Discos

Primicia discográfica de Offenbach

Raúl González Arévalo
viernes, 29 de enero de 2010
Jacques Offenbach: Vert-Vert, opéra comique en tres actos (1869). Libreto de Henri Meilhac y Charles Nuitter. Thora Einarsdottir (Mimi), Ann Taylor (Emma), Lucy Crowe (Barthilde), Toby Spence (Valentin/Vert-Vert), Mark Le Brocq (Binet) Mark Stone (Le Comte d’Arlange), Anne-Marie Owens (Mademoiselle Parturelle), Franck Léguerinel (Baladon), Loïc Félix (Chevalier de Bergerac), Jennifer Larmore (La Corilla), Sébastien Droy (Bellecourt), Franck Lopez (Friquet/Maniquet). Geoffrey Mitchell Choir. Philarmonia Orchestra. David Parry, director. Grabado en el Henry Wood Hall, Londres (Reino Unido) en septiembre de 2008. 2 CD (DDD) de 129 minutos de duración. Opera Rara ORC41. Distribuidor en España: Diverdi
0,0002025 Primer lanzamiento del año de Opera Rara, una opéra comique del prolífico Jacques Offenbach, primicia discográfica mundial, como no podía ser de otra manera. Y es que el sello discográfico británico, además de seguir ampliando el espectro de autores belcantistas italianos de su catálogo con Rossini y Bellini (este año sin ir más lejos están previstas las grabaciones de Aureliano in Palmira e Il pirata, [ver artículo], está cada vez más involucrado con ese repertorio tan francés. Después de La Cour de Célimène de Ambroise Thomas [ver crítica] y La laitière de Trianon de Wekerlin, vuelve a Offenbach, pilar de las primeras andanzas con Robinson Crusoe (ORC7) y el pastiche ideado por Don White, Cristopher Columbus (ORC2), y tras haber ofrecido una antología de obligado conocimiento con fragmentos de veintitrés de sus obras más desconocidas, Entre Nous [ver crítica].

Dejando de lado Los cuentos de Hoffmann, incomparable por complejidad estructural y musical con las óperas cómicas que le habían precedido, Offenbach se hizo un nombre con trabajos de pretensiones más modestas, gracias a una capacidad melódica desbordante y un enorme sentido teatral, que dejaron auténticas obras maestras como Orfeo en los infiernos (la de mayor éxito) y La bella Helena. Sin embargo, la enorme popularidad de que gozaron sus óperas y el gran éxito que siguen consechando cuando se representan hoy día no se ha traducido en una presencia discográfica acorde, como ocurre con otros compositores (estoy pensando en Meyerbeer, por ejemplo). Y si por suerte contamos con grabaciones redondas para las dos primeras (sin ir más lejos, en CD o DVD, de la mano de Mark Minkowski), no siempre son fácilmente accesibles otras como La Périchole (está la opción con Teresa Berganza) o La Grande-Duchesse de Gérolstein (con Lucia Valentini-Terrani), por no hablar de las viejas grabaciones de obras más desconocidas como La Vie parisienne o La fille du tambour-major, muchas veces descatalogadas, o de vida limitada en CD, lo que casi las convierte en piezas de coleccionista.

Absolutamente bienvenido por tanto este Vert-Vert, tercero de los cuatro encargos del Teatro de la Opéra Comique, con los ingredientes indispensables de todo buen Offenbach: solos marcadamente románticos (romanza de Mimi, arias de Vert-Vert), dúos cómicos (dúo de la llave) y finales de acto desatados, enlazados por diálogos que ha editado David Parry para dar ritmo a la grabación. En esta ocasión las notas de Patrick O’Connor no se centran tanto en la obra como en el contexto dentro de la carrera musical del compositor y el marco específico del Teatro de la Opéra Comique, prestando particular atención al éxito que tuvo al otro lado del Canal de la Mancha.

Como siempre ocurre con Opera Rara, cuenta con un reparto muy bien acoplado, con elementos que destacan por derecho propio. Empezando por el protagonista, Toby Spence, cálida voz de tenor, de agudos seguros, línea firme y canto matizado, retrata perfectamente el carácter de Vert-Vert. Le corresponde adecuadamente como su enamorada Mimi, Thora Einarsdottir; correcta la Emma de Ann Taylor. Destaca sobre todas las mujeres Lucy Crowe (Bathilde), que está empezando a labrarse una carrera discográfica precisamente ahora. La calidad vocal e interpretativa es indudable, sería interesante poder escucharla en cometidos de más peso. Jennifer Larmore (La Corilla) despliega todo su encanto, experiencia y agilidad en el papel de una diva, La Corilla, con el francés más desenvuelto de quienes no lo tienen como lengua materna (se nota el paso por Carmen). Anne-Marie Owens compone con medios algo gastados y un canto matronal una buena Mademoiselle Paturelle.

Entre los hombres, Mark Le Brocq sabe recrear la comicidad de estos personajes secundarios en los que el recitado es casi más importante que el canto, en la línea de un Michel Sénáchal (aunque sin su idiomaticidad). Mark Stone y Loïc Félix hace una buena pareja de soldados, mientras que los demás secundarios (Léguerinel, Droy, Lopez) cumplen muy bien con sus cometidos, aunque el hecho de que sean francoparlantes nativos contrasta con la menor fluidez del resto del reparto, que cuida la pronunciación y busca el tono chispeante propio de los diálogos, sin evitar del todo sonar ajenos. Aun con buenos resultados, éste sería el principal inconveniente.

La Orquesta Filarmonia suena magníficamente, chispeante a lo largo de toda la grabación. Sorprende gratamente que David Parry, que puede mostrarse excesivamente escolástico con algunas partituras de ópera seria italiana, sepa dar el justo ritmo a la jocosidad inherente a la musica de Offenbach. Su edición de los diálogos es igualmente acertada, impidiendo que decaiga la tensión entre los números. Muy bien el Geoffrey Mitchell Choir en sus breves intervenciones.

Vert-Vert no será una obra maestra del género como otros títulos nombrados antes, pero es un digno exponente que sabe captar el interés y se escucha con el mayor agrado, permitiendo ampliar el conocimiento de la obra de un compositor en ocasiones controvertido, como ocurre siempre con todos los genios. Como se dice en inglés, Well done, Opera Rara!
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.