Marisa Pérez

Comenzó a escribir en Mundoclasico.com el viernes, 11 de mayo de 2012. En estos 6 años ha escrito 4 artículos.

  • Finlandia 24/01/2016

    Mi propia voz

    Musiikkitalo. Harjoitussali Paavo. Erwin Schulhoff, Fünf Stücke für Streichquartett (1923). Leos Janacék, Pohadka (1923). Erwin Schulhoff, Streichsextett (1924). Siljamari Heikinheimo y Jukka Pohjola, violín. Jussi Tuhkanen y Ritva Kaukola, viola. Timo Alanen y Anton Kukkonen, violonchelo. Jouko Laivuori, piano.
    03/03/2016
  • Novedades bibliográficas

    El descubrimiento de un nuevo mundo

    “Los libros de actas capitulares del Cabildo eclesiástico de Caracas son, junto con los del Ayuntamiento, los registros fundacionales de la historia de Venezuela. Recogen los documentos administrativos con los cuales las autoridades catedralicias legislaban el ejercicio religioso en la extensión territorial de la diócesis. Pocos países latinoamericanos preservan los suyos, y la mayoría se hallan resguardados celosamente por las autoridades de cada país. Venezuela no es la excepción, y sólo han podido ser consultados por especialistas, en pocas ocasiones y bajo estrictas medidas de seguridad. El frágil material y la antigüedad de los documentos no permiten su consulta pública. Además, los manuscritos son de dificilísima lectura que requieren años de práctica para su satisfactoria interpretación. Todo lo cual ha hecho que se mantengan inéditos a pesar de hallarse decretada la inevitable desaparición de sus registros”. El libro que tengo el gusto de referenciar, titulado La música en los
    21/07/2015
  • Entrevistas

    La vida musical contemporánea de Bilbao ha cambiado

    El Festival KLEM-KURAIA 2012 se inauguró el pasado viernes con un recital del Ensemble Sillages de Brest, que presentó una muestra de la creación francesa contemporánea. El Festival prosigue sus actividades hoy lunes, a las 19:00, en el Auditorio del Conservatorio Arriaga de Bilbao, con el estreno absoluto de la obra encargada por el Ensemble Kuraia al compositor Mikel Chamizo, titulada Danzas privadas. Junto a la obra de Chamizo, se interpretarán también la Sinfonía de cámara nº1 de Arnold Schoenberg en el arreglo realizado por Webern, y los Paisajes, retratos y mujeres de Leo Brouwer. La entrada es gratuita. El festival seguirá su curso con una decena de actividades que tendrán lugar hasta el próximo 5 de octubre. La programación se puede consultar en este resumen [leer noticia]. Mundoclasico.com habló con la compositora María Eugénia Luc, fundadora y directora artística de KURAIA, en torno al nacimiento del Festival y el lugar que actualmente ocupa en la vida musical de Bilbao. Pregunta. ¿Por qué motivos se fundaron Kuraia, después Klem y, por último, el Festival Klem-Kuraia? ¿Cuál era la situación de la música contemporánea en Bilbao con anterioridad a su aparición? Respuesta. Kuraia se fundó en 1997, así que estamos celebrando los 15 años del grupo. Surgió de la preocupación común de un grupo de músicos ante la perspectiva de una ciudad en la que apenas había una vida musical contemporánea. Yo me instalé en Bilbao en 1993, tras haber vivido primero en Rosario y después en Buenos Aires y Milán, y cuando llegué aquí me dejó perpleja que la única iniciativa de música contemporánea existente fuera el ciclo de conciertos que organizaba Jesús Villa-Rojo con la BBK, que duraba un mes. El resto del año Bilbao era un páramo para la música contemporánea. Había llegado aquí por motivos de trabajo de mi marido y la perspectiva me deprimió mucho. Había puesta una cierta esperanza de que cambiaran las cosas con el nacimiento de la Asociación Vasco-Navarra de Compositores, con la idea de dinamizar la vida musical, pero ésta nunca terminaba de llegar. Así que en el 97 decidí invitar a un compositor argentino que vive en Francia, José Luis Campana, a dar un curso en Bilbao. Duró un fin de semana y vinieron 15 compositores entre los que recuerdo a Isabel Urrutia e Hilario Extremiana, pero también gente del jazz como Dani Pérez. Fue en ese curso donde surgió la idea de fundar Kuraia, como una asociación de músicos, intérpretes y compositores, y en junio de ese mismo año hicimos el primer concierto y otro curso, en el que trabajaron varios músicos del Ensemble Intercontemporain con instrumentistas vascos. Desde ese momento empezamos a crecer y a realizar varias actividades al año, hasta percatarnos de que necesitábamos un espacio propio para la música electroacústica. Así llegó, en el 2001, el Laboratorio KLEM. Por último, el festival KLEM-KURAIA nació en el 2004, cuando decidimos vincular algunos conciertos de ambos ciclos durante una época concreta del año. P. ¿Cuál es la filosofía que persigue el festival en su programación y cómo ha ido evolucionando a lo largo de los años? R. La idea del Festival es trabajar los extremos de la creación acústica, electroacústica e interdisciplinaria, presentando obras de compositores de aquí y de fuera. Queremos mostrar al público vizcaíno un diálogo vivo que vincule a la creación francesa -como este año-, o la holandesa, italiana o de cualquier lugar, con la creación del País Vasco. Para ello contamos con dos ejes. Por un lado hay una serie de conciertos acústicos, de cámara y solistas, que organiza Kuraia y en el que invitamos a conjuntos españoles y extranjeros. Vinculados a los conciertos organizamos también masterclasses de composición, de análisis y de interpretación. Por otro lado, KLEM aborda todo lo que tiene que ver con las nuevas tecnologías: electrónica, electroacústica, música mixta, interdisciplinaria, electrónica en vivo, obras audiovisuales... con la misma filosofía: vincular la creación de aquí con la de autores e intérpretes llegados de fuera. P. ¿Cómo se articula exactamente esa vinculación? R. Invitamos a artistas extranjeros para que, más allá de dar un concierto, entren en contacto con nuestra vida musical. Por ejemplo, cuando trajimos a Mario Caroli a dar un concierto, le invitamos a que incluyera alguna obra de autores vascos y a que se encontrara con los estudiantes de flauta de Bilbao. En algunas ediciones también hemos probado a mezclar intérpretes y grupos de fuera con los nuestros, compartiendo diversas actividades. Por ejemplo, que la mitad del concierto lo diese un conjunto francés y la otra mitad Kuraia, o que incluso se intercambiasen los músicos entre sí para algunas interpretaciones. Es decir, que durante unos días hubiera una interacción y un contacto intenso que fuera enriquecedor para todos. Además, cada año organizamos un simposio en el que creadores, interpretes y profesores de aquí -de la Universidad del País Vasco- comparten ideas con técnicos y creadores de fuera. Por ellos han pasado nombres como Ester Ferrer, Eduardo Polonio, José Manuel Berenguer, Adolfo Nuñez, Christophe Havel, Daniel Teruggi, Rodrigo Sigal ... P. ¿Qué papel ha pasado a ocupar KLEM-KURAIA en la vida musical de Bilbao? R. No ha sido sólo fruto de nuestro trabajo, pero la presencia de la música contemporánea en Bilbao no tiene ya nada que ver con la de hace 15 años. En este momento hay cierta riqueza y variedad de opciones para acceder a este tipo de música a lo largo del año. A mediados de los 2000, por ejemplo, nació el MEM, y hace 3 años el ciclo de conciertos del BBVA. El de la BBK, aunque transformado, se mantiene. También la Orquesta de Bilbao, en un momento dado, comenzó a programa mucha más música contemporánea. Y el Guggenheim ha provocado un gran cambio en la percepción que tiene la gente de la creación contemporánea. El museo organiza regularmente espectáculos sonoros y conciertos de nueva música. Pero lo más importante es que el público ya no es el mismo de 1997, cuando nació Kuraia. Ahora hay un público fiel al circuito de la música contemporánea, y, sorprendentemente, no es únicamente de un perfil joven o especializado. En nuestro festival vemos volver cada año a los mismos aficionados de 50 o 60 años. P. ¿Cuales son los retos que atraviesa el festival en este contexto de crisis? R. A nosotros nos gustaría pedir lo mismo que pide Europa: una estabilidad económica. Nos gustaría conocer con una cierta antelación de qué recursos dispondremos y programar en consecuencia, pero con todos los retrasos que están protagonizando las instituciones a la hora de adjudicar las ayudas económicas esto se está volviendo inviable. Querríamos establecer convenios con instituciones públicas o privadas, porque el tener que acudir a concurso de ayudas cada año nos limita mucho a la hora de programar.  Este año, en concreto, estos problemas nos han colocado en una situación económica muy comprometida, pues no sabremos si se nos conceden las ayudas hasta después de finalizado el festival. Así que nos hemos tenido que endeudar. Aunque no llenemos el San Mamés [estadio de fútbol de Bilbao], llevamos 15 años trabajando sin parar con una calidad que creo que no ha disminuido, más bien al contrario. Nos merecemos una cierta confianza de los mecenas, que nos permitan establecer convenios a más largo plazo que un año, y concebir así actividades futuras con más margen y seguridad. No podemos seguir trabajando de esta manera por mucho más tiempo, sin saber si tendremos dinero para abordar los gastos ni pagar los créditos que hemos tenido que pedir. A los recortes en cultura, que han sido muy grandes, todavía te puedes adaptar. Pero lo que no se puede es trabajar con una inseguridad absoluta en cuanto a la financiación.
    24/09/2012
  • Estudios fonográficos

    Monumenta de la música colonial venezolana

    La Fundación Camerata de Caracas, fundada por la prestigia maestra de canto y dirección coral venezolana Isabel Palacios, presenta una hermosa colección en cinco volúmenes intitulada Monumenta de la música colonial venezolana, con el patrocinio del Banco Mercantil de Venezuela, y ediciones musicales a cargo del musicólogo venezolano David Coifman, conocido entre otras publicaciones por su libro De obispos, reyes, santos y señas en la historia de la capilla musical de Venezuela (1532-1804), premio único de investigación anual de la SEDEM, 2008 (Madrid, Sociedad Española de Musicología, 2010).Las obras seleccionadas para los cinco volúmenes, con un total de seis discos compactos grabados en la colección, abarcan un período histórico aproximado de cincuenta años. Los orígenes tangibles de las piezas se recogen en un hermoso 'Gloria' en tres movimientos de una Misa a dúo anónima que Coifman fechó circa 1760 y halló en la Biblioteca Nacional de Venezuela, reconociendo además ser la obra en
    11/05/2012