Antonio Moral

Comenzó a escribir en Mundoclasico.com el jueves, 29 de marzo de 2001. En estos 17 años ha escrito 3 artículos.

  • Opinión

    Final de etapa

    En el año 2001, cuando se cumplían los cuarenta años del nacimiento de la Semana de Música Religiosa de Cuenca (SMR), el antiguo Patronato decidió impulsar la creación de la Fundación del Patronato de la Semana de Música Religiosa, un marco jurídico más moderno y eficaz que permitiera darle una mayor agilidad organizativa y más independencia institucional. El nuevo Patronato encargó a la Fundación Caja Madrid que se ocupara de la programación artística respetando la tradición y la personalidad de un certamen que siempre brilló con luz propia en el conjunto de los festivales musicales españoles. Por ende, los que hemos tenido la responsabilidad de diseñar la programación artística durante estos años siempre tuvimos muy presente las coordenadas del encargo y en esa dirección hemos trabajado para hacer del festival conquense el punto de encuentro obligado que nos reclamaban los aficionados a la música sacra, religiosa o mística. Seis años después, la SMR ha consolidado un modelo de festiv
    03/04/2006
  • Reportajes

    Fieles a la tradición

    La Semana de Música Religiosa de Cuenca brilló siempre con luz propia dentro del conjunto de los festivales españoles. A pesar de los numerosos vaivenes que ha sufrido a lo largo de su ya dilatada y rica historia, el festival conquense siempre conservó una marcada personalidad, como consecuencia de su alta especialización musical, de su maravillosa localización geográfica y de la enorme riqueza patrimonial que lo envuelve. De cara a su cuadragésima edición, la Semana de Cuenca, no sólo se renueva en el plano artístico, sino que también lo hace en el organizativo con la creación y puesta en marcha de la Fundación del Patronato de la Semana de Música Religiosa, una forma jurídica que le dará una mayor agilidad organizativa y que además le permitirá gestionar mucho mejor sus recursos.
    09/04/2001
  • Reportajes

    La aventura mozartiana de La Coruña

    Que Mozart sea el centro de nuestra tarea es algo fácil de comprender. Y también lo es el hecho de que la ópera sea una parte fundamental en nuestra programación. La obra mozartiana es una especie de bálsamo para el aficionado y una estupenda puerta de entrada que permite al neófito adentrarse por los meandros de ese maravilloso mundo que es la música. El genio de Salzburgo se hizo imprescindible en todos los géneros que cultivó, y además lo fue de forma absolutamente generosa. De sus veinte óperas, al menos diez son indiscutibles obras maestras; como lo son sus últimas sinfonías, casi todos sus conciertos para piano, la música religiosa, buena parte de sus sonatas para piano o los diez últimos cuartetos de cuerda. El autor de La flauta mágica no solo fue un genio difícil de igualar, sino que también fue el eslabón natural entre la música de Bach y Händel y la de Schubert y Beethoven, fue el gran protagonista de una época trascendental de la historia de la música.
    29/03/2001