España - Madrid

Nuevas creaciones en torno a Doménico Scarlatti

Juan Krakenberger
lunes, 3 de diciembre de 2007
--- ---
Madrid, domingo, 25 de noviembre de 2007. Auditorio Residencia de Estudiantes. Doménico Scarlatti, Sonatas K 209, 208, 212, 1, 30, 113 y 377. Ernesto Halffter, Sonata homenaje a Doménico Scarlatti. José Luis Turina, Sonata (de Due Esercizi). Jorge Fernández Guerra, “Beyond Scarlatti” para trío de cuerdas. Angel Oliver, Quinteto para arpa, flauta, y trío de cuerdas. Miguel Bustamante, “Scarlattiano”, cuarteto para flauta y trío de cuerdas. Mariana Todorova, violín. Teresa Gómez, viola. Suzana Stefanovic, voloncello. María Antonia Rodríguez, flauta. Mickaele Granados, arpa. Tony Millán, clave. Aforo: 100%
0,0001668 Dos estrenos de obras encargadas por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales hicieron posible la organización de este interesante y excepcional concierto, que se llevó a cabo en el auditorio de la Residencia de Estudiantes, cuyo aforo calculo en torno a 250 personas. Por lo interesante del planteamiento del programa, creo que en una sala mayor se habría producido una mayor afluencia de asistentes.

No cabe ninguna duda que Scarlatti fue en su día uno de los más importantes músicos que escogieron a España como lugar de trabajo. Sus 555 sonatas para clave, algunas de ellas conocidas por todo el mundo, son testimonio fiel de su inagotable inventiva. Fue Ralph Kirkpatrick, el clavecinista norteamericano, quien en su día las catalogó, de ahí la “K.” delante del número de sonata. Nos cupo el placer de escuchar siete de ellas, en dos tandas, correspondiendo las sonatas elegidas a aquellas que los dos autores de los estrenos, Jorge Fernández Guerra y Miguel Bustamante, citaron luego en sus respectivas composiciones.

Antes escuchamos homenajes anteriormente compuestos, para clave, como lo son la Sonata de Ernesto Halffter, una pieza netamente neoclásica en la cual el autor combina muy hábilmente detalles estilísticos con giros, armonías y ritmos típicamente hispanos. La Sonata de José Luis Turina, en cambio, está escrita en un lenguaje mucho más moderno, pero utiliza de forma inteligente los ritmos de Scarlatti. Es una pieza movida, breve, pero muy bien lograda. Y luego siguieron las primeras tres sonatas citadas (K 209, 208, y 212), siendo la 208 más bien lenta y muy original en su lenguaje, bastante avanzado para la época en que fue concebida. Las versiones corrieron a cargo de Tony Millán, quien dominó la materia y supo imprimirles el ritmo y carácter que corresponde.

Y para terminar esta primera parte, el primer estreno de la velada: “Beyond Scarlatti”, para violín, viola y violoncello, de Jorge Fernández Guerra -recién laureado con el Premio Nacional de Música- quien estuvo presente e introdujo su obra en breves palabras. Describió muy bien su intención: no quería hacer una transcripción, pero tampoco apartarse demasiado de la obra scarlattiana, de la cual se declaraba incondicional admirador. De modo que optó introducir en los tres movimientos (Allegro, Adagio e Cantabile, Allegro) elementos de las tres sonatas citadas en el párrafo precedente, utilizándolos y transformándolos. El resultado fue muy feliz: había en todo momento un discurso interesante y vivaz. Hizo un trabajo que me recordó al que hizo en su día Stravinsky con su Pulcinella: mucho respeto ante la obra original, haciendo ver que sus elementos compositivos bastaban para combinarlos en una nueva versión para dar placer y alegría. Muy logrado: neo-clasicismo del mejor imaginable. Tal vez el movimiento central lento podría acortarse algo, pero a lo mejor en una acústica algo más reverberante mantendría mejor el interés. La versión del trío formado por las interpretes Todorova, Gómez y Stefanovic fue impecable, tanto en lo que concierne el dominio técnico como tímbrico. Esto sonó realmente muy bien.

Después de un intermedio, se interpretó el breve Quinteto para arpa, flauta y trío de cuerdas de Ángel Oliver, estrictamente clásico. No constan más detalles sobre la obra en el programa de mano, pero me imagino que fuera escrito en su día como un homenaje más a Scarlatti. Se trata de un Allegro en 4/4 con sonoridades muy felices gracias a los bajos producidos por el arpa. Muy bonito.

Luego otras cuatro sonatas de Scarlatti, (K 1, 30, 113 y 377). Destaca netamente la nº 30, una fuga -se le llama “La Fuga del Gato”- con un tema de notas aparentemente inconexas, como si habrían sido producidas por un gato paseándose sobre las teclas del clave. Esta serie de notas parece, a primera vista, casi atonal, pero luego, mediante un contrapunto muy astuto, todo cae en su sitio. En obras así se aprecia la valía del compositor, cuyo 250º aniversario se recuerda este año. Nuevamente, Tony Millán nos presentó estas cuatro piezas con pleno dominio y fraseo muy apropiado, con los rubati que esta música exige en fines de frase o cadencias.

Y terminó el programa con el otro estreno, la obra “Scarlattiano” de Miguel Bustamante, que consta de cinco partes: Lento, rápido, lento, rápido y coda brillante. La obra se toca casi sin solución de continuidad, hubo solamente una pequeña pausa. Lo que él se propuso fue utilizar los ritmos repetitivos y células tonales de las citadas sonatas, combinándolas a su aire. Logró con ello producir una música de lenguaje contemporáneo, pero anclada en el pasado, y el resultado fue sumamente gratificante. Música muy refrescante, muy bien instrumentada, que sonó con encanto y alegría. Con ello se comprueba una vez más que un estilo moderno sale ganando si se basa en material antiguo y tradicional. La coda (Allegro festivo), una auténtica gozada, tanto para los músicos como para los oyentes, con efectos virtuosos chispeantes. Un feliz fin de fiesta.

Largos aplausos hicieron que los músicos y los dos compositores, fueran obligados a saludar repetidas veces. Habíamos asistido a un concierto refrescante, dominado por el espíritu festivo del gran Doménico Scarlatti.

El programa de mano trae comentarios sobre Scarlatti de Tony Millán, y de Fernández Guerra y Bustamante sobre las obras interpretadas, además de breves biografías de todos los músicos y compositores presentes. Felicitaciones a todos aquellos que hicieron posible este acontecimiento.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.