Discos

La canción gallega de Ravel

Xoán M. Carreira
lunes, 29 de abril de 2002
A canción galega. Ángeles Blancas, soprano. Miguel Zanetti, piano. Marcial del Adalid: 3 Cantares viejos de Galicia: 'Non te quero por bonita', 'Canta o galo ven o día' y [Ravel-Adalid] 'Adiós, meu meniño adiós'; Canuto José Berea: 'Un sospiro'; Juan Montes: 3 Baladas galegas: 'Doce sono', 'Lonxe d'a terriña' y 'Negra sombra'; Enrique Lens Viera: 'Malenconía'; Andrés Gaos: 'Rosa de abril'; José Castro 'Chané': 4 Canciones: 'Un adiós a Mariquiña', 'Os teus ollos', 'Unha noite' y 'Tangaraños'; José Baldomir: 4 melodías gallegas: '¿Cómo foy...?', 'Mayo longo', 'Cava lixeiro' y 'Meus amores'. Valentín Torrado, ingeniero de grabación. Pachote Producciones, productor. Producción de Boa Music con el patrocinio del IGAEM y la colaboración del Auditorio de Galicia y la Fundación Pedro Barrié de la Maza. Un disco compacto DDD de 53 minutos de duración, grabado los días 1 a 3 de septiembre de 2001 en el Auditorio de Galicia, Volumen 5 de la Colección 'Música Clásica Galega'. Boa 25102005
0,0002048 Uno de los géneros musicales predilectos de la Belle Époque (1870-1914) es la canción en todas sus formas. La sofisticada mélodie y la encantadora romanza di salotto, en los dos idiomas de prestigio: francés e italiano, divulgadas a todo Occidente por las grandes editoriales internacionales. Los melodramas (escenas dramáticas), las baladas (canciones narrativas), las romanzas (ariosos), en los idiomas de cada país, en las que basaban buena parte de su subsistencia las editoriales de ámbito geográfico restringido. Y las modestísimas canciones sobre textos de poemas domingueros, divulgadas a través de las "revistas elegantes" e incluso de la prensa diaria.Entre 1880 y 1914 se publicaron miles de canciones en todo Occidente, convirtiendo en lucrativo negocio lo que hasta entonces no pasaba de ser un sector marginal del mercado musical y provocando una radical transformación de la concepción legal de la propiedad intelectual que dio lugar al denominado, en España, "pequeño derecho" por contraposición al tradicional "gran derecho" de los autores dramáticos. Con la irrupción del sonido grabado, las proporciones de recaudación por derechos de autor se invertirían y los autores de canciones acabarían aportando un altísimo porcentaje de las mismas.La melodía gallegaLa cancíón gallega tiene la peculiaridad de haber nacido como una variante de la mélodie francaise que luego se desarrolló incorporando dos tipos de influencias italianas: la del refinado Paolo Tosti y la del verismo operístico. El padre de la canción gallega fue el compositor coruñés Marcial del Adalid (1826-1881), autor de casi un centenar de mélodies francaises en el estilo de Gounod, quien hacia 1875 concibió una afortunada adaptación del sistema prosódico francés a las peculiaridades prosódicas del gallego concebidas como cantidad vocálica. En 1877 publicó el primero de sus cuadernos de la colección Cantares viejos y nuevos de Galicia, que se continuó publicando tras la muerte de Adalid hasta completar un total de veinte y seis canciones, quince "nuevas", es decir composiciones originales, y nueve "viejas", es decir armonizaciones de melodías tradicionales. Una de estas, Adios meu meniño, adios fue utilizada por Maurice Ravel en su Chanson espagnole, respetando el texto gallego que ofrece como alternativo al francés.Los dos maestros de la melodía gallega fueron el coruñés José Baldomir (1867-1947) y el compostelano José Castro "Chané" (1856-1917) activo en A Coruña y La Habana. Baldomir creó el canon de la melodía gallega y fue el compositor de Rosalía de Castro, la gran poetisa romántica gallega. "Chané" fue el adaptador del melodrama y el compositor de Manuel Curros Enríquez, el gran poeta cívico de la época de la Restauración. Varias de las canciones de estos autores formaron parte del repertorio de cantantes internacionales como Conchita Supervía, quien en su primera grabación eléctrica registró Meus amores de Baldomir y Un adios a Mariquiña de "Chané".El lucense Juan Montes (1842-99)era un compositor de música religiosa al que la crisis económica convirtió en autor de música popular en la última década de su vida y compuso sólo siete canciones, la mayoría sobre poetas "domingueros". Negra sombra, una de sus Seis baladas gallegas, fue considerada como modelo de lo que debía ser la canción gallega por los tratadistas no gallegos de la época de entreguerras, y en las últimas décadas se ha convertido en la canción gallega más conocida, e incluso en una especie de himno sentimental de Galicia.El coruñés Enrique Lens Viera (1854-1945), activo en Santiago de Compostela y Lincoln (Argentina), fue el adaptador de las romanzas de Tosti, utilizando poemas de intelectuales compostelanos vinculados al Partido Regionalista. Su Malenconia es una bellísima elegía a la muerte de Rosalía de Castro sobre el poema del político Alfredo Brañas. El coruñés Canuto Berea (1836-91) fue el fundador de una tienda de música que tras su muerte se convertiría en editorial de los autores y las canciones hasta aquí mencionadas. Al igual que Giulio Ricordi, fue un correcto compositor de romanzas como Un sospiro.El también coruñés Andrés Gaos (1874-1959) fue un profesor y violinista activo en Buenos Aires. No compuso ninguna canción en gallego, sólo canciones argentinas y mélodies francaises, pero su breve romanza para piano Rosa de abril se canta a veces con el texto del poema homónimo de Rósalía de Castro que posiblemente inspirase la miniatura pianística.Todas estas canciones han sido grabadas reiteradamente en los últimos años. El programa de este compacto de duración sensiblemente inferior a la habitual fue interpretado por Ángeles Blancas y Miguel Zanetti en un ciclo de la Fundación Pedro Barrié en la primavera de 2001, y grabado meses después sin que se aprovechara la ocasión para ampliar la antología con nuevas canciones no grabadas anteriormente o bien completando los ciclos de los respectivos autores.Desde el punto de vista interpretativo, Ángeles Blancas está por debajo de sus predecesoras. Comparar su Baldomir y su "Chané" con el de Supervía resultaría grotesco e injusto. Pero tampoco admite comparación con las versiones de María Teresa del Castillo o Laura Alonso. Blancas muestra problemas técnicos que nunca le había escuchado en directo, exhibe graves problemas de fiatto, y tiene importantes fallos de memoria tanto en el texto como en la música, incluso entre repeticiones de una misma estrofa.Los problemas vocales de Blancas se ven agravados por una grabación tan deficiente que en ocasiones es difícil dilucidar si la voz de Blancas es opaca o si los técnicos perdieron sus armónicos en el proceso de edición. Es del todo imposible opinar sobre el acompañamiento de Miguel Zanetti, pues la colocación de los micros y la edición posterior convirtieron el piano en un instrumento de escasa sonoridad.Música Clásica GalegaMúsica Clásica Galega es una colección de diez discos compactos, dirigida por el musicólogo José López-Calo, catedrático jubilado de la Un. de Santiago de Compostela, patrocinada por el Instituto Galego das Artes Escénicas e Musicais de la Consellería de Cultura, Comunicación Social e Turismo de la Xunta de Galicia con la colaboración de diversas instituciones gallegas.El proyecto aspira a ser un muestrario de la producción musical culta de Galicia, que abarca desde la música medieval conservada en archivos gallegos o con textos en gallego hasta la producción sinfónica de compositores gallegos actuales, que ocupa los nueve primeros discos, a la que se añade este décimo disco dedicado una variedad de música popular con gran arraigo en Galicia: la festiva música para banda.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.