Opinión

Ante una nueva temporada de la Real Filharmonia de Galicia

Antoni Ros Marbà

jueves, 28 de octubre de 2004
---

Empieza una nueva temporada de la Real Filharmonía de Galicia en el Auditorio, desde el que presentamos una programación acuñada bajo un propósito básico, el de ofrecer música de indiscutible calidad. En este ciclo, en el que la orquesta de Santiago de Compostela toma el protagonismo, nos acompaña -no podía ser de otra manera- la Sinfónica de Galicia como principal formación invitada, además de un recital de Gustav Leonhard.

La línea que desde hace unos años emprendimos con la RFG nos permite mostrar la calidad de nuestra orquesta desde su versatilidad, interpretando tanto el repertorio que nos es más propio como formación clásica, hasta obras como la primera sinfonía de J. Brahms que ofreceremos esta noche. Nuestra voluntad de transgredir el repertorio romántico, hasta la interpretación de nuestros compositores contemporáneos, persigue un triple objetivo. En primer lugar, brindar la posibilidad de disfrutar de la buena música de todos los tiempos; en segundo lugar ampliar las posibilidades de colaboración con directores y solistas especialistas en repertorios que, como Frans Brüggen, Helmuth Rilling, Frank Peter Zimmermann o María João Pires, enriquecen tanto al público como a la orquesta; y por último, para incentivar a la Real Filharmonía de Galicia, que sin duda se crece ante el reto que supone cada nuevo repertorio, destacándose ya como instrumento joven, ágil y con una enorme capacidad técnica.

Un buen ejemplo de ello lo encontraremos en la Octava Sinfonía de Bruckner que interpretaremos en junio, y para la cual contaremos con algunos alumnos de la Escola de Altos Estudios Musicais (que completarán parte de los refuerzos que exige la partitura) en el marco de la colaboración pedagógica que une la Escola con la RFG.

Espero que esta temporada que inicia la Real Filharmonía de Galicia, no sólo responda para todos a la ilusión que yo deposito en ella, si no que contribuya a difundir nuestra vocación –¡muy decidida!- de ser exponente vivo del patrimonio cultural de la ciudad de Santiago de Compostela.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.