México

55 años después

Esteban Joel Valenzuela Corral

viernes, 29 de julio de 2005
Monterrey, viernes, 29 de julio de 2005. Gran sala del Teatro de la Ciudad. Don Pasquale de Gaetano Donizetti. Dirección escénica: Sergio García. Producción escénica: Rafael Blasquez Producción ejecutiva: Oscar Martínez. Iluminación: César Guerra. Subtitulaje: Arnoldo Nerio. Producción General: Consejo para la cultura y las Artes de Nuevo León. Don Pasquale: Arturo Rodríguez, Malatesta: Juan Orozco, Ernesto: Javier Camarena, Norina: Guadalupe Jiménez. Notario: Héctor López. Gerardo González, maesto interno. Coro de la Ópera de Nuevo León a cargo del Maestro Juan David Flores. Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Félix Carrasco, Director concertante. Asistencia: aforo completo

En este año se cumplen 55 años de que nacieran las temporadas de ópera de la ciudad de Monterrey. Aquella noche la Compañía de Ópera de Monterrey debutó con Aida en la que participara la soprano argentina Pili Martorell y el tenor griego Giorgio Bardi, A partir de entonces, Monterrey vería desfilar por los escenarios locales a figuras de nivel internacional como: Giuseppe de Stefano, Victoria de los Ángeles, Giulietta Simionato, por nombrar solo algunos y los queridos cantantes mexicanos como, Carlo Morelli, Irma González, Maritza Alemán, entre otros.

Posteriormente ya entrada la década de los 60's, cuando finalmente se integra la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Nuevo León, con el apoyo del Maestro Antón Guadagno y la incansable labor de Salvatore Sabella, quien había llegado a la ciudad 6 años atrás, en Mayo de 1961, Monterrey es testigo del inicio de una larga trayectoria profesional de uno de los mas grandes tenores del siglo XX, Plácido Domingo, quien hiciera su debut en un papel estelar escenificando a Alfredo en La Traviata de Verdi.

En esa década Monterrey tuvo algunas temporadas de muy alto nivel.
Como un efecto recurrente cada década, Monterrey ha sufrido la integración y desintegración de grupos y compañías de ópera como pasó posteriormente en los 70's, 80's y 90's en los que todas desaparecían por falta de apoyo económico por parte de las instituciones de cultura y de la iniciativa privada.

Ahora, a 11 años de que desapareció la última compañía de ópera de Monterrey auspiciada por el gobierno, surge un nuevo esfuerzo por llevar a escena una serie de producciones de ópera de alto nivel pero sobre todo con un proyecto sustentable y duradero el cual involucra la creación de instituciones musicales que puedan prevalecer en la entidad, como un coro de la ópera, un elenco local de cabecera, un grupo de producción local así como contar con todos los elementos necesarios para que la producciones se realicen localmente.
Este grupo se denomina: Consejo Consultivo Pro-Ópera de Nuevo León y tiene como misión la difusión y proyección del arte lírico en la entidad haciendo uso de los valores locales y nacionales ofreciendo con esto una opción más para incrementar el nivel cultural en la población.

Como inicio de la temporada, Ópera de Nuevo León presentó el pasado17 de Julio en la gran sala del teatro de la ciudad, la ópera Don Pasquale de Gaetano Donizetti, bajo la dirección escénica del Maestro Sergio García y en la dirección concertadora el Maestro Félix Carrasco, quien actualmente es el titular de la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Nuevo León. En la dirección musical el Maestro, Gerardo González así como también el Director del Coro Juan David Flores el cual se ha dado a la tarea de formar este nuevo coro de la Ópera de Nuevo León para poder soportar las temporadas de ópera.

En la producción se hizo uso de una mezcla de tecnologías virtuales, iluminación tradicional y robótica así como escenografía corpórea, todo bajo la idea del productor Rafael Blasquez, quien en el 2000 llevó a escena este mismo titulo. La barrera del idioma se pudo superar gracias a la labor del musicólogo el maestro Arnoldo Nerio. El resultado fue una puesta en escena justa y en momentos sobrepasó las expectativas de la gente ya que los aplausos no cesaban al término de cada acto así como en las arias y claro al final de la obra.

El joven tenor, Javier Camarena, me recordó a los grandes de los 30's, como un Jussi Björling en el parecido físico y algunos fraseos y un Tito Schipa en el timbre de voz en sus primeros años, cuando el juego de los agudos, la belleza de la línea vocal y pronunciación limpia era parte de su vida cotidiana. El resto del elenco tuvo un muy buen desempeño vocal y actoral y pusieron en alto el nombre de la ópera dándole una justa interpretación a la partitura creada por el compositor.

La propuesta escénica de Blasquez y Sergio García, de actualizar la época de la ópera a la vida real y cotidiana de nuestros días, fue bien recibida por el público Regiomontano, incluyendo la utilización de elementos virtuales con animación y efector tridimensionales.

Cabe señalar que el coro, formado expresamente para esta nueva compañía y que se ha denominado, Coro de la Ópera de Nuevo León, realizó un excelso papel tanto que al final de su actuación el público le lanzó una gran ovación y bien merecida.

La orquesta dirigida por el Maestro Carrasco, ha alcanzado un nivel internacional como lo pudo demostrar el pasado mes de Junio del presente año, cuando acompañó a los cantantes Placido Domingo y José Carreras en un concierto que ofrecieran en nuestra ciudad de Monterrey y ahora en la producción de este Don Pasquale.

Todo este proyecto, como antes lo mencioné, ha sido coordinado por el Consejo Consultivo Pro-Ópera de Nuevo León que está integrado por: Gerardo Estrada, Ricardo Marcos, Gabriel Rangel y Esteban Valenzuela. En Administración del proyecto se encuentra Jaime Hinojosa. La producción general se debe al Consejo Para la Cultura y las Artes de Nuevo León, institución que apoyó totalmente para la realización de esta temporada.

En fin, una fiesta operística en Monterrey que esperamos se repita el próximo 4 de Septiembre con la Ópera I Pagliacci de R. Leoncavallo.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.