DVD - Reseñas

  • DVD - Reseñas

    Daenerys Targaryen en Corinto

    Como en tantos otros títulos, estas reposiciones solo se justifican por la posibilidad de contar con intérpretes capaz de hacer justicia a los protagonistas. Y Davinia Rodríguez lo hace de un modo sobresaliente. Sobre el escenario la intérprete está magnética, domina el espacio con autoridad y exhibe una gestualidad medida para transmitir toda la fiereza que va dejando salir.
  • DVD - Reseñas

    Manon de Vil

    La reedición de la grabación de Dynamic, aparecida en 2016 y realizada en colaboración con las fuerzas belgas habituales en el sello, amplía la oferta de la obra maestra massenetiana, pero no añade nada de particular a las opciones disponibles. A buen seguro nunca la recomendaría como primera opción porque no me parece que contenga elementos indispensables para el título.
  • DVD - Reseñas

    Semper Gloriana Regina

    Más allá de las apariencias, este Castello di Kennilworth no es una mera copia de Elisabetta ni de las fórmulas rossinianas, como cabría esperar de entrada. En lo que sí coinciden ambos compositores es en reservar una escritura mucho más florida a la protagonista, entendiendo la coloratura como un lenguaje áulico, que aquí se identifica como propio de la soberana.
  • DVD - Reseñas

    Vaccaj y la otra Giulietta

    La distribución vocal de la ópera de Vaccaj recuerda al Tancredi de Rossini, con una mezzo en travesti como protagonista (Tancredi / Romeo), correspondida por la soprano (Amenaide / Giulietta) y un padre tenor (Argirio / Capellio). Maria Malibran, gran diva de la ópera de la primera mitad del siglo XIX, introdujo la costumbre de cambiar el final belliniano interpolando el de Vaccaj, que juzgaba de mayor efecto
  • DVD - Reseñas

    Rossini comme il faut

    Philippe Talbot posee una espectacular seguridad en el agudo y una total fluidez en la coloratura. Si añadimos una mayor naturalidad en el idioma y la intención que otorga al acento, el resultado es un protagonista francés de los pies a la cabeza. Que uno pueda preferir un Rossini a la italiana también en las obras parisinas es mera cuestión de gusto, pero los términos estilísticos deben estar claros.