Discos

Moderna evocación del pasado acadiano

Luisa Morales López del Castillo

jueves, 14 de diciembre de 2006
La Mer Jolie: Chants d’Acadie (arreglos de Sylvain Bergeron, David Greenberg y David McGuinness). Le long de la mer jolie, Reels-Côté-Benoît-LeBlanc, Avec un avocat (Bransle de Poitou), Valses Benoît, Joli bois, La belle se promène, Medley Guinchard, Le Mari jaloux, Valse d’Évangéline (Acadiana Two Step), En montant la rivière, Chanson à grand vent, Naufrage en mer, Medley Briand, La nourrice du roi. Suzie LeBlanc (voz), David Greenberg (violín barroco y moderno), Chris Norman (flautas, pequeñas cornamusas y percusión), David McGuinness (clave, armonio y melódica), Sylvain Bergeron (guitarra acústica y barroca), Betsy MacMillan (viola da gamba), Pierre Chartrand (baile y huesos). Grabación y montaje digital de Anne-Marie Sylvestre. Un disco compacto DDD de 57 minutos de duración, grabado en la Iglesia de San Francisco de Sales, Laval (Québec, Canadá) los días 22 y 23 de junio de 2004. ATMA Classique CD2 2330. Distribuidor en España: Gaudisc
Chants d’Acadie es un CD que rinde homenaje a la cultura de los acadianos, población francófona instalada en la costa canadiense desde principios del siglo XVII, deportada y masacrada por los británicos durante el siglo XVIII.

Los intérpretes de esta grabación, algunos de ellos ampliamente reconocidos en el campo de la música antigua, nos ofrecen en este registro sonoro un estilo más cercano al de las llamadas musiques du monde que de la música barroca: instrumentación con guitarras acústicas, violines modernos junto a la viola de gamba y clave barrocos, y un tratamiento muy actual de las melodías folclóricas. El resultado es muy tentador: una evocación de sonidos del pasado recreados con sensibilidades, medios y estéticas actuales.

La voz cristalina de Suzie Le Blanc es acompañada por un buen conjunto instrumental de lo más versátil; sirva de ejemplo el clavecinista del conjunto, David McGuinness, muy querido y apreciado en Escocia: profesor de clave en la universidad de Glasgow, es un músico nada convencional, interpreta con la misma soltura a los maestros barrocos italianos como el mejor rock, además de tocar también la melódica.

McGuinnes, al igual que el violinista David Greenberg, forma parte del conjunto Concerto Caledonia, especialista en música escocesa del XVIII. Su modo de hacer es muy diferente al del grupo canadiense intérprete del mismo repertorio, Musick Fyne, al que vale la pena escuchar en su registro Baroque Music from England and Scotland (EBS 6006). Musick Fyne, con instrumentos barrocos y fieles a la partitura logran resultados sorprendentes. Es muy didáctico comparar ambas interpretaciones…no siempre las comparaciones son odiosas.

Este disco ha sido enviado para su recensión por Gaudisc

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.