España - Euskadi

Ópera para todos

Iñaki de Villafranca de Oria

lunes, 8 de agosto de 2005
Irún (Guipúzcoa), sábado, 23 de julio de 2005. Centro Cultural Amaya. Don Pasquale, opera buffa en tres actos de Gaetano Donizetti sobre un libreto de Ruffini y el propio compositor (estreno, 1843). Dirección escénica: Luis Villarejo. Elenco: Ainhoa Garmendia (Norina), Emidio Guidotti (D. Pascual), Angel Pazos (Ernesto), Juan Tomás Martínez (Malatesta), José Antonio Pazos (Notario). Orquesta Sinfónica 'Luis Mariano'. Aldo Salvagno, director

Es de agradecer el esfuerzo que realizan unos aficionados iruneses asociados en la Agrupación Lírica 'Luis Mariano' en la que, con mucha afición y pocos medios, están haciendo ópera con una dignidad impresionante y a buen precio. Esto si es ópera para todos.

Un teatro que no reúne condiciones, ni por escenario ni por foso, y aún así se han hecho unas cosas muy dignas. El trabajo y la ilusión suplen la falta de dinero. Su ilusión es tanta que para el año próximo están pensando en representar dos óperas. ¿Será mucho pedir que aprendan los que tienen teatros en condiciones y “pólvora del rey” para tirar?

Con una puesta en escena más que imaginativa, adecuada al espacio disponible y sin salirse de ningún tiesto, es decir, respetando música y ambiente, vimos un Don Pasquale sin las excentricidades a las que nos acostumbran los mediocres 'iluminados' que buscan que se hable de ellos aunque sea mal, y con un vestuario adecuado.

Esto nos recompensó del intento de asesinato que el bien mirado por la sociedad rosa, Francisco Negrín, tuvo con Temístocles, la ópera de Johann Christian Bach, en Toulouse. El que no lo consiguiera porque la música de los Bach es inmortal, no atenúa para nada su intento.

La orquesta de una juventud envidiable, compuesta por músicos de la ciudad o de sus alrededores, estuvo bien dirigida por Aldo Salvagno, también joven pero muy experto. Un nombre con futuro. El coro Ametsa, también formado por aficionados locales, hizo lo que pudo y no desentonó. Podía haber ensayado algo más, sobre todo en lo escénico.

La guipuzcoana Ainhoa Garmendia vino a su tierra desde Leipzig y fue la estrella de este reparto. Su voz está siendo la realidad que se veía venir desde hace tiempo. Con los armónicos y la belleza de siempre pero con más cuerpo y hasta con más potencia, sin perder belleza en lo que llamo la zona del gusto. Tanto en solitario como en los dúos y tríos su claridad se sentía. Su timbre característico, esa es su personalidad: el color y timbre que no se parecen a otros, dejó su impronta en los oídos de los espectadores. Su dominio del escenario y sus dotes de actriz dejaron constancia de que su comenzado lanzamiento no es ninguna ilusión sino una realidad palpable que va tomando forma a toda velocidad. Bordó a ‘Norina’, que era la amada del sobrino y que se hace pasar por hermana monja de ‘Malatesta’.

El italiano Emidio Guidotti le dio a 'don Pascual', el viejo que decide casarse porque su sobrino no le hace caso, un buen aire. Su voz tiene cuerpo, pero hay que hacerle salir con toda la profundidad que se le adivina. Tanto la voz como la interpretación fueron aceptables, aunque no pasaron de ahí.

El también guipuzcoano, por irunés, Angel Pazos estuvo toda la semana afónico y cantó con la voz recién recuperada y aún así no se puede decir que asesinara a ‘Ernesto’, el sobrino desobediente, al que, en esta producción, pintan gandul. Por el contrario, lo dejó en buen lugar. Me quedé con la gana de volverlo a escuchar con la voz en buenas condiciones porque tengo fe en él desde hace tiempo. Ahora su obligación para el futuro es no decepcionar.

Nos falta ‘Malatesta’, el médico amigo de ‘Don Pascual’ y su sobrino, que fue interpretado por el venezolano Juan Tomás Martínez. A este barítono ya lo había oído antes y, quitando el ‘Rigoletto’ de Logroño, me causó una impresión muy buena. Esta vez fue aún mejor, con la voz asentada y bien proyectada y con un color baritonal muy apreciable. Como actor supo estar. Se merece un buen futuro.

El ‘Notario’, José Antonio Pazos según el reparto, estuvo ahí, que es lo que pide el papel.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.