Bajo la alfombra de Enrique Granados

12] Albéniz, de músico a mártir de la patria

Maruxa Baliñas

viernes, 29 de diciembre de 2017

Esta semana nos alejamos un poco de la alfombra de Granados para narrar el entierro de Albéniz en Barcelona, un acto en el que Granados participó estrechamente dada su intimidad con la familia Albéniz. De paso, se nos plantean algunas dudas sobre un hecho que tradicionalmente se ha dado por cierto: la presencia de Granados en el fallecimiento de Albéniz.

Si leemos La Vanguardia, el diario de Barcelona por excelencia, se nos informa de que: “Ayer tarde [30 de abril] salió para París, donde ha de formar parte del jurado del concurso Diémer, el maestro Granados”.*

Y unos días más tarde: “Ha regresado de París, donde, como dijimos ha formado parte del Jurado en el Concurso Diémer, el gran pianista y compositor catalán maestro Enrique Granados, quien ha sido objeto de extraordinarias atenciones por parte de todos los eximios músicos reunidos estos días en la capital de Francia.”*

Si a esta información periodística le sumamos lo que cuenta el propio Granados en sus cartas, la cronología resulta más o menos así:

30 de abril. Granados viaja de Barcelona a París como jurado del Concurso Diemer.

7 de mayo. En París, se despide por la tarde de Gabriel Fauré. Coge el tren nocturno hacia Cambo-les-Bains.

8 de mayo. Llega a Cambo-les-Bains a las 8 de la mañana y visita a Albéniz enfermo.

9 de mayo. En Bayona, escribe al crítico de La Vanguardia, Marcos Jesús Bertrán, dando noticias de Albéniz.

10-11 de mayo. De vuelta en Barcelona.

18 de mayo. Muere Isaac Albéniz.

5 de junio. Llega a Barcelona el féretro de Albéniz.

6 de junio. Entierro de Albéniz en Barcelona.

¿Realizó Granados un nuevo viaje a Cambo-les-Bains inmediatamente después de su llegada a Barcelona? Posiblemente lo hubiera hecho de haber sabido que la muerte de su amigo iba a ser tan inmediata, pero nada permitía suponerlo. La salud de Albéniz estaba muy deteriorada, y podía fallecer en cualquier momento, pero en su carta del 9 de mayo Granados habla más bien de sus planes para que desde España se homenajee a Albéniz antes de su fallecimiento: “¿no vale la pena de que España se preocupe un poco de nuestro genial Isaac Albéniz?” De hecho, seguramente esta petición no se quedó en mero plan, ya que en una de las noticias del entierro de Albéniz, se lee que el representante del Estado en Cataluña “gestionaba con éxito la tramitación de la instancia de los músicos catalanes, para que se concediera á Isaac Albéniz la gran cruz de Alfonso XII”. Esta era la mayor condecoración que se otorgaba en España por méritos artísticos, culturales o educativos: Sorolla en 1902 fue el primer premiado y Sarasate la obtuvo en 1907, siendo de los pocos músicos premiados -junto con Tomás Bretón- hasta la desaparición de esta condecoración en 1988. 

Bayona 9 de mayo de 1909

Señor don Marcos Jesús Bertrán.

Mi querido amigo: Cumplo gustosísimo mi promesa de darle noticias de nuestro gran Albéniz. Ayer tarde estuve en el Conservatorio de París á despedirme del maestro Gabriel Fauré, y hablamos mucho de nuestro querido enfermo. “Aquí todos adoramos á Albeniz, me dijo; le consideramos muy grande como artista y como hombre; deseamos de todo corazón su pronto restablecimiento.”

Al saber M. Fauré que yo iba á Cambo ex presamente para visitar á mi amigo de toda la vida, Isaac Albéniz, me hizo portador de una noticia agradabilísima para el autor de la inmortal Iberia.

Firmada por los maestros Fauré, Dukas,Vincent d'Indy, Debussy y Lalo, había sido presentada una propuesta y cursada favorablemente por el Consejo. El gobierno francés acababa de conceder la Legión de Honor al genial compositor Isaac Albéniz. A las ocho de la mañana de ayer sábado llegué á Cambo-les-Bains; después de abrazar a nuestro queridísimo enfermo y besar su noble frente, le di, de parte del maestro Fauré, la noticia que tanto había de agradarle...¡ Albéniz pensó mucho en España, cuando supo que el gobierno francés había sabido premiar su gran obra de arte!... ¡Vi saltársele las lágrimas de alegría... y de tristeza!

La obra de Isaac Albéniz es definitiva y quedará, Quedará como han quedado para admiración de todos, los monumentos árabes. ¡Oh si yo pudiera reflejar la impresión que me producen los ritmos y los colores de los admirables arabescos de Albéniz! Su Iberia es un ideal cumplido. La obra de Albéniz es concienzuda, graciosa, esbelta; es de un nerviosismo tranquilo; es de una elegancia que sonríe con tristeza y va ftor gradaciones hasta llegar al imperio dominante y sereno de la maja de Goya. Iberia evoca los recuerdos de nuestro siglo de oro.

Es la realización de las sublimes fantasías hispano-árabes, que revoloteaban alrededor de los madroños de las majas enamoradas!.,. No puedo dejar de sentir en la obra de Albéniz á Goya y á Ramón de la Cruz... Y dígame, mi querido amigo, ¿no vale la pena de que España se preocupe un poco de nuestro genial Isaac Albéniz?

Suyo siempre. Enrique Granados.*

El entierro de Isaac Albéniz (1): un homenaje musical

 

El primer artículo publicado por La Vanguardia, el sábado 6 de junio, responde a las intenciones de los organizadores del acto, centrándose sobre todo en el mundo musical y los homenajes que se le harán a Albéniz. Aunque hay una invitación a “los senadores y diputados á Cortes por Cataluña” y se supone la presencia de los alcaldes de Barcelona y Camprodón y de la Diputación Provincial, casi todas las referencias son a entidades musicales, entre las que destaca el numeroso movimiento coral propio de la Cataluña del momento. La ceremonia es relativamente sencilla. El cadáver de Albéniz llega a la Estación de Francia, pasa allí la noche en el propio furgón fúnebre y por la mañana a partir de las 10 comienza el desfile del cortejo por las calles de Barcelona, con paradas delante del Conservatorio del Teatro del Liceo y de la Escuela Municipal de Música, para despedirse en el Monumento a Colón. Desde allí al cementerio se calcula un recorrido semiprivado: o sea, no se restringe la participación, pero el acto público ya ha terminado. La Banda Municipal de Música acompañará el recorrido con música ad hoc y habrá una interpretación del Requiem de Fauré por parte del Orfeó Barcelonés. Granados se hallaba en París dando dos conciertos con el violinista Jacques Thibaud, motivo por el cual estuvo representado en el entierro de Albéniz  por su hijo mayor, Eduardo. Granados

UNA GLORIA DE CATALUÑA. El entierro de Isaac Albéniz

En vista de que por lo perentorio no es posible invitar particularmente para el entierro del gran artista catalán Isaac Albéniz, á las diversas entidades artísticas, literarias, políticas, económicas, etc., la comisión invita á todas por este anuncio, á que acudan el domingo, día 6, á las diez de la mañana, á la estación de Francia, para rendir el último tributo al gran músico. Las sociedades corales podrán asistir acompañando á sus estandartes.-—La Comisión.

El Conservatorio del Liceo

Este importante centro se propone rendir solemne homenaje al malogrado Albéniz. Nutrida representación del claustro de profesores, presididos por el maestro director de dicho centro, acudirán á la estación á recibir el cadáver. También asistirá una representación de alumnos de dicho centro. Los balcones del Conservatorio estarán enlutados, con colgaduras cubiertas de crespón, en señal de duelo. Al llegar el féretro al Conservatorio, el director del mismo depositará una artística corona, en cuyas cintas se leerá la siguiente dedicatoria: «Al insigne Albéniz — El Conservatorio del Liceo.»

Representaciones

La compañía del teatro de la Comedia, de Madrid, que actúa en el teatro de Novedades, la del Tívoli, estarán representadas en el entierro de Isaac Albéniz. El Consistorio de los Jochs Florals de Barcelona acudirá al fúnebre acto. Al pasar el tren que conduzca los restos del gran músico á Barcelona, por la estación de Figueras, acudirán al andén varias sociedades corales á rendir tributo. Ha causado excelente efecto la idea de que la banda municipal ejecute la marcha fúnebre de El crepúsculo de los dioses, de Wagner, al ser trasladado el féretro del autor de Iberia del furgón al coche mortuorio. Varios amigos del gran artista han salido esta tarde en el expreso de Francia para ir a recibir los restos de Albéniz en la frontera.

El fúnebre convoy llegará a Barcelona hoy sábado por la noche, quedando depositado en el furgón hasta el domingo a las diez, que se efectuará el entierro. La Diputación provincial estará representada en el acto del sepelio. También parece que el Ayuntamiento de Camprodón mandará una representación al entierro. Isaac Albéniz era hijo de aquella población. La colonia veraniega de Tiana depositará una corona sobre el féretro de Albéniz. Una numerosa comisión de dicha colonia asistirá al entierro del gran maestro. Al entierro del gran músico asistirán una representación del Centro Aragonés y otra del Centro Andaluz. También concurrirán los estudiantes con los estandartes de las Facultades.

El responso

El Orfeó Barcelonés, que invita á todos sus socios á reunirse en la casa del orfeón a las nueve de la mañana, cantará ante el féretro de Albéniz un fragmento del Réquiem de Gabriel Fauré. La casa Ortiz y Cussó ha cedido galantemente un armonium al Orfeó para dicho acto.

A los senadores y diputados por Cataluña

La comisión organizadora del homenaje al gran músico Isaac Albéniz, en la imposibilidad de hacerlo personalmente, invita a los senadores y diputados a Cortes por Cataluña á que asistan mañana domingo, a las diez de la misma, al andén de la estación de Francia, para que concurran al entierro.

¿Una audición de Iberia?

Anoche nos aseguraron que acompañando el cadáver del insigne compositor, vendrá á Barcelona una de las discípulas predilectas de Albéniz, que es, según noticias, una consumada pianista.* También nos comunicaron que dicha pianista dará en la próxima semana, en uno de los teatros o salas de conciertos de esta capital, una audición de la gran suite de Albéniz Iberia.

La Banda Municipal

Los profesores de la banda municipal han ensayado durante estos últimos días las marchas fúnebres de Wagner, Beethoven, Chopin y Sadurní que han de ejecutar durante el paso de la fúnebre comitiva por las calles de Barcelona.

Los estudiantes

Los de las diferentes Facultades se proponen asociarse al homenaje que Barcelona entera tributará mañana al ilustre músico español Isaac Albéniz, gloria de Cataluña, y por nuestro conducto convocan a sus compañeros para que asistan al entierro del gran artista, señalando como punto de reunión la plaza de la Universidad, a las nueve de la mañana, para dirigirse con los estandartes de las Facultades a la estación de Francia.

El cadáver del maestro

Los restos de Albéniz llegarán á Portbou esta mañana, a las once. A las siete de la tarde llegaran á Barcelona. La Associació Wagneriana asistirá en corporación al entierro del gran compositor. En la próxima edición reseñaremos el trayecto y orden definitivo de la comitiva. Se ha acordado últimamente que el duelo se despida junto al monumento a Colón. La comitiva se detendrá frente a la Escuela municipal de Música, en el paseo de la Industria y frente al Conservatorio del Liceo. Una comisión compuesta de profesores y alumnos de dichos centros filarmónicos depositará coronas sobre el féretro. El Orfeó Barcelonés depositará una corona sobre el ataúd en la estación de Francia.

En señal de duelo

La empresa del teatro Principal, en señal de duelo por la muerte del gran músico catalán, colocará en el balcón de la fachada del teatro una gran bandera catalana enlutada con un crespón. Una representación de la empresa y de la compañía que ha actuado durante la pasada temporada en aquel coliseo, asistirá al entierro de Albéniz. Concurrirá al sepelio una representación de la compañía dramática del Cav. José A. Peypoch. Las revistas artísticas Teatralia, De tots colors, La escena catalana y La Revista Mundial estarán representadas en el entierro. También asistirán representaciones de toda la prensa local. Doña Laura Albéniz, hija del ilustre maestro, visitó ayer al alcalde, expresándole su gratitud por los preparativos que hace el Ayuntamiento para el entierro del cadáver de su padre.

El Círculo Artístico

El Círculo Artístico, haciéndose eco de los deseos de los artistas de Barcelona, invita a los mismos a que acudan mañana domingo, a las nueve y media, al patio de la Lonja, con el fin de asistir reunidos a la manifestación de duelo y homenaje que se desea tributar a los restos de Albéniz.*

El entierro de Isaac Albéniz (2): un acto ciudadano y patriótico

Con el mismo título del artículo publicado el día anterior, el domingo 6 de junio La Vanguardia publica más noticias sobre el entierro, los participantes, la organización. Llama especialmente la atención que mientras el sábado casi todas las referencias son a entidades musicales, y casi no se mencionan entidades políticas aparte de los representantes del Ayuntamiento, Diputación, etc., el domingo la ceremonia de conducción del cadáver por las calles de Barcelona se ha convertido en un acto ciudadano masivo, donde incluso cada una de las fuerzas políticas se indican por separado: regionalistas, radicales, representantes catalanes en las Cortes, La Jove Catalunya, Círculo de la Unión Mercantil, Círculo Republicano, estudiantes, etc. De hecho, ya la llegada del tren desde la frontera francesa a Barcelona se había convertido en una especie de ‘cortejo real’, con paradas en varias estaciones –incluso con apertura del furgón-, recepción de las autoridades, homenajes e interpretaciones musicales, etc.

La gran referencia de La Vanguardia, que claramente tiene la intención de crear un ‘mito’, es a un Albéniz catalán más que español –o esa impresión tengo- y se resalta frecuentemente el hecho de que falleció en el extranjero, un concepto curioso toda vez que Albéniz –una vez adulto- no vivió apenas en España y su carrera musical se desarrolló en Francia y Gran Bretaña principalmente. Si el sábado sólo se mencionaban una vez la senyera (la bandera catalana), el domingo prácticamente se ‘recomienda’ su uso.

Este fue un día de homenajes en Barcelona, porque a las 4 de la tarde muchas de las instituciones participantes en el entierro de Albéniz volvieron a congregarse en honor de los “mártires de la patria”, el centenario de un fallido levantamiento contra Napoleón –el Complot de la Ascensión- tras el cual los principales dirigentes habían sido fusilados el 3 de junio de 1809. Aunque el homenaje se había programado inicialmente para el jueves 3 de junio, el día exacto, finalmente fue el domingo 6 cuando tuvo lugar el “traslado de los restos de los mártires de la patria, Lastortras, Mas, Portet, Massana, Aulet, Navarro, Gallifa y Pou, á la capilla donde se erigirá el mausoleo que por suscripción popular dedica Barcelona al recuerdo de aquellos ínclitos ciudadanos.” [La Vanguardia, lunes 7 junio 1909, página 2]. Este centenario del Complot de la Ascensión fue un importante acto popular que de algún modo ‘inauguró’ lo que serían unos meses trágicos para Barcelona y que ‘culminaron’ en la Semana Trágica y la ejecución de Ferrer Guardia.

UNA GLORIA DE CATALUÑA. El entierro de Isaac Albéniz

El postrer tributo

La Vanguardia, que pocos días antes de que la muerte nos arrebatara a Isaac Albéniz inició la idea de rendirle un homenaje adecuado a los grandes merecimientos del insigne músico, hoy reitera el testimonio de pésame que hizo público en el momento en que se supo la noticia del fallecimiento del autor de "Iberia". La Vanguardia se adhiere de todo corazón al póstumo homenaje que hoy rinde Barcelona, a la única memoria de Isaac Albéniz.

Llegada del cadáver 

En el tren de Francia de las 7'15 llegó ayer tarde a esta capital el cadáver del que fue Isaac Albéniz. Acompañando los restos mortales del insigne músico llegaron don Alfonso Albéniz, hijo del finado; el señor Jordana, hermano político, y el conde de Castellá, íntimo de la familia. En la estación de Francia aguardaban la llegada del féretro, don Federico Jordana, don Francisco Aguirre, don Rafael Moragas y un representante de La Vanguardia. El cadáver está colocado en una caja rectangular de cedro mate con incrustaciones de metal y abrazaderas de plata. Sobre el féretro hay una cruz de flores naturales. El ataúd fue transportado desde el andén norte de la estación de Francia hasta el depósito, convertido en capilla ardiente. Allí quedó cobijado por una gran corona de flores naturales, ofrenda de Gerona, que es la provincia catalana de donde era Albéniz ilustre hijo. Los señores conde de Castellá, Aguirre y Moragas, y nuestro compañero, estrecharon la mano de don Alfonso Albéniz y de los señores Jordana, y el cadáver quedó en la capilla a puerta cerrada. Por la noche le han velado algunos de sus deudos, discípulos y admiradores.

El último viaje

A las diez de la mañana había llegado á Port-bou el cadáver de Albéniz, al que acompañaba el primogénito del difunto. En la frontera española fue recibido el féretro por el conde de Castellá y el señor Jordana (don Alfonso). El ministro de la Gobernación había telegrafiado dando toda clase de facilidades para que el paso por la frontera se hiciera sin entorpecimientos, y así fue. En el tren de las doce salió el fúnebre convoy para esta capital. Al pasar el tren por la estación de Figueras, en el andén estaban, para rendir al cadáver de Albéniz el último tributo, todas las sociedades corales de la población, con sus estandartes y numeroso público. Los presidentes de las sociedades corales dieron el pésame á don Alfonso Albéniz, y le anunciaron que hoy mandarían coronas para el solemne acto del entierro. En la estación de Gerona estaba en el andén el Ayuntamiento en corporación, presidido por el primer teniente de alcalde, la Schola Orpheónica, Agrupación Artística Musical y toda la redacción del periódico La Lucha, además de numeroso público. Fue abierto el precinto del coche fúnebre, y el representante del Ayuntamiento gerundense depositó sobre el féretro una colosal corona de flores naturales, pronunciando un sentido discurso, en el que dio el pésame al hijo del ilustre finado, y añadió que el Ayuntamiento había tomado el acuerdo de dar el nombre de Isaac Albéniz a una de las más importantes calles de Gerona. También dijo el alcalde que el Ayuntamiento gerundense presidirá una solemne velada necrológica dedicada al autor de Iberia, en la cual se ejecutarán las más notables obras musicales de Albéniz. En la estación de Granollers también había numeroso gentío, que rindió al cadáver el postrer homenaje. Los presidentes de las sociedades Espelt Granollesí y Quinteto Musical, anunciaron que mandarán hoy sendas coronas de flores naturales.

Una alocución

La comisión organizadora del último homenaje a Isaac Albéniz publicó ayer la siguiente alocución: «Al pueblo de Barcelona. En la plenitud de su inspiración y de su gloria falleció en Cambó-les-Bains, Isaac Albéniz. Con la muerte del ilustre compositor el arte musical sufrió una gran pérdida. España en el extranjero, perdió una gloria nacional. Cataluña, a uno de sus hijos más ilustres. Labor tan admirable es la realizada por Albéniz, que su grandeza sólo será consagrada por la multitud cuando se haya divulgado y los cantos nacionales que con tanta exuberancia de inspiración y belleza armónica recogió en Iberia, los den a conocer en toda su integridad nuestros grandes artistas del piano. Una minoría de jóvenes músicos, pintores y literatos que han gustado las bellezas de la genial inspiración de Isaac Albéniz, convoca al pueblo de Barcelona para que concurra mañana a la estación de Francia á acompañar el cadáver del ilustre compositor á la última morada. Que Barcelona, en representación de España, tribute mañana el postrer homenaje de admiración al gran músico, para que decirse no pueda que España desconocía el valor de la labor musical del gran artista que aclamado por todos los públicos de Europa y América, antes de su muerte, a instancia de los compositores franceses más ilustres, fue condecorado por el gobierno francés con la gran cruz de la Legión de Honor. Francia consagró la fama mundial de Isaac Albéniz. Que Barcelona tribute mañana al ilustre autor de Iberia el homenaje de su admiración al más español de los compositores nacionales, el más catalán de los artistas españoles.—La Comisión.»

Invitación

En vista de que por lo perentorio no es posible invitar particularmente para el entierro del gran artista catalán Isaac Albéniz, á las diversas entidades artísticas, literarias, políticas, económicas, etc., la comisión organizadora invita a todas á que acudan hoy, a las diez de la mañana, a la estación de Francia, para rendir el último tributo al gran músico. Las sociedades corales podrán asistir acompañadas de sus estandartes.

A los senadores y diputados por Cataluña

La comisión organizadora del homenaje al gran músico Isaac Albéniz, en la imposibilidad de hacerlo personalmente, invita a los senadores y diputados a Cortes por Cataluña á que asistan hoy, a las diez de la mañana, al andén de la estación de Francia, para que concurran al entierro.

La Diputación de Barcelona

Al solemne acto del entierro de Isaac Albéniz asistirá una representación del cuerpo provincial, precedida de los porteros.

La representación del gobierno

El gobernador civil asistirá hoy al entierro del gran músico español, en representación del gobierno. El señor Ossorio, conocedor de la extraordinaria labor artística de Albéniz, admiraba á nuestro ilustre paisano antes de que la muerte truncara en Cambó-les-Bains la inspiración genial del autor de Iberia, gestionaba con éxito la tramitación de la instancia de los músicos catalanes, para que se concediera á Isaac Albéniz la gran cruz de Alfonso XII.

El alcalde y el homenaje póstumo a Albéniz

La comisión organizadora del homenaje póstumo al ilustre Albéniz nos ruega agradezcamos en su nombre, y nosotros muy gustosamente lo hacemos, al alcalde de Barcelona la intervención directa y la colaboración brillante y decisiva que en dicho homenaje ha tenido, pues no sólo ha dado toda suerte de facilidades para que el entierro de Albéniz resulte un acto digno del ilustre compositor y de Barcelona, sino que además ha tenido iniciativas muy plausibles, que la comisión organizadora en el alma agradece y estima.

El maestro Bretón

Con objeto de asistir al entierro de Albéniz, llegará hoy de Madrid el ilustre maestro don Tomás Bretón.*

Trayecto de la comitiva

La comitiva fúnebre se organizará en el paseo de la Aduana, frente a la estación de Francia, en donde deberán situarse cuantas asociaciones y entidades artísticas, sociales, económicas y políticas deseen asistir al acto con sus estandartes y banderas. Abrirán la marcha los batidores de la guardia municipal, vestidos de gran gala, que harán guardia de honor a la bandera de la ciudad, que irá enlutada. Puesta en marcha la comitiva, se dirigirá por el paseo de la Aduana al paseo de la Industria, pasando por frente la Escuela de Música y embocando por las calles del Comercio, Princesa, plaza del Ángel, calle de Jaime I, plaza de la Constitución y Fernando VII a las Ramblas. La comitiva, al llegar a la Rambla del Centro, se detendrá frente al Liceo, depositando coronas los alumnos del Conservatorio, y embocando la comitiva por el centro de la Rambla para dirigirse a la Puerta de la Paz, en donde se despedirá el duelo.

El responso

El Orfeó Barcelonés cantará ante el féretro de Albéniz un fragmento del Réquiem de Gabriel Fauré. La casa Ortiz y Cussó ha cedido galantemente un armonium al Orfeó para dicho acto.

Los radicales

Varios concejales radicales que asistirán al entierro de Isaac Albéniz, dijeron ayer tarde en el Ayuntamiento, que el partido radical ostentará una nutridísima representación en el acto del sepelio del gran artista catalán, para rendir el postrer homenaje de admiración a quien tan alto puso el nombre de España en el extranjero.

Los regionalistas

También concurrirá al acto del sepelio una nutrida representación de los regionalistas, pues tienen marcado empeño de que el entierro de Albéniz constituya una gran manifestación de duelo, los señores Cambó y Duran y Ventosa, admiradores de nuestro ilustre paisano y que asistieron al estreno de Catalonia verificado en uno de los conciertos celebrados en la Asociación musical en nuestro Gran Teatro del Liceo, durante el pasado invierno.

Los estudiantes

En la plaza de la Universidad a las nueve en punto de la mañana del domingo, se reunirán los estudiantes para dirigirse después a la estación de Francia, asistiendo al entierro de Albéniz. Los estudiantes llevarán los estandartes de sus respectivas Facultades.

Representaciones

En el entierro del gran compositor estarán representadas la Associació de Lectura Catalana, L'esbart de Raphsodes, la compañía del Teatre Intim, la Sociedad de Autores Españoles, la Academia de Bellas Artes, el Orfeó Canigó, la Asociación Musical de Barcelona, la compañía dramática de Ceferino Palencia, que actúa en Eldorado, el Centro Andaluz y el Centro Aragonés. El Ateneo Barcelonés, la Económica de Amigos del País y el Fomento del Trabajo Nacional estarán representados en el entierro. También asistirán la Asociación de los Coros de Clavé y el Orfeón Catalán con sus estandartes y senyeras. Las sociedades artísticas, corales y entidades musicales, etc., de esta ciudad, que por olvido o extravío involuntario no hubiesen recibido ya la invitación que para asistir con senyera, etc., en el entierro de Isaac Albéniz hizo la Comisión organizadora del Homenaje puedan darse por invitados a dicho acto, que tendrá lugar hoy domingo, día 6 de junio, a las diez de la misma.

El cónsul de Francia

Según se nos comunica, probablemente asistirá al entierro de Albéniz el cónsul general de la República Francesa, él barón de Benisen-Benac. Como ya saben nuestros lectores, a Albéniz le habían sido concedidas últimamente las insignias de la Legión de Honor por el gobierno francés.

El Círculo Artístico

El Círculo Artístico haciéndose eco de los deseos de los artistas de Barcelona, invita a los mismos á que acudan mañana domingo, a las nueve y media, en el patio de la Lonja, con el fin de asistir todos juntos a la manifestación de duelo y homenaje que se desea tributar a los restos de Isaac Albéniz.

La Associació Wagneriana

El Consejo directivo de la Associació Wagneriana invita a los socios a que se le unan en el acto de la traslación de los restos mortales de Isaac Albéniz, quien fue uno de los primeros socios protectores y fundadores de dicha Associació. El punto de reunión será en el patio de llegada de la estación de Francia a la hora señalada oficialmente.

El Orfeó Cátala

La junta directiva del Orfeó Cátala acordó colocar una corona en el féretro que guarda los restos del insigne maestro Isaac Albéniz por lo que ruega a los socios que quieran acompañarle se sirvan acudir al local social mañana domingo, a las nueve de la misma, para desde allí dirigirse a la estación de Francia a esperar el cadáver del llorado artista. 

La Unión Mercantil

Los socios del Círculo de la Unión Mercantil que deseen asistir al entierro del malogrado artista don Isaac Albéniz, deberán reunirse en la estación de M. Z. y a A., a las diez en punto, y los que concurran a la manifestación en homenaje a los mártires de la patria, se reunirán en el local social, antes de las cuatro de la tarde.

¿Una audición de Iberia?

Anoche nos aseguraron que vendrá á Barcelona una de las discípulas predilectas de Albéniz, que es, según noticias, una consumada pianista. También nos comunicaron que dicha pianista dará en la próxima semana, en uno de los teatros ó salas de conciertos de esta capital, una audición de la gran suite de Albéniz Iberia.

Noticias sueltas

El Círculo Musical Bohemio concurrirá mañana al entierro del gran Albéniz. También asistirá al entierro una representación de la entidad La Jove Catalunya. La mayoría de las entidades artísticas que concurran con sus estandartes, banderas y demás insignias al entierro, las llevarán enlutadas, con un crespón, en señal de duelo. Entre las entidades que enlutarán sus balcones al paso del fúnebre cortejo, figura el Círculo Republicano de la plaza del Teatro. El Fomento de las Artes Decorativas ha acordado asistir en corporación al entierro del malogrado artista Isaac Albéniz, por lo que se suplica a los señores socios la puntual asistencia en el local social, plaza de Santa Ana, 5, hoy domingo, a las nueve de la mañana. La entidad coral Schola Orpheónica, que dirige el maestro don Arturo Marcet, asistirá mañana al entierro de Albéniz en corporación, llevando su senyera. Al entierro asistirá una nutrida representación de profesores de la orquesta del Gran Teatro del Liceo. Entre los orfeones que asistirán al entierro de Isaac Albéniz, figura el Orfeó Graciench.*

El entierro de Isaac Albéniz (3): un mártir de la patria

Si ya el día del entierro el tratamiento dado a Albéniz tuvo un marcado carácter simbólico y emblemático, el modo en que lo analiza al día siguiente La Vanguardia, asimilando el homenaje a los “mártires de la patria” y a Albéniz en una misma visión de Cataluña y el debido homenaje a los héroes, es aún más significativa.

Los homenajes de ayer

La nota dominante fue ayer de verdadera emoción. Por la mañana la ciudad se dispuso á cubrir de flores -y lo hizo horas después, materialmente, en el Cementerio, por mano de su alcalde, señor Bastardas- los despojos mortales del ilustre Isaac Albéniz, fallecido en tierra extranjera, en la cual con el esplendor de su renombre había realzado el de la patria distante, difundiendo por todo el mundo culto lo más íntimo de su esencia: su genio melódico, envuelto en exquisita factura y llevado á las grandiosas y emblemáticas proporciones de una Iberia.

Por la tarde, el tremendo toque de somatén estremeció a los barceloneses con el escalofrío de las cosas solemnes y poco acostumbradas, recordándoles que, cien años ha, la misma campana vibró, en furioso rebato, para concitar a la multitud contra el más injusto de los suplicios: el que iban a sufrir unos hombres heroicos que conspiraron para librar a su patria de la dominación extranjera. Pocas veces la vibración del sagrado bronce habrá llegado más adentro en el alma popular ni habrá traído con mayor oportunidad a la memoria el famoso lema de la canción de Schiller: vivos voco, mortuos plango, fulgura frango. Al conjuro de aquella apelación imperiosa la gente abandonó sus viviendas, invadió las calles que debía seguir el cortejo o se incorporó a él, con ansias de rendir definitivo tributo y sepultura a quienes sacrificaron su vida arrastrados por la sublime ceguedad de los patriotas.

Los dos actos de ayer, como lo fue hace quince días el homenaje á Guimerá, constituyeron una nueva lección de alto civismo. Los pueblos que así cumplen sus deberes para con lo pasado se hacen dignos de un gran porvenir y educan a las nuevas generaciones en el culto de lo ideal y en las esperanzas inmateriales y puras de la gloria, que es el sentimiento que eleva nuestra acciones por encima del nivel de lo utilitario, poniendo el punto de vista muy alto y muy lejos: en la posteridad que bendice y aclama, como ayer aclamó Barcelona a sus muertos heroicos y preclaros.*

Tras esta soflama, el artículo dedicado propiamente al entierro de Albéniz es casi totalmente descriptivo, e incluso algo frío. Pero impresiona la magnitud del cortejo, la cantidad de asistentes, “algunos miles de personas”, y todo el aparato institucional que -como antes apuntaba- recuerda casi a un funeral de estado y contrasta con la relativamente poca importancia dada a Albéniz en sus últimos años e incluso con motivo de su muerte. De hecho, aunque el acto finalizaba en la Puerta de la Paz: “Buena parte de la comitiva acompañó el cadáver hasta el campo santo.”

A destacar también la referencia de la prensa a la "madre y hermanos" de Albéniz. Como ya expliqué en el artículo La correspondencia entre Laura Albéniz y Granadossi bien la madre de Albéniz había fallecido, su padre se había vuelto a casar con su amante durante muchos años y Albéniz tenía cinco hermanastros. Esta referencia refuerza lo que ya entonces apuntaba: a pesar de que la bibliografía albeniziana reciente ha querido convertir esto en un episodio 'oculto', la situación era pública, reconocida y socialmente visible. De hecho, se les menciona incluso antes que a la viuda y los hijos del propio Albéniz. 

El entierro de Albéniz

Haremos del acto del entierro de Isaac Albéniz una reseña breve. Cuando todo un pueblo toma parte activa en una manifestación de cariño y de admiración como la que ayer se rindió a la buena memoria del insigne músico catalán, no son precisos comentarios. Por la simple descripción del acto podrá apreciarse su importancia y significación. Mucho antes de las diez, hora en que debía ponerse en marcha la comitiva, fueron congregándose en los andenes y patio de la estación de Francia, las personalidades, representaciones, corporaciones oficiales y las artísticas, con sus estandartes, llegando á constituir una multitud imponente. A las diez organizose el cortejo fúnebre, y en aquel momento el féretro fue trasladado desde la capilla ardiente hasta la carroza mortuoria. La banda municipal interpretó la marcha del Crepúsculo de los dioses, y el Orfeó Barcelonés cantó un fragmento del Réquiem de Fauré.

La comitiva se formó por el orden siguiente: Batidores de la guardia municipal de gran gala con la bandera de la ciudad desplegada y con corbata de crespón negro; estandartes de las Facultades de Ciencias, Derecho, Filosofía y Letras; Orfeó Nova Catalunya, Centro Aragonés, Schola Orpheónica, Orfeó Canigó, Sociedad Coral Juventud Tianenca, Unión Radical Graciense, Amiclis del Treball, de Sans; Perla Agustinertse, Asociación de los Coros de Clavé, Sociedad Coral La Violeta, Catalunya Nova, La Publicidad, Orfeó Barcelonés, Orfeó Graciench, y Orfeó Euterpe. Estos diez y ocho estandartes de las referidas entidades llevaban todos lazo de luto.

Clero de la parroquia de Santa María del Mar, carroza fúnebre, cuyas cintas eran llevadas por los señores siguientes: Maestro Lamote de Grignon, por la Asociación Musical; don Alberto Llanas, por la Sociedad de Autores Españoles; Seguí, por la colonia veraniega de Tiana; Bernis por las empresas teatrales; Sánchez Gavañach, por el Conservatorio de Música de S. M. la Reina Doña Isabel II; Mas y Serracant, por las capillas de música; Martínez Imbert, por los músicos catalanes; Vallés y Ribot, por los representantes en Cortes; Fuster, por el Círculo Artístico, y Pellicer, por la Escuela municipal de Música. Sobre el féretro fueron colocadas las coronas de flores naturales ofrenda de la familia.

La presidencia del duelo iba formada por los señores Ossorio y Gallardo, gobernador civil, en representación del gobierno de S. M.; señor Albéniz (don Alfonso), hijo del finado; alcalde, señor Bastardas; magistrado señor Cereceda, en representación del Presidente de la Audiencia; el diputado a Cortes señor Bertrán y Serra, en representación del Ayuntamiento de Camprodón, y el diputado provincial señor Plaja, en representación del presidente de la Diputación Provincial.

En el acompañamiento figuraron algunos miles de personas. Ni intentar siquiera nos atrevemos a citar nombres, porque, forzosamente, habríamos de incurrir en omisiones involuntarias. Bastará consignar que al entierro del insigne artista asistieron representaciones de todas las entidades y agrupaciones de carácter artístico y social de Barcelona: cuantos son o significan fuerzas vivas de nuestra ciudad, y, en una palabra, todos los que con su presencia daban fe de admiración y cariño hacia el llorado músico catalán.

Detrás del cortejo, que ocupaba una gran extensión, iban los coches con las coronas. Estas eran ofrenda de la madre y hermanos, de la viuda y de la familia del difunto, de los ayuntamientos de Barcelona, Gerona y Tiana, del Conservatorio de Música de Madrid, de la discípula predilecta de Albéniz, signorina Clara Sansoni; Academia Granados, Orfeó Catalá, condes de Castellá, Casa Dotesio, Orfeó Barcelonés, Círculo Artístico, don Alberto Bernis, Escuela municipal de Música, y Conservatorio del Liceo. Total 18 póstumos tributos de flores naturales, la mejor ofrenda ofrecida al gran artista.

Puesta en marcha la comitiva, se dirigió por el paseo de la Aduana al paseo de la Industria, pasaron por frente a la Escuela de Música y embocando por las calles del Comercio, Princesa, plaza del Ángel, calle de Jaime I, plaza de la Constitución y calle de Fernando VII a las Ramblas. Al pasar el coche fúnebre frente a la Escuela Municipal de Música, detúvose la comitiva, y el clero parroquial de Santa María del Mar rezó un responso y volvió a la iglesia. En aquel momento solemne, las alumnas de la Escuela de Música cubrieron materialmente de flores el ataúd y el coche fúnebre de ramas de laurel y luego se agregaron a la comitiva. De varias casas de las calles de la Princesa y de Fernando cayó sobre el féretro una continuada lluvia de flores. La poesía de sus aromas y de sus colores iba a cobijar el cadáver del artista exquisito.

La comitiva, al llegar a la Rambla del Centro, se detuvo frente al Liceo, depositando coronas los alumnos del Conservatorio, y embocando por el centro de la Rambla, se dirigió a la Puerta de la Paz, en donde se despidió el duelo. Muchos balcones estaban enlutados y en algunos, como en el del teatro Principal, la bandera catalana estaba a media asta y enlutada con crespones negros.

Buena parte de la comitiva acompañó el cadáver hasta el campo santo. En el cementerio del Sudoeste estaba todo previsto para que el sepelio no sufriera dilaciones. Una tumba menor, la señalada con el número 45 de la isla de San Juan, agrupación novena, aguardaba, como un estuche abierto, para custodiar para siempre los restos mortales del pobre Albéniz.

El acto del entierro fue de una solemnidad emocionante. Descendido el féretro del coche fúnebre, fue colocado en la fosa; el gentío se descubrió y abatió la frente. El alcalde, señor Bastardas, ostentando dignamente la representación de Barcelona, de todo un pueblo dolorido, adelantóse hasta la fosa, y cogiendo mazos de flores, los echó sobre el féretro, hasta cubrirlo completamente.

Luego, con acento conmovido, dijo: «Señores, en nombre de la familia del infortunado artista Isaac Albéniz, en nombre de toda Barcelona, doy las gracias a cuantos han contribuido a este postrer homenaje al gran músico. Albéniz deja el mundo de los vivos cuando, con ser tan notable la obra que nos lega, todavía podíamos esperar mucho inspirado y excelso que la hiciera más grande, aunque no más imperecedera. He de hacer constar también, en nombre de la ciudad, mi agradecimiento hacia la familia de Albéniz por haber dado toda clase de facilidades para que el cadáver del insigne músico vuelva a la tierra donde nació y aquí repose y que sea Barcelona la que guarde esos restos queridos. La producción del genio tiene el privilegio de sobrevivirle; Albéniz nos legó una obra que será inmortal. Mas para que sea de todos conocida y admirada, me dirijo á vosotros, los músicos españoles, para que aprovechéis todas las ocasiones que tengáis para divulgarla y hacerla admirar. Este será el mejor monumento que podáis levantar a la buena memoria del músico insigne. Reitero, en nombre de Barcelona, y en el mío propio, a la familia de Albéniz, el testimonio de dolor por la muerte del amigo querido, y de admiración por la obra del artista exquisito...»

Dijo el señor Bastardas, y volviéndose hacia la fosa donde yacían los restos de Albéniz, añadió: ¡Descansa en paz!

Descendió la comitiva montaña abajo hasta la entrada de la necrópolis, y allí se disolvió la manifestación de duelo. Allá en lo alto del monte de los muertos, quedaban los restos mortales del que fue Isaac Albéniz: en el corazón de los vivos un recuerdo imperecedero de cariño hacia el hombre, y en la mente la admiración por el gran artista.*

Notas

1. La Vanguardia, sábado, 01 mayo 1909, p 2

2. La Vanguardia, miércoles 12 mayo 1909, p 5

3. La Vanguardia, viernes 14 de mayo 1909, pp 4-5

4. Se trata de Clara Sansoni, quien al día siguiente figura entre los asistentes al entierro

5. La Vanguardia, sábado 05 junio 1909, p 2

6. ¿Asistió Tomás Bretón?, porque en la descripción posterior del entierro se indica que el representante oficial fue “Sánchez Gavañach, por el Conservatorio de Música de S. M. la Reina Doña Isabel II”

7. La Vanguardia, domingo 6 junio 1909, p 3

8. La Vanguardia, lunes 7 junio 1909, p 2

9. La Vanguardia, lunes 7 junio 1909, p 2

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.
18/04/2018 10:23:51

El cadáver llegó el día 5 a las 7,15 de la tarde (veáse "La Vanuardia" del día 6) y el entierro tuvo lugar el día 6 (vñease "LV" del día 7). La cronología inicial la tenéis equivocada

Denunciar abuso
18/04/2018 11:08:48

Otro error: Granados no estuvo presente en el entierro de Albéniz en Barcelona, fue representado por su hijo mayor, Eduardo. Granados estaba en París (conciertos días 2 y 9 en la Salle des Agriculteurs, con Jacques Thibaud).

Denunciar abuso