Memoria viva

  • Memoria viva

    La necesidad de escuchar a Morton Feldman

    Tras la suspensión, en diciembre de 2018, de Música y arte. Correspondencias sonoras, ciclo que a lo largo de los últimos nueve años había articulado la producción musical del Centro Galego de Arte Contemporánea, la institución que dirige Santiago Olmo abrió una nueva etapa que, si bien carece en estos momentos de un proyecto que vertebre de forma unitaria, como lo hizo Correspondencias sonoras, la programación musical anual del centro, cierto es que ha ofrecido una mayor pluralidad de criterios artísticos a la hora de programar, combinando la creación actual de estreno con el regreso de los grandes maestros (a los que tanto se echaba en falta) a los atriles del CGAC.
    Paco Yáñez 11/11/2019
  • Memoria viva

    “Entre! et que mon vin te réconforte...” (Tres minutos con Heather Harper)

    “¡Entra! Y que mi vino te de conforto”. Es ésta una frase que asocio irremediablemente a la soprano británica Heather Harper. La conocí, como a su entonces marido Eduardo Benarroch, en otoño de 2003 y disfruté de su amistad y hospitalidad durante años; a Eduardo lo veo aún regularmente. 
    Enrique Sacau 26/04/2019
  • Memoria viva

    El ruido de la fuente no nos deja trabajar

    Esas cosas suceden porque no asistimos al bello espectáculo de una sociedad donde los méritos profesionales sean el valor primero para acceder a la realización de una obra, o simplemente obtener un empleo. Tristemente, quien diseña una fuente, imparte una clase o atiende a un paciente es quien sabe crear los vínculos más fuertes con el empleador, quien sea mejor amigo o batalle más en las campañas. Trágicamente, por inopia e indolencia, el currículo dejó de ser carta de presentación en la mayoría de los casos.
  • Memoria viva

    Casando las noticias… camino del puente me iré

    El Quibú, antes de 1959, cuando Cuba era un país capitalista y a nadie le preocupaba el socialismo, era un río cristalino, de lo contrario la historia de la arquitectura en Cuba hubiera sido distinta; sin embargo, después de 1959, cuando en medio del campo de golf del Country Club de La Habana, unos apócrifos golfistas barbudos y vestidos de verde decidieron enclavar allí una escuela de arte, comenzó el socialismo a cambiar al hombre en Cuba, a desviar el curso de los ríos, a demoler el medio ambiente y a la madre de los tomates.
  • Memoria viva

    Gorras y bombines en el Madrid de 1889

    el chulo de chaqueta corta, gorra a lo rata y peinado flamenco va desapareciendo; la chaqueta es más larga, el pantalón ya no marca tanto las formas y el hongo casi igual al del señorito han hecho de aquel chulo un pseudo-señorito. En cambio el señorito madrileño tiende a achulaparse; se peina a la sevillana, viste cazadora lo más corta posible y ajustada, sombrerito cordobés y.... navaja los que ya están del todo achulados. Señoritos y chulos tanto se han acercado y revuelto pues ha sucedido como cuando se meten en un saco piedras de distintas formas y se revuelven algún tiempo; acaban por salir todas redondas.
    Xoán M. Carreira 22/02/2018