Discos

  • Discos

    Selecciones Electrola de Ópera (Segunda Entrega)

    Segunda entrega de selecciones de ópera en alemán del archivo Electrola, grabadas entre 1954-1965 y reeditadas por EMI/Warner. Las carpetas reproducen los diseños originales, con la característica franja verde. Entre los solistas de esta caja de siete discos, los habituales de Electrola: Erika Köth, Pilar Lorengar, Elisabeth Grümmer, Anneliese Rothenberger, Nicolai Gedda, Hermann Prey y Gottlob Frick.
    Josep Mª. Rota 09/07/2020
  • Discos

    Aleksandra Mikulska, Chopin y Liszt

    Aleksandra Mikulska vive y siente a Frédéric Chopin profundamente, sin extravagancias; alcanza un equilibrio sin par entre una actitud fundamental soñadora y poética, así como un claro y airoso acceso, utilizando sutilmente el pedal.
  • Discos

    Selecciones Electrola de Ópera (I): Rudolf Schock

    Rudolf Schock fue un personaje enormemente popular en Alemania. De 1947 a 1961 realizó numerosas grabaciones para Electrola, que se vendieron a miles. Pero Rudolf Schock no fue solo un personaje popular en los escenarios operísticos o en los tocadiscos particulares, también lo fue en la gran y la pequeña pantalla. Era apuesto, de bella figura y mirada penetrante a la vez que dulce. Tanto en escena como en la pantalla daba una imagen muy resultona
    Josep Mª. Rota 07/07/2020
  • Discos

    Beethoven: Plan A

    Ludwig van Beethoven: Sinfonía Nº5 en do menor opus 67. musicAeterna. Teodor Currentzis, director. Giovanni Prosdocimi y Jack Ryan Smith, productores. Vangelino Currentzis, Sébastien Germain y Damien Quintard, ingenieros de sonido. Un CD DDD de 30:37 minutos de duración grabado en la Großer Saal de la Wiener Konzerthaus, Viena (Austria), del 31 de julio al 4 de agosto de 2018. Sony 19075884972. Distribuidor en España: Sony Classical España.
    Paco Yáñez 06/07/2020
  • Discos

    El fin justifica los medios

    Al igual que ya hiciera con Serse, Maxim Emelyanychev revela un olfato dramático certero, una dirección musical contrastada, matizada y, sobre todo, teatral. Cuando Händel encuentra una batuta que secunda sus intenciones el resultado es imbatible, algo posible gracias a Il Pomo d’Oro, una orquesta brillante y homogénea, espléndida en las casi cuatro horas del registro de principio a fin.