Bajo la alfombra de Enrique Granados

Incontinencia opiniaria

Xoán M. Carreira

viernes, 20 de octubre de 2017

La rueda de la fortuna ha propiciado que las celebraciones del 150 aniversario del nacimiento y el centenario de la muerte de Enrique Granados (1867-1916) coincidiesen en años conjuntos. A pesar del clamoroso silencio institucional español y catalán, no han faltado relevantes iniciativas privadas entre las cuales destaca el enorme esfuerzo de la veterana Editorial de música Boileau de Barcelona volcada en la publicación de las Obras completas para piano de Granados y de diversas monografías entre las que destaca Correspondencia epistolar (1892-1916 de Enrique Granados1, editada y estudiada por Miriam Perandones (Un. de Oviedo).

Perandones organiza el volumen en cuatro secciones: 1. biografía de Enrique Granados, 2. proceso de elaboración del epistolario, 3. edición del epistolario y 4. una personalia de corresponsales y colaboradores granadinos, interpolados por un árbol genealógico de Enrique Granados y una galería fotográfica, y culminados por las habituales secciones bibliográfica y de índice onomástico.

Sección 1. "Introducción y estudio preliminar"

Perandones inicia las cuarenta páginas de su estudio previo al epistolario presentando una conclusión  y una obviedad, "Granados no realiza valoraciones directas sobre los acontecimientos históricos y políticos, y ello supone un silencio clamoroso que subraya la naturaleza apolítica del compositor y la particularidad de este género literario en cuanto que permite estudiar tanto lo que se resalta como lo que se obvia en la conversación mantenida entre remitente y destinatario". Conclusión y obviedad que le sirven de argumentos mostrativos de la pertinencia y relevancia de su libro: "La localización y compilación de su correspondencia es un paso más para la revalorización de este músico que, debido a la tradición historiográfica, ha quedado relegado a un segundo plano como compositor nacionalista español." 

Dar relevancia a la apoliticidad de Granados, junto a su profunda devoción religiosa (que no su espiritualidad), parece ser el principal objetivo de esta Introducción redactada en estilo coloquial y directo, en el que predominan las frases cortas y aseverativas y están sistemáticamente ausentes los argumentos. Así sucede en la página 25 que Perandones dedica a realizar extravagantes diagnósticos médicos de Granados con la ayuda de una edición obsoleta del Diagnostic and Statistical Manual (1968).

En la página 26 se inventa que tras el fallecimiento de su padre, el coronel Calixto Granados y Armenteros, en 1882,  su madre Enriqueta Elvira Campiña Herrera percibía la "pensión de viuda de capitán en lugar de viuda de comandante". En la página 31 construye un mito sobre su suegro, el empresario valenciano Francisco Gal quien, según Perandones, "hacía gala de un progresismo ideológico que se ejemplifica en el apoyo incondicional a su yerno, de condición social mucho más humilde, y a su profesión de músico." Siguiendo esta línea argumental, Perandones considera significativo que en los funerales de Francisco Gal, la Capilla de San Felipe Neri "interpretase un repertorio en consonancia con el espíritu regeneracionista de Granados y de la burguesía catalana progresista [...] los improperios de Palestrina, los de Victoria y algunas obras de Bach." Como mínimo, Perandones muestra desconocer tres cosas: 1. cuál era en 1892 la "condición social" de un muchacho perteneciente a una larga dinastía de oficiales, hijo de un coronel y hermano de un capitán. 2. que no es habitual que los difuntos tengan opinión sobre el repertorio musical que se interpreta en sus funerales. y 3. que la Capilla de San Felipe Neri era un coro fundado en 1897 por Lluis Millet para interpretar polifonía religiosa y canto llano. Si se consulta la hemeroteca de La Vanguardia -diario citado por Perandones como fuente de la información sobre el funeral de Francisco Gal- se podrá comprobar que Millet y su coro interpretaron el que era su repertorio habitual en los funerales. 

Como último ejemplo del mencionado estilo literario de Perandones citaré el párrafo de la página 33 que concluye el epígrafe dedicado al matrimonio Granados: "no ha aparecido ninguna prueba epistolar o documental definitiva que confirme las posibles relaciones extramatrimoniales del compositor." Esta tajante afirmación contradice la inclusión en la Bibliografía de diversos libros (Clark2, Fernández-Cid3, Hess4, Milton5, ...) que Perandones considera "de referencia", los cuales informan sobre las bien conocidas relaciones extramaritales de Granados con María Oliveró y con Clotilde Godó que resultan demostradas por un reciente artículo de Antoni Dalmau6 que aporta nueva y amplia información sobre Clotilde Godó y Enrique Granados.

En posteriores artículos de esta serie sobre Granados analizaré detalladamente múltiples aspectos del proceso de invención del mito Granados al cual tanto contribuye Perandones en este libro. Debo dejar constancia en todo caso que muchos de los errores cometidos por Perandones se deben más a la ignorancia que a su intención de ofrecer al lector un cuento fantástico en lugar de un texto histórico. Esta intención justificaría que Perandones se invente datos y anécdotas, pero no que afirme que el mítico violinista Charles Auguste de Bériot era pianista, que describa a Gabriel Miró como "poeta", que identifique "regeneracionismo" y "modernismo", o su extravagante concepción de la historia y pensamiento del krausismo español que le lleva a escribir un largo epígrafe sobre el "krausoinstitucionalismo" y su papel en el "entorno regeneracionista", según Perandones proclive a la regeneración de la música religiosa y simpatizante de la encíclica Motu Proprio de Pío X. Tras la lectura de narraciones como las descritas, no sorprende leer en la página 53 que "En el cambio de siglo aparece el moderno concierto sinfónico, camerístico y solistico". O, página 59, que "Granados hizo siempre a través de sus programas de concierto una reivindicación silenciosa de su personalidad musical poliédrica." (El subrayado es mío).

Sección 2. "Tras la pista de Granados (Proceso de elaboración del epistolario)

Perandones inicia las quince páginas de esta sección informando de la inexistencia de un archivo Granados, lo cual obliga a los investigadores granadinos a "consultar y revisar multitud de archivos y centros de documentación nacionales e internacionales", si bien "la mayoría de los documentos de Enrique Granados se encuentra en la ciudad de Barcelona". Si contamos los once archivos españoles y los quince internacionales consultados por Perandones resulta la "multitud" de 26 archivos, de los cuales la mayoría dispone de servicio de consulta on-line de su catálogo, el cual está publicado en muchos casos. A pesar de las múltiples menciones a César Cui como corresponsal y admirador de Granados, Perandones no parece haber investigado ningún archivo o centro de documentación en Vilnius o San Petersburgo.

La "revisión bibliográfica" realizada por Perandones excluye la consulta de los epistolarios publicados de Bretón, Cui, Debussy,  Fauré7, Grieg8, D'Indy, Ravel, Saint-Saëns y otras personalidades internacionales con los cuales tuvo trato Granados, y son por lo tanto la otra mitad de la historia. 

Las cartas se publican en los idiomas en los que fueron redactadas y en la misma página se incluyen las traducciones castellanas de las escritas en catalán, francés, inglés e italiano. Entre las decisiones editoriales de Perandones destaca la de "modernizar la ortografía y la sintaxis, lo que afecta en especial al catalán, dado que en el momento en el que se escriben las cartas, este idioma estaba en proceso de normalización ortográfica."

En su edición del epistolario de Granados Perandones renunció a publicar 19 de las cartas familiares compiladas por Antoni Carreras y conservadas en la Biblioteca Nacional de Catalunya y en el Museu de la Música de Barcelona "debido a la imposibilidad de ofrecer una fecha fiable". Tampoco publica una carta de Camille Saint-Saëns que no figura en el voluminoso epistolario de Saint-Saëns conservado en el Château-musée de Dieppe y sigue inédita hasta este momento a pesar de estar perfectamente catalogada (Museu de la Música de Barcelona, Unitat documental simple 10.525) y poderse leer on-line. Fechada el 9 de abril de 1908 en Algiers9  esta carta de Saint-Saëns incluye una linda caricatura de Granados al piano y referencias a Cataluña y Elche. Según Perandones, "se trata de la epístola escrita por Camille Saint-Saëns y de destinatario desconocido, que no se incluye aquí por ser prácticamente indescifrable."

Quizás la principal carencia de este epistolario es la ausencia de la correspondencia entre Granados y Laura Albéniz entre 1908-1914, de enorme interés para las biografías de Isaac Albéniz y Enrique Granados así como para entender los conflictos que rodearon los actos de homenaje a Albéniz en Barcelona tras su muerte. Este grupo de cartas que se puede consultar on-line, fue perfectamente descrito por Jacinto Torres10, un autor inexplicablemente ausente en la bibliografía mencionada por Perandones.

Del grupo bien conocido de las cartas escritas por Granados, Perandones omite algunas bien conocidas como las dirigidas a Ramón Garriga los días 2 y 10 de abril de 1915, esta última con una mención específica a la ópera Goyescas11. Más arriba he comentado los argumentos alegados por Perandones para justificar la ausencia de la correspondencia entre Clotilde Godó Pelegrí y Granados.

Sección 3. "Correspondencia epistolar de Enrique Granados"

El epistolario publicado por Perandones abarca 490 cartas escritas o recibidas por Granados organizadas cronológicamente, entre las cuales interpola seis que no tienen a Enrique Granados como remitente ni como destinatario. La rigurosa ordenación cronológica del epistolario lleva a no discriminar entre los documentos a los que Perandones tuvo acceso y transcribió directamente, aquellos otros que cita literalmente de fuentes secundarias o terciarias pero que Perandones no tuvo ocasión de consultar directamente y algunos artículos periodísticos publicados por Granados que Perandones integra en el epistolario Granadino sin motivo aparente. Puesto que hasta ahora sólo 67 cartas estaban publicadas, la publicación de este epistolario significa un enorme avance en las investigaciones granadinas, limitado por la voluntaria renuncia de Perandones a publicar toda la correspondencia conocida de Granados y por la confusa mezcla entre documentos consultados, documentos citados y publicaciones en prensa.

Junto a las transcripciones de los documentos y en forma de notas marginales, publica Perandones la información sobre la descripción material de cartas y sobres, identidad de los corresponsales y ubicación actual de las cartas, interpoladas por comentarios contextuales, biografías de personas citadas. narraciones de eventos aludidos e incluso anécdotas de relativo interés y de veracidad no probada, así como presunciones y opiniones personales de la propia Perandones.

Como suplemento al epistolario Perandones publica una decena de cartas de condolencia escritas tras la trágica muerte del matrimonio Granados, siete de las cuales ya habían sido publicadas anteriormente. Tres de ellas fueron reproducidas por Perandones a partir de fuentes secundarias y terciarias sin haber consultado los documentos originales, se trata de las dirigidas al musicógrafo Miguel Salvador por Fauré, D'Indy y Saint-Saëns en abril de 1916.

Estos errores editoriales organizativos, unidos a las abundantes omisiones de fuentes epistolares, limita la utilidad de esta compilación epistolar y contradice los hiperbólicos elogios de Aaron Clark, quien afirma en su prólogo que Correspondencia epistolar "no sólo cumple con los más altos estándares de Musikwissenschaft en su organización sistemática de cientos de cartas, sino que también explica la importancia de este material mediante su contextualización biográfica, histórica y cultural." 

Sección 4. Perfiles biográficos. Corresponsales y colaboradores

Esta sección que sigue al epistolario se compone de 86 entradas onomásticas, 37 de las cuales no contienen ninguna referencia a la persona o la obra de Granados. Las fichas individuales no informan acerca de cuáles son las cartas publicadas en este epistolario que han sido remitidas o recibidas por estas personas, algunas de las cuales nunca fueron corresponsales de Enrique Granados y no se comprende su inclusión en esta sección del libro. Buena parte de los corresponsales de Granados han quedado fuera de estos perfiles biográficos y en varias ocasiones la información biográfica es de dudosa utilidad, como sucede, por ejemplo, en los casos de Tonicos12 o Javier Tort y Martorell13. La organización de los "Perfiles biográficos" no está normalizada ni es apreciable un criterio común en su redacción, cada uno de ellos presenta informaciones variadas sin que se justifique de donde han sido tomadas ni su oportunidad o interés en relación con Granados, incluso en casos en los que dicha relación posee una enorme relevancia cultural, histórica y política como es el caso del diplomático y coleccionista Juan Riaño y Gayancos14, co-protagonista junto a Archer Milton Huntington de la creación de la Hispanic Society of America y de las visitas a Nueva York de Sorolla, Granados y otros artistas españoles. Lo único que Perandones parece conocer de Riaño es que "fue embajador de España en Washington durante el estreno de Goyescas". Perandones incluye en estos perfiles biográficos a la famosa contralto Sophie Breslau, intérprete del estreno de Dante (1915) para afirmar que no ha encontrado referencias sobre esta mítica cantante, de la que se puede admirar un espléndido retrato en la National Portrait Gallery de Londres y ha sido convertida en la protagonista de la divertida novela End of the World in Breslau: An Eberhard Mock Investigation (2010) de Marek Krajewski. 

La dispersión informativa de la sección y su carencia de rigor inducen a Perandones a imprecisiones, errores, opiniones no argumentadas o afirmaciones desconcertantes como: "según Horton y Ginde, Grieg es el compositor noruego más importante del período romántico-nacionalista" ¿Realmente es necesario acudir a una autoridad de referencia para afirmar esto?, sobre todo cuando después se omite en la bibliografía cualquier mención a Horton y Ginde. Organizada por orden alfabético de autores, la bibliografía no discrimina entre monografías sobre Granados, obras que mencionan a Granados, monografías sobre la época de Granados y otro tipo de bibliografía secundaria. No existe correspondencia entre el texto de Perandones y la bibliografía, pues muchas de las obras citadas no son mencionadas en ninguna parte y, por el contrario, a menudo Perandones omite sus fuentes bibliográficas apropiándose de informaciones ajenas. Clamorosa resulta la ausencia de obras de referencia sobre los artistas, escritores, músicos, mecenas, diplomáticos y políticos que fueron amigos, colaboradores o corresponsales de Enrique Granados. También es llamativa la ausencia de obras de referencia sobre el arte15, la cultura, la música16, la religión y la sociedad en la época de Granados, especialmente la monumental Historia crítica del pensamiento español de José Luis Abellán, cuyo quinto tomo, La crisis contemporánea (1875-1936), Madrid: Espasa Calpe, sigue siendo la obra de referencia imprescindible sobre el krausismo, el regeneracionismo, el modernismo y otras cuestiones que tanto parecen interesar a Perandones y sobre las cuales muestra tanta ignorancia. 

En su prólogo a este grueso volumen de redundante título, Walter A. Clark (Un. de California) inicia su discurso concluyendo que las investigaciones sobre Isaac lbéniz son de mayor calidad que las realizadas sobre Enrique Granados, del mismo modo que la bibliografía disponible sobre Isaac Albéniz es mucho más amplia que la dedicada a Granados. Dicha conclusión le lleva a una enumeración de las "varias razones posibles" por las cuales "Granados continua a la sombra de su famoso compatriota y amigo Isaac Albéniz." La más relevante de estas razones es que "debido a la influencia del flamenco [...] Albéniz escribía para el piano con los sonidos y las técnicas de la guitarra en mente" mientras que "las mejores obras de Granados, por el contrario, no evocan Andalucía sino Castilla", por lo cual las obras pianísticas "de Granados aparecen con menor frecuencia en recitales de piano que las de Albéniz:" ·El segundo motivo es que "Albéniz se alió con las tendencias musicales progresistas de París" mientras que "el impresioniso no forma parte de la música de Granados, fiel a una estética romántica tardía". En tercer lugar, "Albéniz era un hombre hablador que mostraba sus opiniones abiertamente, mientras que Granados era una persona más reservada, a quien no le importaba ser confundido con un empresario." Por último, Albéniz era "simpatizante con el socialismo [...] y no era un hombre religioso" que "encontraba anticuado el entorno cultural de su tierra natal y prefirió vivir como un expatriado". Por su parte, Granados "provenía de una familia de militares leales a la corona española y tenía una vertiente religiosa bastante acentuada." Desde esta perspectiva, Clark afirma que esta edición del epistolario "es una prueba evidente del brillante florecimiento de la musicología en la España actual", puesto que "el libro de Perandones marca un hito importantísimo en el avance de los estudios sobre Granados." 

Ante este alarde de incontinencia opiniaria, le cedo la palabra a Jim Samson como conclusión de esta recensión bibliográfica: "As historians we should not be left off the hook entirely. It is hard to deny that the construction of mainstream traditions -as much to do with chauvinist politics as with art- has coloured our view of socalled peripherical cultures. That we have identified little of value in some of these repertoires is as often as not because we know little about them."17

Notas

1. Miriam PERANDONES, "Correspondencia epistolar (1892-1916) de Enrique Granados", Barcelona: Editorial de música Boileau, 2016. 528 páginas, ilustraciones. ISBN 978-84-15381-61-7

2. Walter Aaron CLARK, “Enrique Granados. Poet of a Piano”, Oxford: Oxford University Press, 2006.

3. Antonio FERNÁNDEZ-CID, “Granados”, Madrid: Samarán, 1956

4. Carol A. HESS, “Enrique Granados. A Bio-Bibliography”, New York: Greenwood Press, 1991.

5. John MILTON, “The Fallen Nightingale, Edina, Mini., Swan Books, 2004

6. Antoni DALMAU i Ribalta, 'Enric Granados i Clotilde Godó' en "Revista de Igualada" 54 (Desembre de 2016), pp 25-39

7. Jean-Michel NECTOUX (ed.), “Gabriel Fauré. Correspondance”, Paris: Flammarion, 1980. JM NECTOUX (ed.), “Gabriel Fauré-Camille Saint-Saëns. Correspondance: Soixante ans d’amitié (1862-1921”, París: Societé française de musicología, 1973.

8. BENESTAD (ed.), “Edvard Grieg: Brev i utvalg 1862-1907”, 2 vol, Oslo: Aschejoug&Co., 1998. F BENESTAD (ed.), “Edvard Grieg. Letters to Colleagues and Friends”, Columbus: Peer Gynt Press, 2000. Lionel CARLEY (ed.), “Grieg and Delius: A Chronicle of Their Friendsip in Letters”, London: Marion Boyars Publishers Ltd., 2000Finn

9. La carta está escrita en las fechas en las que se rompió el matrimonio de Camille y Marie Saint-Saëns a causa de la relación de esta con su mayordomo Gabriel Geslin, Stephen STUDD, "Saint-Saëns a Critical Biography", London: Cygnus Arts, 1999, p. 254. NECTOUX, "Gabriel Fauré. Correspondance"

10. Jacinto TORRES, "Concentración vs. dispersión de fondos documentales. El desdichado caso de Isaac Albéniz", en El patrimonio musical: Los archivos familiares (1898-1936). Trujillo (Cáceres): Ediciones de La Coria. Fundación Xavier de Salas, 1997, p. 55-77.

11. Camil GEIS, “L’ermita de Samalús”, Barcelona: Imprenta Altés, 1971, p. 39-40

12."TONICOS. Se desconoce quién era este personaje. Con seguridad se trata de una familia valenciana que puede estar relacionada con los Carbajosa, íntimos amigos de los Granados-Gal." p, 503.Ninguna persona apellidada Carbajosa figura en los "Perfiles biográficos". Por otra parte "Tonico" es un hipocorístico de Antonio, de uso común en Valencia o Brasil.

13. "TORT Y MARTORELL, Javier. (fallecido en Barcelona en 1912) Abogado especialista en Derecho administrativo, fue concejal y presidente del Círculo del Liceo." página 503

14. Immaculada SOCIAS BATET, 'Coleccionismo y diplomacia: el embajador Juan Riaño y Gayangos (1865 – 1939) y su relación con aristócratas, artistas y coleccionistas', en "e-artDocuments" n 4 (2011)

15. Jeffrey Weiss, “The Popular Culture of Modern Art”, New Haven: Yale University Press, 1994 //Kenneth E. SiILVER, “The Art of the Parisian Avant-Garde and the First World War, 1914-1925, London: Thames andHudson, 1989. / Robert ROSENBLUM, Maryanne STEVENS y Ann DUMAS, “1900 Art at the crossroads”, New York, Harry N. Abrams. Inc., Publishers, 2000. / Pierre SCHNEIDER, “Petite historic de l’infini en peinture”, Paris: Editions Hazan, 2001. / Teresa-M SALA, “Barcelona 1900”, Amsterdam, Lunwerg, 2008.

16. Samuel LLANO, "Whose Spain? Negotiating 'Spanish Music' in Paris, 1908-1929", Oxford: Oxford Un. Press, 2013

17, Jim SAMSON, “Nations and nationalism”, p. 594 in Jim SAMSON (ed.), “The Cambridge History of Nineteenth-Century Music”, Cambridge: Cambridge Un. Press, 2001,

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.