México

Questo ragazzo ci farà dimenticar tutti!

Luis Gutiérrez Ruvalcaba
viernes, 2 de junio de 2006
Ciudad de México, domingo, 28 de mayo de 2006. Sala Nezahualcóyotl. Ascanio in Alba, festa teatrale en dos actos (1771) de W. A. Mozart sobre libreto de Giuseppe Parini. Brian Asawa (Ascanio), Priti Gandhi (Silvia), Siphiwe McKenzie (Fauno), Charles Reid (Aceste), Irasema Terrazas (Venus). Orquesta Sinfónica de Minería. Ars Cantorum Camerata Vocale. Director: John DeMain. Versión de concierto. Aforo: 2000 localidades. Ocupación: 80%
0,0003182

La frase del título, que traducida libremente significa “¡Este niño hará que se olviden de todos!” fue pronunciada por admiración por Johann Adolph Hasse, cuya ópera Il Ruggero, con un libreto del poeta cesáreo Metastasio, fue el plato principal de las celebraciones de la boda del Archiduque Ferdinando de Austria y Beatrice Ricciarda d’Este de Modena, las mismas que incluyeron la festa teatrale en dos actos Ascanio in Alba, que con libreto de Giuseppe Parini compuso Wolfgang Amadeus Mozart, quien aún nohabía cumplido dieciséis años.

La obra es una alegoría del matrimonio entre nobles desconocidos: a instancias de Venus (María Teresa de Austria), Ascanio, su hijo de Eneas (el Archiduque Ferdinando) se casa con la ninfa Silvia (Beatriz d’Este), a quien no conocía previamente. Parini adorna la obra con dos personajes, un Fauno y el sacerdote Aceste, para redondear una magnífica ópera. La festa teatrale, en la que se contó con números de ballet diseñados por el gran bailarín Charles le Pick así como una fastuosa escenografía, se estrenó el 17 de octubre de 1771 en el Teatro Regio Ducale de Milán (que al incendiarse fue sustituido por el famoso Teatro alla Scala). Su éxito fue tal que se repitió el 19, 24 y 27 de octubre, y probablemente el 28. Pasarían casi dos siglos para que esta ópera volviese a presentarse, el 25 de enero de 1958, en el Landestheater de Salzburgo.

La Coordinación de Música de la Universidad Nacional de México nos dio como regalo a todos los aficionados a la ópera el estreno en México, en versión de concierto, de esta obra que algunos nos atrevemos designar como maestra.

Para ello, no se escatimaron recursos al reunir intérpretes de calidad mundial, quienes lograron una magnífica interpretación. El papel principal, ‘Ascanio’, fue interpretado brillantemente por el contratenor estadounidense Brian Asawa, quien hizo honor a la música compuesta para el primo uomo castrato Giovanni Manzuoli, quien había sido maestro de Mozart en Londres. En especial Asawa estuvo espectacular en el aria 'Al mio ben mi veggio, avanti', que con gran expresividad y ornamentación explota lo que seguramente era el mejor registro de Manzuoli. El aria, acompañada sólo con cuerdas, tiene en el adagio inicial una melodía digna de sus conciertos de trompa. Asawa logró imprimir a su canto alternativamente forte y piano en una forma muy hermosa, y nos entregó unos maravillosos tresillos, así como unas muy difíciles florituras.

La mezzo hindú Priti Gandhi interpretó un atractiva ninfa ‘Silvia’, pese a que tuvo que aprender el difícil papel en un lapso de diez días, pues Jennifer Larmore, quien estaba programada para el papel, tuvo que cancelar debido a estar enferma.

El papel de ‘Fauno’, escogido por muchas sopranos ligeras coloratura como Natalie Dessay por ejemplo o Diana Damrau, quien lo interpretará en agosto en el Festival de Salzburgo, fue interpretado por la soprano canadiense Siphiwe McKenzie. Es ‘Fauno’ quien tiene el aria más difícil y espectacular de la obra, 'Dal tuo gentil sembiante', que es una de las arias de mayor duración que Mozart compuso, unos trece minutos. La canadiense no tuvo problemas ni en manejar la coloratura ni en alcanzar el agudo Mi bemol y al terminar logró la ovación más estruendosa de la noche. Por supuesto usó todos sus recursos físicos y muestra de ello fue que al terminar el aplauso se dejó caer exhausta en su silla. Se sabe que el original ‘Fauno’, el secondo uomo castrato Adamo Solzi, obvió cantar la segunda sección y el da capo, lo que es una prueba de la buena condición física de cualquier soprano que se atreva a esta pieza, y si además lo logra cantando con musicalidad y belleza como lo hizo la canadiense, merece no sólo la ovación sino también un buen descanso.

El tenor norteamericano Charles Reid interpretó un muy buen ‘Aceste’, papel del que se ha hecho especialista pues lo cantará en agosto próximo en Salzburgo. Su intervención en el trío final con ‘Ascanio’ y ‘Silvia’ fue espectacular. Por cierto este trío 'Ah caro sposo', en el que se contrastan constantemente los registros de los tres cantantes fue la cereza que coronó el pastel.

La soprano lírica Irasema Terrazas, favorita de muchos de nosotros en su repertorio, fue una espléndida ‘Venus’. Es una lástima que este fuera el papel más corto de la obra, ya que siempre es un placer disfrutar de su hermosa voz y musicalidad, así como de su espléndida presencia escénica.

La dirección musical corrió a cargo del norteamericano John DeMain, quien dirigió brillantemente al Ars Cantorum Vocale, quien lo hizo de manera ejemplar en los coros, y a la Orquesta Sinfónica de Minería, que me hizo volver a creer que se pueden escuchar buenas orquestas locales en la ciudad de México.

Estoy convencido que esta noche atestigüé lo que probablemente sea el evento de mayor calidad artística del año en lo que a ópera se refiere en México. Ojalá que la Universidad Nacional Autónoma de México se enorgullezca de darnos este tipo de interpretaciones y que por ello vuelva a tomar riesgos que se traduzcan en noches inolvidables de ópera. Y vaya que era riesgo presentar en forma de concierto una ópera desconocida de un compositor de quince años, aún cuando el compositor se apellide Mozart.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.