SIZE XS SIZE SM SIZE MD SIZE LG

Entrevistas

Alexandra Rivas: 'Antes era más impaciente, he aprendido a dar tiempo al tiempo'

Ignacio Deleyto Alcalá

miércoles, 22 de diciembre de 2004
---

Muy ligada a nuestro país por motivos personales y profesionales, la mezzo vienesa Alexandra Rivas es una cantante de cálido y carnoso timbre, evidente expresividad sobre el escenario y que además irradia simpatía y cordialidad en el trato personal.

Tras las funciones ovetenses de Las Bodas de Fígaro del pasado noviembre, tuvimos ocasión de conversar con ella sobre su carrera y sobre el mundo de la lírica.

Los comienzos en Viena

Pregunta. ¿Cómo fueron tus primeros pasos en este mundo?

Respuesta. Desde los diez años cantaba en el coro de mi colegio y tuvimos la gran suerte de tener un director de coro -el señor Reinhard Mauerhofer- que al mismo tiempo era mi profesor de música, muy buen músico y cantante él mismo, que pronto descubrió que yo tenía una buena voz natural, con bastante facilidad para los agudos, y me empezó a dar clases de canto hasta que, más adelante, entré en el conservatorio de Viena.

P. Viena fue y sigue siendo uno de los centros operísticos del mundo. ¿De qué manera te pudo beneficiar haber nacido y crecido allí?

R. Para mí lo que distingue Viena de muchos otros lugares es que es uno de los más importantes núcleos culturales, sobre todo en cuanto a la música se refiere, que ofrece actuaciones de los mejores intérpretes del mundo en varias salas y teatros al mismo tiempo cada día. No hay que olvidar que la Staatsoper de Viena es uno de los contados teatros operísticos del mundo que cada día presenta un repertorio distinto - lo que le permite a una persona interesada conocer y escuchar en vivo una gran variedad de obras y cantantes, y esas experiencias claramente también forman parte de una buena y profunda educación musical.

P. Viena también es un centro académico de primer orden por lo que hay muchos estudiantes de todo el mundo.

R. Sí, supongo que es por lo que he dicho anteriormente. Es una ciudad en la que se "respira" la música, a veces me parece de verdad un gran lujo la cantidad de cosas de primerísima calidad que se ofrecen al mismo tiempo. Luego, están los profesores. No quiero decir que los profesores de música allí sean los mejores, hay muy buenos y también malos como en todos los sitios, aparte del hecho que la elección de un profesor es una cosa muy individual. Pero, creo que lo que hace Viena tan especial es el "fondo cultural" que le puede ofrecer a un estudiante.

Relación con España

P. Llevas más de diez años cantando en España. ¿Has notado algún cambio en estos años?

R. Sí, se va notando que siempre hay más gente atraída por la ópera y que el público "de siempre" se está abriendo (¡muchas veces con bastante entusiasmo!) a un repertorio mucho más variado...- quizás sea consecuencia del hecho de que en los últimos años se ofrezcan cada vez más eventos musicales en general. Uno de muchos posibles ejemplos es Oviedo, a donde he venido a cantar prácticamente cada año y donde se inauguró hace años un estupendo auditorio. A partir de este año la tercera función de alguno de los títulos que se hace en el Campoamor dentro de la temporada es difundida en pantalla grande para un público más amplio de forma gratuita. En España hay el valor de apostar también por obras hasta ahora mucho menos conocidas.

Alexandra Rivas como Cherubino (Metz, 2001)

P. Acabas de hacer unas Bodas en Oviedo y en Navidad tienes un Mesías en Valencia, seguidamente te vas a Sevilla para un Hänsel y Gretel y, luego, cantarás en el Andrea Chénier de Bilbao.

R. Sí, me encuentro muy a gusto en España, aparte de la cordialidad y la alegría de la gente española a la que le tengo mucho cariño. En general, también el ambiente en los teatros suele ser muy bueno. Además uno suele coincidir con gente de mucha clase artística, y el régimen de ensayos muy concentrados, en menos tiempo que en algunos otros lugares, hace que no se pierda la tensión y suele llevar a buenos resultados.

P. ¿Qué sensación te ha quedado de Las Bodas de Oviedo?

R. ¡Fue una producción con la que nos divertimos muchísimo! No sólo la obra es una cosa increíblemente divertida -para mí una de las más geniales de Mozart- sino que también lo ha sido el reparto donde ha habido mucha complicidad entre todos, lo cual ayudó muchísimo a la hora de actuar, de sacar los miles pequeños detalles escénicos que hay en la obra y creo que eso también se transmitió al público.
Personalmente hubiera preferido una concepción más clásica que ésta, por partes demasiado "barroca" y quizás, a veces, algo superficial para algunas arias (por desgracia también para la segunda de las mías, que me hubiera gustado poder cantar con más línea y sensación de misterio) aunque aprecio al maestro Goodwin como músico y como persona.

Alexandra Rivas como 'Estefano' en Romeo y Julieta (Oviedo, 2002) 

P. Pienso ahora en el Romeo y Julieta de Gounod junto a Rolando Villazón y Ainhoa Arteta, ¿quedaste satisfecha con la grabación de las funciones ovetenses que publicó RTVE Música en 2002?

R. Quedé bastante satisfecha, obviamente en tres años siempre hay cosas que harías hoy de otra manera o soluciones musicales que te pidieron, que hubieras resuelto de otra manera. Quizás no sea mi versión ideal del aria de Stefano, pero no está mal tampoco.

Voz y repertorio

P. ¿Cómo definirías tu voz?

R. Pues, diría que es una voz de mezzosoprano bastante lírica, con facilidad para los agudos, que va creciendo y "redondeándose" con los años.

P. Háblanos del repertorio que abarcas en la actualidad

R. El repertorio francés en general (desde papeles como Siebel, Stefano o Nicklausse hasta más líricos como la Charlotte de Werther). También R. Strauss (Oktavian, Compositor,..) y Mahler que me van muy bien a mi voz. Mozart, por supuesto, Gluck, Bach y Handel. Me siento cada vez más a gusto con Bellini (el Romeo, por ejemplo, o la Adalgisa...) y tampoco hay que dejar a parte el repertorio ruso, mientras no sea demasiado grave.

P. Tu ascendencia rusa por parte de padre hace que te intereses mucho por este repertorio, ¿has considerado adentrarte más en el repertorio ruso?

R. Sí, espero cantar y también conocer todavía mucho más de ese repertorio maravilloso, creo que lo canto con mucha alma y me va muy bien a mi voz. Aparte del repertorio operístico ruso, también me interesan mucho las canciones - suelo incluir bastantes de ellas en mis recitales. El año que viene cantaré, entre otras cosas nuevas, las canciones De la poesía judía de Shostakovitch en Kemnitz, Alemania.

Alexandra Rivas como 'Olga' de Eugene Oneguin (Oviedo, 1998)

P. Te van los papeles de pantalones... ¿te quedas con Cherubino o con Oktavian?

R. ¡Con ambos!, con ellos me quedaré siempre y con muchísimo gusto, me divierten muchísimo, son preciosos y espero cantarlos durante muchos años lo cual no quiere decir que me concentre exclusivamente en ellos. Coincide que para mi tipo de voz hay muchos papeles así pero hay tantos otros como la Charlotte, Mignon, Marguerite de La Damnation de Faust, Dalilah, Fenena, Adalgisa, Dorabella, no podría mencionarlos todos.....

P. ¿Te has planteado abordar papeles más dramáticos?

R. No quiero excluir que un día los cante - ya he mencionado que mi voz va creciendo y ensanchándose cada vez más- sólo es que no tengo prisa, dejo que todo llegue a su ritmo; la experiencia me ha enseñado que no es lo mismo saber cantar un papel dramático en casa o alguna aria suelta en un concierto que cantarlo entero en el escenario (además en un teatro grande con una orquesta muy potente en el foso...) - aunque no lo parezca, ¡ una va volviéndose más sabia con los años...! Antes era mucho más impaciente, ahora he aprendido a dar tiempo al tiempo y a confiar en que las cosas me lleguen en el momento adecuado.

Sobre el intrincado mundo de la ópera

P. Hoy en día se habla mucho de los directores de escena...

R. Es verdad, cada vez están teniendo más poder pero mientras sus conceptos escénicos no sean contraproducentes para la realización musical de una obra o contengan elementos que no tienen nada que ver con su trama, o aún peor, interfieran completamente con una acción lógica (como suele suceder muchas veces en Alemania) no es tan grave. Tampoco tengo nada en contra de innovaciones o puestas en escena contemporáneas. Mientras tengan sentido y no molesten - ni al cantante ni al espectador pueden darle a una obra un nuevo color, aportar ideas o puntos de vista nuevos, pero claro, nunca puede ser la única cosa que cuente. No se les puede quitar importancia a los cantantes ni al director musical pero eso, en España, por lo que yo veo no suele suceder todavía.

P. Y muy poco de los agentes...

R. Muy cierto, poca gente sabe del gran poder que tienen. Son ellos, sobre todo los grandes, quienes dominan el mercado. Pueden conseguir que de dos cantantes igualmente buenos y dotados, uno se convierta en estrella y otro siga buscándose la vida como pueda. Esta es la realidad, no queda más remedio que aceptarla......

P. Muchos artistas piensan que los críticos no saben nada de música

R. Esto seguramente no sea verdad, no se puede generalizar aunque pueden existir casos. Hay que tener en cuenta que las opiniones sobre música suelen ser muy subjetivas y todo el mundo tiene derecho a su opinión. Por eso, quizás, tampoco hay que sobrevalorar lo que pueda escribir un crítico, es una opinión y en la mayoría de los casos bastante entendida. Por desgracia, también existen casos de críticos que, porque son gente frustrada o para hacerse los importantes -o porque están influenciados por los intereses de algún agente- intentan hundir a alguien, o intencionadamente, ponen por los cielos a unos y dejan mal a otros. ¡Gracias a Dios eso no suele ser la regla!

P. ¿Qué producción te ha llamado la atención en los últimos tiempos?

R. Últimamente..., a ver, no hace mucho vi una producción de Der fliegende Holländer en Viena, que me gustó mucho. Siempre me quedará un recuerdo muy, muy bonito de una producción verdaderamente genial de Giulio Cesare que hizo Emilio Sagi hace unos años en Oviedo, y que, además con medios bastante modestos, resultó fantástica y fascinante.
 
P. Terminemos ya. Supongo admiras a alguna mezzo del pasado...

R. Claro, podría mencionar a muchas pero creo que me quedaría con tres: Christa Ludwig, Brigitte Fassbänder e Irina Arkhipova.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.