Vox nostra resonat

Andrés Gaos & The invention of tradition (2). Rosa de abril

Xoán M. Carreira

viernes, 31 de mayo de 2019
Andrés Gaos ca 1958 © Dominio público

Hemos convertido a Gaos en una especie de ser intangible, cuya obra admiramos pero apenas analizamos y cuya vida se ensombrece por el pálido velo de la anécdota. Mi propuesta es, desde luego, la ruptura del mito y la radical negativa a la utilización de Gaos como aval de nuestras propias convicciones estéticas. Parafraseando el famoso ensayo de Adorno, propongo una defensa de Gaos contra sus admiradores y la recuperación de su figura y obra para la historia de Argentina y Galicia, con todas sus contradicciones y con todos sus grandes aciertos.*

Como en todo proceso de canonización que se precie, la de Gaos comenzó pocos meses después de su muerte de la pluma de Rodrigo de Santiago (1907-1985), director de la Banda Municipal de A Coruña, quien de la penuria musical gallega de 1959 deduce una aún mayor miseria del pasado, y construye una hagiografía:

Galicia siempre ostentó un marcado sello aislacionista en lo musical a excepción de las proyecciones al exterior de su música popular vocal. Lo contrario, es decir, aceptación de corrientes musicales del exterior, para nadie es un secreto el saber que nunca fueron apetecibles [para la sociedad gallega]. Sálvase de ese aislacionismo un solo nombre y una sola producción artística: la de Andrés Gaos -para nosotros el mejor músico de Galicia-; coruñés de nacimiento, compositor interesantísimo y concertista de relieve, que lleva a la música gallega lo mejor de los conocimientos musicales adquiridos en Madrid y Bruselas [...]. Fruto de lo cual son sus obras instrumentales y sinfónicas, llenas de aciertos y portadoras de un sello de universalismo muy al día, que hacen que no desmerezcan junto a las páginas musicales de estos últimos tiempos debidas a los más renombrados maestros. La necesidad de otros horizontes artísticos más en consonancia con su valía y sus inquietudes, fuerzan a Gaos a emigrar como lo haría un vulgar paisano gallego, colocando al artista en un forzado aislacionismo territorial, ya que en lo musical siguió pensando y trabajando en pro de su patria chica.*

El propio Rodrigo de Santiago reconoció posteriormente que cuando publicó este texto no había leído ni escuchado ninguna composición de Andrés Gaos, si bien su folleto le sirvió para que el Ayuntamiento coruñés dedicase en 1962 una calle al músico y, a partir de 1964, para entablar relación epistolar con su viuda Luisa Guillochón (1899-1982), la cual le envió diversas partituras de Andrés Gaos que le sirvieron para hacer algunas transcripciones para banda de los Nuevos aires gallegos para piano y para preparar su discurso de ingreso en el Instituto José Cornide de Estudios Coruñeses el 3 de diciembre de 1965. Al final del discurso el bajo Enrique Vázquez Yebra acompañado al piano por Agustín Sánchez Serantes realizaron el estreno de la canción Rosa de Abril, cuya autoría se atribuyó a Andrés Gaos Berea. La publicación del discurso académico* de Rodrigo de Santiago incluye ocho ilustraciones, la séptima de las cuales es el fácsimil de la primera página de la partitura de Rosa de abril con la indicación "Fragmento autógrafo de Andrés Gaos" al pie de la reproducción.

La invención de una canción inexistente

En mayo de 1965 Luisa Guillochón envió a Rodrigo de Santiago el manuscrito de copista de dos páginas de una partitura en 12/8 titulada Rosa de Abril. Romanza para piano, sin indicación de autor, y una hoja manuscrita en la que ella misma había copiado de puño y letra los versos 1 a 16 y 23 a 26 del poema Nasín cand'as prantas nasen* de Rosalía de Castro. En la carta de remisión Luisa Guillochón afirmaba "la última inspiración de mi marido fue una romanza para canto que tituló Rosa de Abril, ajustándose así al texto de una poesía de Rosalía de Castro sacada de Cantares Gallegos [...] Su salud, ya muy precaria, no le dió tiempo a poner la letra."*

A partir de esta misma fuente, Isidro B. Maiztegui (1905-1996) realizó una transcripción de Rosa de Abril para el Coro del Centro Gallego de Buenos Aires* y Ramiro Cartelle Álvarez (1935-2000) hizo su propia transcripción para coro mixto adaptándole el Salmo de David 22 en la traducción al gallego de X. Morente, que interpretó frecuentemente en las funciones litúrgicas en la Iglesia de las Capuchinas de A Coruña. Desde mi perspectiva el manuscrito enviado en 1965 a Rodrigo de Santiago es la partitura de una pieza para piano a dos manos y como tal la publiqué en 1979*, atribuyéndola a Andrés Gaos Berea; esta primera edición -en una página única- fue utilizada poco después para las grabaciones fonográficas de Natalia Lamas (1980)* y Joan Moll (1982)*.

En 1990 publiqué una nueva edición -en dos páginas como el manuscrito- bajo el título Rosa de Abril, op póstuma en cuya introducción argumentaba que se trata de una obra para piano del género canción sin palabras, aceptando que la pieza es de Gaos y que la fuente de inspiración había sido el ya citado poema poema Nasín cand'as prantas nasen:

Gaos suprime la cuarta estrofa para ajustar [el poema] al estrecho marco de veintiún compases. El respeto de Gaos por la prosodia del poema es absoluta observándose una correspondencia entre la primera cuarteta y los cinco primeros compases, la segunda y los compases 6-9, la tercera y los compases 9-17 y la copla y los compases 17-21. [...] Gaos que al igual que Rosalía conocía bien la tradición poética francesa, no tuvo inconveniente en reconocer los versos como octosílabos independientemente de la ortografía*.

Me estaba refiriendo a los criterios ortográficos utilizados por Rosalía en 1863, muy distintos de las actuales normas sobre el gallego escrito. A diferencia del castellano el gallego tiene siete vocales, su prosodia es distinta de la castellana y los versos en gallego se miden de modo diverso que en castellano. Para un lector castellano parlante, algunos de los octosílavos de Nasín cand'as prantas nasen semejan tener nueve sílabas, lo cual resulta cierto en muchas ediciones modernas que aplican la actual normativa a la ortografía de Rosalía. Y lo es en la práctica totalidad de las ediciones de Cantares gallegos publicadas en España durante la dictadura franquista. Muy probablemente Rodrigo de Santiago consultó el volumen de editorial Aguilar de las Obras completas de Rosalía de Castro, en la cual hay numerosas discrepancias con el poema original.

Por este motivo -y las supresiones estróficas ya mencionadas-, en su discurso académico advertía que "la poesía de Rosalía Castro [sic] está incompleta y algo modificada". Una advertencia que parece haber molestado a Andrés Gaos Guillochón, hijo del compositor, quien replica lo siguiente:

No compartimos esta opinión por considerarla inconsistente, pues el hecho de que en los veinte compases escritos por Gaos no cupiese la quinta estrofa del poema no justifica afirmar que la poesía está incompleta. [...] En la edición de los Cantares gallegos que empleó Gaos (la de la Editorial Tor, Buenos Aires), [...] aún que en tres de los versos se encuentran algunas palabras que difieren de las ediciones más solventes, su simple substitución por los términos correctos hacía innecesaria esta formulación*.

El argumento de Gaos Guillochón contrasta con un hecho obvio: la música de Rosa de abril es insuficiente para acompañar todo el texto de Nasín cand'as prantas nasen, motivo por el cual Gaos Guillochón compuso una versión revisada de la obra, con una parte vocal totalmente nueva en un sistema exento y cuya parte de piano

contiene el añadido de dos compases de introducción, además de una repetición completa de todo el poema musical que, por su natural enlace con la partitura, semeja que fuese intuída espontáneamente por Gaos. Como consecuencia, los veinte compases originales se incrementan a un total de cuarenta y dos, lo cual permite dar cabida a todas las estrofas de Rosalía y proporciona al ocasional oyente una mejor comprensión*.

Esta nueva versión, que contiene más libertades de las descritas en la anterior cita ha sido publicada recientemente como "Edición de Andrés Gaos Guillochón" de la canción Rosa de abril para voz y piano atribuída a Andrés Gaos Bereautilizando como texto una traducción del poema de Rosalía a una extravagante variante del portugués*. Es la primera edición de esta canción y, por fin, se deja claro que es una composición de Andrés Gaos Guillochón sobre materiales melódicos de su padre. Lo deseable es que, en el futuro, se interprete bajo su auténtica autoría.

Recientemente se ha localizado el manuscrito ológrafo de Andrés Gaos de la composición pianística que dio origen a toda esta fabulación sin sentido. La pasada semana he publicado en Mundoclasico.com la primera edición de esta linda miniatura crepuscular bajo el título original Lieder op póstumo y todos los interesados pueden descargar una copia de mi edición. Tal como era de esperar, Lieder no tiene ninguna relación con Rosalía de Castro ni hay prueba alguna que sea el fruto de la morriña de Gaos por su tierra natal.

Notas

1. CARREIRA, Xoán M., 'Aproximación crítica al músico Andrés Gaos (1874-1959)' en "Revista da Comisión Galega do Quinto Centenario" 7, Santiago de Compostela: Xunta de Galicia 1990 pp 231-313

2. SANTIAGO MAJO, Rodrigo A. de, "La música popular gallega", A Coruña: 1959, pp 15-19

3. SANTIAGO MAJO, Rodrigo A. de, "Andrés Gaos, violinista y compositor coruñés", A Coruña: Instituto de Estudios Coruñeses José Cornide, 1966

4. CASTRO, Rosalía de, 'Nasín cand'as prantas nasen', en "Cantares gallegos", IV, nº 2, Vigo: 1863

5. GAOS GUILLOCHÓN, Andrés, 'Rosa de abril' en "Andrés Gaos Berea: un achegamento á súa figura e á súa música. II Xornadas de divulgación do patrimonio musical galego na Universidade da Coruña", A Coruña: Universidade, 2002, p 70

6. Disco LP "Composiciones de Andrés Gaos", 'Rosa de abril', Coro del Centro Gallego de Buenos Aires dirigido por Isidro B. Maiztegui, Buenos Aires: Ediciones Galicia, 1976, Placa E.G. 7

7. CARREIRA, Xoán M., “Partitura de Rosa de Abril de Andrés Gaos” en Bonaval nº 0 (Santiago de Compostela: 1979), p tercera de cubiertas

8. Disco LP "Piano clásico gallego", Natalia Lamas, piano, A Coruña: Ruada, 1980, Placa R-105-D

9. Disco LP "Andrés Gaos. Obras para piano", Joan Moll, piano, Madrid: Etnos, 1982, Placa 02-A-XII, Premio Nacional del Disco 1982

10. CARREIRA, Xoán M., 'Aproximación crítica al músico Andrés Gaos (1874-1959)' en "Revista da Comisión Galega do Quinto Centenario" 7, Santiago de Compostela: Xunta de Galicia 1990 pp 273-276

11. GAOS GUILLOCHÓN, Andrés, 'Rosa de abril' en "Andrés Gaos Berea: un achegamento á súa figura e á súa música. II Xornadas de divulgación do patrimonio musical galego na Universidade da Coruña", A Coruña: Universidade, 2002, p 72

12. GAOS GUILLOCHÓN, Andrés, 'Rosa de abril' en "Andrés Gaos Berea: un achegamento á súa figura e á súa música. II Xornadas de divulgación do patrimonio musical galego na Universidade da Coruña", A Coruña: Universidade, 2002, p 72-73

13. TRILLO, Joám, 'Rosa de abril' en "Cancións para voz e piano de Andrés Gaos", Santiago de Compostela: Sacauntos Cooperativa Gráfica, 2018, pp 1-3

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.