Discos

Efusiva, delicada y necesaria reivindicación de la mujer

Daniel Martínez Babiloni

miércoles, 30 de enero de 2019
Vita Christi d’Isabel de Villena. Música i literatura a la Corona d’Aragó. Piacere dei Traversi: Carmen Botella Galbis, canto y recitado; Silvia Rodríguez Ariza, Laura Palomar Salvador y Marisa Esparza Regal, traversos. Música de los Cancioneros de Montecassino, de Gandía, de la Colombina, de Palacio y Cancionero Musical de Segovia. Grabación realizada entre el 26 y el 29 de diciembre de 2017 en la Capella de la Sapiència de La Nau, València. DSP. Duración: 66’45’’

Recientemente, un equipo internacional e interdisciplinar de investigadoras ha encontrado en la mandíbula de una monja de la Edad Media un cálculo dental que contiene partículas de lapislázuli, uno de los pigmentos utilizados para iluminar manuscritos medievales. Consecuentemente, la imagen de un scriptorium ocupado sólo por austeros y silenciosos monjes se viene al traste. La conclusión del estudio señala que las mujeres también miniaban libros. Este principio se puede aplicar a cualquier época o disciplina y la musicología hace tiempo que se ocupa de ello. Entre los medievalistas reconocidos destacan Josemi Lorenzo Arribas y Maricarmen Gómez Muntané, quien analizó, entre otras cosas, el papel de la música en la novela de caballerías Tirant lo Blanch (1490), coetánea de esta Vita Christi (1497).

La práctica musical también contribuye a revertir la invisibilidad de la mujer y a cuestionar el papel que se le ha otorgado. Hace unos años, Capella de Ministrers publicó La Cité des Dames (CdM 2013) con obras de autoría femenina recogidas por Lorenzo Arribas en su tesis doctoral Las mujeres y la música en la Europa medieval (2004). Ya desde una perspectiva general, es frecuente que este conjunto, así como anteriormente Jordi Savall, recurrieran a la música de los siglos XV y XVI a partir de los cancioneros recopilatorios (Montecassino, de Palacio, Segovia, Colombina, Gandía, etc.), de cantos sibilíticos y de partes del Misteri d’Elx. Por su parte, y a diferencia de estas versiones de un Quattrocento lleno de chirimías, sacabuches y percusiones, Piacere dei Traversi lo aborda desde el ámbito doméstico; desde la intimidad.

Según los inventarios de muchas cortes europeas renacentistas, la flauta era muy utilizada para interpretar el repertorio a cuatro partes por músicos amateurs nobles o burgueses, especialmente mujeres. Felipe II llegó a atesorar más de medio centenar de traversos a final del Quinientos. Con estas referencias, este cuarteto está formado por tres de ellos, a cargo de las especialistas Silvia Rodríguez, Laura Palomar y Marisa Esparza, y voz: la soprano Carmen Botella. En este disco, en el que comparten ingeniero de sonido con Capella de Ministrers, Jorge García Bastidas, homenajean a Sor Isabel de Villena en el 555 aniversario de su nombramiento como abadesa del Convento de la Trinidad de Valencia.

Bautizada como Elionor (1430-1490), así lo reitera la carátula del compacto, era hija ilegítima de Enrique de Villena, emparentada con la familia real de Aragón. Fue criada en la corte de María de Castilla –“la abandonada mujer de Alfonso el Magnánimo”, como señalaba Manuel Sanchis Guarner– y modelo de Santa Teresa. Sor Isabel es la primera escritora en valenciano conocida. Su obra, Vita Christi, está influenciada por el título homónimo del teutón Ludolfo de Sajonia de 1474, pero su carácter innovador reside en que pone el acento sobre las mujeres que rodearon a Cristo. Joan Fuster dijo de él que es un libro muy femenino, una efusiva y delicada reivindicación de la mujer, vilipendiada por la sociedad que retrató, con un “realismo sin concesiones”, el médico y escritor Jaume Roig (ca.1400-1478) en Espill o Llibre de les dones, otra de las cumbres literarias del siglo de oro valenciano.

El propósito de Vita Christi es mover a la devoción y a la meditación. La autora describe minuciosamente aquello que la rodea, por lo que son numerosas las referencias auditivas (escenas de baile, música instrumental, repertorio litúrgico o polifónico) aprovechadas por Piacere dei Traversi para recrear un paisaje sonoro mental. A modo de playlist que abarca un siglo de música, la producida entre el nacimiento de Sor Isabel (1430) y la segunda edición del libro (1527), el consort utiliza piezas originales para acompañar algunos recitados, transcripciones de polifonía vocal o páginas de los cancioneros antes mencionados intercaladas entre diversos episodios. Otro recurso empleado es la contrafacta, es decir, la intervención sobre una pieza existente a partir del cambio del texto para dar continuidad al argumento, como sucede en “Dindirindin”, Non ex virili semine o en “Reyna muy esclareçida”.

Botella Galbis introduce y guía la narración con atención a la prosodia, rica fonética y matizada expresión. Además, es sumamente versátil al adaptar su canto a las necesidades de los estilos más variados: floridos villancicos como Soleta i verge stich, himnos como O lux beata Trinitas u Hostis Herodes impie, canto llano en Victimae paschali laudes o letanías del Misteri d’Elx (“Déu vos salve, Verge imperial”). El trío de traversos es siempre efectivo en aras de la comprensión y del subrayado emocional del texto; en mover los afectos, dirán más tarde los barrocos. También hay que agradecer la claridad e interés de las notas de la carpetilla firmada por las propias intérpretes.

El conjunto resulta aparentemente sencillo y se le puede aplicar lo que decía Fuster del libro original: femenino, efusivo y delicado. En todo caso, diferente a propuestas como las comentadas, recargadas y masculinas. Además, tiene doble valor añadido: primero, por rescatar un texto escrito en valenciano, o catalán, que para el caso es lo mismo, cuando la riqueza lingüística y la inteligencia es vapuleada por miopes y aprovechados políticos, y segundo, porque ideologías arcaicas e ignorantes pretenden infundir a los demás su propio miedo al otro y a la tolerancia. Lesley Twomey, estudiosa de la contribución femenina a la literatura religiosa, dijo de Vita Christi que es “Un libro medieval escrito para, sobre y por mujeres”. Piacere dei Traversi, en una propuesta tan sensible como necesaria, reformula esta sentencia al extender su objetivo a la sociedad entera y al reflejar no sólo el pensamiento que gira en torno a la mujer sino sobre todos nosotros.

Vita Christi d’Isabel de Villena. Música i literatura a la Corona d’Aragó fue finalista en la categoría de mejor disco de recuperación de patrimonio musical de los I Premios Carles Santos de la Música Valenciana celebrados el pasado 8 de noviembre. Resultó premiado La ruta de la seda (CdM 2017), disco de Carles Magraner y Capella de Ministrers.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.