España - Madrid

El Boccherini más madrileño

Germán Labrador

lunes, 14 de febrero de 2005
Madrid, lunes, 24 de enero de 2005. Centro Cultural Conde Duque. Quinteto La Real Cámara: Emilio Moreno, violín 1, Antonio Almela, violín 2, José Manuel Navarro, viola, Mercedes Ruiz, violoncello y Xisco Aguiló, contrabajo. Luigi Boccherini, Quintettino op. 40/2 'del fandango', Quinteto op. 39/3, Cuarteto op. 44/4 'La Tirana', Quinteto op. 39/2. Ayuntamiento de Madrid. Bicentenario de Luigi Boccherini
---

El segundo de los conciertos dedicados por el Ayuntamiento de Madrid al bicentenario del fallecimiento de Luigi Boccherini, cuya vida estuvo tan ligada a la ciudad, tuvo lugar el pasado 24 de enero. Dedicado en su mayor parte al quinteto, género en el que el compositor brilló con luz propia, la Real Cámara ofreció un variado repaso por cuatro obras en las que el tono popular que no es ajeno a la música de Boccherini alternó con delicados momentos de original inspiración y desusadas sonoridades.

La primera parte estuvo dedicada al Quintettino op. 40/2 'del fandango', sin duda uno de los más conocidos, frecuentemente interpretado en su versión para guitarra. Seguidamente ofreció la Real Cámara el Quinteto op. 39/3, en el que la alusión popular, más velada, fue adecuadamente desvelada en su segundo movimiento, 'Pastoral', interpretado por igual con delicadeza y buen gusto por el quinteto.

La segunda parte consistió en el Cuarteto op. 44/4 'La Tirana', popular danza que conoció su máxima aceptación en los teatros de Madrid precisamente a partir en la década de 1790, cuando fue escrita esta obra. Rivalizando en originalidad, pero acaso mostrando una rara delicadeza difícil de encontrar, el trío de este breve cuarteto constituyó una de las agradables sorpresas de la tarde.

Por último, el Quinteto op. 39/2, acaso el de mayor efecto tanto por sus interesantes contrastes como por la fuerza rítmica de sus movimientos extremos, puso adecuado colofón a un concierto tan interesante como agradable.

La labor de la Real Cámara fue largamente aplaudida, lo que motivó su vuelta al escenario en tres ocasiones para recibir el tributo de un público gratamente conmovido por estas versiones de Boccherini.

Buen conocedor de este tipo de música, tanto por su ya larga dedicación al repertorio de Boccherini como a la música de los teatros de Madrid, a través de la recuperación de varias tonadillas escénicas en los últimos tres años, el maestro Moreno supo imprimir el impulso adecuado a la música de danza que frecuentemente se halla en estas partituras, bien ocasionalmente, bien constituyendo un movimiento entero. Emilio Moreno rigió con acierto los caminos de Antonio Almela, seguro y competente violín segundo, José Manuel
Navarro, excelente violista cuya voz se dejó sentir con claridad desde los primeros momentos del concierto, Mercedes Ruiz, de extremada soltura y delicadeza en el difícil (y en ocasiones virtuosístico) papel de violoncello y Xisco Aguiló, acertada elección para la parte de contrabajo, siempre acertadamente mesurado y efectivo.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.