Reino Unido

Il trovator! Io fremo!

Agustín Blanco Bazán
miércoles, 14 de junio de 2023
Thomas, Il Trovatore © 2023 by Camilla Greenwell / ROH Thomas, Il Trovatore © 2023 by Camilla Greenwell / ROH
Londres, jueves, 8 de junio de 2023. Royal Opera House (ROH) en el Covent Garden. Il Trovatore, ópera en cuatro actos con libretto de Salvatore Cammarano y música de Giuseppe Verdi. Regisseur: Adele Thomas. Escenografía: Annemarie Woods. Coreografía: Emma Woods. Dramaturgia: Beate Breidenbach. Marina Rebeka (Leonora), Stefano La Colla (Manrico), Ludovic Tézier (Conde de Luna), Yulia Matochkina (Azucena), Roberto Tagliavini (Ferrando), Gabrielė Kupšytė (Ines). Coros y orquesta de la ROH bajo la dirección de Antonio Pappano. Co-producción con la Ópera de Zurich.
0,0005654

Así es. Cada vez que la Royal Opera House anuncia un nuevo Trovador en su teatro del Covent Garden, yo tiemblo pensando: “¿será este nuevo intento tan malo escénicamente hablando como el anterior?" Porque después de la producción de Luchino Visconti que bajó de escena, creo, en 1985, ninguna de las siguientes puestas han sido convincentes. 

En 1989, Piero Faggioni se presentó en una conferencia de prensa anunciando con bombos y platillos que su nuevo Trovatore se concentraría en una gigantesca pira, que la alcaldía municipal londinense obligó a reducir a una llamita por razones de seguridad. Faggioni se enojó tanto que no volvió más al Covent Garden y la producción solo duró una temporada. 

Pieza enlazada

Algo más de éxito tuvo la puesta mediocre de Elijah Moshinsky, también vista en Madrid, que alcanzó a sobrevivir cuatro temporadas entre el 2002 y el 2009 antes que David Bosch presentara una coproducción con la ópera de Frankfurt que sólo duró dos temporadas en el 2016 y 2017.

Similarmente fallida es la puesta de Adele Thomas que llegó de Zurich esta primavera. Fallida por lo banal: sobre la enorme escalera que sirve de decorado único, una tropa de bailarines con máscara de toros de lidia junto a soldados, gitanos y monjas suben y bajan, ora con gestos ampulosos de cine mudo, ora bailando al ritmo de strettas idiótica y puerilmente, un poco como lo harían niños de la escuela primaria o borrachos de fiestas de cerveza. Todo ello con un movimiento adocenadamente convencional de los personajes principales.

Tagliavini (Ferrando) y Coro en ‘Il Trovatore’ de Verdi. Dirección musical, Antonio Pappano. Dirección escénica, Adele Thomas. Londres, Royal Opera House, junio de 2023. © 2023 by Camilla Greenwell / ROH.Tagliavini (Ferrando) y Coro en ‘Il Trovatore’ de Verdi. Dirección musical, Antonio Pappano. Dirección escénica, Adele Thomas. Londres, Royal Opera House, junio de 2023. © 2023 by Camilla Greenwell / ROH.

En suma: una pantomima de fin de curso escolar, aparentemente inspirada en la pretensión de “co-crear” con Verdi, tratando de visualizar lo imposible, esto es, el melos palpitante con que la partitura se fusiona con narrativa teatralmente defectuosa: nada cierra bien en Il trovatore pero aquí no se trata de explicar sino de dejarse llevar por pinceladas musicales irresistibles en su intensidad extrema.

Y es aquí donde Antonio Pappano triunfó con una antítesis al desastre escénico gracias a una interpretación luminosa por la urgencia de sus tiempos, la diferenciada claridad de matices y un apoyo a las líneas vocales, no una interferencia con ellas. Y todo ello sin desbordes, sino más bien con una sobriedad vibrante y serena, y sin énfasis gratuitos.

‘Il Trovatore’ de Verdi. Dirección musical, Antonio Pappano. Dirección escénica, Adele Thomas. Londres, Royal Opera House, junio de 2023. © 2023 by Camilla Greenwell / ROH.‘Il Trovatore’ de Verdi. Dirección musical, Antonio Pappano. Dirección escénica, Adele Thomas. Londres, Royal Opera House, junio de 2023. © 2023 by Camilla Greenwell / ROH.

Y eso que la noche que me tocó no faltaron problemas, porque en reemplazo de Riccardo Massi (Manrico) y Jamie Barton (Azucena), sucumbidos al COVID, tuvieron que subir a escena a último momento dos de los cantantes que habían interpretado esta producción en Zurich, Stefano La Colla y Yulia Matochkina

El primero cantó un Manrico desparejo, con buen apoyo en el registro medio pero serios problemas de afinación a partir del passaggio, sin trino en “A si ben mio” y con tambaleantes agudos en “Di quella pira.”

Matochkina en cambio estuvo magnífica, tal vez sin ese fraseo italiano ideal para esos “Trema! Trema!” con que desafía al Conde de Luna a temer a Dios. Para ser más preciso, cantantes como Fiorenza Cossotto, espetaban las “tr” de estos “trema!” con una intensidad balanceada con las vocales “e” y “a”. En cambio Matochkina hace que estas vocales cantadas con una formidable densidad de timbre salgan a expensas de las consonantes “t” y “r”. Suena algo pedante todo esto, pero creo que frente a tantas cantantes eslavas hay que explicar la fuerza de las consonantes en el fraseo. Pero, de cualquier manera, la densidad vocal y expresividad de su Azucena permitieron a Matochkina un triunfo merecido. 

Rebeka (Leonora) y Coro en ‘Il Trovatore’ de Verdi. Dirección musical, Antonio Pappano. Dirección escénica, Adele Thomas. Londres, Royal Opera House, junio de 2023. © 2023 by Camilla Greenwell / ROH.Rebeka (Leonora) y Coro en ‘Il Trovatore’ de Verdi. Dirección musical, Antonio Pappano. Dirección escénica, Adele Thomas. Londres, Royal Opera House, junio de 2023. © 2023 by Camilla Greenwell / ROH.

Ludovic Tézier lució un Conde de Luna de timbre más bien frondoso y algo engolado, pero esto fue compensado por un canto legato de excepcional expansión y calidez. Y por encima de todos brilló la Leonora de Marina Rebeka, radiante y precisa en su coloratura y sin quebrar el registro para las notas graves en el ‘Miserere’. Todo le salió magistral, desde su holgadamente expansivo lirismo en “D'amor sull'ali rosee” hasta su preciso marcado de la stretta “Vivrà! Contende il giubilo” que Pappano sostuvo con antológica pulsación. 

Excelentes también el Ferrando de Roberto Tagliavini y Gabrielė Kupšytė como Inés. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.