un intento de introducir en la composición de las fachadas elementos plásticos que preocupaban a los arquitectos contemporáneos"15.

El 14 de mayo de 1904, Ernesto de la Cárcova presentó otro proyecto de ordenanza, en forma personal y complementario del anterior. Éste fue el último -referido a la estética- urbana que redactó en forma individual. Se trató, en este caso de una ordenanza para limitar el color de las fachadas de los edificios del sector antiguo de la ciudad. En el mismo proponía prohibir el uso de los colores amarillo, azul, rojo o verde en las fachadas de los edificios de un radio similar al planteado en la ordenanza de 1902. Para las fachadas ubicadas en ese perímetro, pretendía permitir solamente el uso de tintes suaves y neutros en las mismas, a excepción de las persianas y contramarcos de las vidrieras.

Esta propuesta era un complemento a la de 1902, pero con un espíritu diferente. Aquí ya no se incentivaba la creatividad con un premio, sino que se prohibía la irregularidad y lo que él consideraba el mal gusto general. Las reglamentaciones sobre colores en las fachadas, también tenían como antecedentes a las normativas francesas.

Sin embargo, pese a estar inspirada en las ordenanzas y reglamentos europeos, los alcances de las propuestas de De la Cárcova difieren notablemente del carácter de estas normativas. Sus proyectos no se inscriben dentro de los que se denomina una ordenanza de ornato público o de embellecimiento urbano, sino que debemos considerarlas como normas de carácter pedagógico.

Las normas y ordenanzas del espacio público se fueron organizando a partir de la limitación a las libertades de construcción de los propietarios. Estos mecanismos de control, algunas veces pactados con los particulares pero en su mayoría impuestas por la ley, fueron diseñando el perfil de la ciudad y previendo su forma futura. Las normas se fueron dictando tanto por razones de seguridad, circulación o higiene, como por razones estéticas. Cuando las mismas buscan regular la forma del espacio público de la ciudad, las denominamos de embellecimiento urbano. En su mayor parte, estaban basadas en principios simples, establecidos a partir de la relación entre el ancho de la calle y la altura final del edificio. Las normas, a su vez, reglamentaban las salientes permitidas y las formas de los remates superiores. Esto tendía a establecer cierto grado de uniformidad en la silueta urbana a partir de la aplicación general de las mismas. Sin embargo, cuando el objetivo fue romper con esa continuidad, surgieron mecanismos para incentivar la diferencia. Los concursos de fachadas, las libertades en la elección de los remates y cierta liberación en la altura de las construcciones, fueron algunas de las alternativas establecidas para cumplir con esta voluntad, sin salirse totalmente del control del perfil urbano.

Pero las ordenanzas propuestas por este pintor, si bien estaban inspiradas en las nuevas normativas europeas, especialmente en la ley de 1902, no pueden ser consideradas como del mismo carácter. Por un lado, en nuestra ciudad, no existían reglamentaciones demasiado rigurosas sobre el control de perfil urbano ni sobre la forma futura de la calle. Las experiencias más importantes, como la de la Avenida de Mayo u otras sobre recovas, estaban destinadas a sectores limitados de la ciudad y no se extendían a toda ella, con lo cual la diversidad se había convertido en un hecho y en realidad, en ciertas ocasiones lo que se buscaba, era justamente la regularidad.

Por otro lado, las propuestas de De la Cárcova no imponían formas rigurosas de regulación y el control del espacio público ni imponían prohibiciones rigurosas a los particulares. Tampoco eran herramientas eficaces para establecer tendencias para el desarrollo del perfil futuro de la ciudad. La limitación de los colores de las fachadas, si bien establecía pautas del control y limitación a la libertad de los propietarios particulares, no era muy rigurosa y no tenía la suficiente fuerza como para modificar las formas del espacio urbano, sólo establecía ciertos criterios estéticos, con esta prohibición del uso de determinado tipo de colores.

Por lo cual, las propuestas de De la Cárcova no deben incluirse dentro de los que llamamos embellecimiento urbano sino deben ser consideradas como normativas de carácter pedagógico ya que lo que buscaban, desde distintas estrategias, era la educación del gusto público, que se inscribían dentro del proyecto civilizatorio encarado por él y por Eduardo Schiaffino. La ordenanza de premios de fachada no intentaba limitar las libertades particulares ni acentuar la variedad de la edificación, sino premiar los buenos ejemplos para que estos sirviesen de modelos para el futuro. Lo mismo con la pintura de fachadas; se trataba de evitar simplemente los excesos considerados de mal gusto. Por lo tanto, si las vemos desde el punto de vista del control o de la prevención de la ciudad futura, éstas resultarán insuficientes para regular la arquitectura urbana. Si las vemos desde el punto de vista de la educación estética, éstas cobran importancia y sentido.

Pero para poder entender más la magnitud del proyecto educativo de De la Cárcova, dentro de esta propuesta civilizatoria, es necesario analizar su gran proyecto planeado para formar un gran museo público al aire libre. En realidad este planteo de convertir a la ciudad en un gran museo público fue ideada e impulsada por él, pero que contó con la ayuda infaltable, en esos años, de Eduardo Schiaffino.

De todas las propuestas presentadas por los artistas mencionados, ésta fue quizás la más audaz de todas, aunque los medios disponibles y la burocracia administrativa no permitieron que se desplegara en toda su potencialidad y que finalmente no se reflejase en lo realizado, la magnitud de la propuesta. El núcleo central de esta idea era claramente la educación del gusto estético, no sólo en el ámbito de la población en general -que por otro lado se manifestaba de una manera amplia hacia todos los estratos de la sociedad, al menos en la intención primaria-, sino también apuntaba a mejorar la capacitación de los artistas plásticos, mediante el ejemplo de los maestros extranjeros.

Este fue, debemos señalarlo, el segundo proyecto personal elaborado por De la Cárcova, desde que asumiera sus responsabilidades con concejal metropolitano, y fue presentado para su aprobación y debate, el 5 de junio de 1903.

El proyecto de ordenanza, a que nos referimos, pretendía dotar a las plazas y paseos públicos de la Capital, de esculturas decorativas. Para ello planteaba la necesidad de crear un fondo, dentro del presupuesto, de 30.000 pesos para la adquisición de obras de arte de carácter decorativo para ser emplazadas en plazas del municipio. Para cumplir con este fin, proponía la creación de una comisión ad-hoc integrada por el intendente, el director de arquitectura, el director de Paseo Públicos -Charles Thays-, el director del Museo Nacional de Bellas Artes -Eduardo Schiaffino- y el presidente de la Sociedad Estímulo de Bellas Artes. Nuevamente, además de los cuerpos técnicos propios de la administración y gobierno de la ciudad, se incorporaba aquí a los artistas plásticos. En los considerandos del proyecto de ordenanza se especificaba claramente que las obras a adquirir "debían ser de bronce o mármol, descartándose toda forma realizada en materiales como argamasa y algo poco perecedero, que en realidad representaban, de alguna manera, el pasado"16. Con esta cláusula ya se imponía una crítica al pasado escultórico de Buenos Aires, quizás en especial referencia a la Pirámide de Mayo realizada por Prilidiano Pueyrredón, muy criticada por ese entonces como monumento representativo del arte en Argentina17.

Los fundamentos esgrimidos por De la Cárcova, para esta ordenanza, guardan mucha similitud con los desplegados en la defensa de la estética de las fachadas. Por un lado tenía una enorme fe en el progreso material y social de la ciudad y en el rol que la educación del gusto público tenía en este proyecto. Y por el otro, dejaba en claro nuevamente la necesidad de fomentar el arte nacional. Ambas ideas eran los pilares que sustentan el proyecto de civilización.

Pero para Ernesto de la Cárcova, este tipo de obras de arte no eran solamente elementos de enriquecimiento visual, sino que se convertían en verdaderas herramientas educativas. Según su pensamiento, la importancia de las esculturas estaba dada por el valor pedagógico que tenían para la sociedad: "pienso que ha llegado el momento oportuno que las autoridades municipales se preocupen del ornato de la ciudad y preferentemente de aquellos elementos que exteriorizando el alto grado de cultura de un pueblo, son a la vez factores educativos de la mayor importancia, tanto más necesarios entre nosotros que careciendo aún de grandes museos, conviene poner la obra de arte al alcance y contacto del pueblo". Pero esa idea del progreso lo llevó a concebir, en forma un poco ingenua, la idea de que estas obras servirían para fomentar en nuestra ciudad las industrias de bronce y del mármol. Sobre todo, en las posibilidades de que esta estas obras de arte, que en un principio serían traídas del exterior, podrían ser luego provistas por artistas argentinos, o por lo menos realizadas en nuestro país. Buscaba nuevamente producir "obras de carácter eminentemente nacional". Este argumento volvió a utilizarlo al insistir en la necesidad de invertir y no gastar, en la compra de estas obras ya que "Todas las Municipalidades de las ciudades europeas destinan sumas importantes para el embellecimiento de sus paseos públicos adquiriendo las obras de sus escultores más renombrados". Es interesante remarcar también que los referentes para su idea seguían siendo las ciudades europeas. En su discurso de presentación ante los demás concejales, partió de un diagnóstico en el que mostraba la falta en los paseos públicos y plazas, de elementos decorativos, que "tanto abundan en las plazas y paseos de la mayor parte de las ciudades europeas"18.

La ordenanza se aprobó el 27 de noviembre del año 1903. El hecho de que fuera aprobada sin muchas controversias delata un cierto consenso acerca de la necesidad de mejorar la imagen de la ciudad, que por otro parte se acercaba a festejar el Centenario de su libertad. Sin embargo, en mi opinión, salvo De la Cárcova, no había un acuerdo muy claro sobre el rol educativo que esta propuesta tenía. En ejemplo de ello lo demuestra el hecho de que hasta el año 1905, dicho proyecto no se puso en marcha y además la intención de De la Cárcova era continuar anualmente con la suma de dinero asignada y solamente este proyecto se cumplió una vez. Pocos entendieron los alcances finales de esta propuesta, que buscaba transformar a Buenos Aires en una verdadera capital del arte.

El museo público fue una de las grandes preocupaciones de los reformistas de fines del siglo XIX y principios de XX. Buls, entre otros ejemplos, proponía entre 1874-1875, la creación de un museo popular, que completaba su propuesta de educación primaria y que debía ser extremadamente didáctico. El objetivo era despertar una conciencia artística popular, necesaria, según su pensamiento, para la regeneración de las artes industriales. Estaba, tal cual él expresaba, "destiné à l’instruction des ignorants"19. Esta última intención queda expuesta en cuanto examinamos un poco más en detalle el cumplimiento de la ordenanza propuesta por De la Cárcova.

Fue, finalmente, en el año 1905 el momento en que dicha iniciativa pudo ser puesta en práctica. Para ello viajaron especialmente condicionados a Europa a comprar esculturas de la Cárcova y Schiaffino, éste en calidad de director del Museo de Bellas Artes y como representante del Concejo Municipal, tal como se expresaba en la ordenanza. En cambio el director de paseos no intervino en la elección de las esculturas, su misión, si bien no queda especificada, estaría dedicada a la ubicación de las esculturas en el espacio público.

Schiaffino y De la Cárcova siguieron derroteros diferentes. El primero viajó desde Estados Unidos a Francia, España e Italia. El segundo Francia Bélgica.¿Qué tipo de escultura iban a buscar? Un examen de las obras adquiridas nos permiten profundizar el rol asignado a la educación en todo este proyecto20.

Ernesto de la Cárcova viajó particularmente, acompañado por el arquitecto Julio Dormal. El periplo comenzó recién en mayo del año 1905 y finalizó en abril del siguiente. Para realizar esta misión, De la Cárcova debió dejar de lado, por un tiempo, su participación en los debates del Concejo Municipal, lo que también sirve para demostrar la importancia que este artista le dio al proyecto, por encima de otras responsabilidades.

En estos países adquirió: "dos grupos de bronce del escultor belga Constantin E. Meunier, no identificados totalmente, aunque pueden ser "El segador y el Sembrador"; dos grupos de bronce de Auguste-Nicolás Cain, "León con su caza" y "Leona con su cría"; un grupo de figuras de mármol de Jules-Félix Coutant, "El agua fertilizando la tierra"; un mármol de Félix-Maurice Charpentier, tampoco totalmente identificado, aunque puede tratarse seguramente de "La Cigalle"; un mármol de Boverie, "El perdón". También se incluyeron en las compras dos esculturas donadas a la Municipalidad por el Dr. Ángel Roverano, tres esculturas en mármol de Carrara de Jean-Baptiste-Claude-Eugéne Guillaume, "La fe", "La esperanza" y "La caridad".

Eduardo Schiaffino partió a Europa desde Saint Louis, Estados Unidos, donde había tenido un gran éxito como organizador del envío argentino, en la cual De la Cárcova había tenido el triunfo con Sin pan y si trabajo. Schiaffino fue también a Francia, y a España e Italia. Su trabajo no consistió solamente en comprar esculturas para la Municipalidad, sino también, obras para el Museo Nacional de Bellas Artes, que dirigía.

Su correspondencia nos muestra la fluida relación que tenía con el escultor Rodin, a quien había defendido en el debate sobre el monumento a Sarmiento, y con los españoles Miguel Blay y Agustín Querol. Al primero le compró una copia de "El Pensador", a Blay una copia de "Los primeros Fríos" y a Querol, una de "Sagunto". Además compró dos fuentes en Italia, una Renacimiento, de mármol rojo y bronce y la otra formada de seis columnas bizantinas de piedra esculpida en forma de hemiciclo en el medio del cual se ubicaba la fuente. Completaba la compra, dos columnas salomónicas de mármol rosa de Verona.

Como podemos ver, en especial en Schiaffino, estos artistas fueron con la intención de buscar obras de arte consagradas, cuyo valor artístico no pudiese ser puesto en duda ni fuese objeto de crítica. Esta elección de obras provenientes de los centros artísticos ya consagrados, se convertiría en la garantía del éxito en materia educativa. No había pues lugar, en este proyecto educativo, para extravagancias que pudiesen poner en duda la eficacia del programa. En ese sentido, la experiencia de la estatua de Sarmiento, realizada por Rodin, había sido suficiente.

En síntesis, hemos examinado las particularidades de un proyecto implícito, destinado a educar el gusto de la población a través del arte público, llevado adelante por Schiaffino y De la Cárcova. Según el pensamiento de estos dos artistas, en consonancia con el ideario decimonónico, la mejora en el gusto, no sólo de la población general sino también el de los artistas, llevaría indudablemente a un grado más elevado de civilización que se complementaría con el crecimiento material al que había llegado el país. Para alcanzar ese soñado fin, cada uno de ellos trazó sus propias estrategias, aprovechando sus mejores cualidades, pero siempre en función de una idea común, que se fue preparándose desde las últimas décadas del siglo XIX y se puso en práctica en los albores de la nueva centuria.

Schiaffino, que desde su juventud descubrió la capacidad que daba la prensa para dar a conocer sus ideas, eligió encabezar una campaña publicitaria para mejorar el gusto urbano, mediante el debate público con los funcionarios del gobierno, los políticos y los profesionales del urbanismo. Al mismo tiempo que criticaba a sus adversarios, iba introduciendo, en sus escritos, criterios de buen gusto que pudiesen ser aplicados por las autoridades competentes. Con ello también buscaba convertirse en un referente indiscutido de la estética pública, por un lado y por otro trataba de consolidar la importancia que debía tener el Museo de Bellas Artes -que él había creado y dirigía- y más globalmente al arte como referente para las políticas urbanas.

De la Cárcova, de perfil más mesurado, eligió incorporarse al cuerpo legislativo de la ciudad para, desde allí, producir las normativas y los recursos económicos necesarios para incentivar el desarrollo del buen gusto artístico y arquitectónico. Este interés por mejorar la calidad del arte local, lo llevó a concebirla idea de crear un verdadero museo público de esculturas. Al igual que Schiaffino, pugnó por acrecentar el poder de las asociaciones que nucleaban a los artistas dándoles un espacio de decisión importante en sus ordenanzas al Museo de Bellas Artes y a la Asociación Estímulo de Bellas Artes, ubicándolas al mismo nivel que otras asociaciones profesionales como la Sociedad Central de Arquitectos.

Notas

Malosetti Costa, Laura, Imágenes para un proyecto de civilización. Condiciones de la producción artística en Buenos Aires (1876-1896), Buenos Aires, 2000. Mimeo.

Schiaffino, E., "La estética de la Capital" en La Nación, Buenos Aires, 19 de Enero de 1894.

La plaza, que luego se denominó de los dos Congresos es una de las más nuevas dentro de la zona antigua de la ciudad. Aunque su origen se remonta al siglo XVIII, en el denominado “hueco” de Lorea, recién en 1860 se formó una plaza arbolada, en cuyo centro se ubicó el tanque de agua que abastecía a la ciudad. Estaba rodeada de una edificación de baja altura, y en sus inmediaciones se encontraban dos mercados de abasto: el mercado Lorea y el mercado Nuevo Modelo, inaugurado en 1884. En 1895 la apertura de la Avenida de Mayo modificó totalmente el sector. Sin embargo fue la construcción del nuevo edificio para el Congreso Nacional el que llevó a su definitiva modificación y abrió lo debates sobre la nueva plaza, que convocó a funcionarios y profesionales que presentaron alternativas para el parvis del nuevo edificio del Congreso Nacional, iniciado en 1898.

La Nación, Buenos Aires, 30 de Enero de 1899.

La Nación, Buenos Aires, 9 de Enero de 1899.

Da Sila Leme, María Cristina (coord.), Urbanismo no Brasil. 1895-1965, Sao Paulo, Fepam-Estudio Nobel, 1999.

La Nación, Buenos Aires, 9 de Enero de 1899.

Ibidem.

Ibidem.

Ibidem.

La Nación, Buenos Aires, 30 de Enero de 1899.

Honorable Comisión Municipal, Versión taquigráfica de la sesión celebrada el 27 de Junio de 1902, Buenos Aires.

Ibidem.

Ibidem.

Magne, Emil, L´esthetique de la rue, Paris, 1908.

Recordemos que las esculturas de la Pirámide de Mayo estaban realizadas en ese material, y parte de las mismas debieron ser reemplazadas por el deterioro propio del material. A su vez, desde 1884, la escultura que coronaba dicha pirámide había sido muy criticada.

Críticas a la pirámide desde la época de T. de Alvear. Ver Beccar Varela, Adrián. Torcuato de Alvear. Primer Intendente de la Ciudad de Buenos Aires, Buenos Aires, Kraft, 1926.

Honorable Comisión Municipal, Versión taquigráfica de la sesión celebrada el 5 de Junio de 1903, Buenos Aires.

Smets, Marcel, Charles Buls. Les principes de l´art urbain, Liège, Mardaga, 1995.

Recientemente Patricia Corsani determinó con precisión algunas de las compras que realizó esta comisión, la que también adquirió obras para el Museo Nacional de Bellas Artes y el Teatro Colón. Ver Corsani, Patricia. "Hermosear la ciudad". Ernesto de la Cárcova y el plan de adquisición de obras de arte para los espacios públicos de Buenos Aires. Presentado en la IV Jornadas del Instituto de Teoría e Historia del Artes "Julio E. Payró", Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires, Octubre de 2000.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.