España - Valencia

Presentando el PJ Project

Mikel Chamizo
viernes, 23 de septiembre de 2005
Alicante, miércoles, 21 de septiembre de 2005. Centro Municipal de las Artes. Pj Project. Guridi: Mirentxu. Rachmaninoff: Vocalise (arreglos: P. Jurado). M. Nobre: Cantilena. G. Fr. Haendel/P.Jurado: Piangeró. A. Jobim/V. De Moraes: Se todos fossem iguais a Vocé. P. Jurado: Jungle-Jazz. P. Jurado/Suso Sáiz: Strange Cuore. P. Jurado: Viaje al sol. Soprano: Pilar Jurado.
0,0003475

Este concierto fue en realidad una adaptación al semi-directo (voz en vivo con sonidos pregrabados) de un disco de reciente aparíción titulado Pj Project que gira en torno a la soprano y compositora Pilar Jurado, de sobra conocida en los círculos contemporáneos de nuestro país. El disco en concreto pretende romper con las etiquetas establecidas habitualmente a los distintos tipos de música y mezcla la clásica con la electrónica, arregla piezas del barroco, zarzuela o de música brasileña a base de ritmos pop y presenta también composiciones de la propia Jurado cercanas al jazz o al rock sinfónico. Se trata, en definitiva, de un disco que se mueve en los límites de diversos géneros musicales -curiosamente, la mega-tienda Madrid Rock ya lo ha catalogado en le sección New Age- y cuya presentación aquí es un buen exponente, casi una declaración de intenciones, de los caminos que pretende seguir este XXI Festival Internacional de Música Contemporánea de Alicante, que bajo el lema 'En los límites' acaba de inicar su andadura.

No obstante, y al margen de que lo experimental o transfronterizo pueda ser el leit-motiv de esta edición del festival, a mi no deja de sorprenderme que sus responsables hayan escogido este espectáculo tan irreverente y moderno -en el sentido popular del término- como concierto inaugural de un festival de música contemporánea que durante muchos años, y hasta la asunción de sus cargos por la dirección actual, ha destacado siempre por lo casposo y aburridamente serio de sus propuestas. Esta XXI edición parece aportar un aire fresco en ese sentido y presenta propuestas realmente interesantes además de cabales, y con este primer concierto ha conseguido algo que yo no había presenciado en los cuatro años que llevo cubriendo este festival: que el Centro para las Artes de Alicante no pudiera dar abasto a todo el público asistente, parte del cual hubo de quedarse de piés al fondo. Bien es cierto que se trata de una sala muy pequeña, pero a tenor de los índices de asistencia que presentan habitualmente las actividades del festival, este lleno rebosante fue más que meritorio.

Pero volvamos a lo que nos ocupa, PJ Project, o a la selección de piezas del disco que Jurado eligió para esta inauguración. El recital comenzó con la preciosa romanza de Mirentxu, 'Goizeko eguzki argiak', en una versión con sonidos sintetizados y caja de ritmos, al estilo de los arreglos de discos como Clasica Chill-Out y parecidos. La realización electrónica era de calidad, los samples buenos, pero el exceso de reverb -que no se si provenía de la propia grabación o del técnico de sonido- hacía que a veces la armonía se percibiese un tanto difusa. Digamos que se trata de una arreglo colorido y muy agradable, pero en este caso la orquestación original de Guridi es tan acertada que cualquier nueva versión sale perdiendo. Tres cuartas partes de lo mismo se podría decir para el Vocalise de Rachmaninov y la Cantilena de Nobre que le sucedieron en el programa, arreglados de manera similar.

Con el Piangerò de Haendel, Jurado se decidió por algo parecido a lo que hace Eric Serra con Donizetti en la archiconocida aria de la Diva en la película El quinto elemento de Luc Besson: presentar el aria primero tal cual, con los instrumentos originales trocados por divertidos sonidos que recuerdan a los primeros sintetizadores moog, para en el da capo salirse con una megarrítmica  y cañera -por momentos casi dance hardcore- demostración de virtuosismo vocal y gorgoritos casi imposibles, que como no puede ser de otra manera resulta espectacular. Y Jurado se las arregló muy bien, todo sea dicho.

Llegó después la preciosa bossa nova Se todos fossem iguais a vocé, de Jobim / De Moraes. Cuando se conoce la versión original y la forma en que la canta el brasileño es difícil imaginársela en una voz impostada, pero lo cierto es que Jurado la canto con muchísimo gusto y delicadeza.

El recito se cerró con tres obras de la propia Jurado. En primer lugar Jungle-Jazz, reelaboración de una obra anterior en torno al jazz convertida para la ocasión en un frenético jungle. Como la obra original estaba bien realizada, la presenté revisión sigue conservando su interés.

Llegó después Strange Cuore, realizada en colaboración con Suso Sáiz (autor de conocidas sintonías de TV como la de Al filo de lo imposible). En realidad es poco más que una sucesión de conocidas arias de ópera intercaladas de un estribillo en plan techno ochentero, y fue desde luego la obra menos interesante del concierto.

Jurado finalizó con Viaje al sol, un tema compuesto expresamente para este PJ Project. Ella misma reconocía que era la primera vez que se sentaba a escribir una canción pop, un mundo en principio ajeno al suyo. Se nota desde luego que Jurado no maneja las claves de un buen tema pop y el resultado, demasiado elaborado, se aproxima mucho más a un número de musical que a una canción comercial.

Jurado regaló como bis el Summertime de Gershwin, de nuevo en versión electrónica, que mandó al público a casa con un buen sabor de boca -debido probablemente también al lunch posterior al concierto que, literalmente, se esfumó de las mesas-. Jurado debería plantearse seriamente centrarse un poco más en este tipo de iniciativas fronterizas y algo más light, pues siendo perfectamente dignas le van mucho mejor que otros repertorios que suele cantar a veces.   

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.